El problema: en la época colonial, la región de Tucumán abarcaba el territorio

Enviado por Malvina y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 13,27 KB

 

El trabajo forzado de los indígenas
La conquista tuvo un carácter minero y esclavista. Porque a comienzos del siglo XVI,
Europa tenía una gran necesidad de oro y plata para financiar la expansión
económica de sus Estados, pagar a los ejércitos y a los funcionarios y a solventar
el lujo de las cortes. Era esclavista porque, para acumular metales preciosos,
se necesitaba mano de obra, y los europeos resolvieron esa necesidad sometiendo
a los indígenas por la fuerza de las armas. 

Contra la explotación de los nativos del nuevo mundo
LA LEYENDA NEGRA DE LA CONQUISTA la denominación europea provoco en
américa una matanza sin precedentes en la historia de la humanidad y la
desaparición de culturas nativas muy desarrolladas y originales. Otras
interpretaciones, promovieron la denominada
LEYENDA ROSA DE LA CONQUISTA. Europa concretó en américa una obra
civilizadora; imponiendo la cultura occidental y la evangelización.

El contacto con los pueblos del nuevo mundo produjo una enorme crisis en la
cultura y el pensamiento de los europeos ante la evidencia de que en otras regiones
existían hombres similares a ellos, pero con culturas, regiones y costumbres
completamente diferentes, se derrumba la antigua idea cristiana de que las palabras
de Cristo había sido divulgada por todo el mundo habitado, es por eso que los
europeos comenzaron a reducar a los indígenas según la fé cristiana. 

La perspectiva de las poblaciones locales, la llegada de los hombres
blancos significo
la desarticulación completa de su forma de vida, suplanta por otra,
la europea, que no comprendían y les parecía ajena y extraña. Todos los aspectos
de la vida cotidiana fueron atacados. A la destrucción física por la violencia, los
trabajos forzados y las nuevas enfermedades, se agregaba la ruptura de la estructura
social a la que lo indígenas estaban acostumbrados y consideraban propias sus prácticas
culturales, sus formas religiosas y en general, el modo en el que concebían el tiempo y la vida. 






La tenencia de la tierra
Los españoles fundaron ciudades de acuerdo a sus necesidades. Existieron tres tipos de ciudades
Ciudad – fuerte: servía de defensa militar ante los posibles intentos de intervención de otras
potencias europeas sobre los territorios conquistados. También se fundaron para evitar el avance
de los aborígenes, el contrabando y la piratería 

Ciudad – puerto: eran articuladoras de la circulación de personas y mercancías. Eran fundamentales
para el comercio entre las metrópolis y los territorios coloniales

Ciudad – minera: se construían en lugares altos, cercanos a las minas de la que se extraían los metales.
Respondían a la necesidad de controlar las actividades económicas. 

La tenencia de la tierra fue la propiedad comunal. Se consideraba que la tierra era un bien común a
todo el grupo social y cada unidad socioeconómica
, el calpulli azteca y el ayllu inca la cultivaba con
dos fines:
la redistribución y la subsistencia. En el primer caso, cuya producción se entregaba al
estado, para que la distribuyera de acuerdo con las necesidades sociales. En el segundo caso,
se trataba de las tierras de usufructo privado, cuyos productos se usaban para la subsistencia
del grupo comunal entre los aztecas y los incas coexistió con otras formas de tenencia de
la tierra, en el caso de las parcelas del soberano y la nobleza. Otras tierras se disponían con
fines particulares. En el Perú había tierras destinadas al cultivo del maíz que se usaba en las
ceremonias. La propiedad comunal como la forma de tenencia de la tierra se mantuvo
hasta fines del siglo XVII. Se denominaban elegidas o tierras elegidas y servían para que
en ellas pastaras los animales de cría o se hicieran huertas. 

De la manera que repartieron las tierras luego de la conquista fue: fueron usadas
como un medio de pago para premiar a los conquistadores y como retribución de servicios
a los particulares que habían financiado las expediciones, Una de las formas de ceder parcelas
a los particulares se denominó merced de tierra, era una extensión que se otorgaba con la
condición de que la cultivara. El repartimiento consistía en distribuir entre los conquistadores. 



Las encomiendas en el Tucumán en el siglo XVI.
El problema: en la época colonial, la región de Tucumán abarcaba el territorio
que actualmente comprende la provincia de Jujuy hasta Mendoza en la zona
cordillerana, hasta el Chaco, hacia el este y hasta Córdoba hacia el sudoeste.
Durante la segunda mitad del siglo XVI, la región de Tucumán se incorporó
al sistema económico colonial como proveedora de manufacturas y
productos agrícolas que eran requeridos, en especial, desde Potosí, el
principal centro minero de la conquista.
El atractivo económico para los conquistadores españoles fue la posibilidad
de contar con fuerza de trabajo indígena. Así el sistema que les permitía
disponer de la mano de obra aborigen, organizo la economía y la sociedad
coloniales tucumanas. 

La corona española creó un sistema administrativo denominado
encomienda
. El rey permitía que determinados colonizadores percibieran
los tributos y los trabajos que se suponía que eran indígenas. 

La encomienda imponía a los indígenas un vínculo jurídico con la
corona. Los aborígenes debían entregar a los encomenderos un tributo,

en productos o en trabajo. En Tucumán, predominó la encomienda de
servicios personales el encomendero tucumano se comportaba como un señor
feudal, los indígenas trabajaban en su beneficio como si fueran siervos.

La guerra justa fue lo que se discutía, era si los indígenas tenían un
condición humana semejante a la de los europeos. Según la lógica del
pensamiento europeo de esa época, si los indígenas no tenían condición
humana, era licito hacerles la guerra, exterminarlos o reducirlos a la esclavitud.
La cuestión de la guerra justa contra los aborígenes motivo varios debates y
preocupo a la Corona española, América hasta tanto no se definiera una forma
de proceder con los indígenas.

Tipos de ciudades
Las ciudades construidas a partir de la planificación respondieron a lo que
se llama el modelo de damero. La mayoría de las ciudades se construyeron
en espacios territoriales reconocidos como conflictivos y con necesidad
de defensa militar ante los posibles intentos de intervención de otras
potencias europeas sobre los territorios conquistados. También se
fundaron para evitar el avance de los aborígenes y la realización
de actividades como el contrabando y la piratería. Estas ciudades
eran del tipo ciudad-fuerte defensiva. Algunas que comenzaban siendo
solo puntos defensivos se transformaban posteriormente en lugares clave.
Otras se edificaban directamente en zonas cercanas a las áreas de explotación
económica. Las ciudades-puerto funcionaban como articuladoras de la
circulación de personas y mercancías. También las ciudades mineras,
respondían a la necesidad de controlar las actividades económicas.
Estas ciudades contaban con una distribución del espacio particular,
ya que se construían en lugares altos, cercanos a las minas.

Entradas relacionadas: