Eglogas famosas

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 2,25 KB

 

GARCILASO DE LA VEGA


Inicia su trayectoria poética con los presupuestos de la poesía de cancionero y del amor cortes. Pero desde 1526 va impregnándose de la estética italiana con las lecturas de Petrarca. Se instala así dentro de la orbita neoplatónica y del petrarquismo, concibiendo el amor como una forma de cohesión y armonía entre los elementos de la naturaleza, opuesto al dolor, que es el origen del desconcierto y la desarmonía. Su breve vida no deja espacio sino a una obra breve: 3 églogas ,2 elegías, 1 epístola, 5 canciones y 38 soneto. Su pasión por Isabel Freire, no correspondencia, y el dolor que le produjo la muerte, son los motivos principales que inspiran las dos primeras églogas. El tema central de la poesía es el amor, Otros temas presentes en sus versos son también la amistad y la naturaleza. En sus composiciones, el amor es expresado mediante los códigos de la literatura bucólica y los tópicos literarios del beatus ille y el locus amoenus. En la égloga I Y II, y la voz de Garcilaso se esconde detrás de los poetas, que lloran la ausencia de Galatea y eliso, nombre literario de Isabel Freire. El paisaje que les sirve de marco sugiere una naturaleza bella y serena, verde y primaveral, como árboles frondosos, ríos de aguas claras y abundantes flores. En medio de este paisaje arquetípico e idealizado se hallan los pastores, las ninfas y las ovejas, los elementos míticos. Renacentistas es también el tema pagano del Carpe diem, tomado por el poeta de la literatura latina, que nos recuerda la fugacidad de la vida y la necesidad de disfrutar del placer. A el dedica uno de sus sonetos mas famosos, muestra perfecta del lenguaje.

Estilo:

en un lenguaje metafórico, perfectamente medido, que recrea la serenidad del clasicismo. Consigue una gran fuerza estética con  el uso del epíteto. Adjetivos que van a enriquecer el léxico castellano. Los versos de Garcilaso van tejiéndose con una musicalidad sueva y melancólica. Elegancia y selección poética, pasión y melancolía caracterizan una lira, musical y sentida a la vez, cuya vibración el tiempo no ha apagado.

Entradas relacionadas: