Diferencia entre novela tradicional y novela contemporánea

Enviado por Chuletator online y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 15,75 KB

 

¡Escribe tu T. 15. LA NOVELA ESPAÑOLA DE LA POSGUERRA (1939 -1975) (págs. 304-315)

El desenlace de la Guerra Civil tuvo para nuestras letras consecuencias negativas: el exilio
de muchos novelistas prometedores, unido a la censura y la pobreza cultural dominantes,
influyó negativamente en la novela.
1. NOVELA DE LOS AÑOS 40: exilio y novela existencial
1.1.
La novela del exilio
El fin de la Guerra Civil provocó el exilio de un gran número de escritores que forman la
España peregrina. Aunque cada uno tiene su propia personalidad, poseen tres aspectos
comunes: el recuerdo del conflicto bélico y de España, la presencia de los nuevos lugares en
donde tienen que vivir y reflexión sobre la naturaleza y existencia del hombre.
Los autores más destacados de la novela en el exilio son:
• Sender:enfoque realista y social sobre el tema de España y la Guerra Civil. (Réquiem
por un campesino español).
• Rosa Chacel: prosa muy cuidada (Barrio de Maravillas)
• Max Aub: el tema principal es el ser humano como ser social, político y moral
(Laberinto Mágico, visión épica de la Guerra Civil).
• Ayala:visión pesimismo, novelas moralistas. Critica los vicios del hombre y los
aspectos políticos y sociales con humor e ironía ( Muertes de perro )
1.2. La novela en España (’40)
En los primeros años de posguerra, en un ambiente de aislamiento y
desorientación cultural, se produce un estancamiento de la creación narrativa.
Aunque siguen publicando autores de generaciones anteriores (Baroja y Azorín,
del ’98; Concha Espina y Fernández Flórez, del Novecentismo), los autores nuevos
tienen que forjarse una nueva tradición a partir de la inexperiencia y de un
profundo didactismo. Los autores de la primera generación de posguerra
(“generación del ’36) se caracterizan, en general, por el empleo de formas
tradicionales y la ignorancia de planteamientos renovadores (predominio de
historias de raíz autobiográfica, despreocupación por los aspectos formales,
imitación de modelos decimonónicos de corte realista).
Suelen señalarse dos novelas como indicios de un nuevo arranque del género:
La familia de Pascual Duarte (1942), de Cela, y Nada (1945), de Carmen Laforet.
Destacan fundamentalmente tres corrientes narrativas:
a) Novelas triunfalistas y propagandísticas de corte falangista.
Defienden los principios del régimen franquista: exaltación de la patria,
del orden establecido, de la religión. García Serrano (La fiel infantería),
Agustín de Foxá (Madrid, de corte a checa).
b) Novela de humor y fantasía. Como remedio contra una realidad dura y
sórdida se busca cierta evasión a través de la fantasía, el humor y la
ironía. Álvaro Cunqueiro, García Pavón (Historias de Plinio), Fernández
Flórez (El bosque animado).
c) Novela de tipo existencial y novela tremendista. Algunos autores de
la “generación del ‘36” intentan abrir nuevos caminos en nuestra novela.
Influencias: Baroja, novela picaresca, el cine americano (penetración
sicológica de los personajes). Temas: reflejo amargo de la vida
cotidiana, vista como algo desolador, vulgar, triste y monótono. Desde un
enfoque muchas veces existencialista, reflejan el ambiente sórdido de la
época, la miseria moral y material, la incomunicación, la soledad, la
frustración, los tristes recuerdos de la guerra (sin llegar a cuestionarse
2º BACH La novela española de posguerra (1939-1975) jlb
-2-
políticamente su validez). Personajes: angustiados, indecisos,
oprimidos, enfrentados muchas veces a situaciones extremas (la muerte,
la culpa, el vacío, la soledad) que aceptan con resignación o a las que se
ven arrastrados irremediablemente. Ambientes: aunque hay novelas
rurales, predominan los ambientes urbanos y alienantes. Técnica: pocas
innovaciones, destaca la técnica realista, elementos de la picaresca
(autobiografismo), espacios cerrados, etc.
Estilo: aunque hay
excepciones, la calidad literaria es escasa, lenguaje muy funcional, poco
elaborado, sin pretensiones estéticas, coloquial, etc. Autores: Carmen
Laforet (Nada), Cela (La colmena), Delibes (La sombra del ciprés es
alargada), Torrente Ballester (Javier Mariño), Ignacio Agustí (Mariona
Rebull), Gironella, etc.
Dentro de este tipo de novelas destacan algunas novelas tremendistas,
en las que se refleja con crueldad la violencia, la miseria y el primitivismo de
algunas pasiones humanas, encarnadas por personajes marginales,
desestructurados, brutales (La familia de Pascual Duarte, de Cela).
2. LA NOVELA DE LOS 50: novela social (1951-1962)
A principios de los 50 se produce un cierto Renacimiento del género narrativo.
De la angustia existencial de los ’40 pasamos a las inquietudes sociales. Conviven
dos grupos generacionales: la primera generación de posguerra (Cela, Delibes,
Torrente Ballester), que consolida su obra, y una nueva generación: la “generación
del medio siglo”, que buscará una novela de mayor testimonio y compromiso
social, temática y estéticamente nueva. Este periodo está enmarcado por dos novelas
claves: La colmena (1951) y Tiempo de silencio (1962), de Martín Santos.
En los primeros años aparecen novelas precursoras: La colmena (Cela), es una
novela clave en la que se conjugan lo existencial , lo social y lo experimental. Mediante
procedimientos técnicos innovadores (personaje colectivo, desorden cronológico,
estructura caleidoscópica, diversos puntos de vista, etc.) se nos presenta una
desoladora realidad dominada por el hambre, la hipocresía, la alienación, el
materialismo, los instintos, etc. También hay que destacar a Delibes (El camino, Mi
idolatrado hijo Sisí, Las ratas), Torrente Ballester, Luis Romero (La noria).
Generación del medio siglo: en 1954 se publican cuatro novelas que ponen
las bases del desarrollo posterior de esta novela social: Juegos de manos (Juan
Goytisolo), Los Bravos (Fernández Santos), Pequeño teatro (Ana Mª Matute), El fulgor
y la sangre (Aldecoa).
La novela social nace del concepto de literatura comprometida: una obra
debe denunciar testimonial y críticamente las injusticias sociales y convertirse en
instrumento de transformación.
Temas:
- La sociedad española (la sociedad pasa de ser un simple marco
ambiental a convertirse en tema del relato)
- La dura vida del campo: Los bravos (Fernández Santos), El fulgor y la
sangre (Aldecoa), La zanja (Alfonso Grosso).
- El éxodo rural y los suburbios: La resaca (Juan Goytisolo)
- El mundo del trabajo (relaciones laborales, explotación): Central
eléctrica ( López Pacheco)
- Novelas de tema urbano: La colmena
- Crítica de la burguésía (vacía, superficial, hipócrita): Juego de Manos
(Juan Goytisolo), Entre Visillos (Carmen martín Gaite)
2º BACH La novela española de posguerra (1939-1975) jlb
-3-
- La Guerra Civil: recordada desde la memoria de un niño o un
adolescente. Duelo en el paraíso (Juan Goytisolo), Primera memoria
(Ana Mª Matute).
Tendencias de la novela social:
a) Objetivismo: plasma la realidad, la pobreza, las injusticias de una
forma testimonial y escueta, sin aparente intervención del autor.
Influido por el neorrealismo italiano y el “Nouveau Román” francés, su
expresión más radical es el conductismo, que consiste en registrar
simplemente la conducta externa de los personajes y recoger sus
palabras sin comentarios ni interpretaciones. El narrador se limita a
“grabar” lo que ocurre y lo que se dice. El Jarama (Sánchez
Ferlosio), Fernández Santos, Aldecoa, Ana Mª Matute, Martín Gaite.
b) Realismo crítico: crea una novela más comprometida y combativa.
Del testimonio se pasa a la denuncia de las desigualdades, de las
injusticias sociales, desde posturas dialécticas, a veces marxistas,
con el fin de convencer y de transformar la sociedad. Caballero
Bonald, García Hortelano (Tormenta de verano), Alfonso Grosso,
Juan Marsé, López Pacheco.
Técnicas y estilo: se ha reprochado a la novela social la pobreza estética.
Aunque es verdad que la técnica está supeditada al contenido, esta acusación
es algo exagerada. Algunos rasgos relevantes de la novela social son:
estructura del relato lineal y sencilla, preferencias por personajes colectivos o
individuos representativos de un grupo, objetivismo (precisión de las
descripciones), importancia del diálogo, lenguaje funcional, a veces coloquial.
3. LA NOVELA DE LOS 60: novela experimental
Al entrar en los años ‘60 el Realismo social se va agotando (cansancio de los
temas y empobrecimiento estético) y se evoluciona hacia la novela estructural o
experimental. El germen de esta evolución se halla en los mismos autores
medioseculares, pues se dan cuenta del fracaso de la novela social como instrumento
de concienciación y transformación. Es decisiva la influencia de novelistas
extranjeros: los grandes renovadores del Siglo XX (Proust, Kafka, Joyce), novelistas
estadounidenses (Faulkner, Steinbeck, Dos Passos, Hemingway), hispanoamericanos
(García Márquez (Cien años de soledad), Vargas Llosa (La ciudad y los perros),
Cortázar, Borges, Rulfo).
1962 es un año clave. Se publica Dos días de Septiembre (Caballero Bonald) y,
sobre todo, Tiempo de silencio, de Luis Martín Santos. Entre 1962 y 1975 se
suceden aportaciones decisivas en esta línea de renovación experimental: Delibes
(Cinco horas con Mario), Cela (San Camilo 1936), Torrente Ballester (La saga/fuga
de J.B.), Juan Marsé (Últimas tardes con Teresa), Juan Goytisolo (Señas de
identidad), Volverás a Regíón (Juan Benet)
La novela en estos años no abandona la reflexión crítica sobre la sociedad
española, pero su presentación formal es radicalmente novedosa. La novela de los ‘60
utiliza un léxico riquísimo, lleno de invenciones y expresividad, y crea estructuras
narrativas complejas. Algunas de las técnicas narrativas más sobresalientes son:
• El narrador: distintos tipos de narradores. Cuando es omnisciente posee un
tono irónico y satírico.
• Cambio de perspectivas narrativas: multiperspectivismo.
• Monologo interior: nos abre el mundo interior del personaje.
• Ruptura de la secuencia cronológica: acontecimientos presentados como un
rompecabezas temporal.
• Novedades y experimentos estructurales: yuxtaposición de secuencias
2º BACH La novela española de posguerra (1939-1975) jlb
-4-
• El argumento: es irrelevante. Lo que importa es el enfoque.
• Personajes: seres en conflicto con su entorno y con su propia personalidad.
• Inserción de collages: en las narraciones aparecen dibujos, guías turísticas…
4. LA NOVELA DE LOS AÑOS 70: la “generación del 68”
Hijos de esta novela experimental de los ’60 surge a principios de los años ’70
la llamada “Generación del 68”, formada por narradores jóvenes nacidos entre 1936-
1950 que publican sus primeras obras a partir de 1968. Carácterísticas generales:
a) Prosigue la búsqueda de nuevas fórmulas. Se preocupan, sobre todo, por la
estructura novelística, las técnicas narrativas y la investigación del lenguaje.
El experimentalismo llega a límites insospechados y se desemboca en una
novela intelectual y minoritaria en la que la realidad es sustituida por la
imaginación, la fantasía, lo onírico, lo absurdo, el puro juego.
b) Con los años se llega a una cierta moderación del experimentalismo y se
retoman aspectos de la novela tradicional (se recupera el placer de contar,
la historia).
c) Aunque los temas son muy diversos, podemos señalar algunas preferencias:
los problemas personales se entremezclan con los sociales y
políticos(crítica del franquismo, nuevos planteamientos sobre la Guerra
Civil); visión desencantada de la existencia(reaparición de los problemas
existenciales), escepticismo, ironía, recuperación de la intimidad, etc.
d) Se desarrollan algunos subgéneros narrativos marginales: novela policíaca
(La verdad sobre el caso Savolta), novela fantástica, novela negra,
novela de aventuras, etc.
Autores: Manuel Vázquez Montalbán (Los mares del sur), Eduardo Mendoza (La
verdad sobre el caso Savolta, La ciudad de los prodigios), J. Mª Guelbenzu, Félix de
Azúa (Diario de un hombre humillado), Juan José Millás (La soledad era esto), José
Mª Merino (La orilla oscura), Luis Mateo Díez, Julio LLamazares (La lluvia amarilla),
Antonio Muñoz Molina (El invierno en Lisboa, Beltenebros), Javier Marías (Todas las
almas), etc.
5. LA NOVELA ESPAÑOLA EN LOS ÚLTIMOS AÑOS
En los últimos conviven las distintas generaciones de posguerra: los autores
“mayores” siguen consolidando su obra (Cela, Delibes, Torrente Ballester); los novelistas
medioseculares se encuentran en su madurez creadora y tratan de conjugar su visión de la
realidad española con los procedimientos innovadores; la “generación del ‘68” ha
abandonado su radicalismo experimental y busca una voz personal. Aparece, además, una
nueva generación que empieza a publicar ya en la democracia, Aunque todavía nos falta
perspectiva, sí podemos observar algunas tendencias fundamentales:
a) se confirma la recuperación del relato tradicional (un narrador cuenta, en 3ª
persona, una historia de una forma lineal).
b) se confirman también novelas de temas existenciales e intimistas
c) escasa ambiciones ideológicas (en mucha novelas falta una “visión” del mundo)
d) abundantes referencias culturalistas
e) cuidado del lenguaje y conocimiento de los procedimientos formales
f) consolidación de los géneros marginales (novela policíaca, novela negra, novela
histórica, novela de intriga)
g) eclosión de las novelas escritas por mujeres (Rosa Montero, Almudena Grandes,
Soledad Puértolas,etc.).
Autores: Luis Landero (Juegos de la edad tardía), Luis Mateo Díez (La fuente de la
edad), Álvaro Pombo (El héroe de las mansardas de Mansard), Adelaida García

Morales (El sur), Alejandro Gándara, Carlos Ruiz Zafón (La sombra del viento),etctexto aquí!

Entradas relacionadas: