Cuento

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 12,64 KB

 

ANTONIO MACHADO

Nació en Sevilla y vivió luego en Madrid, donde estudió. En 1893 publicó sus primeros escritos en prosa, mientras que sus primeros poemas aparecieron en 1901. Viajó a París en 1899, ciudad que volvió a visitar en 1902, año en el que conoció a Rubén Darío, del que sería gran amigo durante toda su vida. En Madrid, por esas mismas fechas conoció a Unamuno, Valle-Inclán, Juan Ramón Jiménez y otros destacados escritores con los que mantuvo una estrecha amistad. Fue catedrático de Francés, y se casó con Leonor Izquierdo, que murió en 1912. En 1927 fue elegido miembro de la Real Academia Española. Durante los años veinte y treinta escribió teatro en compañía de su hermano, también poeta, Manuel, estrenando varias obras entre las que destacan La Lola se va a los puertos, de 1929, y La duquesa de Benamejí, de 1931. Cuando estalló la Guerra Civil española estaba en Madrid. Posteriormente se trasladó a Valencia, y Barcelona, y en enero de 1939 se exilió al pueblo francés de Colliure, donde murió en febrero.

COMENTARIOIDEA PRINCIPALEl mañana efímero es una critica a la sociedad española de la época. Machado, en este poema, nos habla sobre como ve él el futuro de España, refiriéndose a la literatura. Compara todo el tiempo la España de antes y la que se imagina que será la del futuro. La España que describe él es una España anticuada y que no avanza como lo hace el resto de países europeos. IDEAS SECUNDARIASAl principio se nos cuenta cómo es el presente de España: “La España de charanga y pandereta,cerrado y sacristía, devota de Frascuelo y de María,(…)” y se nos explica cómo será el poeta que la cambiará (“Será un joven lechuzo y tarambana, un sayón con hechuras de bolero, a la moda de Francia realista ”)Después se nos presenta cómo será el futuro, la España que nace y de la manera que lo hará: “Mas otra España nace, la España del cincel y de la maza, con esa eterna juventud que se hacedel pasado macizo de la raza”.Antonio Machado no ve un futuro muy bueno por España pero tiene la esperanza de que un poeta influido por los estilos europeos cambie la literatura española (“Será un sayón con hechuras de bolero, a la moda de la Francia realista”).Utiliza muchas exageraciones para dar a entender la manera en que vive la sociedad española, que es una sociedad muy anticuada, inferior a Europa (“ Esa España inferior que ora y bosteza, vieja y tahúr, zaragatera y triste”), también hay otros versos que critican la forma en que la iglesia influye a la sociedad (“ La España (…) de cerrado y sacristía, devota de Frascuelo y María”).La España que él se imagina que nacerá en el futuro es (“ Una España implacable y redentora”). Cuando se produzca el cambio España quitará toda su rabia y nacerá una España nueva (“ España que alborea [...] España de la rabia y de la idea”)MÉTRICA Y FIGURAS LITERARIASEl poema está formado por versos de 11 sílabas, todo y que hay algunos versos de menos. La rima es consonante y sigue el esquema: A-B-A-A-B-A.Machado se ayuda de los recursos estilísticos para hacer el poema. Hay numerosas metáforas (“florecerán las barbas apostólicas”), comparación (“Como la nausea de un borracho ahíto”), hipérbaton: (“hay un mañana estomagante escrito”)Desde el punto de vista literario, el texto es una silva que conjuga versos heptasíiabos y endecasítrabos con algunos de distinta medida, de rima consonántica. Señalamos le función representativa dellenguaje a traves del reflejo que Machado hace de la España de su época, como ya hemos mencionado, la funcion poetica a trabez de la abundancia de metaforas y comparaciones que utiliza para personificar la España de su tiempo: ''España que ora y bosteza, el vacuo ayer dara una mañana huero, la España del cincel y de la maza implacable y redentora joven lechuzo esa España inferior que ora y embiste, España que alborea'' o en la comparacion: ''como la nausea de un borracho haito'' y por ultimo mencionamos tambien la función apelativa, pues no cabe duda de que el autor apela a traves de la ultima parte del poema fundamentalmente a la sociedad de su tiempo y aquella junventud futura que llegara para cambiar la España que el poeta tanto ama.Por esa razon, encontramos, desde el puntode vista linguistico, una relativa ausencia de verbos y un gran numero de adjetivos y oraciones adjetivas que usa para matizar los detalles de su pintura. El uso de lexico muy culto o anticuado u otros con clara vocacion de combate consigue el efecto caotico de un pasado anquilosado y chabacano frente al futuro de una juventus implacable y creativa. La acumulacion de elementos simbolicos apoyan estas ideas sobre el pasado, presente y futuro de España.Posicionamiento:El  texto no es más que la reflexión e interpretación de la España de Machado, el autor crítica y se muestra pesimista ante tal hecho, el pesimismo que observa en las antiguas generaciones tradicionalistas y católicas que viven cerradas al mundo, presenta a una España sin ilusiones. Pero es en la parte final donde alaba y ensalza a esos jóvenes que van a crear una España moderna y de vanguardia capaz de estar a la altura del resto de potencias europeas. Esta situación descrita por Machado, aunque pueda parecer exagerado, se llega a vivir en aldeas recónditas del interior, donde las gentes viven “encerradas” en épocas anteriores, donde la iglesia, el maestro y los señoritos siguen teniendo papeles claves para la organización social de estos lugares. Machado refleja su preocupación por España, el amor a la naturaleza y los enigmas del hombre, pero sobretodo destacamos el paisaje y las gente de Castilla.En mi opinión creo que Machado realiza el poema describiendo una realidad, es decir, una naturaleza que no solo es la interpretación de lo que el mismo ve, sino de lo que también percibe su alma, ya que selecciona el paisaje desde su sensibilidad. El autor habla de todo lo que sugiere soledad, fugacidad, muerte, una captación de la belleza del paisaje de los pueblos pero también habla del reflejo de la miseria, la decadencia y la desertización de los pueblos.En conclusión, lo que creo que el poeta quería conseguir con este poema era poder cambiar el país, criticando la política del momento y proponiendo reformas en los distintos ámbitos de la sociedad de Alfonso XIII.



RUBÉN DARÍO: El poema pertenece al poeta nicaragüense Félix Rubén Darío Sarmiento (1867-1916), inspirador del movimiento poético de fines del XIX y principios del XX, denominado Modernismo. En su producción poética distinguimos tres etapas, representadas por tres libros que marcarán su trayectoria : Azul (1888), que marca un Modernismo preciosista y de mayor influencia francesa; Prosas profanas (1896), culminación del Modernismo más exuberante y rotundo, con el triunfo de la polimetría, la sensualidad y musicalidad; y por último, Cantos de vida y esperanza (1905), al que pertenece el poema que comentamos, evolucionando hacia una poesía más reflexiva y preocupada por los temas hispánicos y existenciales, con un lenguaje más sobrio y menos preciosista que antes.
TEMAReflexión angustiada sobre el dolor de vivir y el sentido de la vida humana, en contraste con la certeza de la muerte.
La desazón existencial propia de la crisis finisecular es un tema típico del Modernismo.
ESTRUCTURAa) ESTRUCTURA INTERNA: El poema se divide en cuatro apartados:
1º) vv. 1-4: Se muestra el dolor del hombre por ser consciente, frente a los demás seres de la creación.
Formalmente, los verbos están en un presente intemporal.
2º) vv. 5-9: Se expresa la angustia ante la incertidumbre de la vida, en contraste con la certeza de la muerte. Predominan los infinitivos, formas verbales que se proyectan a un futuro (incierto y angustioso).
3º) vv. 10-11: Aparecen los dos polos opuestos en la vida del hombre: la vida tentadora con sus placeres, y la muerte que nos espera como supremo dolor. De nuevo, los verbos en presente intemporal.
4º) vv. 12-13: Expresión de la angustia existencial ya tratada, pero ahora sintetizada en los dos versos finales, de forma exclamativa.
b) EXTERNA:Métricamente posee una estructura característica de la renovación modernista. Consta de tres estrofas: las dos primeras son serventesios de versos alejandrinos de rima consonante y alterna (ABAB – CDCD), y la última es otro serventesio pero con la particularidad de que el último verso, en vez de ser un alejandrino, se fragmenta en dos, un eneasílabo y un heptasílabo. El uso de alejandrinos y eneasílabos son innovaciones modernistas. Se puede considerar también un soneto truncado: el último terceto se reduce a dos versos.
ANÁLISIS ESTILÍSTICOEn el primer apartado se manifiesta una actitud ante la vida pesimista, ya que esta supone para el hombre dolor. Dicho término se repite en dos ocasiones en el verso 3, y se refuerza con el sustantivo pesadumbre. El dolor es consustancial con la existencia humana: el dolor se ser vivo.
El título del poema Lo fatal nos advierte ya del sentido doloroso del poema.
Se hace una gradación entre los seres de la creación:
la piedra (no siente) ----------------- el árbol ( apenas sensitivo) ---------------------- el hombre (sensitivo y consciente)
Así, todos los seres de la creación, excepto el hombre, son dichosos. El hecho de ser consciente de ser vivo (es decir, su capacidad de reflexión sobre el destino y el sentido de la vida) supone el mayor dolor.Los apartados segundo y tercero son una enumeración de los males que suponen el vivir y que provocan la angustia existencial, siendo el peor, la certeza de la muerte (v. 7 el espanto seguro de estar mañana muerto). Darío consigue mayor expresividad de sus sentimientos a través de recursos, basados sobre todo en la repetición:
● Polisíndeton: cada elemento de la enumeración se coordina con la conjunción copulativa y al siguiente, como si la angustia del poeta fuese en aumento.
● Antítesis: Por la vida / por la sombra (metáfora de la muerte). Este recurso se da a lo largo del poema, por lo que los ejemplos son varios: sensitivo / ya no siente (vv. 1-2), frescos racimos / fúnebres ramos (vv. 10-11)…
● Gradación ascendente de términos que significan miedo, angustia: temor, terror, espanto (vv. 6-7) y que abarcan los tres tiempos: presente (ser sin rumbo cierto), pasado (el temor de haber sido) y futuro (un futuro terror), lo que supone una angustia dolorosa.
El tercer apartado enlaza con lo anterior mediante un violento encabalgamiento que une el segundo serventesio con el tercero y que refleja la brusquedad del ánimo del poeta. En este serventesio se nos muestran los dos polos opuestos de la vida humana: el impulso erótico vital (la carne que tienta con sus frescos racimos) y la muerte ( la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos).
Para expresar esta oposición utiliza el paralelismo sintáctico, perfecto, y con el mismo ritmo acentual en los dos alejandrinos (acentos en 3ª, 6ª, 10ª y 13ª sílabas), y la antítesis (ya comentada).El último apartado es una síntesis de toda la angustia existencial que nos ha mostrado el poeta en todos los versos anteriores. Los versos 12 y 13 se resaltan por adoptar una forma métrica diferente y por ser exclamativos; asimismo se utiliza el paralelismo y la antítesis de nuevo para resumir la falta de sentido, de rumbo, de la existencia humana: ¡Y no saber adónde vamos / ni de dónde venimos!, detectada en el uso de las interrogativas indirectas parciales.

Entradas relacionadas: