Descartes duda y certeza

Enviado por Chuletator online y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 5,57 KB

 
La certeza
El saber humano es uno solo, pues la razón es también una sola.
Las ciencias son manifestaciones de este único saber y existe un método universal. Así el método no es un simple instrumento de la verdad, sino que es lo que hace que algo pueda ser objeto de conocimiento. El método decido lo que hay de verdad en las cosas.
El sargo fundamental del saber es la certeza: la imposibilidad de dudar.
Es cierto aquello que lo es absolutamente imposible dudar para el pensamiento humano.
La certeza: No es algo subjetivo, porque se refiere a cualquiera. Y no es un mero hecho, porque lo que le interesa a Descartes es si se puede dudar o no.
La duda metódica.
Para conseguir certeza, Descartes somete todo a la prueba de la duda.
La duda es:
-Universal: Se aplica a todo aquello de lo que se pueda dudar.
-Metódica:No es la duda escéptica, sino la manera de hallar algo cierto.
-Teorética: No se extiende a la conducta; Descartes acepta una moral provisional.
La duda es solo teorética porque Descartes decide que mientras busca la certeza del conocimiento en el campo teórico, va a aceptar en el campo práctico provisionalmente en el campo teórico, va a aceptar en el campo provisionalmente unas cuantas normas debido a que el ser humano está siempre sumando decisiones morales y sólo tras haber hallado un método cierto podría desarrollarse con rigor una flexión ética.
La normas provisionales que establece son cuatro:
1ª.- Obedecer las leyes y costumbres de su país. Tener presente siempre la religión y guiarse por las opiniones más moderadas.
2ª.- Ser firme y constante en seguir el camino elegido, evitando el diletantismo.
3ª.- Limitar sus deseos. Optar por cambiar el antes que querer cambiar el mundo o la fortuna.
4ª.- Dedicarse como profesión a cultivar la razón.
Y en el campo teórico duda de que las cosas sean como las percibimos. Porque no nos podemos fiar de lo que los senidos nos muestran. Sabemos que a veces nos engañan.
Añade otro motivo de duda para dudar de la existencia de las cosas: la imposibilidad de distinguir la vigilia del sueño. Del mismo modo que al dormí creemos lo que soñamos, también la vigilia podría ser una especie de sueño y que las cosas no existieran realmente.
Además añade otro motivo de duda para dudar de los razonamientos: Rechaza todos los razonamientos que se consolidar "demostraciones", porque a veces los razonamientos están mal y son "paralogismos". Y también el podiía equivocarse al razonar. Por ello dice que no está seguro de que no existía un ser engañador que no está seguro de que no existía un ser engañador que haga que siempre se equivoque.

Alma y cuerpo

Al dudar de todo, Descartes no puede dudar de que está dudando, es decir, que Descartes está seguro del pensamiento. Pero también ha dudado de que existían mas cosas, incluido su propio cuerpo.
Pues bien, aquello de lo que se puede dudar no puede ser lo mismo que aquello de lo que no se puede dudar. Por tanto:
Alma y cuerpo son diferentes. Y como Descartes encontró la certeza en el cogito, afirma que el alma no necesita cuerpo para existir,

Descartes concibe las almas y los cuerpos como sustancias.
Entiende por sustancia lo que no necesita de ninguna otra cosa para existir.
Ahora bien, cada sustancia es conocida para existir. Ahora bien, cada sustancia es conocida por sus atributos, y toda sustancia tiene un atributo fundamental que la defiende y que está supuesto en todo lo que podamos decir de ella. Toda sustancia es reductible a alguno de los dos atributos fundamentales: el alma al pensamiento y el cuerpo a la extensión. El pensamiento y la extensión no son reductibles entre sí.

Los atributos de las sustancias se concretan en "modos":
Los modos del pensaminto son: juzgar, razonar, querer, imaginar, sentir, etc. Se resumen en dos: los propios del entendimiento y los propios de la voluntad.
Los modos de la extensión son: la figura, el tamaño y el movimiento.

El cuerpo es reductible a las leyes matemático-mecánicas y de tal modo que para conocerlo hay que reducirlo a tales leyes. Con ello, Descartes considera la biología como una rama de la mecánica, algo que ha tenido gran repercusión histórica tanto en la fisiología como en otras ciencias.

El cuerpo humano es concebido como una maquina que el pensamiento utiliza, y que ha de ser estudiado como independiente de la mente. Por tanto, la libertad humana queda garantizada sólo por el alma.

También concibiendo el cuerpo como una máquina es como explica Descartes la existencia de los otros seres humanos. Descartes afirmó que el, que es pensamiento, se da cuenta de que mueve un mecanismo; como, además percibe otros mecanismos similares al suyo, puede deducir que serán movidos por almas similares a la suya.

Descartes afirmó que mediante la glándula pineal, que está en el cereblo se puede comunicar el cuerpo y el pensamiento.
Y además de este intento de unir alma y cuerpo, Descartes concibió los dos atributos fundamentales como dos sustancias últimas.

Entradas relacionadas: