Crisis del Siglo XVIII

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 15,53 KB

 
Por Siglo de Oro se entiende la época clásica o de apogeo de la cultura española esencialmente el Renacimiento > del Siglo XVI y el Barroco /Barroco> del Siglo XVII. Ciñéndose a fechas concretas de acontecimientos clave, dicho período abarcaría desde la publicación de la Gramática castellana de Antonio de Nebrija /Antonio_de_Nebrija> (1492) hasta la muerte de Calderón /Pedro_Calder%C3%B3n_de_la_Barca> (1681). El punto más alto de este apogeo se encuentra en la obra de Miguel de Cervantes /Miguel_de_Cervantes> y Lope de Vega /Lope_de_Vega>

.
La elección de 1492 no es casual: en ese año termina el poder político musulmán en la Península con la conquista del Reino de Granada /Reino_de_Granada>, aunque una minoría morisca seguirá siendo tolerada en Castilla /Castilla>, Aragón /Arag%C3%B3n> y Andalucía /Andaluc%C3%ADa> hasta el reinado de Felipe III /Felipe_III>

; por otra parte se expulsa a los judíos que no se cristianizan y éstos fundan colonias hispanas por toda Europa, Asía y Norte de África, donde siguen cultivando su lengua y escribiendo literatura en castellano y produciendo figuras notables, como el economista y escritor José Pensó de la Vega /Jos%C3%A9_Penso_de_la_Vega>, Miguel de Barrios /Miguel_de_Barrios> o Manuel de Pina /Manuel_de_Pina>

; el afán guerrero fraguado a partir de siglos de Reconquista /Reconquista> medieval desborda el cauce peninsular y se proyecta sobre la América recién descubierta y Europa en lo que el prestigioso historiador francés Pierre Vilar /Pierre_Vilar> calificaría como "la gesta más extraordinaria de la historia de la Humanidad". Los Reyes Católicos /Reyes_Cat%C3%B3licos> articulan con su uníón dinástica un estado fuerte y cuyos éxitos son envidiados por historiadores de la época como Nícolás Maquiavelo /Nícol%C3%A1s_Maquiavelo>, pero controlado ideológicamente por una muy dura Inquisición /Inquisici%C3%B3n>

.
A finales del Siglo XVIII la expresión «Siglo de Oro», con la que Lope de Vega aludía al suyo y que suscitaba la admiración de Don Quijote en su famoso discurso sobre la Edad de Oro, ya se había popularizado y en el Siglo XIX la terminó de consagrar el hispanista /Hispanismo> norteamericano George Ticknor /George_Ticknor> en su Historia de la literatura española, aludiendo al famoso mito de la Teogonía de Hesíodo /Hes%C3%ADodo> en que hubo una serie de edades de hombres de distintos metales cada vez más degradados.
Fue un periodo de gran florecimiento político y económico en España, que alcanzó un gran renombre y prestigio internacional; durante esta época todo lo «nuevo» en Europa venía de España y era imitado con gusto y aplicación; se puso de moda saber la lengua española (véase Hispanismo /Hispanismo>

). Se desarrollan en especial la literatura /Literatura>, las artes plásticas /Artes_pl%C3%A1sticas>, la música /M%C3%Básica> y la Arquitectura. Los centros de mayor importancia cultural son las Universidades de Salamanca /Universidad_de_Salamanca>, Alcalá de Henares /Universidad_Complutense> y Sevilla /Universidad_de_Sevilla>, así como ciudades como Sevilla /Sevilla>, la más grande de la época, donde afluían todas las riquezas y novedades de América y los comerciantes y banqueros más importantes de Europa (también la delincuencia internacional, atraída por tal riqueza), y Toledo /Toledo>, Valencia /Valencia> y Zaragoza /Zaragoza>

. Los metales preciosos, las perlas /Perla> y las esmeraldas /Esmeralda> desarrollaron notablemente, aparte del arte de la orfebrería /Orfebrer%C3%ADa>, también las del lujo, aunque la mayor parte de esa riqueza marchó a Europa para pagar las costosas guerras que impónían las ambiciones imperiales de los Austrias. En el terreno de las humanismo /Humanismo> su cultivo fue más extenso que profundo y de matiz más divulgativo que erudito, a pesar de que la filología ofrecíó testimonios eminentes como la Biblia políglota complutense /Biblia_pol%C3%ADglota_complutense> o la Biblia de Benito Arias Montano /Benito_Arias_Montano>, mientras que en el científico hubo avances importantes en Lingüística /Ling%C3%BC%C3%ADstica> (Francisco Sánchez de las Brozas /Francisco_S%C3%A1nchez_de_las_Brozas> y su Minerva; las numerosas gramáticas de lenguas indias realizadas por los misioneros), Geografía /Geograf%C3%ADa>, Cartografía /Cartograf%C3%ADa>, Antropología /Antropolog%C3%ADa> y Ciencias naturales (Botánica /Bot%C3%A1nica>, Mineralogía /Mineralog%C3%ADa> etc.), como consecuencia del descubrimiento de América /Descubrimiento_de_Am%C3%A9rica>

. Hubo también figuras eminentes en Matemáticas /Matem%C3%A1ticas> (Sebastián Izquierdo /Sebasti%C3%A1n_Izquierdo>, Juan Caramuel /Juan_Caramuel>, Pedro Nunes /Pedro_Nunes>, Omerique /Omerique>, Pedro Ciruelo /Pedro_Ciruelo>, Juan de Rojas y Sarmiento /Juan_de_Rojas_y_Sarmiento>, Rodrigo Zamorano /Rodrigo_Zamorano>

), Física, Medicina, Farmacología (Andrés Laguna /Andr%C3%
España produjo en su edad clásica algunas carácterísticos que fueron muy influyentes en el desarrollo ulterior de la Literatura Universal

Entre las >, fue fundamental el desarrollo de una realista y popularizante tal como se había venido fraguando durante toda la Edad Media peninsular como contrapartida crítica al excesivo, caballeresco y nobilizante idealismo del Renacimiento /Renacimiento>
: se crean géneros tan naturalistas como el celestinesco (Tragicomedia de Calisto y Melibea de Fernando de Rojas , Segunda Celestina de Feliciano de Silva > (Lazarillo de Tormes anónimo, Guzmán de Alfarache, de A esta vulgarización literaria corresponde una subsecuente vulgarización de los saberes humanísticos /Humanismo> mediante los populares géneros de las misceláneas > o silvas de varia lección, leidísimas y traducidísimas en toda Europa, y cuyos autores más importantes son Pero etcétera.
A esta tendencia anticlásica corresponde también la fórmula de la comedia nueva creada por Lope de Vega > y divulgada a través de su Arte nuevo de hacer comedias en este tiempo (1609): una explosión inigualable de creatividad dramática acompañó a sus discípulos, que quebrantaron como él las unidades aristotélicas de acción, tiempo y lugar: todos los autores dramáticos de Europa acudieron luego al teatro clásico español del Siglo de Oro en busca de argumentos y como una rica almoneda y cantera de temas y estructuras modernas cuyo pulimento les ofrecerá obras de carácter clásico.
Muchos de estos temas provénían de la rica tradición medieval pluricultural, árabe y hebrea, del Romancero > y de la impronta italianizante de la cultura española, a causa de la presencia política del reino español en la península itálica durante largos siglos. Por otra parte, géneros dramáticos como el > introdujeron también la estética realista en los corrales de comedias, y aun la comedia de capa y espada tenía su representante popular en la figura del gracioso.
A esta corriente de Realismo popularizador sucedíó una reacción religiosa, nobiliaria y cortesana de signo Barroco > que también hizo notables aportaciones estéticas, correspondiendo a una época de crisis política, económica y social. Al lenguaje claro y popular del Siglo XVI, el castellano vivo, creador y en perpetua ebullición de Bernal sin afectación alguna escribo como hablo, y solamente tengo cuidado en escoger las palabras que mejor indican lo que quiero decir», escribía Juan de Valdés

Resulta, pues, que la literatura del Renacimiento /Renacimiento> de hace cinco siglos es más legible que la lengua del Barroco de hace cuatro.
La lengua literaria del Barroco se enrarece con las estéticas del Conceptismo /Conceptismo> y del Culteranismo /Culteranismo>, cuyo fin era elevar lo noble sobre lo vulgar, intelectualizando el arte de la palabra; la literatura se transforma en una especie de escolástica /Escol%C3%A1stica>, en un juego o un espectáculo y las producciones moralizantes y por extremo ingeniosas de un Francisco de Quevedo /Francisco_de_Quevedo> y un Baltasar Gracián /Baltasar_Graci%C3%A1n> distorsionan la lengua, aportándole más flexibilidad expresiva y una nueva cantera de vocablos (cultismos). El lúcido Calderón /Calder%C3%B3n> crea la fórmula del auto sacramental

A fines del Siglo XVI se desarrolla notablemente la para entrar en el Siglo XVII en decadencia tras una última corriente innovadora, el Quietismo _

Entradas relacionadas: