Descargar gratis sonata de estío de Valle-Inclán

Enviado por Chuletator online y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 25,13 KB

 
1. NOVELA REALISTA Y NATURALISTA CONTINUADORA DEL SIGLO ANTERIOR. En los escritores de finales del Siglo XIX, no hay siempre una ruptura total con el Realismo y el Naturalismo y, de Hecho, se advierte cierta continuación con el Naturalismo radical de las últimas décadas del XIX. Así ocurre con uno de Los autores más leídos de la época, Vicente Blasco Ibáñez; son muy conocidas sus primeras novelas de ambiente Valenciano: Arroz y Tartana, 1894; La Barraca, 1998; escribirá luego un ciclo de novelas de marcada intención social. La Continuidad entre Naturalismo radical, actitudes políticas revolucionarias, bohemia y Modernismo es más clara en autores Como Alejandro Sawa, o en los autores de la llamada novela galante o erótica: Felipe Trigo, Eduardo Zamacois..., ya en La 2ª generación del siglo, continuarán estas tendencias autores como Concha Espina o Ricardo León. 2. RENOVACIÓN NOVELÍSTICA. En 1902, se publicaron en España cuatro obras significativas: La voluntad de Azorín, Camino de Perfección de Baroja, Amor y Pedagogía de Unamuno y Sonata de Otoño de Valle Inclán. Estos autores ofrecieron los más tempranos Testimonios de las inquietudes del hombre contemporáneo e iniciaron un camino innovador, que culminó en los años y Décadas posteriores. Cada uno de ellos, con su peculiar estilo, se alejó del Realismo y de su intento de representación Mimética de la realidad, en busca de una expresión profunda de la realidad interior. 2.1. INNOVACIONES NOVELESCAS. Es un momento de reacción frente a los cánones propios de la tradición realista, que aún sigue viva con autores de La talla de Galdós, y que predomina también en la literatura más comercial. Pero en las élites intelectuales se produce Una tendencia que baila entre el Modernismo más parnasianista y las preocupaciones humanas, sociales, religiosas y Existenciales carácterísticas de la llamada Generación del 98. Por otro lado, la novela novecentista aunará las innovaciones y hasta las vanguardias con la herencia realista y Naturalista, en una variedad novelística que en cierto modo recuerda al variado mercado de hoy en día. A la postre, estas Son las carácterísticas más sobresalientes del nuevo modo de entender la creación novelística: • Pérdida de relieve de la historia: La historia, lo que se cuenta, pierde relevancia a favor del discurso, cómo se Cuenta, y, sobre todo, en favor de la utilización de la novela como vehículo de transmisión de inquietudes Extraliterarias (existenciales, religiosas, políticas, filosóficas). • Centralización en la problemática del héroe: La novela se centra en el mundo interior del héroe, la acción se Sustituye por la percepción, y la realidad extrema se diluye a favor del retrato interior del personaje, que se Manifiesta como un yo "lírico". El protagonista remodela el mundo por medio de sus percepciones y lo interpreta Como una forma de imaginación. En definitiva, la novela presenta al protagonista en su lucha existencial. • Momentaneidad y fragmentarismo: La narración suele fragmentarse en estampas, según las percepciones del Protagonista. La fragmentación, la elipsis, la vaguedad, los saltos temporales en la historia, junto con la evocación y Las alusiones, contribuyen a la indeterminación de los hechos narrados. • Dramatización: Importancia del diálogo, por medio de la estructura dramatizada, el narrador se borra y permite que Los personajes hablen por sí mismos. Resulta palpable la influencia de las ideas del filósofo Schopenhauer, para el Cual, solo es posible superar el dolor y el sufrimiento mediante la renuncia a la voluntad de vivir y a todos los Sentimientos y pasiones del ser humano. 3. PRINCIPALES AUTORES 3. A. PÍO BAROJA. Con respecto a Pío Baroja diremos que nacíó en San Sebastián en 1872. Estudió Medicina en Madrid y se Doctoró con una tesis sobre el dolor. Durante un tiempo ejercíó de médico en su ciudad natal, pero en 1895, se le Presentó la oportunidad de regentar la panadería de su tía en Madrid y se marchó a la capital. Allí entró a formar parte de Los círculos literarios del momento y se dedicó a escribir artículos para los periódicos. Se presentó a las elecciones en 1909 y 1918 como miembro del partido Liberal Radical, pero salíó derrotado en ambas. En 1934 fue elegido miembro de La RAE. Durante la Guerra Civil fue arrestado por las tropas franquistas y, una vez liberado, tras una noche en el Calabozo, se marchó a París. Sin embargo, fue muy crítico con la República y fue bien acogido por los vencedores de la Guerra a su regreso a España. Murió en Madrid en 1956 y fue enterrado como ateo, para disgusto de la dictadura que lo Había acogido. 3. A.1. Personalidad Individualista y sincero, Baroja tenía el don de incomodar a casi todo el mundo. Desde niño se fue convirtiendo En un inadaptado, solitario e inseguro de sí mismo. Puede decirse que era "anti-casi-todo": antirreligioso, anticlerical, La narrativa del S. XX hasta 1939 2º Bach A y C 2 Anticristiano, antimilitarista, antiacadémico, antirretórico, antisemita, antimonárquico, antisocialista. Autodefinido como "parrajaco del individualismo", era, además de individualista, muy pesimista, y sentía desprecio por la mediocridad; Mostró una insobornable rebeldía contra todo lo que creía falso e inauténtico. Pero en el fondo de su alma, existía un Espíritu compasivo y tierno herido por sus frustraciones. Cuando se publican sus primeros libros, tiene veintiocho años y Ya es un marginado. Rechaza cualquier manifestación de integración social, incluyendo el matrimonio y una carrera Profesional segura. Ha llegado a ver la conducta humana ateniéndose a simples términos biológicos de la "supervivencia De los mejores", y a la sociedad como una lucha cruel por conseguir beneficios personales. Lo mismo que otros miembros de la Generación, la fe religiosa podía servir para dar sentido a la vida. Pero él No la poseía. El catolicismo le repelía a causa de la influencia negativa de la Iglesia en la vida política y social española. Sus estudios científicos le revelaron las limitaciones que tienen todo conocimiento científico y toda comprensión racional. Como todo el resto de la Generación del 98, se vuelve a la filosofía. Kant se convierte en una influencia decisiva en su Obra. En Schopenhauer, cuya filosofía influyó en todo el grupo, Baroja encuentra un pensamiento con el que congenia. De él aprende que el sufrimiento en la vida es proporcional a la conciencia intelectual, y que toda acción tiende a Intensificarlo. La solución de Schopenhauer, que consiste en conseguir la ataraxia (serenidad negativa basada en la Comprensión y la indiferencia), se convirtió en el ideal de Baroja. Nietzsche, por su parte, intentó devolver a la filosofía Ideales vitales positivos. Rechaza a Schopenhauer. Para él, la existencia se justifica por el goce de una vida intensa y Dinámica, sin restricciones morales. Baroja se deslumbró momentáneamente con estas ideas, de ahí su ensayo de 1905, El culto del yo, con su sorprendente eslogan "tenemos que inmoralizarnos", si bien este entusiasmo duró poco para dejar Paso a su pesimismo existencial. Su ideología política -como la religiosa- está marcada por el escepticismo. En su juventud tuvo contacto con el Anarquismo, pero, en realidad, de éste sólo le atrajo la rebeldía. También abominó del comunismo, del socialismo y de la Democracia, que le parecía "el absolutismo del número". En medio de ideas tan contradictorias, acaso la definición que Más le convenga sea la de liberal radical, lo que nos lleva de nuevo a su individualismo y a su nula confianza en un Mundo mejor. Nunca llegó a comprender que el progreso social sería más factible a través de la comunidad que del Individuo; al final acabó convencido de que "la tontería universal no tiene remedio". En consonancia con esto, sus Personajes preferidos son los inconformistas del más diverso signo: tanto el hombre de acción que se alza contra la Sociedad, aunque rara vez con éxito, como el abúlico, cuyo impulso vital ha quedado paralizado por su falta de fe en el Mundo. 3. A.2. Teoría de la novela y estilo literario Ante la estética modernista, Baroja toma partido por la noción del arte moderno como estética impresionista, de Lo cual extrae la necesidad de forzar al máximo la sencillez, la claridad, la espontaneidad, en el lenguaje empleado en su Creación novelística. Se distancia de la minuciosidad descriptiva del Realismo, al tiempo que reprueba las florituras y el Enrevesamiento del Modernismo más parnasianista. En ese deseo de naturalidad estriba el recurso abundante al diálogo Y el tono de conversación de sus novelas, así como la idea de que la novela carezca de un plan previo, ya que es como La vida misma: caótica, impredictible. Frente a la novela orgánica y cerrada del Realismo, Baroja propone una novela Abierta y cambiante, sin límites definidos, en la que cabe de todo. Al tiempo, para el escritor es fundamental que la novela sea amena, de ahí la tendencia a los capítulos breves, La acción ininterrupida, el cambio permanente de escenarios, la aparición rápida y constante de personajes secundarios Con sus historias dialogadas. Y el carácter fuertemente antirretórico, y a veces antiintelectual, de sus libros. Es muy importante la figura del personaje central, que a menudo es la única pieza en la que se apoya la Coherencia de todo el relato, que si no, tendría un fuerte carácter fragmentario. Al tiempo, Baroja huye del ideal del Narrador objetivo del Realismo: salpica sus novelas de apreciaciones de los abundantes personajes que desfilan por ella. 3. A.3. Obra literaria. La obra de Baroja es copiosísima, pues escribíó sesenta y seis novelas además de relatos cortos, cuentos, Obras de teatro, ensayos, sus memorias y hasta un libro de versos. En sus memorias, don Pío distingue dos etapas de su creación novelística, a la que hay que añadir una tercera, Correspondiente a los últimos años de la vida del autor. 3. A.3.A Primera etapa, de 1900 a la I Guerra Mundial. Escribe obras muy importantes, con protagonistas que con frecuencia son reflejos literarios de la experiencia Vital del novelista, y que se caracterizan por su inadaptación social y su enfrentamiento con el mundo y con su suerte. Ya Se observan las carácterísticas básicas del estilo barojiano. Obras del momento son: Camino de perfección (1902), El Mayorazgo de Labraz (1903), la trilogía La lucha por la vida (La busca (1904), Mala hierba (1904) y Aurora roja (1905)), César o nada (1910) (sobre la vida de César Borgia en la Italia renacentista), la triste novela filosófica y parcialmente La narrativa del S. XX hasta 1939 2º Bach A y C 3 Autobiográfica El árbol de la ciencia (1911). Son importantes también un par de obras de aventuras que avanzan lo que Será el Baroja de la segunda etapa: Zalacaín el aventurero (1907) y Las inquietudes de Shanti Andía (1911). 3. A.3.B. Segunda etapa, hasta la Guerra Civil española. Basándose en las técnicas literarias de la etapa anterior, Baroja es un fecundo creador de novelas, muchas de Ellas de aventuras. Destacan títulos como La sensualidad pervertida (1920), Los pilotos de altura (1929), La estrella del Capitán Chimista (1930) o El cura de Monleón (1936). Su proyecto más ambicioso del momento es la serie Memorias de un hombre de acción (veintidós novelas Publicadas entre 1913 y 1935), que, siguiendo el ejemplo de Galdós con sus Episodios nacionales o Valle-Inclán con La Guerra carlista, trazan una particular historia novelada del Siglo XIX español en la que el protagonista es Eugenio de Avinareta, un antepasado del escritor que fue conspirador liberal y espía en los reinados de Fernando VII e Isabel II. 3. A 3.C. Tercera etapa, durante el franquismo. La capacidad creativa de Baroja decae. Su obra más relevante son sus memorias. 4. Miguel DE Unamuno. Nacíó en Bilbao en 1864 en el seno de una familia acomodada, estudió en Madrid Filosofía y Letras. En 1884 Regresa a Bilbao y, tras fracasar en varias oposiciones, obtuvo en 1891 la cátedra de Griego en la Universidad de Salamanca, de la que fue rector muchos años. El dictador Primo de Rivera, en connivencia con el rey Alfonso XIII, lo Desterró a la isla de Fuerteventura, de donde más tarde marchó a Francia. Tas la caída del dictador, en 1930, regresó a España y cuando se proclamó la República se le restituyó el rectorado de Salamanca con carácter vitalicio. Fue elegido Miembro de la Asamblea Constituyente de la República por la conjunción republicano-socialista. Fue nombrado presidente del Consejo Nacional de Educación Pública. Sin embargo, desde el principio mostró Pública simpatía por el Golpe de Estado encabezado por Franco. Pero con la evolución represiva y fascistoide del llamado Bando nacional, que incluyó el fusilamiento, desaparición o prisión arbitraria de muchos de sus discípulos y amigos, tuvo Un altercado con el general fascista Millán-Astray. En su discurso del 12 de Octubre de 1936, Unamuno lanzó un agrio Discurso contra el cariz represivo y brutal que iba tomando la política de los franquistas y respondíó con el famoso “venceréis pero no convenceréis” a los gritos de “viva la muerte” y “muera la inteligencia” de los partidarios de la Sublevación militar contra el orden constitucional republicano. Salvó la vida gracias a la intervención de Carmen Polo, la Mujer de Franco, que lo escoltó hasta su casa. Fue destituido de todos sus cargos y pasó el breve resto de su vida en Arresto domiciliario en su casa de Salamanca, donde murió en 1936. Su personalidad fue fortísima y desgarrada. Vivíó en perpetua lucha consigo mismo, sin encontrar nunca la paz Y en lucha con los demás, con un carácter contradictorio, lo mismo que muchos de sus planeamientos políticos, sociales Y religiosos. Se esforzó por sacudir las conciencias. Tuvo siempre una relación agónica con el cristianismo. Perdíó la fe Tras varias crisis juveniles. Entre 1894 y 1897 militó en el PSOE, pero tras una crisis, abandonó la política activa y volvíó Los ojos a los problemas existenciales y espirituales y se recondujo a una mezcla de cercanía al tradicionalismo cristiano Desde planteamientos de orden liberal y hasta republicano o socialista. 4.1. La narrativa de Unamuno. La primera novela que publica es Paz en la guerra (1897). Es un texto deudor del Realismo y con trazas Autobiográficas. En 1902 publica Amor y pedagogía, una obra en la que ya aflora la tendencia del autor a vehicular sus Reflexiones filosóficas a través de la literatura. En ella aparece un personaje que representa al propio Unamuno, y fue Censurada por buena parte de la crítica con el argumento de que no era una verdadera novela. Esto llevará a Unamuno a Acuñar el término nivola para referirse a su siguiente novela importante, Niebla (1913), en la que el propio autor se Convierte en un personaje principal del relato, con el fin de plantear de forma aguda, gráfica, directa, el centro de sus Preocupaciones existenciales. El personaje de ficción se rebela contra el creador literario, que suplanta en el universo de Ficción al Dios que nos sueña en el mundo real. En esta obra aparece la angustia de Unamuno ante la muerte y la Concepción del sentido de la vida como agonía. De 1917 es Abel Sánchez, un texto narrativo en el que recrea el mito de Caín y Abel, llenándolo de Reminiscencias de las tradiciones mitológica y literaria del mundo occidental. La obra pretende ser un acicate para la Reflexión crítica sobre España a través del pecado de la envidia. En 1921 publica el texto que, titulado La tía Tula, había escrito en 1907 como vehículo para reflexionar sobre el Amor maternal, sus relaciones con el amor carnal y su inserción, a través del personaje de Gertrudis, la tía Tula, en la Hipócrita realidad social. Ya de 1930 es San Manuel bueno, mártir, una novela corta en la que Unamuno explica con asombrosa fluidez Su visión de la Religión como agonía, lucha por la fe. Unamuno es, en el fondo, agnóstico, incapaz de creer en Dios, pero La narrativa del S. XX hasta 1939 2º Bach A y C 4 Al tiempo necesita de la fe para que la vida tenga sentido y se pueda trascender la muerte. Cuenta la historia de un Párroco que no cree en Dios, pero que mantiene su ministerio porque se preocupa por la felicidad de sus feligreses. Unamuno rompe drásticamente con la tradición realista a través de un concepto libérrimo de novela. El uso del Término nivola corresponde precisamente al modo inteligente en el que el filósofo y literato deja a un lado las Convenciones del género novelesco. Entiende que la novela es una creación abierta, concebida para mover las mentes a La reflexión, en la que el receptor ha de tener un papel preponderante, ya que confía en que sus lectores van a vivir las Novelas convirtiéndose en parte del mundo ficticio que se crea, obligados a tomar partido, hacer hipótesis, a ser testigos De los hechos más cruciales que explican el meollo de la preocupación filosófica. Crea personajes llenos de contradicciones, angustias, lucha interior, confusión, misterio. Lo importante es su Interior, desprecia las descripciones superficiales, corporales, al estilo naturalista, y prepondera en todas las obras el Diálogo, que caracteriza por dentro a los personajes y vehicula las reflexiones. Si bien muchas de sus historias se localizan en la España provinciana del momento, hay una casi total ausencia De descripciones. El escenario de la acción son las interioridades de la conciencia de los personajes. Sólo merecen Descripción aquellos rasgos de la naturaleza o la escena que tengan un carácter simbólico. 4.2. El resto de la obra de Unamuno. Escribíó varios millares de poemas fuera de toda moda, con un afán de trascendencia que se correspondía con La noción de la poesía como la más alta expresión del espíritu. Refleja el centro de las preocupaciones filosóficas del Autor. A menudo recurre a un verso libre poco musical, áspero, austero. Escribíó también teatro, unos diez dramas en los que se hacen visibles sus hondas preocupaciones filosóficas, Religiosas, existenciales. Se siente a gusto en el género, y da lugar a densos diálogos y abundantes monólogos en los Que da rienda suelta a sus planteamientos. Es un teatro de marcado lirismo, experimental, alejado de los gustos del Público en general. Por último, la faceta creativa posiblemente más importante de este personaje corresponde al ensayo. Con títulos Como Vida de Don Quijote y Sancho (1905), Del sentimiento trágico de la vida (1913) o La agonía del cristianismo, el Autor desarrolla un pensamiento propio que se alimenta lo mismo del existencialismo en boga en Europa en el momento, Que del espíritu crítico, modernizador, que se asocia a la generación del 98. 5. OTROS AUTORES. 5.1. Azorín. Pseudónimo de José Augusto Trinidad Martínez Ruiz. Ensayista, novelista, autor de teatro y crítico español, Nacido en Monóvar, Alicante. Trabajó activamente en política durante los primeros años de su carrera. El tema dominante De sus escritos es la eternidad y la continuidad. La novela de Azorín es muy significativa por lo que tiene de completa Ruptura con el Realismo. Casi puede hablarse de disolución de la novela tradicional por la práctica ausencia de hilo Narrativo, la disgregación estructural, la tendencia al intelectualismo; en ellas hay un predominio absoluto de lo Descriptivo y de lo discursivo. Su prosa es sencilla, con predominio de periodos sintácticos breves. Se le conoce sobre todo por sus novelas autobiográficas: La Voluntad, (1902); Antonio Azorín, (1907); Las confesiones de un pequeño filósofo, (1904). 5.2. Valle-Inclán. Ramón María del Valle y Peña, que adoptó el nombre de Valle-Inclán, nacíó en 1866 en Villanueva de Arosa (Pontevedra), perteneciente a una familia de ricos hacendados. No demasiado buen estudiante, abandona la carrera de Derecho. Emigra a México donde vive dos años escasos. Su viaje no le compensa ningún resultado positivo y tiene que Volver a España en la más absoluta miseria. En 1899 sucede un incidente que va a marcar su vida: una disputa con el También escritor Manuel Bueno, ocasiónó que Valle-Inclán perdiera el brazo izquierdo. La producción narrativa de Valle se inicia dentro de la estética modernista; su obra más importante de esta Etapa es Sonatas (Sonata de otoño -1902-, Sonata de estío -1903-, Sonata de primavera -1904- y Sonata de invierno - 1905- ); narradas de forma autobiográfica, son las supuestas memorias del Marqués de Bradomín, “un don Juan feo, Católico y sentimental"; su prosa es rítmica, refinada y rica en efectos sensoriales, propia del Modernismo. Valle cultivó la novela histórica en su trilogía La guerra Carlista (Los Cruzados de la Causa, El Resplandor de la Hoguera y Gerifaltes de Antaño (1908-1909). En estas novelas, el heroísmo y la brutalidad de la guerra alternan en Agridulce contraste; sin abandonar del todo el Modernismo, aparece un lenguaje desgarrado y bronco. Sus novelas de última época, El Ruedo Ibérico y Tirano Banderas, entran ya de lleno en la etapa del esperpento. La primera es el título Genérico de una serie de novelas históricas que se desarrollarían desde las postrimerías del reinado isabelino hasta la España de la Restauración. Sólo llegó a escribir tres, la última inconclusa: La Corte de los Milagros (1927), Baza de La narrativa del S. XX hasta 1939 2º Bach A y C 5 Espadas (1928) y Viva mi Dueño (1932). Tirano Banderas (1926), relata la caída de un dictador hispanoamericano ficticio Y caricaturesco, y es un interesante precursor de lo que será la novela hispanoamericana contemporánea. 5.3. Los novelistas del Novecentismo. Los novelistas de la "Generación del 14" pueden repartirse en dos líneas: los que continúan modos narrativos de Etapas anteriores, por un lado. Diversos intentos de renovación, algunos de los cuales alcanzaron con las vanguardias, Por otro. Ente los autores que en grado mayor o menor suponen una renovación de la novela se hallan Gabriel Miró y Ramón Pérez de Ayala, unidos por la superación de patrones narrativos y estilísticos del Realismo. 5.3.1. Gabriel Miró (novela lírica). Escritor alicantino (1879-1930). Miró destaca, ante todo, por su temperamento voluptuoso, por su sensibilidad y Por su capacidad de captar sensaciones: luz y color, aromas, sonidos, sabores llenan sus páginas de una riqueza pocas Veces igualadas. Esto y su sentido lírico justifican la expresión "gran poeta en prosa". En sus novelas como en las de Otros novecentista, la acción deja de ser el elemento fundamental. Y pasa a ser un simple soporte para sus espléndidas Descripciones y sus deslumbrantes prodigios verbales. Su obra suele dividirse en dos etapas: Etapa decadentista (1901-1911) se inclina Miró en esta etapa por personajes y ambientes decadentista y Neorrománicos. Las cerezas del cementerio (1910) es la obra más importante de esta etapa. Etapa novecentista (1912-1928) en esta etapa adopta una actitud más crítica. La acción, mínima, sirve de Soporte para la descripción minuciosa de sensaciones y ambientes. A esta etapa pertenecen sus dos obras maestras: Nuestro padre San Daniel (1921) y El obispo leproso (1926) 5.3.2. Ramón Pérez de Ayala (novela intelectual). Los críticos suelen distinguir dos etapas en su actividad novelística. En la primera, correspondiente a su época Juvenil, aparece como un escritor realista con una visión pesimista que se trasluce a través de una sutil ironía. Entre 1907 y 1913, publica varias novelas protagonizadas por Alberto Díaz de Guzmán. Destacan los títulos: La Pata de la raposa (1912) y Troteras y danzadoras (1913). Con Belarmino y Apolonio, en 1921, se inicia su última etapa, donde abandona el Realismo a favor del Simbolismo caricaturesco. Los protagonistas, dos zapateros, ilustran diversas actitudes ante la vida. Tigre Juan (1926), Es considerada su mejor obra, y contiene una inteligente y demoledora crítica del machismo a través de un personaje Masculino que se ve obligado a evolucionar a partir de la infidelidad de su mujer. 5.4. LOS NOVELISTAS DE VANGUARDIA. En los años veinte surgíó una producción novelística vinculada a las vanguardias. Como en otros géneros, el Iniciador de la narrativa vanguardista fue Ramón Gómez de la Serna. 5.4.1. Ramón Gómez de la Serna (1888-1963). Las novelas de Gómez de la Serna, inspiradas por su biografía, reflejan el mundo de su época, cobran Relevancia los temas prohibidos, acompañados de la obsesión por la muerte; lo sexual presenta un contenido crudo, pero Se ocultan los detalles, dejándolos a la imaginación del lector. Rompe los moldes del género por su desinterés ante el argumento, sustituido por divagaciones y definiciones Entre otros elementos; su carácter crítico y sarcástico se refleja en las novelas. Destacan: El torero Caracho (1926), Visión grotesca del ambiente taurino; El caballero del hongo gris (1928) y algunas de sus novelas eróticas, como Senos y La viuda blanca y negra, ambas de 1918. 5.4.2. Benjamín Jarnés (1888-1849). Considerado cabeza de grupo de nuevos narradores que constituyen un complemento al de los poetas del 27. Las novelas de Jarnés, profundamente autobiográficas, suelen girar en tomo a un solo personaje y proclaman un ideario De libertad y de afirmación del goce de vivir. Entre sus mejores novelas se encuentra Locura y muerte de Nadie (1929

Entradas relacionadas: