Ejemplos de ideas innatas adventicias y ficticias

Enviado por Chuletator online y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 9,09 KB

 

4.- LA METAFÍSICA (p. Dios, p. Ser humano y p. Conocimiento)

3 sustancias:

- La sustancia pensante: por el hecho de pensar y dudar, hay que admitir que yo, que pienso y dudo, existo. El cogito es una intuición, porque la mente intuye de una sola vez la relación necesaria entre pensar y existir.

Al afirmar mi propia existencia, afirmo la existencia de una cosa que piensa; todo tendrá que ser probado a partir de esta primera verdad evidente de la que es imposible dudar.

D encuentra en el cogito un criterio de verdad que aplicar a partir de ahora; aceptará como verdadero todo lo que se le presente a la mente con la misma claridad y distinción.

Ahora empieza la fase deductiva del sistema cartesiano. D solo puede partir del pensamiento para demostrar la realidad. En el pensamiento encuentra las ideas que piensa el yo. El concepto de idea cambia a partir de D; la idea no garantiza la existencia de la realidad que le corresponde. El pensamiento piensa ideas y no cosas, a partir de ahora hay que demostrar que a la idea le corresponde una realidad.

D entiende que todas las ideas son igualmente reales en cuanto que todas son una realidad subjetiva (actos mentales), pero no todas tienen la misma realidad objetiva (la idea representa a un objeto). El cogito garantiza la realidad subjetiva de las ideas, porque existen en mi mente, pero no me dice nada acerca de la realidad objetiva de esas ideas. D investiga el origen de las ideas, y a partir de ahí las divide en 3 tipos:

  • Adventicias: las que me llegan de la experiencia externa (árbol).

  • Facticias: las que construye la mente a partir de otras ideas (centauro).

  • Innatas: ideas claras y distintas que el entendimiento parece encontrar en sí mismo, pero no las construye la mente ni proceden de la experiencia (infinito).

Las ideas adventicias y facticias dependen de la realidad exterior, que D todavía no ha demostrado. El único hilo posible de la investigación está en las ideas innatas (Dios, yo, mundo).

- La sustancia infinita (Dios)

Entre las ideas innatas está la de infinito. Porque dudo, me percibo a mí mismo como un ser limitado, imperfecto, finito. Según D, el concepto de finito viene de la idea de infinito, que es una idea puesta en mí por una naturaleza más perfecta que yo, Dios. A partir de la idea de Dios en la mente, D prueba su existencia mediante 2 argumentos:

  • El argumento de la objetividad de las ideas


    la idea de un ser infinito requiere una causa infinita, y la idea de un ser más perfecto que yo solo puede haber sido puesta en mí por un ser perfecto.
  • El argumento ontológico de San Anselmo: todos tenemos la idea de Dios como un ser que reúne todas las perfecciones. Una de ellas es la existencia; Dios tiene que existir, o no sería un ser perfecto.

Una vez demostrada la existencia de Dios, queda garantizado el principio de evidencia, porque Dios, en su infinita bondad, no dejaría que me equivocara al percibir algo con absoluta claridad y distinción. Dios encuentra su papel fundamental en la filosofía cartesiana; ser la garantía de toda verdad. La verdad de Dios es la que va a sostener toda la filosofía cartesiana.

- La sustancia extensa del mundo

A partir del cogito, D no ha podido demostrar la existencia de la realidad. La infinita bondad de Dios no dejaría que nos engañásemos al percibir los cuerpos como dotados de extensión. Si el mundo no existiese, Dios nos estaría engañando, por lo que no sería Dios sino un genio engañador.

Lo que Dios garantiza del mundo son las cualidades primarias, cualidades objetivas sobre las que es posible tener un conocimiento claro y distinto. Todo cuerpo es extenso, y la extensión es medible y cuantificable; lo que D ha hecho es geometrizar los cuerpos. Las cualidades secundarias (color, olor, sonido) son subjetivas: las cosas las causan en nosotros.

En el universo cartesiano, todo se reduce a materia y movimiento. La materia no implica el movimiento, pero es obvio que el movimiento existe, y D se ve obligado a explicarlo.


Entradas relacionadas: