Crisis de subsistencia

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 6,66 KB

 

1.El breve período histórico situado entre el exilio de Isabel II (1868) y el comienzo de la Restauración borbónica (1874) fue uno de los más optimistas pero también frustrantes de todo el Siglo XIX. Durante aquellos seis años, los progresistas y demócratas y unionistas españoles, que habían provocado el fin de la dinastía Borbónica mediante la revolución “La Gloriosa”, precedida del pronunciamiento de Prim, Serrano y Topete y su victoria militar en Alcolea (Córdoba), intentaron establecer en nuestro país el primer régimen democrático (para la época, con tal término se referían al sufragio universal masculino), pero fracasan, debido a la profunda crisis económica europeadel periodo, intensificadapor la violenta conflictividad social y  la permanente , que anularon todos sus intentos por consolidar el nuevo régimen (monarquía de Amadeo de Saboyá, Iª República federal) y asegurarse el apoyo popular.

Se nombró un gobierno provisional, presidido por Serrano, 1868-1871,con el único cometido de promover las Cortes Constituyentes hasta promulgar la nueva Constitución. Sin embargo, parte de su entusiasmo inicial se fue apagando en la resolución de los gravísimos problemas heredados y nuevos. En principio, la crisiseconómica de los años 1866-68, paneuropea, afectó a todos los sectores y clases sociales al tratarse de una crisis financiera e industrial y, en España, además, agraria y hacendística. Originada en el sector financiero por el pánico de los accionistas a perder dinero en el negocio del ferrocarril (vacían los depósitos de los bancos al exigirles la conversión de las acciones en dinero), se traslada a los sectores industriales (por falta de capital bancario quiebran las compañías de los ferrocarriles, por falta de pedidos también las siderúrgicas y las minas), provocando el paro y la ruina de las familias inversoras. En España, la crisis financiera e industrial fue acompañada de otra crisis agraria, de otra crisis hacendística y de las  medidas librecambistas de casi siempre ( Laureano Figuerola, en lugar de diseñar la adecuada reforma fiscal,  rebajó el sueldo a los funcionarios, exigíó un crédito forzoso a todos los contribuyentes, la peseta como moneda única nacional desde 1868 para unificar el mercado,  rebajó los aranceles para favorecer el intercambio nacional y privatizó nuestras minas en favor del capital extranjero para reducir el déficit), que provocaron el paro,  hambre y el descontento generalizado del país.

En segundo lugar, la profunda inestabilidad política provocada por la conflictividad social y la incapacidad del sistema para integrar a los descontentos y opositores en un mismo proyecto democrático desestabilizó  al gobierno provisional mucho más que la crisis económica, especialmente la guerra de Cuba (1868-78),las huelgas organizadas en las industrias por el incipiente movimiento obrero, sobre todo por los anarquistas de la Federación Regional Española, integrada en la Asociación Internacional de Trabajadores, de gran apoyo entre el obrerismo mediterráneo y los jornaleros andaluces, las insurrecciones y sublevaciones populares.
La guerra de Cuba, básicamente consistente en el hostigamiento de las guerrillas representativas solo del Este independentista de la isla, liderada por el hacendado Carlos Manuel Céspedes,

Entradas relacionadas: