Como Dios se instala definitivamente en los hombres

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Religión

Escrito el en español con un tamaño de 5,14 KB

 

Formación religiosa

Principio  fundamento:


el hombre es creado para alabar, hacer reverencia y servir a Dios nuestro señor, y mediante esto, salvar su alma y las otras cosas sobre la faz de la tierra que son creadas para el hombre y para que lo ayuden en la prosecución del fin para el que es creado. De  donde se sigue que el hombre tanto ha de usar de ellas cuanto le ayuden para su fin, y tanto debe quitarse de ellas cuanto para ello le impiden.

Por lo cual es menester hacernos indiferentes a todas las cosas creadas en todo lo que es concedido, a la libertad y no le está prohibido, de tal manera que no querramos de nuestra parte mas salud que enfermedad, riqueza que pobreza, honor que deshonor, vida larga que corta y por consiguiente en todo lo demás, solamente deseando y eligiendo lo que más nos conduce para el fin que somos creados.

Cuaresma:


es un tiempo de preparación que marca la iglesia para prepararnos para la gran fiesta de pascua. Comienza el miércoles de cenizas y termina el Domingo de Ramos. Sus símbolos son ceniza, ayuno y abstinencia.

Semana Santa:


esta semana la debemos dedicar a la oración y la reflexión en los misterios de la Pasión y Muerte de Jesús para aprovechar todas las gracias que esto nos trae. Empieza el domingo de ramos y termina en el domingo de resurrección.

Domingo de Ramos:


Celebramos la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén en la que todo el pueblo lo alaba como rey con cantos y palmas. Por esto, nosotros llevamos nuestras palmas a la Iglesia para que las bendigan ese día y participamos en la misa.

Jueves Santo:


Este día recordamos la Última Cena de Jesús con sus apóstoles en la que les lavó los pies dándonos un ejemplo de servicialidad.

Viernes Santo


Ese día recordamos la Pasión de Nuestro Señor: Su prisión, los interrogatorios de Herodes y Pilatos; la flagelación, la coronación de espinas y la crucifixión.


Sábado Santo o Sábado de Gloria


 

Se recuerda el día que pasó entre la muerte y la Resurrección de Jesús.

Domingo de Resurrección o Domingo de Pascua:


Es el día más importante y más alegre para todos nosotros, los católicos, ya que Jesús vencíó a la muerte y nos dio la vida

La prueba de que somos hijos de Dios es que Él ha enviado a nuestros corazones el espíritu que clama “habba padre”. En la plenitud de los tiempos, el ES realiza en María todas las preparaciones para la venida de Cristo al pueblo de Dios. Los dones del ES en la vida cotidiana: muchas veces el ES es el gran ovidado, solemos tener presente al padre y al hijo pero al ES no lo percibimos. Jesús pudo marcharse sin dejar huérfano a los apóstoles porque el espíritu quedaba con ellos como esta con cada hombre hasta el fin de los tiempos

Sabiduría:


es la que da sentido a la vida y gusto a todo lo que hacemos. El don de la sabiduría es el don del buen gusto por las cosas del espíritu. El saber discernir, disfrutar, agradar la espontaneidad con Dios, la familiaridad con los hombres y la alegre confianza. La sabiduría despierta los sentidos y le da valor a la vida

Entendimiento:


es conocer la mano de Dios donde otros ven solo circunstancias humanas, descubrir la providencia en la historia y el amor en el sufrimiento, es entender la obra de Dios en la historia del hombre.

Consejo:


es el don social que nos une uno a otros en la búsqueda del camino que nos acerca a Dios. El gran defecto es pensar que lo sabemos todos, que nos basta nuestra experiencia y nuestro recurso y prescindimos del consejo divino.

Fortaleza:


hemos conocido el camino, ahora hay que recorrerlo. No nos alcanza la llamada, necesitamos la fuerza para obedecerla. Dios nos da el querer y el obrar, nos da el deseo y la fuerza del espíritu para llevarlo a cabo.


Los valores humanos son de por vida, la entrega, el compromiso, la promesa tanto en la familia como en la religión, el amor verdadero entre hombre y mujer, hombre y Dios, es fuerte hasta la muerte.

Ciencia:


nos ayuda a escuchar la salvación, que nos habla de Dios porque el la creó y nos ayuda a la profundidad generosa de sus dones.

Piedad:


es el don de saberse heredero de todo lo que es bueno, protegido en la vida y bienvenido en la muerte. La piedad nos hace sentirnos hermanos entre nosotros y nos impulsa a tener compasión por los que nos necesitan. Es un don de amistar que no pone condiciones, no exige garantías, tanto más cree cuanto más se comparte transformando la vida.

Temor de Dios:


no es temor ser castigados sino a ofender a hacer algo que entristezca a traicionar el hogar, es un don de reverencia, respeto a Dios y a los hombres con Él. El temor de Dios es el miedo que termina con todos los miedos. Con Jesús en la vida ya no hay temores porque su compañía lo puede todo.

Entradas relacionadas: