Crisis del Estado Liberal del reinado de Alfonso 13

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 7,53 KB

 

La época de la restauración


En 1875 se restauró en España la monarquía en la persona de Alfonso XlI de Borbón (1875-1885), hijo de Isabel II. La Restauración borbónica fue posible gracias a un doble proceso: 
I La actuación política de Antonio Cánovas del Castillo, el jefe del fu- turo Partido Conservador, que logró la abdicación de Isabel Il en su hijo, y el apoyo de la burguésía y del ejército al nuevo rey, ansiosos tranquilidad política.
I Un pronunciamiento militar del general Martínez Campos, el 29 de Diciembre de 1874, en Sagunto. En él proclamaba rey a Alfonso XI.

El funcionamiento del sistema político


El sistema político de la Restauración se basó en dos pilares: 
 - La Constitución de 1876 Era una constitución moderada, pero lo bastante flexible como para que cualquier partido pudiese gobernar sin necesidad de cambiarla.
 -El turnismo de los partidos políticos  consistía en la alternancia en el poder del Partido Conservador, heredero de los moderados, liderado por Cánovas del Castillo y apoyado por las clases altas; y del Partido Liberal, heredero de los progresistas, dirigido por Práxedes Mateo Sagasta y sostenido por la burguésía y las clases medias urbanas

El reinado de Alfonso XIII


Alfonso XIll accedíó al trono en 1902 en un ambiente político caracterizado por la crisis del sistema canovista, la influencia regeneracionista y la desaparición de Cánovas (1897) y de Sagasta (1903). En su reinado, se suelen distinguir dos etapas, separadas por la crisis de 1917:
El mantenimiento del turno de partidos (1902-1917) Hasta 1917 se mantuvo la alternancia bipartidista entre el Partido Conservador, dirigido por Antonio Maura, y el Partido Liberal, a cuyo frente se situó José Canalejas. Ambos emprendieron una racionista, que intentó sin éxito acabar con el caciquismo e implantar ciertas mejoras sociales.
La crisis del sistema canovista (1917-1923) En 1917 se produjo una grave crisis que tuvo una triple dimensión: 

La República y la Constitución de 1931


Tras la proclamación de la Segunda República, se formo un Gobierno provisional integrado por republicanos, socialistas y nacionalistas que convoco elecciones a Cortes Constituyentes en Junio de 1931. 

La Constitución de 1931


Establecía una amplia declaračión de derechos (expresión, reuníón asociación), la soberanía popular, la división de poderes, el sufragio universal masculino y femenino, la autonomía regional reflejada en un estatuto de autonomía, y la separación Iglesia-Estado. Además, definía a España como una «República de trabajadores»

La Guerra Civil (1936-1939)


¿como fue la sublevación en España?¿y en el exterior?


1. En España, la sublevación fue apoyada por los militares conservadores; los propietarios agrarios; la alta burguesía; y los monárquicos, los carlistas y muchos católicos. 
2. En el exterior, se quiso impedir que la ayuda extranjera a cada con- tendiente derivase en una Guerra Mundial. Con este fin, se formó un Comité de No Intervención. 


¿que zonas hubo en La evolución republicana y nacional?


Zona republicana


Donde Se produjo una revolución social que colectivizó las tierras y las industrias y causó multitud de desórdenes; se suscitó un fuerte anticlericalismo; y se aprobó el estatuto de autonomía vasco. El Gobierno, dirigido por el Partido Socialista, recayó hasta 1937 en Largo Caballero con el apoyo de todos los partidos de izquierda.

La zona nacional


Estaba controlada por los rebeldes, que anularon las reformas republicanas. El general Francisco Franco, que había sido nombrado «Generalísimo» de los ejércitos, concentró el poder civil y militar, unificó todas las fuerzas que lo apoyaban en un solo partido, Falange Española Tradicionalista y de las JONS, y concentró todos los esfuerzos en ganar la guerra, lo que favorecíó su victoria militar

Las repercusiones de la contienda


La guerra ocasiónó unos 380000 muertos y unos 350000 exiliados políticos. Destruyó campos, industrias, transportes, edificios e infraes- tructuras. Supuso el triunfo social de los grupos más conservadores y de la Iglesia, que apoyó a los sublevados.

La evolución demográfica

¿que le pasó a la población española?


Pasó de 16,4 millones a 26 millones entre 1875 y 1939. 

¿Di las causas que ocurrieron por este crecimiento?


Inicio un suave descenso de la natalidad una importante disminución de la mortalidad gracias a las mejores alimentarias y médicas.

¿como se intensificaron las migraciones interiores y exteriores?


 
I El éxodo rural afectó, sobre todo, a las zonas del interior peninsular, y provocó el elevado crecimiento de la periferia y de algunas ciudades, como Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza y Bilbao. 
I Las migraciones al exterior se dirigieron, especialmente, hacia América Latina. Fueron una forma de huir de la pobreza agraria del prolongado servicio militar.
El comercio exterior mantuvo el súperávit hasta la pérdida de las últimas colonias, en 1898, en que pasó a ser deficitario, excepto du rante la Primera Guerra Mundial, en la que España permanecíó neu tral y abastecíó de productos a los contendientes

Conflictos en la clase alta


Mantuvo su hegemonía social y su alto nivel de vida. Estaba integrada por los grandes propietarios agrarios y la alta burguesía comer- cial, industrial y de negocios. A ellos se sumaron algunos burgueses, enriquecidos con los negocios realizados durante la Primera Guerra Mundial abastecer a los países beligerantes.

Conflictos en la clase media


Se incrementó a lo largo del periodo, aunque representaba todavía un escaso porcentaje de la población total. Incluía a los agricultores medios, profesionales liberales y funcionarios.

Conflictos en la clase baja


Vivíó en la penuria económica. Estaba constituida por un creciente número de obreros industriales, que realizaron frecuentes huelgas y protagonizaron muchos tumultos callejeros; por pequeños propietarios agrarios, y por jornaleros.

Las humanidades de la Edad de plata


Hubo grandes figuras en esta etapa. En literatura, pertenecieron a la generación del 98, caso de Unamuno, Maeztu, Baroja. Valle-Inclán y Azorín, al Modernismo, como Juan Ramón Jiménez y Jacinto Benavente: y a la generación del 27, representada por Federico García Lorca, Rafael Alberti y Vicente Aleixandre. En filosofía, destacaron notables personalidades, como Ortega y Gas- set y María Zambrano. En historia, sobresalieron Claudio Sánchez Albornoz y Américo Castro

Entradas relacionadas: