Descartes guión del método

Enviado por Chuletator online y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 9,16 KB

 

La vida de Descartes transcurre entre 1596 y 1650. Nacíó en la Turena francesa, en una ciudad llamada la Haya y, con apenas ocho años, su padre lo mandó a estudiar al colegio la Flèche, dirigido por los jesuitas. Allí adquiríó una importante formación humanística y también en matemáticas, física y astronomía. Después estudió Derecho en la Universidad de Poitiers y, terminados sus estudios se dedicó a viajar. Más tarde se instaló en Holanda, en donde vivíó durante 20 años. Holanda era entonces el paraíso del pensamiento libre. Y en 1649, ante la insistencia de la reina de Suecia, se trasladó a Estocolmo para darle clases, pero la dureza del clima agravó sus problemas respiratorios y murió al año siguiente.
El contexto cultural está marcado por el triunfo del Barroco. La palabra “Barroco” significa “perla irregular” y define la crisis y el contraste que se da en este período, marcado por la Guerra de los Treinta Años y por las consecuencias que esta trajo consigo: epidemias, muerte, desolación…
El Barroco se manifiesta en el arte, en la pintura de Rubens o Ribera que expresa el movimiento, el contraste de esa sociedad, la escultura de Bernini y la arquitectura de obras como el monasterio del Pilar de Zaragoza o el Palacio de Versalles de París. El Barroco repercute también mucho en la literatura y en la obra de los grandes representantes de este período se manifiesta la idea de la fugacidad de la vida, el movimiento, el pesimismo, así como el contraste entre Realismo e idealismo. Shakespeare, Calderón conciben la vida como un teatro en que cada uno es un actor que desempeña un pequeño papel, o como un sueño efímero del que despertaremos alguna vez. En Cervantes el contraste entre Realismo e idealismo es evidente en su obra cumbre: el Quijote.
En el ámbito filosófico destaca el triunfo de la ciencia moderna que surge en el campo de la astronomía con Copérnico, Kepler y Galileo. La física y la astronomía habían estado dominadas por las teorías de Aristóteles y de Ptolomeo, que daban demasiada importancia a los datos que proporcionan los sentidos. Galileo, en cambio, defiende que la naturaleza está escrita en lenguaje matemático y por ello conocerla requiere usar la razón como fuente de conocimiento.
Teniendo en cuenta que se trata de un filósofo francés, hay que subrayar la importancia que tuvo en Francia el escepticismo de Montaigne. Era comprensible que en una época marcada por la crisis se difundiera un pensamiento escéptico. Sin embargo, Descartes está convencido de que el conocimiento es posible y por eso huye de la duda escéptica.
Ahora bien, los dos movimientos filosóficos que más se enfrentan en esta época son el Racionalismo y el Empirismo.
El Racionalismo es la teoría según la cual la razón es la única fuente de conocimiento válida. El Racionalismo se inspira en el modelo matemático y acepta la existencia de ideas innatas, que, según Spinoza son semillas que germinan con el tiempo. El Racionalismo triunfó en la Europa continental y tiene como principales representantes a Descartes, Spinoza y Leibniz.
El Empirismo es la teoría según la cual la experiencia es la única fuente de conocimiento válida. El Empirismo se inspira en el modelo científico y niega la existencia de las ideas innatas, pensando que la mente de un niño al nacer es como un papel en blanco que sólo se llena con la experiencia. El Empirismo triunfa en la Europa insular y tiene como principales representantes a Locke, Hume y Berkeley.
El Discurso del Método es una obra dividida en seis partes, que tiene una estructura argumentativa en la que aparecen datos autobiográficos. Esta obra está escrita en francés, lo que supone una novedad con respecto a lo que se acostumbraba, que era escribir en latín o griego, y abre el camino a que otros pensadores que no dominaban las lenguas clásicas pudieran dar a conocer sus obras.
En la segunda parte, Descartes plantea cómo ha de ser el método que debe utilizar. En la cuarta parte, partiendo de la duda, aplica este método para demostrar las tres sustancias: Dios, alma y mundo.
Este texto pertenece a la segunda parte cuya estructura argumentativa es la siguiente:

-Descartes quiere encontrar un método inspirado en las matemáticas que reúna los beneficios del álgebra, la geometría y la lógica, pero que evite sus defectos.
-Considera que ha de ser un métdo basado solo en cuatro reglas.
-Solo ha de aceptar como válidas dos operaciones: la intuición y la deducción.
-Asegura que, usando un método tal, podrán avanzar sus investigaciones.
-Pero aplaza la aplicación del método a la filosofía hasta tener más edad y experiencia.
Este texto aparece en los comienzos de la segunda parte. Había dicho que la lógica solo habla de cosas ya sabidas, que la geometría cansa la mente con tantos esquemas y demostraciones gráficas y que el álgebra es demasiado compleja. Por eso la idea central de este texto es la de querer indagar un método que estuviera exento de estos defectos.
Además nos dice que ese método ha de basarse solo en cuatro reglas y lo explica comparando con un Estado y afirmando que este estará mucho mejor organizado cuando no se rija por demasiadas leyes y preceptos, sino por pocas pero firmes y de obligado cumplimiento. Y esas pocas leyes sólidas serán cuatro, según Descartes:
1.- La evidencia, como punto de partida. Y dirá que solo es evidente aquello que se conoce con absoluta claridad y distinción; es decir, aquello que no ofrezca la menor duda y que sea imposible de confundir con otra cosa.
2.- El análisis, que consiste en descomponer un razonamiento en sus elementos más simples; es decir, en aquellas ideas que, por evidentes, sean objeto de la intuición o aprehensión inmediata mediante la razón.
3.- Síntesis, que consiste en recomponer lo simple en lo complejo; es decir, iniciar un proceso deductivo que consiste en encadenar intuiciones.
4.- Enumeración o repaso para comprobar que no se ha omitido nada.

3.- Justifica el texto desde la posición filosófica del autor
 el punto de partida de la filosofía cartesiana es la duda. Descartes pone en cuestión todo conocimiento comúnmente aceptado, ya sea por tradición, por fe o por autoridad, y decide confiar sólo en la razón. Por eso toma la duda como un punto de partida. Pero la duda cartesiana tiene tres carácterísticas:
a)Es universal y radical, porque duda de todo incluso de lo que parece más evidente.

b)Es metódica, porque Descartes no duda porque crea que no es posible estar seguros de nada, como hacen los escépticos, sino que Descartes duda para poder estar seguro de algo.
c)Es teorética, porque sólo se refiere a la reflexión filosófica pero no a las creencias y conducta. De hecho Descartes propone una moral provisional que no cuestiona las creencias comúnmente aceptadas. Dicha moral consiste en cuatro máximas:
             Obedecer las leyes y costumbres del país en el que vives.
             Ser firme y resuelto una vez que hemos formado una opinión sobre algo.            Tener autodominio y aceptar el destino.
             Elegir la mejor ocupación posible.
Según Descartes hay varios motivos para la duda:

1.- El engaño de los sentidos.
2.- La imposibilidad de distinguir la vigilia del sueño.
3.- La hipótesis de un genio maligno que nos engaña y nos hace equivocarnos incluso en los razonamientos matemáticos.
SUSTANCIA PENSANTE.- Es posible que todo lo que pienso sea falso, pero hay algo evidente: que yo lo estoy pensando. Esta frase “Pienso, luego existo”, también conocida como el cogito cartesiano, le sirve a Descartes como criterio de certeza, y dirá que todo lo que sea conocido con igual claridad y distinción deberá admitirse igualmente como verdadero.
Descartes vence el solipsismo. Para vencerlo, investiga el origen de las ideas y así distingue:
a)Adventicias, que son las ideas que proceden de las percepciones; por ejemplo, un árbol.

b)Facticias, que son las ideas que la mente construye a partir de otras ideas; por ejemplo, una sirena.
c)Innatas, que son las que la mente trae en sí misma. Entre éstas, Descartes cita la idea de infinito.

SUSTANCIA INFINITA.- A partir de la idea de infinito Descartes demuestra la existencia de Dios
.- SUSTANCIA EXTENSA.- Si Dios es infinitamente bueno y veraz, no puede permitir que nos engañemos cuando pensamos que el mundo existe, luego el mundo tiene que existir.





Entradas relacionadas: