Crítica al cristianismo, la muerte de Dios y el superhombre

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 6,51 KB

 
El objetivo fundamental del pensamiento de Nietzsche será tratar de afirmar su vida, sabiendo que su vida es la que es, es decir sin tener en cuenta ningún concepto metafísico. Su pensamiento se va a basar en su primera gran obra “el origen de la tragedia”. En ella, Nietzsche va a analizar la estructura de la tragedia griega, llegando a la siguiente conclusión: En la tragedia griega hay una lucha entre dos divinidades :-Apolo: es el Dios del orden, la razón, y la armónía. Su símbolo en la lira. -Dionisio: es el Dios de la vida, de la juerga. Su símbolo es el disfraz. -Cualquiera de estos dos caminos nos lleva a la tragedia. Nietzsche considera que para los griegos presocráticos, la estructura de la tragedia es la estructura de la realidad.
La aparición de Sócrates va a convertir las elecciones inconmensurables de la tragedia en opciones comparables. A partir de Sócrates se produce un proceso de Nihilismo pasivo, por el cual en virtud de una realidad real, que no es en la que habitamos, hace que consideremos nuestra realidad como algo meramente aparente. Este Nihilismo pasivo surge cuando Platón encuentra un patrón que le permite hacer comparables los caminos que antes no lo eran. Este patrón va a nihilizar la realidad porque elimina las diferencias ontológicas. El Nihilismo pasivo sufre una segunda transformación con la aparición del cristianismo.
Nietzsche plantea que el cristianismo impone una moral del débil o del esclavo, en la cual los caminos son comparables porque será bueno aquel que niegue a Dionisio.La carácterística fundamental de la moral del débil se basa en valores reactivos o de negación, es decir, valores que no buscan afirmar la vida, sino negarla. Estos valores se hacen sagrados porque Jesús de Nazaret es considerado un Dios, con lo cual la historia de Occidente se convierte en la historia de los esclavos haciendo que vivamos como si la recompensa estuviera fuera de este mundo, lo cual nos hace imposible disfrutar del momento y nos convierte en “alucinados del trasmundo”. Jesús de Nazaret niega su propia esencia colocándose entre los últimos de los hombres y ha entregado pacíficamente su vida como un cordero llevado al matadero. Esto es para Nietzsche la mayor de las aberraciones, ya que lo único que consigue es acabar definitivamente con cualquier fuerza activa sobre la vida. Sostiene que Dios ha muerto porque ha traicionado los valores del fuerte y que cualquier religión que pueda darse en el futro tiene que reconocer el papel dañino del Dios cristiano y reconocer los cánones de las divinidades griegas. Una vez realizado el diagnóstico de cómo la sociedad ha llegado a ese grado de decadencia, se va a plantear como debemos transformar esa sociedad para conseguir su objetivo, es decir, para afirmar su vida.Para Nietzsche, el hombre es un ser vivo el cual quiere perecer, es decir, desea morir. Es un ser que sigue las normas impuestas por la sociedad con la esperanza de encontrar una promesa al final (un oasis), lo cual explica con la metáfora del camello.  El camello vive en el desierto, que es el lugar de la indiferenciación. El camello va cargado con pesados fardos que busca transportar de un punto a otro. Estas cargas no son suyas, sino que alguien se las pone. La voz del camello es el rebuzno del asno (en alemán, el sí del asno). El camello debe sufrir una transformación para convertirse en león, que es el propio Nietzsche, el cual realiza una activación del Nihilismo. El león niega todo lo anterior a sí mismo para más adelante poder decir sí. Por lo tanto, la finalidad consiste en acabar con los camellos, destruyendo la estructura de la metafísica occidental. El león va a utilizar como estrategia la fuerza, y por lo tanto va a considerar que debemos recuperar la moral del fuerte. Nietzsche sostiene que el camello es “el hombre que quiere paredes”, y sin embargo el león es el último hombre. Nietzsche piensa que el último hombre debe ser superado por una tercera metáfora, que es el niño. El niño es el transhombre o superhombre, la cual es la mejor metáfora que refleja la propuesta de sentido que nos va a plantear Nietzsche. El niño es el héroe, ya que quiere decir sí a la vida y es capaz de crear sus propios valores. El niño nos plantea una propuesta estética, donde lo importante será que cada uno sea capaz de construir su propia realidad. Esto se consigue porque para Nietzsche no hay hechos solo hay interpretaciones, lo cual significa que no existe el noúmeno kantiano ni el sujeto trascendental. Nietzsche considera que el lenguaje no tiene ningún tipo de relación o parecido con la realidad. El lenguaje va a estar formado por palabras. Una palabra es una conversión metafórica de una presunta experiencia objetiva en una expresión completamente distinta. Según Nietzsche las palabras que designan casos particulares se convierten en conceptos, los cuales Nietzsche los define como equiparación arbitraria de casos no iguales. Los conceptos forman un lenguaje, es decir, Nietzsche nos va a proponer que la validez de los conceptos esté en la coherencia entre ellos formando una “telaraña”.El lenguaje se basa en las creencias del resto de conceptos. En cualquier caso, Nietzsche sostiene que nuestro sistema de creencia no es otra cosa que e una metáfora que a través de ser repetida, un pueblo la ha considerado fiable y ha olvidado que es una metáfora.Nietzsche nos va a plantear un camino que él denomina el camino del héroe, el cual consiste en que cada uno debe ser capaz de crear sus propias metáforas, que según Nietzsche deben estar encaminadas a afirmar. El héroe será aquel que elige su propio lenguaje, y lo va hacer contando con una serie de herramientas: -La voluntad de poder o de potencia: el héroe es aquel que tiene voluntad. Será aquel que tiene voluntad para afirmar en cada instante lo que es, y lo que potencialmente puede llegar a ser.-Transmutación de los valores: Nietzsche nos propone que se deben cambiar no solo los valores, sino también el lugar del que toman valor esos valores. Para Nietzsche los valores deben basarse en algo físico, que soy yo.En conclusión, Nietzsche afirma su vida siguiendo el camino del héroe, y negando la existencia de Dios, ya que el cristianismo no nos permite afirmar nuestra vida, y afirmado que no hay hechos solo interpretaciones, por lo que debemos de crear nuestra propia realidad, teniendo en cuenta que no existe un camino correcto.

Entradas relacionadas: