El cuento hispanoamericano

Enviado por Chuletator online y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 6,26 KB

 

El cuento aparece en Hispanoamérica después de las guerras de independencia, durante la época ROMántica. En este momento, la narrativa tiene influencia de la estética europea ROMántica y realista, que tratan de identificarse con lo hispanoamericano; y el Modernismo, que halla en el cuento uno de sus principales cauces expresivos.

El punto de partida del cuento contemporáneo hispanoamericano es en 1920, con la influencia de las vanguardias europeas, de la tradición anglosajona de cuentos fantásticos, de la situación social y política del continente y de las tradiciones culturales. Supone un nexo entre las vanguardias de los años veinte y el boom narrativo de los sesenta.


Se pueden señalar diferentes tendencias según la temática que abordan:

  • El cuento realista, centrado en algún aspecto de la realidad exterior que cuenta de manera testimonial, como los relatos de Mario Benedetti.

  • El cuento fantástico, que introduce en lo cotidiano un elemento extraño, como hechos extraordinarios o mundos irreales, por lo que la realidad se presenta ambigua o caótica. Tiene influencia del Surrealismo y de la literatura fantástica anglosajona. Entre los autores de esta corriente destacan Jorge Luis Borges y Julio Cortázar.

  • El Realismo mágico, que se trata de cuentos en los que la realidad y la fantasía forman parte del mismo mundo. En esta corriente influyen el Surrealismo y la recuperación de tradiciones culturales, y destaca Gabriel García Márquez.

La evolución del cuento tiene varias fases:

Tras la coexistencia del Romanticismo, Realismo y Modernismo, adquiere protagonismo el criollismo (impulsado por el deseo de los autores de conocerse a través de su tierra), que ubica sus cuentos en las zonas rurales donde vivían los representantes más auténticos de la nacíón (campesino mexicano...). Destaca entre sus autores Rómulo Gallegos.

A partir de 1945 se desarrolla el cosmopolitismo, en el que los autores se preocupan por la estética, la psicología y la filosofía, y se interesan por el individuo en la vida urbana y en la fantasía. Los escritores viven en grandes centros metropolitanos y conocen los movimientos literarios, por lo que asimilan innovaciones técnicas logradas en la literatura europea y norteamericana por autores como Joyce o Proust. La figura fundamental del cosmopolitismo es Jorge Luis Borges, que se formó en Europa durante la época vanguardista.

A principios de los 60 se reemplaza el cosmopolitismo por el neorrealismo, que desarrolla una literatura más comprometida, dado que el ambiente revolucionario despertó la conciencia social. Sus personajes son los pobres, que viven en barrios inmundos. Dada la gran complejidad de los problemas, no se ofrecen soluciones. Los cuentos tienen un solo plano, el presente (influencia de Hemingway), y utilizan un estilo escueto.

En la década del "boom" (60-70), hay una producción constante de algunos autores, aunque el "boom" se da sobre todo en la novela. Al interés de los lectores hispanoamericanos por las literaturas nacionales, se suma el de los europeos y norteamericanos por la repercusión de la Revolución Cubana. Aunque varios autores, como García Márquez, publicaron cuentos durante esta década, sólo los de Cortázar superan sus novelas. Éste se impone como maestro indiscutible de la moda del Realismo mágico, influido por Borges.

En esta década se da una gran experimentación formal, como en la complejidad cronológica o ambigüedad de los cuentos.

Contra la moda del Realismo mágico, los jóvenes revolucionarios herederos del movimiento beatnik convierten el lenguaje en el protagonista de la obra, y expresan sin disimulo su ideología revolucionaria.

Tras el "boom", hay una gran variedad de propuestas estéticas, entre las que destaca el cultivo del microrrelato, donde podemos destacar a Augusto Monterroso.


Entradas relacionadas: