Demócratas cimbrios

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 7,84 KB

 

terminó con la Paz de Zanjón (1878), por la que España, con 130.000 muertos, retendrá la isla por otros 20 años. Las insurrecciones,organizadas por los demócratas, inspirados en el krausismo.

Las insurrecciones eran acompañadas de sublevacionesrepublicanas (1868-69), fomentadas por el ideólogo Pi y Margall .

La inestabilidad política se intensificó aún más por la fragmentación de los partidos políticos liberales que vertebraban el proyecto de cambio y la interminable búsqueda de un candidato a rey, que no hicieron sino restarle más apoyos. el gobierno provisional convocó elecciones a Cortes constituyentes en Enero del 1869 y aprobó la Constitución en el mismo año.

Las Cortes constituyentes, las primeras celebradas con sufragio universal en nuestra historia, otorgaban la mayoría al centro político y escasa representación a la derecha e izquierda
. La derecha, dividida entre la ultraderecha o carlistas (antidemócrata, tradicionalista, fuerte en  el P. Vasco y Navarra pero minoritaria en el conjunto estatal, organizarían la 3ª guerra carlista) y la derecha moderada o “alfonsinos”,  liderados por Cánovas del Castillo, futuro presidente del Partido Conservador (defendían la restauración borbónica en el hijo de Isabel II, Alfonso, y la recuperación de la Constitución del 45), alcanzó escasa representación (20 escaños). El centro, mayoritario, dominado por los progresistas, (156 diputados progresistas, 80 unionistas y 20 demócratas “cimbrios”), defendían la monarquía parlamentaria, basada en la soberanía nacional, gobierno elegido por las Cortes y sufragio universal masculino. La izquierda, finalmente, dominada por el Partido Republicano Federal (2º en diputados con 85), cuyas bases eran muy radicales (los llamados “intransigentes”) y un verdadero obstáculo para los propios republicanos por su defensa de la insurrección armada y del federalismo popular articulado desde las juntas o municipios, era partidario, además del cambio de régimen, de la supresión de las “quintas”, de la esclavitud colonial y de la defensa de una legislación socio-laboral. Sus mayores apoyos procedían de las clases medias urbanas, en especial en Aragón, Cataluña, Valencia y Andalucía por su defensa del federalismo.

La nueva Constitución, progresista, la primera constitución democrática de toda nuestra historia al reconocer, además de la plena soberanía nacional, división de poderes y monarquía parlamentaria, los derechos democráticos naturales e inalienables (reuníón, expresión,  asociación, inviolabilidad del domicilio y correspondencia…), la libertad de culto junto a la confesionalidad católica,  las Cortes democráticas, basadas en el sufragio universal: bicamerales,  los diputados al Congreso eran elegidos directamente por los ciudadanos, mientras los senadores lo eran indirectamente a través de representantes previamente elegidos. Igualmente, elecciones democráticas en ayuntamientos y diputaciones, mientras el poder judicial incorporaba la figura del jurado popular como vía de participación del pueblo en la justicia.

Entradas relacionadas: