La deshumanización del arte Ortega y Gasset pdf

Enviado por Chuletator online y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 15,84 KB

 

Con el nombre de novecentismo (o generación del 1914) se designa a un grupo de escritores situados entre la generación del 98 y del 27. El término novecentismo alude a una carácterística fundamental de este grupo de escritores: su deseo de renovación estética, creando un arte y una literatura propios del Siglo XX y, por tanto, alejada de la literatura finisecular, que consideraban heredada de las fórmulas decimonónicas. El novecentismo empieza a gestarse en la primera década de siglo, alcanza su esplendor entorno a 1914, convivirá con las vanguardias en los años 20 y decaerá en los 30.

Son un grupo de intelectuales con una sólida formación universitaria, dotados de un espíritu científico y racionalista.
Estéticamente, pretenden superar el Modernismo, aunque heredan de él el gusto por la obra bien hecha. Su ideal estético es un arte puro, desnudo, alejado del sentimentalismo; un arte en el que la serenidad, la pulcritud, el equilibrio y el rigor conceptual son los valores fundamentales.


Ideológicamente, se alejan de las posturas pesimistas e irracionales del 98, aunque la cuestión de España sigue estando muy presente: su proyecto de regeneración del país se concreta en un ideal de progreso científico y racionalista identificado con Europa; para ellos, la superación de nuestro atraso cultural pasa por la imitación del modelo organizativo alemán, francés o inglés. Tienen un talante liberal y, al mismo tiempo, elitista. Alejados de ideales igualitarios, consideran que su deber cívico es la formación de minorías selectas, capaces de regir los destinos de la nacíón.

Aunque el género de mayor importancia es el ensayo, también se manifiesta esta tendencia en la novela y en la poesía.

Los grandes ensayistas de este momento son Eugeniod’Ors, Salvador de Madariaga, Gregorio Marañón, Manuel Azaña, Américo Castro, Claudio Sánchez Albornoz y, sobre todo, José Ortega y Gasset.

Ortega y Gasset abordó obras de carácter filosófico, como Meditaciones del Quijote, en ellas formula la doctrina racionalista y la razón vital, síntesis de la razón pura y la pura vitalidad: la razón es una función de la vida y la vida no tiene sentido sin la razón.

Sus ideas estéticas aparecen en La deshumanización del arte, donde sostiene que el arte debe buscar el goce estético ajeno a todo lo humano. Estas ideas abrieron el camino a los movimientos de vanguardias.

En España invertebrada y La rebelión de las masas afronta temas sociológicos, analizando las causas de las tensiones que vive España.

La novela novecentista desprecia el Realismo:
no es tarea del escritor la reproducción fiel de la realidad, puesto que no debe confundirse el arte con la vida. El argumento no es un valor fundamental; importan los valores artísticos (construcción y estilo). Los autores más representativos fueron: Ramón Pérez de Ayala, cuya novela más importante es Tigre Juan y Gabriel Miró, con su obra Nuestro Padre San Daniel.

En la poesía se pasa de la exquisitez sensorial de la poesía modernista a una lírica más reflexiva e intelectual. Tienen a una poesía que se proponga un mero placer estético.

El gran poeta del momento es Juan Ramón Jiménez.
Su idea de la poesía está presidida por una triple sed: sed de belleza, de conocimiento y de eternidad.

Escribe una poesía minoritaria, de dificultad y hermetismo. El propio Juan Ramón Jiménez resumíó la evolución de su poesía, primero cuatro etapas (como recoge en Eternidades) y posteriormente en tres: la primera se correspondería con la poesía de juventud y con los “ropajes” del Modernismo. Respecto a las otras dos cabe destacar la época intelectual que abarca desde 1916 a 1936. Pertenecen a esta época la que el autor considera su mejor obra, Diario de un poeta recién casado
. La época “verdadera” va desde 1936 hasta su muerte. En ella escribe grandes libros como Dios deseado y deseante.



Entradas relacionadas: