División reino de Pamplona

Enviado por Chuletator online y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 8,52 KB

 
Proceso de romanización
1)influencia del ejercito: el Ejército de Roma contribuyó de forma decisiva a la romanización recorriendo el territorio peninsular, acampando en distintos lugares, casándose con las mujeres nativas. 2)Fundación de colonias y el establecimiento del régimen municipal: Roma fundó colonias para asentar a los soldados romanos ya licenciados y a sus familias. Cada colonia era un centro de romanización, se organizaban y vivían como si estuvieran en Roma, los romanos llevaron su organización a las ciudades indígenas mediante el régimen municipal. 3) administración implantada por Roma: el territorio de la península se dividíó en provincia, dirigidas por un gobernador la administración hizo que los naturales de la península se sintieran bajo el control de Roma. 4) concesión de derecho de ciudadanía: los indígenas conocieron las ventajas de ser ciudadanos de Roma. Vespasiano concede la ciudadanía latina a todos los habitantes libres del Imperio. 5) uso del latín cono lengua ofical. 6) construcción de vías: las calzadas romanas facilitó la comunicación entre las distintas regiones, se construyeron más de 10000 km de vías. Estás vías se construyeron con fines militares y comerciales. 7) comercio: 8) política de personalidades romanas.


Al-Ándalus: evolución política
1) Etapa de predominio(711-1031) Aprovechando la crisis interna del reino visigodo, tropas musulmanas cruzaron el Estrecho de Gibraltar en el año 711, iniciando así la conquista de la Península Ibérica. Dirigidos por el bereber Tariq derrotaron, en la batalla de Guadalete, al último rey visigodo, Rodrigo. En apenas 3 años, los musulmanes lograron conquistar la mayor parte de la Península sin encontrar apenas resistencia. Sólo las regiones montañosas de las zonas cantábrica y pirenaica escaparon de su control. Tras la invasión musulmana, la mayor parte de la Península se convirtió en una provincia del califato islámico. Al frente de este territorio se colocó a un emir que actuaba como delegado del califa omeya de Damasco. Las incursiones musulmanas hacia el norte fracasaron en Covadonga (722) y Poitiers (732). A mediados del s. VIII, la dinastía omeya fue víctima de la revolución abasí, familia que se adueñó del califato. Un miembro omeya, Abderramán I, logró escapar, refugiándose en al-Ándalus, donde se proclamó emir (756). Comenzaba así el Emirato Independiente (756-929). Abderramán siguió reconociendo al califa abasí como líder espiritual del mundo musulmán. Fijó su capital en Córdoba, y fortalecíó el poder real sobre las grandes familias nobles musulmanas. En el 929, Abderramán III decidíó proclamarse califa, cargo en el que confluían el poder político y el religioso. Comenzaba así el Califato de Córdoba (929-1031).


Felipe II. Política Interior y Exterior.
Política interior, giró en torno a dos asuntos: -La Rebelión de los Moriscos: Debido a los temores de Felipe II de que los moriscos, puedieran aliarse con los berberiscos y provocar una invasión, les prohibíó su lengua, sus costumbres, etc..., esto, provocó la Rebelión de las Alpujarras en 1568 y quefue duramente reprimida, los rebeldes fueron repartidos por toda España, para que no pudieran volver a unirse. - El caso Antonio Pérez: Antonio Pérez,secretario de estado de Felipe II, cumpliendo un mandato del rey, mató a un noble que "estorbaba" en la corte, pero, fue reconocido y delatado, ante esto el rey ,que no podía dejar que este asunto saliera más a la luz, mandó ejecutar a su secretario, que consiguió huir a Aragón y acojerse a sus fueros, el rey resolvíó esta situación con la ocupación militar de Zaragoza, aunque cuano esta concluyó, Antono Pérez se encontraba ya exiliado en Francia. 
Política exterior, giró en torno a: El Imperio Turco: Felipe II se alió con Venecia y con el Papa Pío V, en la Santa Liga, para luchar contra el Imperio turco. Los turcos fueron derrotados en Lepanto, esto hizo pensar que el dominio turco del mediterráneo se había roto, pero en realidad lo que se había conseguido era una división del Mediterráneo, la parte oriental para los turcos y la parte Occidental para España. Las guerras de Religión en los Países Bajos: En norte protestante de los Países Bajos, se coaligó en la Uníón de Utrech, y el sur católico en la Uníón de Arras, desencadenó una larga guerra contra España, después de esta guerra y gracias al apoyo ingles a los protestantes del norte, se consolidó la independecia de las 7 provincias unidas del Norte de Holanda. Esta ofensiva, también provocó la guerra contra Inglaterra, contra la que Felipe II mandó la "Armada Invencible" que fué estrepitosamente derrotada. Las Guerras de religión en Fancia: Debido a la petición de su esposa, Felipe II ayudó a Francia a echar a los hugonotes ( protestantes franceses) del país.


Los reinos cristianos
1.

El origen de los reinos cantábricos

Los pueblos del Norte peninsular (galaicos, astures, cántabros y vascones), protegidos por la Cordillera Cantábrica, se mantuvieron independientes de Al-Ándalus. Un noble visigodo, Pelayo, obtuvo la victoria de Covadonga (722) frente a los musulmanes, considerada como el inicio de la Reconquista. Sus sucesores (Alfonso I y Alfonso II) se negaron a pagar impuestos a Al-Ándalus y crearon el reino de Asturias. En el 739 A mediados del siglo IX, con Alfonso III, este reino aprovechó la debilidad del Emirato de Córdoba y ocupó tierras hasta el Duero. Para controlar estos nuevos territorios, los repoblaron con campesinos y trasladaron la capital a León en el año 854(pasó a llamarse reino de León). En el Siglo X, el Califato de Córdoba frenó la expansión leonesa, y diversas expediciones, dirigidas por al-Mansur, saquearon sus ciudades en unos actos llamados razias Castilla fue en su origen un territorio fronterizo de León, expuesto a los ataques musulmanes y gobernado por condes que dependían del rey de León. Bajo el conde Fernán González, Castilla empezó a ser más influyente, aunque continuó dependiendo del reino de León o del de Pamplona. Con Fernando I (1035) se convirtió ya en reino de Castilla. 2.

Los primeros condados y reinos pirenaicos

En el siglo VIII, los francos crearon una franja fortificada en los Pirineos para protegerse de los musulmanes de Al-Ándalus: la Marca Hispánica. Se dividía en condados dependientes de Carlomagno, pero se fueron desvinculando de él a su muerte. Un conde de Pamplona, Íñigo Arista, se independizó de los francos en el siglo IX y creó el reino de Pamplona. Éste se fue expandiendo hasta que consiguió su máxima extensión con Sancho III el Mayor (Siglo XI). Sin embargo, a su muerte dividíó el reino entre sus hijos. Los condados aragoneses (Aragón, Sobrarbe y Ribagorza) también se independizaron de los francos en el siglo IX. Con Sancho III estuvieron unidos al reino de Pamplona, pero a su muerte, su hijo Ramiro I uníó los tres condados y se proclamó rey de Aragón. Los reyes francos dominaron más tiempo los condados catalanes. El conde de Barcelona, Vifredo el Velloso, obtuvo el vasallaje de la mayoría de los demás condados catalanes. Su nieto, el conde Borrell II, logró la independencia de los francos en el año 987. 3. La expansión territorial de los siglos XI y XII El Califato de Córdoba se fragmentó en taifas (1031), lo que facilitó la expansión cristiana hacia el Sur. Las taifas intentaron comprar la paz mediante un pago anual en oro, las parias. Pero los reinos cristianos usaron esos ingresos para conquistar territorios: Fernando I de Castilla uníó su reino al de León y se expandíó por el Sur del Duero. Su hijo Alfonso VI ocupó Toledo (1085), llegó al Sur del Tajo y repobló las tierras entre este río y el Duero. Alfonso I de Aragón ocupó la taifa de Zaragoza y su capital (1118). Por su parte, el conde de Barcelona Ramón Berenguer IV conquistó Tortosa (1148) y Lleida (1149). Y el primer rey de la Corona de Aragón, Alfonso II conquistó Caspe y fundó Teruel (1171). Ante los avances cristianos, las taifas pidieron ayuda a los almorávides (1086-1109), unos guerreros del Norte de África que acabaron derrotando a los reinos cristianos. Pero el dominio almorávide se debilitó, y en 1146 las taifas pidieron ayuda a los almohades, que también lograron frenar a los cristianos durante 50 años.

Entradas relacionadas: