Delincuencia

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Derecho

Escrito el en español con un tamaño de 11,37 KB

 

TEMA 10: DELITOS CONTRA EL MERCADO Y LOS CONSUMIDORES

Se trata del espionaje industrial y la revelación de secretos empresariales (A 278 a 280 CP).
El bien jurídico protegido es el secreto empresarial.
La revelación de secretos empresariales es la conducta del A 197 CP, es la difusión directa o por un tercero (A 278).
El A 279 regula la vulneración del deber de confidencialidad. Se trata de un delito especial (ya que es necesaria una obligación legal o contractual), y se requiere el aprovechamiento propio o la difusión de un tercero.

 En estos delitos el bien jurídico protegido es la intimidad, pero una esfera diferente a las conocidas por la CE, es intimidad hacia las personas jurídicas, hacia la vida privada de las personas jurídicas. Se protege el secreto empresarial que forma parte de la intimidad (conocimiento de características intelectuales que sólo conoce un círculo restringido de personas). Con esta intimidad se protegen bienes jurídicos supraindividuales.

No toda la información o secretos son secretos empresariales, debe o puede afectar a la capacidad competitiva de la empresa (puede estar relacionado con aspectos técnicos, sector comercial, situación financiera, situación interna de la empresa,…). El sector comercial por ejemplo podría ser el lanzamiento de campañas para algún producto.

El A 278 regula el espionaje industrial.
El sujeto activo puede ser cualesquiera, y el sujeto pasivo es la empresa titular del secreto profesional.
 Respecto a la acción, el CP hace referencia al apoderamiento por cualquier medio (si el acto de apoderamiento ya es de por sí delito, entonces se producirá un concurso de delitos). También se hace referencia al A 197.1 que habla sobre la revelación de secretos de las personas físicas.

Tanto las conductas del A 278 como del A 197.1 son delictivas.
Si hay un apoderamiento de un soporte informático, etc. lo importante es que se tenga conocimiento del secreto (ya que sino es tentativa).

Otro tipo de conductas que no se encuentran entre estos dos artículos no son típicas (descubrir un secreto fortuitamente no es delito) y la divulgación por conductas no delictivas tampoco es delito.

El A 278.2 CP agrava la pena cuando hay difusión a terceros. Aunque no haya difusión también es típico el conocimiento.
El A 278.3 CP incluye una cláusula concursal que evita el concurso de normas (por ejemplo apoderarse de un ordenador, que seria un hurto, donde se encuentra el secreto profesional).

El deber de confidencialidad se halla regulado en el A 279 CP.
Se trata de un delito especial. Respecto a la acción, no se requieren artificios técnicos ya que el sujeto ya conoce el secreto (difundir, ceder o revelar).
El tipo subjetivo es doloso, se requiere querer revelarlo (aunque el artículo no exige que haya ánimo de lucro ni beneficio para terceros). Si se aprovecha el secreto empresarial en beneficio propio se atenúa la pena (279.2). Si no se tenía la obligación legal o contractual de guardar el secreto no se puede imputar este delito si se utiliza en beneficio propio.

Utilizar o usar los conocimientos que se tienen derivados de la actividad profesional sin tener la obligación legal o contractual de guardar el secreto, la jurisprudencia también lo ha considerado como la utilización en beneficio propio.

El A 280 regula los casos en que el sujeto activo no haya participado en las conductas del A 278 o 279 y difunda el secreto. Debe tener conocimiento de que el secreto o conocimiento procede de un ilícito, sino la conducta es atípica. El ánimo de lucro no está en el tipo subjetivo (es válido si se hace por fastidiar).

Delito de publicidad engañosa (A 282 CP)

El bien jurídico protegido es supraindividual.
Se trata de un delito especial, ya que el sujeto activo son el comerciante o fabricante (el publicista no aparece).
Se debe tener el poder de causar un perjuicio grave y manifiesto a los consumidores (salud). Es un delito de peligro (que pueda causar). El perjuicio económico está muy restringido.
El engaño tiene que recaer sobre elementos esenciales del producto.

Propiedad industrial (profesor Raúl Marín)

La propiedad industrial forma parte del mercado del ocio, la cual es muy amplia y hay poca especialización.
Hace referencia a bienes inmateriales (en anglosajón la “intelectually property” hace referencia tanto a la industrial como a la intelectual).
Son las patentes, las modificaciones en el invento, envoltorios, envases, estampados, señales sonoras, denominaciones de origen, alimentos,…

La legislación la regula en los A 273 y ss CP.
También destacan la ley de patentes 11/1986 y la ley de marcas 17/2001 que es la normativa marco. A nivel internacional, el organismo más importante es el wipo (
www.wipo.com).

La propiedad industrial nace desde el momento en que se registra la patente, que se exigirá que sea nuevo a nivel industrial (un comité de expertos evalúa la novedad del invento), tiene que tener una aplicación industrial o comercial.

La legislación premia la invención cediéndole el monopolio (derecho exclusivo) durante un período de explotación de 20 años. Otros lo podrán explotar bajo licencia.

Aunque se patente se exigirá que paguen las tasas de patente y además tiene la obligación de explotarlas.
La novedad industrial decidida por el comité de expertos, pedirán que no sea evidente para el mercado de la ciencia.
Las marcas exigen que tengan una diferenciación en el mercado y pueden ser denominativas (por nombre), mixtas (nombre más grafismo), gráfica, sonora.

En el Tratado de Niza se incluyeron 45 clases o categorías de productos y servicios. El tiempo de duración de las marcas es de 10 años renovables.
La similitud de una marca con otra puede ser un motivo de disconformidad y puede ser perseguido por las marcas anteriores.

Hay prohibiciones absolutas en cuanto a los registros (colores, las que atenten contra las buenas costumbres…).
Los modelos de utilidad tienen un plazo de 10 años.

Las siglas R o TM no son obligatorias, es solo un aviso. Cuando se agota una patente o modelo de utilidad pasa al dominio público.
A veces la marca pasa a ser tan conocida que se confunde el concepto con el objeto (natillas).

La propiedad industrial (ya sea marca o patente) es un delito semipúblico y cuando afecta a los intereses generales las organizaciones de consumidores pueden interponer la denuncia.

 Cualquiera puede cometer un delito contra la propiedad industrial y el sujeto pasivo siempre será el titular del bien jurídico afectado.
Es un delito de resultado, tiene que ser un delito doloso que cause perjuicio al titular, tiene que existir ánimo de lucro y no cabe la imprudencia.

El tipo agravado se encuentra regulado en el A 276 CP.
Las conductas típicas son las de fabricar, poseer, introducir, reproducir, imitar, modificar marca, etc.

Estos delitos prescriben a los 5 años, y siempre se abre una vía de procedimiento civil. Cuando llega la sentencia, el mínimo que se cobrará será un 1% de la facturación en el mercado.

Judicialmente hay un dilema sobre cual es la vía a la que se debe acudir para iniciar el procedimiento. Hay casi un total desconocimiento de la materia en los juzgados, aunque se suele solucionar extrajudicialmente.
Por la vía penal suele ser más rápido aunque no se saque tanto por indemnización, en cambio por vía civil el proceso es más lento pero las indemnizaciones son mayores.

La prueba a presentar debe estar intacta ya que son fundamentales, además de cubrir a rajatabla la LECr y las pruebas previas.

La propiedad intelectual

Abarca un amplio abanico de posibilidades (chistes, formatos televisivos, bases de datos, etc.) dejando de lado los soportes físicos, ya que lo valorable es el contenido.
La propiedad intelectual está regulada en los A 270 y ss, y en el A 286 CP.
Por vía civil, la regula la Ley de Propiedad Intelectual. Otras leyes importantes son la Ley de Competencia Desleal, la Ley de Publicidad o la LECr.

El A 286 habla del acceso no autorizado a un servicio de radiodifusión, violentando una serie de mecanismos. Está relacionado actualmente con la vulneración de software (hackers, etc.).

Forman parte de la propiedad intelectual el arte, la literatura y la ciencia.
El arte es la intención creativa del autor, se basa en la originalidad. Es la intención creativa y la plasmación de la misma. Por ello, las ideas no tienen propiedad intelectual.

Se protegen dos dimensiones:
· Moral: protege los derechos de autor. (A 14 y ss LPI)
· Económica: única dimensión que atañe al CP (A 17 y ss LPI y 270 y ss CP). El autor tiene derecho a la paternidad de la obra, a reconocer quien la creó.

La LPI distingue entre los derechos de autor, que son de quien la crea, y otros derechos, que son derechos conexos, derechos de sui géneris o derechos vecinos, que tienen relación con lo que ha hecho el autor pero son derivados de esa obra (por ejemplo Rocío Jurado tiene derechos de interpretación, no de autor).

El título de la obra también está protegido y normalmente también se intenta que quede cubierto como marca. Las obras pueden ser originales o derivadas, unipersonales o compuestas y estas últimas a su vez pueden ser colectivas o en colaboración.

Nace desde la creación (aunque no se registre) pero es muy recomendable registrar las obras. El registro de PI es muy económico y público, hay otras entidades de gestión que también registran y tienen validez legal.

Su duración es de 70 años posteriores a la muerte del autor. Si la creación es conjunta la duración será de 70 años a partir del último en fallecer. El derecho de interpretación tiene una duración de 50 años a partir de la primera interpretación de la obra. El derecho de producción rige desde que salió al mercado, desde la divulgación.

El sujeto activo es cualesquiera, y el sujeto pasivo es el titular del derecho.
Se trata de un tipo público, no requiere la denuncia del agraviado.

 Respecto al tipo negativo, no habrá tipicidad si hay contrato o licencia, La LPI prevé la copia privada, la cual está protegida.
Se trata de un delito de resultado, doloso, requiere un perjuicio a un tercero y ánimo de lucro. El tipo agravado se halla regulado en el A 271.
Las conductas típicas son las de distribuir, reproducir, plagiar. Se puede ir por vía civil o penal, y prescribe a los 4 años.
En software se permite la copia de seguridad, la copia privada no es delito siempre que se haga en el ámbito doméstico.

Entradas relacionadas: