Diferencia entre virtudes éticas y dianoeticas

Enviado por Chuletator online y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 5,61 KB

 

La virtud es un hábito positivo que se aprende, es el término medio entre exceso y defecto, hace la felicidad (ej.: enseñarle a un niño a manejar sus pasiones para ser virtuoso, que aprenda a ser feliz). Se encuentra en el alma; y todo lo que se da en el alma son pasiones, potencias y hábitos, por lo que la virtud debe ser una de estas tres cosas. Las pasiones son los sentimientos experimentados con mucha intensidad, nos puede acercar al placer (ej.: alegría) o a la pena (ej.: cólera). Las potencias es la capacidad que nos permite tener pasiones, algunos tienen más capacidad que otros. Es innata, hay que ayudar a desarrollarla, orientarla en un sentido positivo (ej.: ser paciente). Mientras que los hábitos son las maneras o formas de orientar las pasiones, puedo orientar mis pasiones positiva (virtud) o negativamente (vicio). Ni las virtudes ni los vicios son pasiones, esto se debe a que las pasiones no se eligen: no se puede evitar un sentimiento pero si podemos elegir como reaccionar al mismo; sin embargo las virtudes son elecciones, son racionales y tienden al equilibrio. Lo elogiable es como actúo no como soy o como siento. No nos movemos por las pasiones sino que somos movidos por las virtudes y los vicios. Tampoco es una potencia, ya que estas son innatas y las virtudes se adquieren, se aprenden. Por lo tanto, las virtudes tienen que ser hábitos, pueden ser buenos (virtudes) o malos (vicios). Existen dos tipos de virtud: la dianoética y la ética.
Las virtudes dianoéticas o intelectuales se originan y crecen por la enseñanza, por lo que requiere tiempo y están vinculadas al desarrollo de la razón (ej.: prudencia: única virtud dianoética que se relaciona directamente con las éticas; conocimientos filosóficos, científico). Mientras que las virtudes éticas o morales proceden de la costumbre, tiene más que ver con la parte práctica del alma (ej.: justicia, generosidad). Ninguna de las virtudes éticas se produce por naturaleza ya que ninguna cosa que exista por naturaleza se modifica por costumbre.
Adquirimos virtudes a partir de la práctica, por lo que podemos ser buenos o malos (ejemplo de los citaristas y constructores), por lo que necesitamos maestros, para que nos orienten, sino todos seríamos de nacimiento buenos o malos; para practicar los hábitos bien transformándolos en virtudes. Los maestros deben fomentar el desarrollo de estas virtudes durante la juventud, así serán asimiladas como naturales. La polis tiene el deber de decirles a los jóvenes como actuar, educarlos y castigarlos si no cumplen  con los valores.

Se denomina término medio de una cosa a algo que dista de ambos extremos (exceso y defecto; vicios y virtudes), este es único y es el mismo para todas las cosas. El medio es relativo a nosotros (libertad individual).
Aristóteles habla de la virtud ética o moral porque esta refiere a las pasiones y acciones, y en estas hay exceso, defecto y término medio. El término medio se encuentra reflexionando, se necesita tiempo y experiencia para saber que es mucho y que es poco para mí. Las pasiones (lo que sentimos) hay que filtrarlas con la razón para saber cómo actuar. También hay que saber cómo moderar esas pasiones, como orientarlas de la mejor manera (cómo, cuándo, a quién).
El hombre es bueno de una manera y malo de muchas, es por lo tanto la virtud un modo de ser selectivo, siendo un término medio relativo a nosotros, determinado por la razón. Es un medio entre dos vicios (defecto y exceso), y es un medio en sobrepasar o no alcanzar lo necesario en las pasiones y acciones.




Entradas relacionadas: