Descripción de los padres de Adrián mole

Enviado por Chuletator online y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 10,85 KB

 
Las vacaciones terminaron. Hora de regresar a la escuela. Me sentía privilegiada por estudiar en un ambiente Agradable. Con buenos profesores y la excelente compañía De mis compañeras. Cuando la señora Bridget entró en la sala de clases Aquella mañana. Nos saludó con una gran sonrisa. Los Lugares estaban todos ocupados. Y ¡eso era una excelente Señal! Miré alrededor, buscando nuevamente a Alicia. Habíamos estudiado juntas durante los últimos cuatro Años y éramos bastante amigas. Sabía que ella había ido a Pasar las vacaciones con los abuelos. En una hacienda en El sur de Oakland. Pero me llamó la atención su ausencia justo El primer día de clases. Alicia siempre había sido muy aplicada en los estudios. ¿Qué Podría haber sucedido? Nadie tenía noticias de ella. En el recreo de las clases vi al padre de Alicia, el señor Adrián, Conversando con la profesora. Tenía un semblante abatido y Triste. Me aproximé a tiempo para escucharlo decir: "El médico Dice que el caso es grave, porque la fiebre no está bajando ... " - Perdón. Señor Adrián - dije en voz baja, intentando no parece Mal educada-. ¿Hubo algún problema? ¿Por qué Alicia no Vino a la escuela? El hombre alto. Con bigote oscuro y piel clara, se dio vuelta Hacia donde yo estaba. Enseguida me reconocíó como a una de Las amigas de su hija. - Hola. Anna Beatrice -su voz parecía conmovida-, justo estaba Conversando con la señora Bridget sobre que Alicia no volvíó Muy bien de la casa de mis padres. Le estuvo faltando el aire Y siente dolor en el pecho. Además, la fiebre es alta y la tos está Empeorando su condición. Él respiró profundamente. Cerró los ojos por un instante y Luego los abríó lentamente. -Por favor, ora por ella, Anna. Los médicos están haciendo Lo que pueden, pero el tratamiento no está dando resultados. - ¡Sí, claro! Voy a orar por ella ... - le respondí- . ¿Podría también Hacerle una visita? - ¡Claro que sí! Seguro que Alicia estará muy feliz de verte A ti. ¿Quién sabe si eso la ayude a estar un poco más animada? Acordarnos en que hablaría con mis padres e iríamos a la Casa del señor Adrián. ' "94\ . --.__.../ Casi no conseguí concentrarme en las otras clases aquel primer Día. Solo pensaba en Alicia. Cuando regresé a casa, conté a Mi madre la conversación que había tenido con el señor Adrián. Ella se dio cuenta de mi preocupación y se dispuso para acompañarme En la visita apenas mi padre llegara de su trabajo. Hice mis deberes escolares y ayudé en la preparación de La cena. Cuando mi padre llegó, estaba todo listo y en orden. Estaba tan ansiosa por ver a Alicia Mirándonos, explicó que Alicia sintía mucho dolor en el pecho Y que la tos empeoraba cuando hablaba. En determinado momento, mi madre y la señora Marta se Fueron a la sala, donde estaban mi padre, el señor Adrián y el Pequeño Ricardo, de apenas cuatro años. Me quedé en el dormitorio, Haciéndole compañía a mi amiga Alicia. Le conté cómo Había sido el primer día de clases y que la profesora Bridget era Atenta y bonita. Apenas sonrió. Pude entender lo que pasaba Por su mente: ¿Acaso volvería rápidamente a la escuela? ¿Podría Conocer a la nueva profesora? Como Alicia no podía hablar mucho, intenté distraerla contándole Sobre los libros que había comenzado a leer después del Campamento de Richmond. También le hablé de Gary y de las Correspondencias que ambos estábamos intercambiando. Mi Amiga escuchaba todo con mucha atención. De vez en cuando, Tomaba un vaso que estaba en la cabecera de su cama y bebía Unos sorbitos de agua, poco a poco. En un momento menciónó, Sin cansarse al hablar, que sus padres habían hablado de llevarla Al hospital de Loma Linda, para recibir un tratamiento. - ¡Qué bueno! - le dije, demostrando entusiasmo-. Escuché Decir que es un excelente hospital. Además, allá también funciona Una conceptuada escuela de Medicina. Parece que la novia De Roger, el hermano mayor de Gary, est á terminado allí su Curso de enfermería. Conversamos un poco más, hasta que la señora Marta volvíó Para ofrecerme un trozo de torta de manzana que estaba Sirviendo en la sala. Entendí que era el momento de dejar que Alicia descansara. Con un suave abrazo me despedí de ella y le Dije que estaría orando para que todo fuera bien en Loma Linda. Pocos minutos después, mi madre, mi padre y yo estábamos Recorriendo nuestro camino de regreso. - Existen grandes chances de que Alicia se recupere ... - dijo Mi madre- . Loma Linda se transformó en un referente en Cuanto al tratamiento de varias enfermedades, entre ellas, la Neumonía. - ¿Ustedes sabían que el predio del hospital de Loma Linda Fue construido, originalmente, para que fuera un hotel de lujo? - mi padre conseguíó llamar nuestra atención- . Gracias al coraje Y al consejo de la señora de White, los administradores de la Asociación del Sur de California hicieron la compra de la propiedad, Aunque no tenían la totalidad de los recursos económicos Para hacerlo. Sin embargo. Dios proveyó el dinero para efectuar Todos los pagos, tal y como la señora de White había dicho. El Dinero para el pago de la primera cuota llegó a último momento Cuando. Excepto por la señora Elena de White. Nadie más creía Que sería posible cumplir con el compromiso. El cartero entregó Una carta con el valor exacto que era necesario para el pago. Fue un paso de fe. Pero fue apenas una de las muchas situaciones Por las cuales se demostró que valíó la pena confiar en el Consejo de alguien que recibía orientaciones del propio Dios en Relación con lo que se debía hacer. En visión, el Señor habíamostrado A la señora de White que aquel era el lugar que la iglesia Debía adquirir. Todas las veces que se siguieron sus consejos, la Iglesia y sus instituciones prosperaron, y muchas personas hallaron Su vida transformada. - ¡Es verdad, papa! -le dije con cariño en la voz-. Ella fue una Mujer muy valiente y perseverante. Era una verdadera amiga de Dios, que conocía su voz y siempre estaba dispuesta a hacer lo Que él ordenaba. Creo que yo no tendría ni la mitad del coraje Que tuvo ella ... Solamente si Dios me capacitara ... Mi madre se sonrió después de lo que dije. Ella siempre decía Que admiraba mi coraje y mi persistencia. Creo que por eso me Identificaba tanto con la señora Elena. - Al ver a Alicia con la salud tan comprometida -comentó Mi madre- , me acordé de lo que la propia señora de White vivíó, Al enfrentar la tuberculosis y otras enfermedades que la acompañaron Durante su ministerio. Sin embargo, peor que los dolores Y los sufrimientos causados por las enfermedades, fue la Tristeza que ella sintió como madre al tener que sepultar a dos De sus hijos. Pensé en las palabras de mi madre. Ella sabía exactamente De lo que estaba hablando. Era un asunto poco comentado En casa, pero dos años antes de mi nacimiento mi madre había Perdido a un bebé de apenas algunos días de vida; mi hermano Más grande se llamaba Daniel. A pesar de que habían pasado Más de 17 años, ese dolor estaba escondido en el corazón de Mi madre. - Imagino que debíó de haber sido muy difícil para ella pasar Por la experiencia de perder dos de sus queridos hijos - bajé La cabeza y también el tono de mi voz- . Recuerdo haber leído, Creo que en uno de los libros que compré, que el hijito más pequeño, Que se llamaba J ohn Herbert, murió con apenas tres meses De vida, de erisipela. La señora tenía 33 años y sufríó mucho Por la pérdida de su bebé. Ella dice en ese libro. Creo que es el segundo Tomo de Spritual Gifts. Que llegó a desmayarse en el funeral. Después de tres años, perdíó también a su hijo más grande, Henry, su "dulce cantor", como le gusta Imaginar eso? -pregunté, mirando bien a los ojos de mis padres-. ¡Henry era apenas un año más grande que yo! Se resfrió: Y eso se transformó en una neumonía. Pero él no tuvo la misma Suerte que Alicia, que sin dudas va a recibir una buena atención Y un tratamiento adecuado en Loma Linda. Todo indica Que los remedios que se usaban en la época solo sirvieron para Empeorar el cuadro de salud del hijo de la señora Elena. Lo que Impresiona es que. Antes de que el hijo muriera, el señor Jaime y La señora Elena conversaban abiertamente con él sobre la muerte. El muchacho confesó sus pecados y se aferró bien fuerte de la Promesa de la resurrección, en ocasión de la segunda venida de Jesús. Pidió ser enterrado con su hermanito, en Battle Creek. .. Hice una pausa para contener mi emoción. Luego, continué: - Porque quería estar junto con él cuando se despertaran en La mañana de la resurrección. -Eso revela la madurez del muchacho -observó mi padre. Y mi madre agregó: - Creo que eso prueba cómo la señora Elena fue una buena Madre. Ella tuvo que pasar mucho tiempo viajando, pero siempre Fue una madre celosa y dedicada a sus hijos. Leí que cuando Estaba fuera de casa, no dejaba de escribir a sus hijos, diciéndoles Cuánto los amaba: y cuán importante era que ellos también Colaboraban, pues estaban todos involucrados en la obra Del Señor. Ella consideraba a sus hijos como su máxima prioridad. Se preocupaba por su crecimiento espiritual. Sin dudas, debieron De haber aprendido con ella a desarrollar una amistad íntima y personal con Jesús. - Eso es tan cierto, mama, ¿sabes lo que Henry le dijo en los Momentos finales de su vida? Mi madre movíó la cabeza negativamente: - Dijo que encontraría a su madre en el cielo, en la mañana De la resurrección, pues tenía la plena seguridad de que ella estaría Allí. Después de eso, llamó a sus padres, a sus hermanos y a Sus amigos, y se despidió de cada uno con un beso. Sus últimas Palabras fueron: "¡El cielo es dulce!" Todos estábamos emocionados. Fue con ese sentimiento Que llegamos a casa. Mi padre colocó el caballo en el establo y Guardó el carro. Mi mamá y yo fuimos hasta la cocina, donde Ella comenzó a preparar un jugo con menta. Cuando el aroma De la bebida llenó el aire, mi padre entró y se sentó junto con Nosotros. -Si no estoy engañado - dijo él- , el libro Consejos para los jóvenes Contiene un sermón escrito por Urías Smith para la ceremonia Fúnebre de Henry. -Sí, papa -confirmé-, así es. He leído ese libro y. Además del Sermón, hay una pequeña biografía de él y varias cartas que la Señora Elena había enviado a Henry y a sus hermanos, principalmente En los períodos en los que ella y su esposo estaban Viajando al servicio de la iglesia. -Eso explica por qué Henry sintió tanta paz y confianza incluso Estando al borde de la muerte -comentó mi madre, mientras Tomaba el último sorbo de su jugo. Ya era tarde, y había llegado el momento de irnos a dormir. Les di un beso a mis padres y fui a mi dormitorio. No podía sacar De mi memoria la imagen de Alicia. Tan pálida, pero con Tanta esperanza ... Oré para que Dios la cuidara y para que no Permitiera que su silla continuara vacía en nuestra aula en la Escuela.

Entradas relacionadas: