Ejemplos de anulabilidad del acto administrativo

Enviado por Chuletator online y clasificado en Derecho

Escrito el en español con un tamaño de 5,76 KB

 
2º ELEMENTOS DEL ACTO ADMINISTRATIVO: SUJETO, OBJETO, FIN Y FORMA:

1. Sujetos: Como regla general solo puede ser sujeto del Acto
Administrativo, la

Administración Pública competente; por lo que, a la hora de ver si un Acto

Administrativo es legal o no, tenemos que ver:

a) Si la Administración que lo dictó tenía competencia para ello, para lo que será

necesario atender a la distribución de competencias entre el Estado y las CCAA, los

entes locales…

b) Si esa Administración SI es competente, entonces debemos plantearnos si el

órgano que lo dictó dentro de esa Administración también lo era.

c) Tendremos también que revisar si la persona física titular de ese Órgano está

investida legalmente (nombrada) y ha tomado posesión, porque de no ser así no

podría actuar. Pero, si lo hiciera, si actuara, sería necesario probar la incidencia

que causo su deber de abstenerse, para proceder a la declaración de invalidez del

Acto



d) Si estamos ante un Órgano Colegiado debemos atender a si ha cumplido con las

reglas esenciales de formación de voluntad que vienen regulados en el art.
22 ss

de la ley
30/1992.

e) En cuanto a las Entidades particulares, podrán dictar Actos Administrativos

siempre y cuando actúen como mandatarios o delegados de la Administración.

2. Objeto: Viene dado por la declaración intelectual en que consiste, en último

término, el Acto Administrativo. Según el art. 53.2 de la Ley 30/1992, “el contenido

de los Actos se ajustará a lo dispuesto por el Ordenamiento Jurídico…”, es decir,

debe ser conforme al Principio de Legalidad. Su contenido ha de ser posible y estar

determinado (los actos de contenido imposible son nulos de plenos derecho) y, por

supuesto, no puede darse ningún vicio de la voluntad (dolo, violencia, error o

intimidación) ya que sería anulable el acto. Por último, el acto debe estar justificado

por su finalidad.

3. Finalidad:

a) General: Art. 103.1 CE “La Administración Pública sirve con objetividad los

intereses Generales…”

b) Específica: Esto son las potestades que establece el Ordenamiento Jurídico caso

por caso, ya que dependiendo del fin perseguido, la Potestad será distinta. Ese fin

lo marca el Ordenamiento Jurídico a la vez que atribuye la Potestad.

(ej. Propiedad Expropiatoria)

- El Acto Administrativo debe cumplir las dos finalidades, tanto la genérica como la

específica y, de no hacerlo, incurriría en lo que se conoce como “desviación de

poder” o “desviación del fin”, lo que según el art. 63 de la Ley 30/1992 determina

la Anulabilidad del Acto Administrativo.

4. Forma:

a) La forma de producción: Según el art. 105.1 CE “será la ley quien regule el

procedimiento conforme al cual deben producirse los Actos Administrativos y,

cumplir dicho procedimiento será esencial para la validez del Acto. La vulneración

o incumplimiento de las normas procedimentales darán lugar en unos casos a

nulidad de pleno derecho y, en otros casos a anulabilidad.
Pero, existen otras

infracciones procedimentales que se consideran meras irregularidades no

invalidantes”.

b) La forma de exteriorización: Regulado en el art. 55 de la ley 30/1992 donde dice

que, por regla general, los Actos Administrativos se manifestarán por escrito, salvo

que su naturaleza exija o permita otra forma de exteriorización (ej. Las órdenes

verbales del ejército o, las señales del semáforo como expresión del Acto). Añade

además que, cuando se trate de Órganos que ejercen su competencia de forma

verbal, cuando sea necesaria la constancia escrita del Acto, corresponderá al

titular del Órgano inferior o funcionario que reciba dicho acto. En caso de tratarse

de un Acto resolutorio, el Órgano competente expedirá una relación de los

mismos con expresión de su contenido (motivo de la resolución del Acto).

Cuando se llevan a cabo varios actos de la misma naturaleza (ej. Nombramiento de

20 funcionarios tras una prueba selectiva), es posible que se exterioricen de forma

conjunta, refundíéndose en un único Acto, siempre y cuando se especifiquen las

personas y otras circunstancias que individualicen los efectos.

Entradas relacionadas: