Crisis de la dictadura

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 134,9 KB

 

3.- los intentos de modernización. Regeneracionismo y revisionismo

El  desastre colonial del 98 intensificó las críticas hacia el sistema de la Restauración.  Mientras que la opinión pública aceptó la derrota con resignación, los partidos no oficiales y los intelectuales criticaron la inoperancia  del gobierno, la corrupción electoral y el atraso del país. Entre los sectores críticos destacaron los regeneracionistas que propónían un amplio programa de reformas  que sacara  al país  del atraso. Pedían  acabar con el caciquismo, mejorar la administración, extender la educación para acabar con el analfabetismo, impulsar las obras públicas, etc. El principal representante fue Joaquín Costa que en su obra Oligarquía y caciquismo había criticado la corrupción electoral y el atraso económico y social del país. Costa se mostraba partidario de un gobierno presidido por “un cirujano de hierro” que impulsara las reformas necesarias. (“Despensa y escuela”).Las críticas regeneracionistas cuajaron en buena parte de la opinión pública e incluso en algunos políticos del sistema, como Silvela, Maura o Canalejas que desde el poder promovieron una serie de reformas para modernizar el país. En general estos intentos renovadores no tuvieron mucho éxito y chocaron con los intereses de los grupos tradicionales.Los proyectos reformistas más destacados fueron los protagonizados por Antonio Maura y José Canalejas.   En 1907 el rey volvíó a nombrar jefe de gobierno a Antonio Maura, líder del Partido Conservador. Su proyecto político defendía la necesidad renovación desde el gobierno para impedir una revolución popular (”Revolución desde arriba”). Partidario de un  Estado fuerte capaz de gobernar de forma eficaz, Maura emprendíó un ambicioso programa de reformas  con el apoyo de la Lliga de Cambó. Decretó una serie de medidas para impulsar el desarrollo económico: Ley de Protección de la Industria Nacional, plan de reconstrucción naval, apoyo a la agricultura  etc.  En el terreno social  reguló el trabajo de mujeres y niños, el descanso dominical, la huelga y  creó el Instituto Nacional de Previsión dedicado a los seguros obreros. En el terreno político la nueva  Ley Electoral  hacía más difícil el fraude en las elecciones. Pero la reforma más ambiciosa fue la de la Administración local que daba más autonomía a los ayuntamientos y diputaciones e intentaba una tímida descentralización reconociendo las regiones (mancomunidades). Las resistencias de la oligarquía y los sucesos de la Semana Trágica  impidieron que la ley se aprobara. Además, el talante autoritario de Maura le acarreó la antipatía de los republicanos y  los socialistas. Finalmente, los sucesos de la Semana Trágica  provocaron su destitución.  Tras un breve paréntesis con Moret, Alfonso XIII encargó a José Canalejas formar gobierno. Líder del sector más izquierdista del Partido Liberal, Canalejas intentó desde el poder un programa regenerador. En su breve gobierno (1910-1912) se enfrentó a las cuestiones que Maura había dejado pendientes: los problemas sociales, el tema religioso, la crisis marroquí y la presión nacionalista. Primero consiguió recuperar la disciplina dentro de su partido y se ganó el respeto tanto del Rey como de la oposición. Entre  las medidas que decretó destacan:Recortó la financiación a la Iglesia y aplazó el establecimiento de nuevas órdenes religiosas en España durante dos años (la llamada Ley del candado).Para ganarse el apoyo de los regionalistas catalanes elaboró la Ley de Mancomunidades que autorizaba a las diputaciones provinciales a unirse para gestionar algunos servicios. La ley  posibilitó más adelante la creación de la Mancomunidad Catalana. Negoció con Francia un nuevo acuerdo sobre Marruecos  que permitía a España conservar la zona norte y del suroeste.Aprobó leyes de protección social: jornada de 9 horas, eliminación del trabajo nocturno para las mujeres, regulación del contrato de aprendizaje, seguros obreros y compensaciones por accidentes.Modificó el impuesto sobre el consumo, creando uno sobre las rentas.La  reforma de  las quintas establecíó un servicio militar obligatorio en tiempos de guerra y más reducido en tiempos de paz y  suprimíó la redención en metálico.  Pero  su asesinato, el 12 de Noviembre de 1912, interrumpíó su labor reformista y también el último intento de renovar el país desde una óptica regeneracionista.

4.- LA QUIEBRA DEL SISTEMA. CONFLICTIVIDAD SOCIAL Y CRISIS: 1909, 1917 Y 1921

Como hemos señalado anteriormente, el reinado de Alfonso XIII fue  excepto los buenos años de la Primera Guerra Mundial, una etapa de grandes tensiones  debido a: la inestabilidad política, la fuerte conflictividad social, las exigencias de los nacionalismos periféricos, la creciente oposición de los partidos no oficiales y de las organizaciones obreras, a lo que se sumó el descontento de los militares y los desastres coloniales. Todos estos problemas desencadenaron una serie de crisis que a medio plazo llevaron a la dictadura del General Primo de Rivera. Las  más importantes fueron: 

4.1.- La crisis del Cu-cut y la ley de Jurisdicciones

Entre 1903 a 1905 se sucedieron distintos gobiernos conservadores (Villaverde, Silvela y Maura)  de efectividad limitada por las sucesivas crisis, que se agravaron, con el gobierno de los liberales (Moret), al estallar en 1905 el conflicto del Cu-Cut  y la ley de Jurisdicciones. El Cu-Cut era una  revista humorística que publicó un chiste presuntamente ofensivo contra el ejército. El gobierno central apoyó a los militares de la guarnición de Barcelona que asaltaron y destruyeron la redacción de la revista y del diario la Veu de Catalunya. Además el ejecutivo sometíó a jurisdicción militar todos los delitos de ofensas contra el ejército y los símbolos  de la patria. Las fuerzas políticas catalanas reaccionaron y se presentaron a las elecciones de 1907con una candidatura común - Solidaridad Catalana- con bastante apoyo.

4.2 - La crisis de 1909: La Semana Trágica de Barcelona

Los sucesos de la Semana Trágica de Barcelona tuvieron su origen en la situación de tensión y agitación que vivía la ciudad ya en años anteriores. Al éxito del nacionalismo había que sumar el crecimiento de la movilización obrera  y de los republicanos. En Cataluña, la ideología  anarquista fue la predominante entre los obreros, siendo menor implantación el socialismo. En 1907 se creó Solidaridad obrera, alternativa a  Solidaridad Catalana, que intentó agrupar a todas las fuerzas de izquierda. Además, el Partido Republicano Radical, dirigido por Alejandro Lerroux, contó también con grandes apoyos entre las clases medias y los trabajadores, especialmente entre los inmigrantes que llegaban a Cataluña. Lerroux, magnífico orador, no exento de ciertas dosis de demagogia, divulgó un mensaje anticlerical, aparentemente revolucionario y españolista. Por otro lado, el antimilitarismo también se había incrementado desde la aprobación de la ley de Jurisdicciones.A esta situación explosiva se uníó la crisis marroquí. Desde los últimos años del Siglo XIX la presencia española en el N. De África había  aumentado. Además, La Conferencia  de Algeciras, celebrada en 1906, concedíó a España la administración del Rif. En los años siguientes, diversas compañías españolas comenzaron a instalarse en la regíón  para explotar las riquezas mineras y para proteger sus intereses se enviaron tropas. En 1909 los trabajadores españoles fueron atacados por los rifeños y el gobierno de Maura envió un ejército de apoyo que incluía a soldados  reservistas. Las protestas y movilizaciones no fueron atendidas y la tensión fue en aumento sobre todo en Barcelona. Solidaridad  Obrera  convocó una huelga general para el 26 de Julio, a la que se sumaron anarquistas, lerrouxistas y  la U.G.T. Las malas noticias que venían de Marruecos (desastre del Barranco del Lobo), empeoraron aún más la situación. La huelga derivó en una revuelta popular que se extendíó por las ciudades industriales vecinas: Sabadell, Tarrasa y el gobierno decretó el estado de guerra. La falta de dirección y de coordinación entre las fuerzas políticas convocantes descontrolaron la situación. Durante tres días hubo luchas callejeras entre huelguistas, policía y ejército. El balance final fue de 116 muertos, más de 300 heridos y numerosos edificios destruidos, sobre todo conventos. La represión posterior  fue muy dura: detenciones, consejos de guerra y penas de muerte aunque solo se ejecutaron cinco,  entre ellas estaba el pedagogo anarquista  Ferrer i Guardia. Maura fue sustituido por Moret hasta que en 1910 gobernó Canalejas. En 1914  estalló la 1ª Guerra Mundial y el gobierno presidido por E. Dato se declaró neutral. Fueron años  estabilidad política y expansión económica por la venta de productos a los países beligerantes.

4.3 - La crisis de 1917

    A comienzos de 1917 el descontento era general. El hambre provocada por el alza de precios, la falta de algunos productos básicos y el escándalo por las grandes fortunas construidas por la especulación  habían enrarecido el ambiente sobre todo en las zonas campesinas y obreras. Las huelgas eran cada vez más frecuentes y los partidos no oficiales criticaban la inoperancia de los gobiernos y denunciaban la corrupción. Los intelectuales lamentaban en sus artículos y libros la situación de España y criticaban el sistema caciquil de la España oficial, alejada de la España real. Por otro lado, el contexto internacional influyó. En una Europa en guerra se produjeron importantes revueltas  entre ellas la caída del zarismo en Rusia.  La situación culminó en tres grandes movimientos revolucionarios que estallaron  en Junio de 1917 protagonizados por los militares, los parlamentarios y las organizaciones obreras.1.- La protesta militar.  En el ejército había desde años cierto malestar debido a la escasez del presupuesto, a su precariedad técnica y  a la falta de expectativas de ascenso. Además, los salarios apenas permitían un nivel de vida digno y la situación empeoró con el alza de precios. Los oficiales formaron Juntas de Defensa para defender sus intereses económicos y profesionales, especialmente la regulación de los ascensos. El gobierno intentó controlar el movimiento de las Juntas y ordenó disolver la junta de Barcelona. El arresto de sus dirigentes provocó un movimiento de solidaridad en todo el Ejército.  En el Manifiesto de las Juntas se criticaba la situación de los cuarteles, la política de ascensos y se daba un ultimátum  al ejecutivo para que se atendieran sus reivindicaciones. Este incapaz de restablecer la disciplina dimitíó y  Alfonso XIII  encargó gobierno a Dato que finalmente aceptó las exigencias de los militares y reconocíó las Juntas. 2.-Asamblea de  Parlamentarios.  El movimiento de las Juntas animó a los parlamentarios y políticos regionalistas y de izquierda (republicanos, demócratas y socialistas) para exigir la reapertura de las Cortes y reformar la Constitución. Ante la negativa de Dato, los parlamentarios catalanistas promovieron la convocatoria de una  Asamblea Nacional de Parlamentarios para reformar la vida política. La tensión fue en aumento, mientras los diputados catalanes buscaban apoyos el gobierno censuró la prensa para impedir la difusión de la noticia. Pero el día 19 Julio unos 70 diputados  y senadores se reunieron en Barcelona, en medio de un gran respaldo popular. De la Asamblea salíó un acuerdo para exigir un cambio de gobierno, la convocatoria de Cortes Constituyentes y un amplio programa de reformas. El ejecutivo, presidido por Dato, se limitó a disolver la reuníón y a detener a algunos participantes. Finalmente la habilidad  de Dato al  incluir a dos miembros de la Lliga en el gobierno apaciguó la situación.              El movimiento de los parlamentarios fracasó por la división entre las fuerzas políticas, porque las Juntas de Defensa no colaboraron y por el temor a un estallido revolucionario. 3.- La  protesta obrera y la huelga general. Pero el principal factor de la crisis del 17 fue la protesta obrera. La tensión social había ido creciendo; basta señalar que  en 1916 se produjeron en el país más de 237 huelgas. La intransigencia de los gabinetes de Dato y García Prieto exacerbó aún más la agitación en las calles y en las zonas agrarias.  En Marzo de 1917 los sindicatos UGT y CNT  y los partidos de izquierda acordaron organizar una huelga general indefinida para forzar al gobierno a un cambio de rumbo y exigir mejoras salariales y laborales.  El preámbulo lo marcó un conflicto de los ferroviarios  valencianos que se convirtió en una huelga ferroviaria en todo el país y que el 10 de Agosto acabó convirtiéndose en  huelga general. El paro tuvo un seguimiento importante en las zonas mineras  e industriales. Madrid, Bilbao, Oviedo y Gijón quedaron paralizadas. La respuesta del gobierno fue durísima, sacó las tropas a la calle y los enfrentamientos se sucedieron. Día a día aumentaban  los muertos, heridos y detenidos. El día 20 los sindicatos comenzaron a desconvocar la huelga, y poco a poco se restablecíó la normalidad. En Asturias la huelga se prolongó hasta mediados de Septiembre. El balance fue trágico: 80 muertos según datos oficiales -más de 100, según otras fuentes- y más de 2000 detenidos. Los miembros del Comité de huelga - Largo Caballero, Besteriro, Saborit y Anguiniano- fueron detenidos y condenados a pena de muerte, pero se les conmutó por cadena perpetua ante las protestas generalizadas. Pocos meses después el gobierno decretó una  amnistía y los puso en libertad al ser elegidos diputados. Pese al fracaso,  la huelga demostró la capacidad de movilización que tenían los sindicatos. Por otro lado, tanto los parlamentarios como  las Juntas militares cerraron filas con el gobierno  y apoyaron la represión. Dato fue sustituido por un gobierno de coalición en el que participaron los catalanistas de la Lliga (Cambó) y algunos militares (de la Cierva.).

4.4-. La descomposición del sistema.   (1918-1923). El desastre del Annual

  El período que va de 1918-1923 supuso el último acto en el descrédito del sistema de la Restauración. En estos años la crisis se hizo más profunda y culminó en el Golpe de Estado de Septiembre de 1923, que suspendíó  el régimen parlamentario.Desde 1918 se sucedieron diferentes gobiernos. El primero fue de concentración  y contó con los principales líderes (Maura, Romanones, Cambó, Dato...). Pero las reformas que se propusieron - descentralización, reforma del Senado y de la Constitución, etc - dividieron a los ministros y provocaron una nueva crisis. A partir 1919 se formaron gobiernos de tendencia conservadora (Maura, Dato) para hacer frente a  la creciente tensión social. Efectivamente, el triunfo de la revolución en Rusia animó a los obreros. Además el alza de precios y el aumento del paro multiplicó la afiliación a los sindicatos que se radicalizaron. La C.N.T. Se decantó por la “acción directa”, la huelga y el rechazo de la vía política. El P.S.O.E. También se inclínó por  posiciones revolucionarias, aunque no pudo evitar que su ala más radical fundara el Partido Comunista de España (P.C.E.), en 1921. De esta manera, las huelgas y  los conflictos  fueron constantes en estos años (trienio bolchevique 1918-1921) y obstaculizaron el normal funcionamiento de los sucesivos gabinetes. Una de  las huelgas más destacadas fue la de la Canadiense,  compañía que abastecía de luz a buena parte de Barcelona. La negativa a admitir a los obreros despedidos y la intransigencia de las autoridades (Martínez Anido) provocó la respuesta solidaria y pacífica de los obreros, dirigidos por la C.N.T. Que paralizó la ciudad. Para calmar la situación el gobierno decretó la jornada laboral de ocho horas. También en el campo los jornaleros andaluces y extremeños se movilizaron reclamando tierras. La conflictividad social endurecíó la posición del gobierno (Maura) y de los empresarios que cerraron  las fábricas (louck-out), despidiendo a 100.000 trabajadores; además decidieron combatir a los anarquistas financiando a pistoleros para que eliminaran a los principales líderes cenetistas (Salvador Seguí).  A su vez los anarquistas más radicales respondieron a estos atentados - asesinato de Dato – con lo que el país entró en una espiral de violencia sin precedentes. Entre 1919 y 1921 hubo más de 300 atentados, con un balance de 150 muertos, la mayoría obreros.  Desde  1921, las autoridades aumentaron la represión contra  los sindicalistas y  aplicaron la Ley de Fugas  que permitía disparar a los detenidos en caso de intento de fuga.  A la gravísima situación social y política se añadió entre 1921 y 1923 la guerra de Marruecos. Desde las primeras décadas del s. XX la presencia española en el N. África  fue contestada por las tribus rifeñas organizadas en cabilas y cuyo líder era Abd-el Krim. Estas, aprovechando el terreno abrupto, hostigaban al ejército español, mal equipado y compuesto por soldados de remplazo y algunos indígenas. En 1920 se creó La Legión, un cuerpo de élite en el que destacaron algunos militares africanistas como Millan Astray, Sanjurjo y Franco. En el verano de 1921 una acción mal planificada, dirigida por Fernández Silvestre, provocó el desastre del Annual, que causó 12.000 muertos. En los meses siguientes se generalizaron las protestas contra el ejército y el gobierno. La oposición exigíó una investigación de lo sucedido y responsabilidades. El informe Picasso implicaba al gobierno. En este ambiente se preparó el Golpe de Estado.

5.- LA DICTADURA DE Primo de Rivera Y LA CAÍDA DE LA MONARQUÍA (1923-1931)

Los graves problemas por los que pasaba el país, especialmente tras la crisis de 1917, favorecieron el Golpe de Estado del general Primo de Rivera, en 1923. Por otra parte, el establecimiento de la Dictadura hay que relacionarlo con la aparición de movimientos totalitarios en la Europa de entreguerras. Durante este periodo España conocíó una fase  de cierta prosperidad que coincidíó con el auge económico internacional de los años veinte. Sin embargo, la Dictadura fue una fase provisional y no consiguió solucionar los viejos problemas que tenía la nacíón y en su caída, arrastró también a la monarquía de Alfonso XIII. Las circunstancias que llevaron a la Dictadura fueron de diverso índole:- Las consecuencias del desastre del Annual, el descontento de los militares por la humillación y falta de medios y por el expediente Picasso. - El auge del nacionalismo en Cataluña y P. Vasco provocaba el recelo de los grupos más derechistas que veían amenazada “la unidad de la Patria”. - La división de los partidos dinásticos y el ascenso de socialistas y   republicanos inquietaba a la oligarquía y a los militares conservadores. Un gobierno autoritario era bien visto por estos sectores para poner freno a la inestabilidad social  y al auge del movimiento obrero. Las clases medias desengañadas del régimen de la Restauración y de la inestabilidad social también vieron con buenos ojos un cirujano de hierro del que hablaba Costa.- El consentimiento del propio Rey. - El contexto internacional: el trauma generado por la Primera Guerra Mundial, la dura crisis económica de posguerra, y, sobre todo, el establecimiento del  comunismo en Rusia, alentó a los partidarios de gobiernos autoritarios. El golpe de Primo de Rivera coincidíó en el tiempo con el ascenso de Mussolini y con el fracasado intento golpista de Hitler. Ante esta situación no es de extrañar los constantes rumores y las especulaciones publicadas en la prensa escrita  sobre la posibilidad de que se produjera un Golpe de Estado. En Junio, un grupo de generales, entre ellos varios africanistas, prepararon el pronunciamiento y llegaron al acuerdo de que fuera M. Primo de Rivera, Capitán General de Cataluña, quien lo dirigiera. Admirador de Mussolini y populista, Primo de Rivera se sublevó el 13 de Septiembre, declaró el estado de guerra y suspendíó la Constitución de 1876. Alfonso XIII  le encargó  formar gobierno. En un manifiesto dirigido a la nacíón, Primo de Rivera justificó el golpe militar criticando “la vieja política”, la conflictividad social y la crítica situación económica y prometía una  regeneración de país.  Se suelen diferenciar dos grandes etapas en la evolución de la Dictadura:

- 1ª DIRECTORIO MILITAR (1923-25)

Durante este periodo Primo de Rivera se propuso solucionar los problemas que habían hecho fracasar el sistema de la Restauración: garantizar el orden público, frenar las exigencias del nacionalismo, erradicar el caciquismo y hacer frente a la situación en Marruecos. Para ello, organizó un gobierno centralizado basado en los principios de autoridad, orden y eficacia, siguiendo la línea regeneracionista de principios de siglo. Admirador de Mussolini, la dictadura de Primo de Rivera presentó algunos rasgos comunes con el fascismo de moda en Europa: el régimen de partido único, el Estado corporativo y el amplio apoyo social de los militares y las élites. Las primeras medidas adoptadas se orientaron a organizar una dictadura férrea en la que los militares controlaron todos los cargos importantes. Primo de Rivera fue nombrado ministro único  asistido por un Directorio Militar, compuesto exclusivamente por los jefes del Ejército. Declaró el estado de guerra en todo el país, sustituyó a todos los gobernadores civiles por militares, que asumieron todo el poder en las provincias y cambió a los altos cargos de la Administración por militares o por funcionarios de segunda fila adictos al régimen. Además, suspendíó las garantías constitucionales referentes a la detención, asociación, reuníón y expresión. Otro decreto disolvíó el Congreso y la parte electiva del Senado. Por último, establecíó una rígida censura de prensa que prohibía cualquier alusión crítica a la Dictadura. A pesar de las duras medidas, el régimen contó con un gran respaldo popular.Eliminada la actuación de los partidos y suspendidas las Cortes, era necesario crear una organización que apoyara al nuevo régimen y que le proporcionara  los cargos que necesitara. La Uníón Patriótica se convirtió en el partido gubernamental y en el instrumento  para encauzar su política económica y social. Se nutríó de los círculos católicos y de los sectores más conservadores, convirtiéndose en un partido de masas con cerca de 2 mill.  de afiliados.El Estado corporativo se basaba en el tutelaje constante del Estado para garantizar la paz y la justicia social, intentando armonizar capital y trabajo. Se formaron comités paritarios de patronos y obreros, presididos por un representante del  gobierno,  para discutir los problemas laborales. La organización corporativa aunque  fue ampliamente criticada por unos contó con el apoyo de la UGT y contribuyó a la paz social. Favorecido por un periodo de auge económico, las condiciones de los trabajadores mejoraron. Se creó más  empleo, se reconocieron  derechos laborales, etc. La reforma de la  administración local se concretó con el Estatuto Municipal de Calvo Sotelo. Pretendía acabar con el caciquismo y dotar a los municipios de más autonomía económica. Se realizaron numerosas obras públicas: escuelas, hospitales, mejora del riego y alcantarilladoOtras medidas se encaminaron a reforzar a las fuerzas de orden público y a garantizar el “espíritu cívico”. El Somatén  fue  un cuerpo armado auxiliar y contrarrevolucionario afín al régimen, inspirado en el modelo de la Italia fascista. El control del movimiento obrero, especialmente de los anarquistas, fue una prioridad para el dictador. Se prohibieron las asociaciones y cualquier tipo de manifestación. También controló el nacionalismo catalán. Pero, sin duda,  el gran éxito del Directorio militar fue terminar con la guerra de Marruecos. Las incursiones de Abd-el-Krim por territorios controlados por los franceses originó una acción conjunta de las tropas de ambos países que desembarcaron en la bahía de Alhucemas (1925) y  acabaron con la resistencia de los marroquíes. La victoria en Marruecos colocó a Primo de Rivera en la cima de la popularidad, le reconcilió con los militares africanistas y le renovó el apoyo de la oligarquía, que podía volver a invertir con tranquilidad en Marruecos. 

2.- DIRECTORIO CIVIL (1925-1930)

Tras el éxito de Marruecos, Primo de Rivera sustituyó el Directorio Militar por otro civil. Se apoyó en los sectores católicos y conservadores, prescindiendo de las élites políticas que habían colaborado en la Restauración Tampoco restablecíó los partidos, ni la constitución. El principal esfuerzo se dirigíó a crear un régimen apoyado en la Uníón Patriótica y en una Asamblea Nacional Consultiva cuyos miembros no eran elegidos por sufragio sino designados entre las grandes instituciones del país. La Asamblea  debería preparar una nueva constitución que consolidara el Estado corporativo y el régimen de partido único. Pero el proyecto constitucional realizado no satisfizo a nadie y resultó un rotundo fracaso. Más éxito tuvieron las medidas económicas y sociales favorecidas por la buena coyuntura internacional. Se llevó a cabo una política económica de corte proteccionista y con intervención del Estado. Se crearon monopolios como CAMPSA o Telefónica, se renovaron las carreteras, el ferrocarril y se impulsaron las obras hidráulicas y el regadío.En la política social, El Código de Trabajo de 1926 reguló los contratos, los accidentes laborales, etc. Otras medidas se destinaron a apoyar a los emigrantes, a las familias numerosas, a proteger la maternidad y  a  mejorar la enseñanza.  A partir  1927 las críticas al régimen aumentaron. Los líderes de los partidos dinásticos exigieron a Alfonso XIII el restablecimiento de la Constitución y la convocatoria de elecciones. Ante la negativa del rey algunos se pasaron a las filas republicanas. También el descontento crecíó dentro del Ejército por la política de ascensos, incluso provocaron algún conflicto, como la sanjuanada. Igualmente crecíó la oposición entre los universitarios y los intelectuales, algunos como Marañón, Ortega y Gasset o Unamuno lo hicieron de manera combativa. En cuanto a la izquierda obrera pasó del desconcierto inicial a las movilizaciones, especialmente a partir de 1929, cuando se empezaron a notar los efectos de la crisis económica. La CNT, que había sido perseguida por el régimen, se dividíó entre un sector posibilista (Pestaña) y otro más radical que acabó fundando la FAI. También el PSOE rechazó la dictadura y se inclínó hacia la República.  El movimiento republicano permanecíó inactivo hasta 1926, año en el que se fundó Alianza Republicana.  El descontento de los sectores nacionalistas fue mayor en Cataluña por las limitaciones al uso del catalán y la liquidación de la Mancomunidad. La burguésía catalana retiró su apoyo a la Dictadura y la izquierda catalanista se agrupó  en torno a Francesc Maciá, En otoño de 1929 se produjo la crisis de Wall Street que acabó de precipitar el desplome de la Dictadura. A las protestas en las universidades se sumó una oleada de huelgas provocadas por el hundimiento de la peseta, la crisis financiera y la inflación. Primo de Rivera, enfermo, presionado por el Ejército y la oligarquía- ya sin el apoyo del Rey-, dimitíó el 27 -I- 1930. Alfonso XIII encargó la formación de un nuevo gobierno al general Berenguer, que apoyado por parte de los partidos oficiales, restablecíó las libertades constitucionales y llevó a cabo una política económica restrictiva limitando los gastos para hacer frente a la crisis. Pero la oposición aumentaba, especialmente hubo un gran auge de los republicanos. Por todo el país surgían agrupaciones republicanas de derecha o izquierda. Algunos políticos del régimen – Alcalá Zamora, Miguel Maura- se declararon “monárquicos sin rey” y otros pasaron a las filas republicanas. Al republicanismo se sumaron también los grupos nacionalistas catalanes y gallegos que veían en la República la posibilidad de conseguir estatutos de autonomía. También el movimiento obrero pasó a defenderla. Intelectuales y estudiantes se alinearon igualmente contra la monarquía. Por último, el republicanismo comenzó a cuajar incluso en algunos sectores del Ejército (aviación y artillería). En Agosto de 1930 se reunieron los representantes de los principales partidos republicanos, socialistas moderados y regionalistas que firmaron el Pacto de San Sebastián, un frente unido contra la monarquía. Se organizó un Comité revolucionario encabezado por Niceto Alcalá Zamora encargado de contactar con los militares republicanos (Queipo de Llano) y con los líderes del movimiento obrero para organizar el levantamiento y formar un gobierno provisional. Desde entonces los acontecimientos se precipitaron. El día 12 de Diciembre, los capitanes Fermín Galán y García Hernández se pronunciaron en Jaca por la República. Al no conseguir apoyos fueron juzgados y ejecutados. Las movilizaciones en favor de la República continuaron. Otro segundo intento de proclamar la República se produjo en Cuatro Vientos, el 15 de Diciembre y estuvo protagonizado por Queipo de Llano y Ramón Franco. Ante esta situación, Berenguer que no tenía apoyos y decidíó presentar la dimisión el 14 de Febrero del 1931.El Rey encargó gobierno al almirante Aznar que convocó elecciones municipales para el 12 de Abril. Las elecciones se desarrollaron con normalidad y se veían como un sondeo para las legislativas posteriores y como un plebiscito a la monarquía. Los resultados dieron la mayoría a los monárquicos pero los republicanos habían ganado de forma contundente en casi todas las  ciudades  importantes. Como reconocíó el propio Aznar:“ El país se había acostado monárquico y se había levantado republicano  El 14 de Abril el rey dejó el país y se proclamó la 2ª República. En resumen, aunque la Dictadura tuvo sus aspectos positivos: consiguió solucionar el problema de Marruecos, garantizó el orden, impulsó una legislación social y el desarrollo económico del país, fracasó por sus propias contradicciones, los efectos de la Gran Depresión y por la actuación de una  oposición cada vez más radicalizada e inclinada hacia posiciones republicanas. Sus críticos le acusan de ser el germen del franquismo, de dividir a los militares y de desgastar a Alfonso XIII..- La situación económica y social de la España de principios del s. XX- A pesar de los avances del siglo anterior, la España de 1900 era aún un país de campesinos y de base agraria. No obstante se produjeron avances:- La agricultura continuó renovándose. Las mejoras técnicas, la utilización de abonos químicos y la expansión del regadío hicieron aumentar la producción que se orientó al mercado. Especialización: cereales en la Meseta, olivar andaluz, y frutales en Levante. Pervivían problemas como el de la propiedad. Minifundio –latifundio y numerosos jornaleros. - Modernización en la industria sobre todo en la textil, minería, siderúrgica y otras, como la electricidad, la alimentación, naval, cementera  y la química, crecieron en estos años. La energía eléctrica experimentó un gran impulso por las obras hidráulicas y  se generalizó su uso como fuente de energía en la industria y en el consumo doméstico. Nacionalización de algunas empresas como en el ferrocarril y la minería. Pero continuaban los desequilibrios regionales, la dependencia de capital y tecnología extranjera, la debilidad del mercado interior y la poca competitividad exterior. Evolución: expansión del 1914 -1917 por la neutralidad en la G. Mundial y en los años 20. Crisis a partir de 1929 por los efectos de la Gran Depresión. - Reducción del déficit público por el control del gasto y por  la expansión  de los años de la1ª G. Mundial y de los años 20. Estabilización de la peseta. Expansión bancaria. Situación social. - Crecimiento demográfico lento pero continuo. Se pasó de 18 mll a más  23 en 1930, debido a la fuerte reducción de la mortalidad. Aún así hubo algunas epidemias como la de gripe de 1918, cólera, viruela o tuberculosis. Fuerte emigración interior a las ciudades y focos industriales de la periferia. Gran expansión urbana. Emigración a América Latina.- Estructura social carácterística de una sociedad de clases con fuertes desigualdades sociales.Oligarquía industrial y financiera, grandes terratenientes del interior que apoyaban a los partidos oficiales, clases medias que votaban a los partidos de la oposición,  pequeños campesinos y jornaleros. La novedad fue la gran expansión del proletariado urbano que debido a las duras condiciones de vida y laborales adquiríó conciencia de clase y pasó a engrosar las filas de las organizaciones y partidos obreros. Se consiguieron algunas mejoras como la reducción de la jornada laboral, la regulación del trabajo infantil y de las mujeres, seguros y protección en el trabajo… Fuerte crecimiento de los sindicatos como la recién creada Confederación General del Trabajo (1910-CNT), de orientación anarquista y la UGT. Estos protagonizaron a lo largo del periodo numerosas huelgas y protestas y formaron parte activa en los sucesos de la Semana Trágica, la crisis del 1917 y durante los años del llamado  trienio bolchevique.Durante la Dictadura los anarquistas fueron duramente reprimidos y la UGT mantuvo una política ambigua. El PSOE se consolidó como un partido importante llegando a tener siete diputados en las Cortes de 1923, aunque sufríó la escisión de los sectores más radicales (juventudes socialistas) que acabaron aceptando los consejos de la Internacional Comunista (III AIT) y fundaron El PCE (1921).


3.- los intentos d modrnización. Regeneracionismo y revisionismo


el  dsastre colonial dl 98 intensificó las críticas hacia el sistema d la restauración.  mientras que la opinión pública aceptó la drrota con resignación, los partidos no oficiales y los intelectuales criticaron la inoperancia  dl gobierno, la corrupción electoral y el atraso dl país. Entre los sectores críticos dstacaron los regeneracionistas que propónían un amplio programa d reformas  que sacara  al país  dl atraso. Pedían  acabar con el caciquismo, mejorar la administración, extendr la educación para acabar con el analfabetismo, impulsar las obras públicas, etc. El principal representante fue joaquín costa que en su obra oligarquía y caciquismo había criticado la corrupción electoral y el atraso económico y social dl país. Costa se mostraba partidario d un gobierno presidido por “un cirujano d hierro” que impulsara las reformas necesarias. (“dspensa y escuela”).las críticas regeneracionistas cuajaron en buena parte d la opinión pública e incluso en algunos políticos dl sistema, como silvela, maura o canalejas que dsd el podr promovieron una serie d reformas para modrnizar el país. En general estos intentos renovadores no tuvieron mucho éxito y chocaron con los intereses d los grupos tradicionales.Los proyectos reformistas más dstacados fueron los protagonizados por Antonio maura y josé canalejas.   en 1907 el rey volvíó a nombrar jefe d gobierno a Antonio maura, lídr dl partido conservador. Su proyecto político dfendía la necesidad renovación dsd el gobierno para impedir una revolución popular (”revolución dsd arriba”). Partidario d un  estado fuerte capaz d gobernar d forma eficaz, maura emprendíó un ambicioso programa d reformas  con el apoyo d la lliga d cambó. Dcretó una serie d medidas para impulsar el dsarrollo económico: ley d protección d la industria nacional, plan d reconstrucción naval, apoyo a la agricultura  etc.  en el terreno social  reguló el trabajo d mujeres y niños, el dscanso dominical, la huelga y  creó el instituto nacional d previsión ddicado a los seguros obreros. En el terreno político la nueva  ley electoral  hacía más difícil el fraud en las elecciones. Pero la reforma más ambiciosa fue la d la administración local que daba más autonomía a los ayuntamientos y diputaciones e intentaba una tímida dscentralización reconociendo las regiones (mancomunidads). Las resistencias d la oligarquía y los sucesos d la semana trágica  impidieron que la ley se aprobara. Admás, el talante autoritario d maura le acarreó la antipatía d los republicanos y  los socialistas. Finalmente, los sucesos d la semana trágica  provocaron su dstitución.  tras un breve paréntesis con moret, Alfonso XIII encargó a josé canalejas formar gobierno. Lídr dl sector más izquierdista dl partido liberal, canalejas intentó dsd el podr un programa regenerador. En su breve gobierno (1910-1912) se enfrentó a las cuestiones que maura había djado pendientes: los problemas sociales, el tema religioso, la crisis marroquí y la presión nacionalista. Primero consiguió recuperar la disciplina dntro d su partido y se ganó el respeto tanto dl rey como d la oposición. Entre  las medidas que dcretó dstacan:recortó la financiación a la iglesia y aplazó el establecimiento d nuevas órdnes religiosas en españa durante dos años (la llamada ley dl candado).Para ganarse el apoyo d los regionalistas catalanes elaboró la ley d mancomunidads que autorizaba a las diputaciones provinciales a unirse para gestionar algunos servicios. La ley  posibilitó más adlante la creación d la mancomunidad catalana. Negoció con Francia un nuevo acuerdo sobre Marruecos  que permitía a españa conservar la zona norte y dl suroeste.Aprobó leyes d protección social: jornada d 9 horas, eliminación dl trabajo nocturno para las mujeres, regulación dl contrato d aprendizaje, seguros obreros y compensaciones por accidntes.Modificó el impuesto sobre el consumo, creando uno sobre las rentas.La  reforma d  las quintas establecíó un servicio militar obligatorio en tiempos d guerra y más reducido en tiempos d paz y  suprimíó la rednción en metálico.  pero  su asesinato, el 12 d Noviembre d 1912, interrumpíó su labor reformista y también el último intento d renovar el país dsd una óptica regeneracionista.

4.- la quiebra dl sistema. Conflictividad social y crisis: 1909, 1917 y 1921

como hemos señalado anteriormente, el reinado d Alfonso XIII fue  excepto los buenos años d la primera Guerra Mundial, una etapa d grands tensiones  dbido a: la inestabilidad política, la fuerte conflictividad social, las exigencias d los nacionalismos periféricos, la creciente oposición d los partidos no oficiales y d las organizaciones obreras, a lo que se sumó el dscontento d los militares y los dsastres coloniales. Todos estos problemas dsencadnaron una serie d crisis que a medio plazo llevaron a la dictadura dl general primo d rivera. Las  más importantes fueron:  

4.1.- la crisis dl cu-cut y la ley d jurisdicciones

entre 1903 a 1905 se sucedieron distintos gobiernos conservadores (villaverd, silvela y maura)  d efectividad limitada por las sucesivas crisis, que se agravaron, con el gobierno d los liberales (moret), al estallar en 1905 el conflicto dl cu-cut  y la ley d jurisdicciones. El cu-cut era una  revista humorística que publicó un chiste presuntamente ofensivo contra el ejército. El gobierno central apoyó a los militares d la guarnición d Barcelona que asaltaron y dstruyeron la redacción d la revista y dl diario la veu d catalunya. Admás el ejecutivo sometíó a jurisdicción militar todos los dlitos d ofensas contra el ejército y los símbolos  d la patria. Las fuerzas políticas catalanas reaccionaron y se presentaron a las elecciones d 1907con una candidatura común - solidaridad catalana- con bastante apoyo.

4.2 - la crisis d 1909: la semana trágica d Barcelona

. los sucesos d la semana trágica d Barcelona tuvieron su origen en la situación d tensión y agitación que vivía la ciudad ya en años anteriores. Al éxito dl nacionalismo había que sumar el crecimiento d la movilización obrera  y d los republicanos. En cataluña, la idología  anarquista fue la predominante entre los obreros, siendo menor implantación el socialismo. En 1907 se creó solidaridad obrera, alternativa a  solidaridad catalana, que intentó agrupar a todas las fuerzas d izquierda. Admás, el partido republicano radical, dirigido por Alejandro lerroux, contó también con grands apoyos entre las clases medias y los trabajadores, especialmente entre los inmigrantes que llegaban a cataluña. Lerroux, magnífico orador, no exento d ciertas dosis d dmagogia, divulgó un mensaje anticlerical, aparentemente revolucionario y españolista. Por otro lado, el antimilitarismo también se había incrementado dsd la aprobación d la ley d jurisdicciones.A esta situación explosiva se uníó la crisis marroquí. Dsd los últimos años dl Siglo XIX la presencia española en el n. D áfrica había  aumentado. Admás, la conferencia  d algeciras, celebrada en 1906, concedíó a españa la administración dl rif. En los años siguientes, diversas compañías españolas comenzaron a instalarse en la regíón  para explotar las riqezas mineras y para proteger sus intereses se enviaron tropas. en 1909 los trabajadores españoles fueron atacados por los rifeños y el gobierno d maura envió un ejército d apoyo que incluía a soldados  reservistas. Las protestas y movilizaciones no fueron atendidas y la tensión fue en aumento sobre todo en Barcelona. Solidaridad  obrera  convocó una huelga general para el 26 d Julio, a la que se sumaron anarquistas, lerrouxistas y  la u.G.T. Las malas noticias que venían d Marruecos (dsastre dl barranco dl lobo), empeoraron aún más la situación. La huelga drivó en una revuelta popular que se extendíó por las ciudads industriales vecinas: sabadll, tarrasa y el gobierno dcretó el estado d guerra. La falta d dirección y d coordinación entre las fuerzas políticas convocantes dscontrolaron la situación. Durante tres días hubo luchas callejeras entre huelguistas, policía y ejército. El balance final fue d 116 muertos, más d 300 heridos y numerosos edificios dstruidos, sobre todo conventos. La represión posterior  fue muy dura: dtenciones, consejos d guerra y penas d muerte aunqe solo se ejecutaron cinco,  entre ellas estaba el pedagogo anarquista  ferrer i guardia. Maura fue sustituido por moret hasta que en 1910 gobernó canalejas. En 1914  estalló la 1ª Guerra Mundial y el gobierno presidido por e. Dato se dclaró neutral. Fueron años  estabilidad política y expansión económica por la venta d productos a los países beligerantes.

4.3 - la crisis d 1917

    a comienzos d 1917 el dscontento era general. El hambre provocada por el alza d precios, la falta d algunos productos básicos y el escándalo por las grands fortunas construidas por la especulación  habían enrarecido el ambiente sobre todo en las zonas campesinas y obreras. Las huelgas eran cada vez más frecuentes y los partidos no oficiales criticaban la inoperancia d los gobiernos y dnunciaban la corrupción. Los intelectuales lamentaban en sus artículos y libros la situación d españa y criticaban el sistema caciquil d la españa oficial, alejada d la españa real. Por otro lado, el contexto internacional influyó. En una Europa en guerra se produjeron importantes revueltas  entre ellas la caída dl zarismo en Rusia.  la situación culminó en tres grands movimientos revolucionarios que estallaron  en Junio d 1917 protagonizados por los militares, los parlamentarios y las organizaciones obreras.1.- la protesta militar.  en el ejército había dsd años cierto malestar dbido a la escasez dl presupuesto, a su precariedad técnica y  a la falta d expectativas d ascenso. Admás, los salarios apenas permitían un nivel d vida digno y la situación empeoró con el alza d precios. Los oficiales formaron juntas d dfensa para dfendr sus intereses económicos y profesionales, especialmente la regulación d los ascensos. El gobierno intentó controlar el movimiento d las juntas y ordnó disolver la junta d Barcelona. El arresto d sus dirigentes provocó un movimiento d solidaridad en todo el ejército.  en el manifiesto d las juntas se criticaba la situación d los cuarteles, la política d ascensos y se daba un ultimátum  al ejecutivo para que se atendieran sus reivindicaciones. Este incapaz d restablecer la disciplina dimitíó y  Alfonso XIII  encargó gobierno a dato que finalmente aceptó las exigencias d los militares y reconocíó las juntas. 2.-asamblea d  parlamentarios.  el movimiento d las juntas animó a los parlamentarios y políticos regionalistas y d izquierda (republicanos, dmócratas y socialistas) para exigir la reapertura d las cortes y reformar la constitución. Ante la negativa d dato, los parlamentarios catalanistas promovieron la convocatoria d una  asamblea nacional d parlamentarios para reformar la vida política. La tensión fue en aumento, mientras los diputados catalanes buscaban apoyos el gobierno censuró la prensa para impedir la difusión d la noticia. Pero el día 19 Julio unos 70 diputados  y senadores se reunieron en Barcelona, en medio d un gran respaldo popular. D la asamblea salíó un acuerdo para exigir un cambio d gobierno, la convocatoria d cortes constituyentes y un amplio programa d reformas. El ejecutivo, presidido por dato, se limitó a disolver la reuníón y a dtener a algunos participantes. Finalmente la habilidad  d dato al  incluir a dos miembros d la lliga en el gobierno apaciguó la situación.              el movimiento d los parlamentarios fracasó por la división entre las fuerzas políticas, porqe las juntas d dfensa no colaboraron y por el temor a un estallido revolucionario. 3.- la  protesta obrera y la huelga general. Pero el principal factor d la crisis dl 17 fue la protesta obrera. La tensión social había ido creciendo; basta señalar que  en 1916 se produjeron en el país más d 237 huelgas. La intransigencia d los gabinetes d dato y garcía prieto exacerbó aún más la agitación en las calles y en las zonas agrarias.  en Marzo d 1917 los sindicatos ugt y cnt  y los partidos d izquierda acordaron organizar una huelga general indfinida para forzar al gobierno a un cambio d rumbo y exigir mejoras salariales y laborales.  el preámbulo lo marcó un conflicto d los ferroviarios  valencianos que se convirtió en una huelga ferroviaria en todo el país y que el 10 d Agosto acabó convirtiéndose en  huelga general. El paro tuvo un seguimiento importante en las zonas mineras  e industriales. Madrid, Bilbao, oviedo y gijón qedaron paralizadas. La respuesta dl gobierno fue durísima, sacó las tropas a la calle y los enfrentamientos se sucedieron. Día a día aumentaban  los muertos, heridos y dtenidos. El día 20 los sindicatos comenzaron a dsconvocar la huelga, y poco a poco se restablecíó la normalidad. En Asturias la huelga se prolongó hasta mediados d Septiembre. el balance fue trágico: 80 muertos según datos oficiales -más d 100, según otras fuentes- y más d 2000 dtenidos. Los miembros dl comité d huelga - Largo Caballero, besteriro, saborit y anguiniano- fueron dtenidos y condnados a pena d muerte, pero se les conmutó por cadna perpetua ante las protestas generalizadas. Pocos meses dspués el gobierno dcretó una  amnistía y los puso en libertad al ser elegidos diputados. Pese al fracaso,  la huelga dmostró la capacidad d movilización que tenían los sindicatos. Por otro lado, tanto los parlamentarios como  las juntas militares cerraron filas con el gobierno  y apoyaron la represión. Dato fue sustituido por un gobierno d coalición en el que participaron los catalanistas d la lliga (cambó) y algunos militares (d la cierva.).

4.4-. La dscomposición dl sistema.   (1918-1923). El dsastre dl annual

  el período que va d 1918-1923 supuso el último acto en el dscrédito dl sistema d la restauración. En estos años la crisis se hizo más profunda y culminó en el golpe d estado d Septiembre d 1923, que suspendíó  el régimen parlamentario.dsd 1918 se sucedieron diferentes gobiernos. El primero fue d concentración  y contó con los principales lídres (maura, romanones, cambó, dato...). Pero las reformas que se propusieron - dscentralización, reforma dl senado y d la constitución, etc - dividieron a los ministros y provocaron una nueva crisis. A partir 1919 se formaron gobiernos d tendncia conservadora (maura, dato) para hacer frente a  la creciente tensión social. Efectivamente, el triunfo d la revolución en Rusia animó a los obreros. Admás el alza d precios y el aumento dl paro multiplicó la afiliación a los sindicatos que se radicalizaron. La c.N.T. Se dcantó por la “acción directa”, la huelga y el rechazo d la vía política. El p.S.O.E. También se inclínó por  posiciones revolucionarias, aunqe no pudo evitar que su ala más radical fundara el partido comunista d españa (p.C.E.), en 1921. D esta manera, las huelgas y  los conflictos  fueron constantes en estos años (trienio bolcheviqe 1918-1921) y obstaculizaron el normal funcionamiento d los sucesivos gabinetes. Una d  las huelgas más dstacadas fue la d la canadiense,  compañía que abastecía d luz a buena parte d Barcelona. La negativa a admitir a los obreros dspedidos y la intransigencia d las autoridads (martínez anido) provocó la respuesta solidaria y pacífica d los obreros, dirigidos por la c.N.T. Que paralizó la ciudad. Para calmar la situación el gobierno dcretó la jornada laboral d ocho horas. También en el campo los jornaleros andaluces y extremeños se movilizaron reclamando tierras. La conflictividad social endurecíó la posición dl gobierno (maura) y d los empresarios que cerraron  las fábricas (louck-out), dspidiendo a 100.000 trabajadores; admás dcidieron combatir a los anarquistas financiando a pistoleros para que eliminaran a los principales lídres cenetistas (salvador seguí).  a su vez los anarquistas más radicales respondieron a estos atentados - asesinato d dato – con lo que el país entró en una espiral d violencia sin precedntes. Entre 1919 y 1921 hubo más d 300 atentados, con un balance d 150 muertos, la mayoría obreros.  dsd  1921, las autoridads aumentaron la represión contra  los sindicalistas y  aplicaron la ley d fugas  que permitía disparar a los dtenidos en caso d intento d fuga.  a la gravísima situación social y política se añadió entre 1921 y 1923 la guerra d Marruecos. Dsd las primeras décadas dl s. Xx la presencia española en el n. áfrica  fue contestada por las tribus rifeñas organizadas en cabilas y cuyo lídr era abd-el krim. Estas, aprovechando el terreno abrupto, hostigaban al ejército español, mal equipado y compuesto por soldados d remplazo y algunos indígenas. En 1920 se creó la legión, un cuerpo d élite en el que dstacaron algunos militares africanistas como millan astray, sanjurjo y Franco. En el verano d 1921 una acción mal planificada, dirigida por fernándz silvestre, provocó el dsastre dl annual, que causó 12.000 muertos. En los meses siguientes se generalizaron las protestas contra el ejército y el gobierno. La oposición exigíó una investigación d lo sucedido y responsabilidads. El informe Picasso implicaba al gobierno. En este ambiente se preparó el golpe d estado.

5.- la dictadura d primo d rivera y la caída d la monarquía (1923-1931)

los graves problemas por los que pasaba el país, especialmente tras la crisis d 1917, favorecieron el golpe d estado dl general primo d rivera, en 1923. Por otra parte, el establecimiento d la dictadura hay que relacionarlo con la aparición d movimientos totalitarios en la Europa d entreguerras. Durante este periodo españa conocíó una fase  d cierta prosperidad que coincidíó con el auge económico internacional d los años veinte. Sin embargo, la dictadura fue una fase provisional y no consiguió solucionar los viejos problemas que tenía la nacíón y en su caída, arrastró también a la monarquía d Alfonso XIII. las circunstancias que llevaron a la dictadura fueron d diverso índole:- las consecuencias dl dsastre dl annual, el dscontento d los militares por la humillación y falta d medios y por el expediente Picasso. - el auge dl nacionalismo en cataluña y p. Vasco provocaba el recelo d los grupos más drechistas que veían amenazada “la unidad d la patria”. - la división d los partidos dinásticos y el ascenso d socialistas y   republicanos inquietaba a la oligarquía y a los militares conservadores. Un gobierno autoritario era bien visto por estos sectores para poner freno a la inestabilidad social  y al auge dl movimiento obrero. Las clases medias dsengañadas dl régimen d la restauración y d la inestabilidad social también vieron con buenos ojos un cirujano d hierro dl que hablaba costa.- el consentimiento dl propio rey. - el contexto internacional: el trauma generado por la primera Guerra Mundial, la dura crisis económica d posguerra, y, sobre todo, el establecimiento dl  comunismo en Rusia, alentó a los partidarios d gobiernos autoritarios. El golpe d primo d rivera coincidíó en el tiempo con el ascenso d Mussolini y con el fracasado intento golpista d Hitler. Ante esta situación no es d extrañar los constantes rumores y las especulaciones publicadas en la prensa escrita  sobre la posibilidad d que se produjera un golpe d estado. En Junio, un grupo d generales, entre ellos varios africanistas, prepararon el pronunciamiento y llegaron al acuerdo d que fuera m. Primo d rivera, capitán general d cataluña, quien lo dirigiera. Admirador d Mussolini y populista, primo d rivera se sublevó el 13 d Septiembre, dclaró el estado d guerra y suspendíó la constitución d 1876. Alfonso XIII  le encargó  formar gobierno. En un manifiesto dirigido a la nacíón, primo d rivera justificó el golpe militar criticando “la vieja política”, la conflictividad social y la crítica situación económica y prometía una  regeneración d país.  se suelen diferenciar dos grands etapas en la evolución d la dictadura:

- 1ª directorio militar (1923-25)

durante este periodo primo d rivera se propuso solucionar los problemas que habían hecho fracasar el sistema d la restauración: garantizar el ordn público, frenar las exigencias dl nacionalismo, erradicar el caciquismo y hacer frente a la situación en Marruecos. Para ello, organizó un gobierno centralizado basado en los principios d autoridad, ordn y eficacia, siguiendo la línea regeneracionista d principios d siglo. Admirador d Mussolini, la dictadura d primo d rivera presentó algunos rasgos comunes con el fascismo d moda en Europa: el régimen d partido único, el estado corporativo y el amplio apoyo social d los militares y las élites. Las primeras medidas adoptadas se orientaron a organizar una dictadura férrea en la que los militares controlaron todos los cargos importantes. Primo d rivera fue nombrado ministro único  asistido por un directorio militar, compuesto exclusivamente por los jefes dl ejército. Dclaró el estado d guerra en todo el país, sustituyó a todos los gobernadores civiles por militares, que asumieron todo el podr en las provincias y cambió a los altos cargos d la administración por militares o por funcionarios d segunda fila adictos al régimen. Admás, suspendíó las garantías constitucionales referentes a la dtención, asociación, reuníón y expresión. Otro dcreto disolvíó el congreso y la parte electiva dl senado. Por último, establecíó una rígida censura d prensa que prohibía cualquier alusión crítica a la dictadura. A pesar d las duras medidas, el régimen contó con un gran respaldo popular.Eliminada la actuación d los partidos y suspendidas las cortes, era necesario crear una organización que apoyara al nuevo régimen y que le proporcionara  los cargos que necesitara. La uníón patriótica se convirtió en el partido gubernamental y en el instrumento  para encauzar su política económica y social. Se nutríó d los círculos católicos y d los sectores más conservadores, convirtiéndose en un partido d masas con cerca d 2 mill.  d afiliados.el estado corporativo se basaba en el tutelaje constante dl estado para garantizar la paz y la justicia social, intentando armonizar capital y trabajo. Se formaron comités paritarios d patronos y obreros, presididos por un representante dl  gobierno,  para discutir los problemas laborales. La organización corporativa aunqe  fue ampliamente criticada por unos contó con el apoyo d la ugt y contribuyó a la paz social. Favorecido por un periodo d auge económico, las condiciones d los trabajadores mejoraron. Se creó más  empleo, se reconocieron  drechos laborales, etc. la reforma d la  administración local se concretó con el estatuto municipal d calvo sotelo. Pretendía acabar con el caciquismo y dotar a los municipios d más autonomía económica. Se realizaron numerosas obras públicas: escuelas, hospitales, mejora dl riego y alcantarilladootras medidas se encaminaron a reforzar a las fuerzas d ordn público y a garantizar el “espíritu cívico”. El somatén  fue  un cuerpo armado auxiliar y contrarrevolucionario afín al régimen, inspirado en el modlo d la Italia fascista. El control dl movimiento obrero, especialmente d los anarquistas, fue una prioridad para el dictador. Se prohibieron las asociaciones y cualquier tipo d manifestación. También controló el nacionalismo catalán. Pero, sin duda,  el gran éxito dl directorio militar fue terminar con la guerra d Marruecos. Las incursiones d abd-el-krim por territorios controlados por los franceses originó una acción conjunta d las tropas d ambos países que dsembarcaron en la bahía d alhucemas (1925) y  acabaron con la resistencia d los marroquíes. La victoria en Marruecos colocó a primo d rivera en la cima d la popularidad, le reconcilió con los militares africanistas y le renovó el apoyo d la oligarquía, que podía volver a invertir con tranquilidad en Marruecos. 

2.- directorio civil (1925-1930)

tras el éxito d Marruecos, primo d rivera sustituyó el directorio militar por otro civil. Se apoyó en los sectores católicos y conservadores, prescindiendo d las élites políticas que habían colaborado en la restauración tampoco restablecíó los partidos, ni la constitución. El principal esfuerzo se dirigíó a crear un régimen apoyado en la uníón patriótica y en una asamblea nacional consultiva cuyos miembros no eran elegidos por sufragio sino dsignados entre las grands instituciones dl país. La asamblea  dbería preparar una nueva constitución que consolidara el estado corporativo y el régimen d partido único. Pero el proyecto constitucional realizado no satisfizo a nadie y resultó un rotundo fracaso. Más éxito tuvieron las medidas económicas y sociales favorecidas por la buena coyuntura internacional. Se llevó a cabo una política económica d corte proteccionista y con intervención dl estado. Se crearon monopolios como campsa o telefónica, se renovaron las carreteras, el ferrocarril y se impulsaron las obras hidráulicas y el regadío.en la política social, el código d trabajo d 1926 reguló los contratos, los accidntes laborales, etc. Otras medidas se dstinaron a apoyar a los emigrantes, a las familias numerosas, a proteger la maternidad y  a  mejorar la enseñanza.  a partir  1927 las críticas al régimen aumentaron. Los lídres d los partidos dinásticos exigieron a Alfonso XIII el restablecimiento d la constitución y la convocatoria d elecciones. Ante la negativa dl rey algunos se pasaron a las filas republicanas. También el dscontento crecíó dntro dl ejército por la política d ascensos, incluso provocaron algún conflicto, como la sanjuanada. Igualmente crecíó la oposición entre los universitarios y los intelectuales, algunos como marañón, Ortega y Gasset o Unamuno lo hicieron d manera combativa. En cuanto a la izquierda obrera pasó dl dsconcierto inicial a las movilizaciones, especialmente a partir d 1929, cuando se empezaron a notar los efectos d la crisis económica. La cnt, que había sido perseguida por el régimen, se dividíó entre un sector posibilista (pestaña) y otro más radical que acabó fundando la fai. También el psoe rechazó la dictadura y se inclínó hacia la república.  el movimiento republicano permanecíó inactivo hasta 1926, año en el que se fundó alianza republicana.  el dscontento d los sectores nacionalistas fue mayor en cataluña por las limitaciones al uso dl catalán y la liquidación d la mancomunidad. La burguésía catalana retiró su apoyo a la dictadura y la izquierda catalanista se agrupó  en torno a francesc maciá, en otoño d 1929 se produjo la crisis d wall street que acabó d precipitar el dsplome d la dictadura. A las protestas en las universidads se sumó una oleada d huelgas provocadas por el hundimiento d la peseta, la crisis financiera y la inflación. Primo d rivera, enfermo, presionado por el ejército y la oligarquía- ya sin el apoyo dl rey-, dimitíó el 27 -i- 1930. Alfonso XIII encargó la formación d un nuevo gobierno al general berenguer, que apoyado por parte d los partidos oficiales, restablecíó las libertads constitucionales y llevó a cabo una política económica restrictiva limitando los gastos para hacer frente a la crisis. Pero la oposición aumentaba, especialmente hubo un gran auge d los republicanos. Por todo el país surgían agrupaciones republicanas d drecha o izquierda. Algunos políticos dl régimen – alcalá zamora, Miguel maura- se dclararon “monárquicos sin rey” y otros pasaron a las filas republicanas. Al republicanismo se sumaron también los grupos nacionalistas catalanes y gallegos que veían en la república la posibilidad d conseguir estatutos d autonomía. También el movimiento obrero pasó a dfendrla. Intelectuales y estudiantes se alinearon igualmente contra la monarquía. Por último, el republicanismo comenzó a cuajar incluso en algunos sectores dl ejército (aviación y artillería). en Agosto d 1930 se reunieron los representantes d los principales partidos republicanos, socialistas modrados y regionalistas que firmaron el pacto d san sebastián, un frente unido contra la monarquía. Se organizó un comité revolucionario encabezado por niceto alcalá zamora encargado d contactar con los militares republicanos (qeipo d llano) y con los lídres dl movimiento obrero para organizar el levantamiento y formar un gobierno provisional. dsd entonces los acontecimientos se precipitaron. El día 12 d Diciembre, los capitanes fermín galán y garcía hernándz se pronunciaron en jaca por la república. Al no conseguir apoyos fueron juzgados y ejecutados. Las movilizaciones en favor d la república continuaron. Otro segundo intento d proclamar la república se produjo en cuatro vientos, el 15 d Diciembre y estuvo protagonizado por qeipo d llano y ramón Franco. Ante esta situación, berenguer que no tenía apoyos y dcidió presentar la dimisión el 14 d Febrero dl 1931.El rey encargó gobierno al almirante aznar que convocó elecciones municipales para el 12 d Abril. Las elecciones se dsarrollaron con normalidad y se veían como un sondo para las legislativas posteriores y como un plebiscito a la monarquía. Los resultados dieron la mayoría a los monárquicos pero los republicanos habían ganado d forma contundnte en casi todas las  ciudads  importantes. Como reconocíó el propio aznar:“ el país se había acostado monárquico y se había levantado republicano  el 14 d Abril el rey djó el país y se proclamó la 2ª república. En resumen, aunqe la dictadura tuvo sus aspectos positivos: consiguió solucionar el problema d Marruecos, garantizó el ordn, impulsó una legislación social y el dsarrollo económico dl país, fracasó por sus propias contradicciones, los efectos d la gran dpresión y por la actuación d una  oposición cada vez más radicalizada e inclinada hacia posiciones republicanas. Sus críticos le acusan d ser el germen dl franquismo, d dividir a los militares y d dsgastar a Alfonso XIII..- la situación económica y social d la españa d principios dl s. Xx- a pesar d los avances dl siglo anterior, la españa d 1900 era aún un país d campesinos y d base agraria. No obstante se produjeron avances:- la agricultura continuó renovándose. Las mejoras técnicas, la utilización d abonos químicos y la expansión dl regadío hicieron aumentar la producción que se orientó al mercado. Especialización: cereales en la meseta, olivar andaluz, y frutales en levante. Pervivían problemas como el d la propiedad. Minifundio –latifundio y numerosos jornaleros. - modrnización en la industria sobre todo en la textil, minería, sidrúrgica y otras, como la electricidad, la alimentación, naval, cementera  y la química, crecieron en estos años. La energía eléctrica experimentó un gran impulso por las obras hidráulicas y  se generalizó su uso como fuente d energía en la industria y en el consumo doméstico. Nacionalización d algunas empresas como en el ferrocarril y la minería. Pero continuaban los dsequilibrios regionales, la dpendncia d capital y tecnología extranjera, la dbilidad dl mercado interior y la poca competitividad exterior. Evolución: expansión dl 1914 -1917 por la neutralidad en la g. Mundial y en los años 20. Crisis a partir d 1929 por los efectos d la gran dpresión. - reducción dl déficit público por el control dl gasto y por  la expansión  d los años d la1ª g. Mundial y d los años 20. Estabilización d la peseta. Expansión bancaria. Situación social. - crecimiento dmográfico lento pero continuo. Se pasó d 18 mll a más  23 en 1930, dbido a la fuerte reducción d la mortalidad. Aún así hubo algunas epidmias como la d gripe d 1918, cólera, viruela o tuberculosis. Fuerte emigración interior a las ciudads y focos industriales d la periferia. Gran expansión urbana. Emigración a américa latina.- estructura social carácterística d una sociedad d clases con fuertes dsigualdads sociales.oligarquía industrial y financiera, grands terratenientes dl interior que apoyaban a los partidos oficiales, clases medias que votaban a los partidos d la oposición,  peqeños campesinos y jornaleros. La novedad fue la gran expansión dl proletariado urbano que dbido a las duras condiciones d vida y laborales adquiríó conciencia d clase y pasó a engrosar las filas d las organizaciones y partidos obreros. Se consiguieron algunas mejoras como la reducción d la jornada laboral, la regulación dl trabajo infantil y d las mujeres, seguros y protección en el trabajo… fuerte crecimiento d los sindicatos como la recién creada confedración general dl trabajo (1910-cnt), d orientación anarquista y la ugt. Estos protagonizaron a lo largo dl periodo numerosas huelgas y protestas y formaron parte activa en los sucesos d la semana trágica, la crisis dl 1917 y durante los años dl llamado  trienio bolcheviqe.Durante la dictadura los anarquistas fueron duramente reprimidos y la ugt mantuvo una política ambigua. El psoe se consolidó como un partido importante llegando a tener siete diputados en las cortes d 1923, aunqe sufríó la escisión d los sectores más radicales (juventuds socialistas) que acabaron aceptando los consejos d la internacional comunista (iii ait) y fundaron el pce (1921).

3.- los intentos d modrnización. Regeneracionismo y revisionismo


el  dsastre colonial dl 98 intensificó las críticas hacia el sistema d la restauración.  mientras que la opinión pública aceptó la drrota con resignación, los partidos no oficiales y los intelectuales criticaron la inoperancia  dl gobierno, la corrupción electoral y el atraso dl país. Entre los sectores críticos dstacaron los regeneracionistas que propónían un amplio programa d reformas  que sacara  al país  dl atraso. Pedían  acabar con el caciquismo, mejorar la administración, extendr la educación para acabar con el analfabetismo, impulsar las obras públicas, etc. El principal representante fue joaquín costa que en su obra oligarquía y caciquismo había criticado la corrupción electoral y el atraso económico y social dl país. Costa se mostraba partidario d un gobierno presidido por “un cirujano d hierro” que impulsara las reformas necesarias. (“dspensa y escuela”).Las críticas regeneracionistas cuajaron en buena parte d la opinión pública e incluso en algunos políticos dl sistema, como silvela, maura o canalejas que dsd el podr promovieron una serie d reformas para modrnizar el país. En general estos intentos renovadores no tuvieron mucho éxito y chocaron con los intereses d los grupos tradicionales.Los proyectos reformistas más dstacados fueron los protagonizados por Antonio maura y josé canalejas.   en 1907 el rey volvíó a nombrar jefe d gobierno a Antonio maura, lídr dl partido conservador. Su proyecto político dfendía la necesidad renovación dsd el gobierno para impedir una revolución popular (”revolución dsd arriba”). Partidario d un  estado fuerte capaz d gobernar d forma eficaz, maura emprendíó un ambicioso programa d reformas  con el apoyo d la lliga d cambó. Dcretó una serie d medidas para impulsar el dsarrollo económico: ley d protección d la industria nacional, plan d reconstrucción naval, apoyo a la agricultura  etc.  en el terreno social  reguló el trabajo d mujeres y niños, el dscanso dominical, la huelga y  creó el instituto nacional d previsión ddicado a los seguros obreros. En el terreno político la nueva  ley electoral  hacía más difícil el fraud en las elecciones. Pero la reforma más ambiciosa fue la d la administración local que daba más autonomía a los ayuntamientos y diputaciones e intentaba una tímida dscentralización reconociendo las regiones (mancomunidads). Las resistencias d la oligarquía y los sucesos d la semana trágica  impidieron que la ley se aprobara. Admás, el talante autoritario d maura le acarreó la antipatía d los republicanos y  los socialistas. Finalmente, los sucesos d la semana trágica  provocaron su dstitución.  tras un breve paréntesis con moret, Alfonso XIII encargó a josé canalejas formar gobierno. Lídr dl sector más izquierdista dl partido liberal, canalejas intentó dsd el podr un programa regenerador. En su breve gobierno (1910-1912) se enfrentó a las cuestiones que maura había djado pendientes: los problemas sociales, el tema religioso, la crisis marroquí y la presión nacionalista. Primero consiguió recuperar la disciplina dntro d su partido y se ganó el respeto tanto dl rey como d la oposición. Entre  las medidas que dcretó dstacan:recortó la financiación a la iglesia y aplazó el establecimiento d nuevas órdnes religiosas en españa durante dos años (la llamada ley dl candado).Para ganarse el apoyo d los regionalistas catalanes elaboró la ley d mancomunidads que autorizaba a las diputaciones provinciales a unirse para gestionar algunos servicios. La ley  posibilitó más adlante la creación d la mancomunidad catalana. Negoció con Francia un nuevo acuerdo sobre Marruecos  que permitía a españa conservar la zona norte y dl suroeste.Aprobó leyes d protección social: jornada d 9 horas, eliminación dl trabajo nocturno para las mujeres, regulación dl contrato d aprendizaje, seguros obreros y compensaciones por accidntes.Modificó el impuesto sobre el consumo, creando uno sobre las rentas.La  reforma d  las quintas establecíó un servicio militar obligatorio en tiempos d guerra y más reducido en tiempos d paz y  suprimíó la rednción en metálico.  pero  su asesinato, el 12 d Noviembre d 1912, interrumpíó su labor reformista y también el último intento d renovar el país dsd una óptica regeneracionista.

4.- la quiebra dl sistema. Conflictividad social y crisis: 1909, 1917 y 1921

como hemos señalado anteriormente, el reinado d Alfonso XIII fue  excepto los buenos años d la primera Guerra Mundial, una etapa d grands tensiones  dbido a: la inestabilidad política, la fuerte conflictividad social, las exigencias d los nacionalismos periféricos, la creciente oposición d los partidos no oficiales y d las organizaciones obreras, a lo que se sumó el dscontento d los militares y los dsastres coloniales. Todos estos problemas dsencadnaron una serie d crisis que a medio plazo llevaron a la dictadura dl general primo d rivera. Las  más importantes fueron:  

4.1.- la crisis dl cu-cut y la ley d jurisdicciones

entre 1903 a 1905 se sucedieron distintos gobiernos conservadores (villaverd, silvela y maura)  d efectividad limitada por las sucesivas crisis, que se agravaron, con el gobierno d los liberales (moret), al estallar en 1905 el conflicto dl cu-cut  y la ley d jurisdicciones. El cu-cut era una  revista humorística que publicó un chiste presuntamente ofensivo contra el ejército. El gobierno central apoyó a los militares d la guarnición d Barcelona que asaltaron y dstruyeron la redacción d la revista y dl diario la veu d catalunya. Admás el ejecutivo sometíó a jurisdicción militar todos los dlitos d ofensas contra el ejército y los símbolos  d la patria. Las fuerzas políticas catalanas reaccionaron y se presentaron a las elecciones d 1907con una candidatura común - solidaridad catalana- con bastante apoyo.

4.2 - la crisis d 1909: la semana trágica d Barcelona

Los sucesos d la semana trágica d Barcelona tuvieron su origen en la situación d tensión y agitación que vivía la ciudad ya en años anteriores. Al éxito dl nacionalismo había que sumar el crecimiento d la movilización obrera  y d los republicanos. En cataluña, la idología  anarquista fue la predominante entre los obreros, siendo menor implantación el socialismo. En 1907 se creó solidaridad obrera, alternativa a  solidaridad catalana, que intentó agrupar a todas las fuerzas d izquierda. Admás, el partido republicano radical, dirigido por Alejandro lerroux, contó también con grands apoyos entre las clases medias y los trabajadores, especialmente entre los inmigrantes que llegaban a cataluña. Lerroux, magnífico orador, no exento d ciertas dosis d dmagogia, divulgó un mensaje anticlerical, aparentemente revolucionario y españolista. Por otro lado, el antimilitarismo también se había incrementado dsd la aprobación d la ley d jurisdicciones.A esta situación explosiva se uníó la crisis marroquí. Dsd los últimos años dl Siglo XIX la presencia española en el n. D áfrica había  aumentado. Admás, la conferencia  d algeciras, celebrada en 1906, concedíó a españa la administración dl rif. En los años siguientes, diversas compañías españolas comenzaron a instalarse en la regíón  para explotar las riqezas mineras y para proteger sus intereses se enviaron tropas. En 1909 los trabajadores españoles fueron atacados por los rifeños y el gobierno d maura envió un ejército d apoyo que incluía a soldados  reservistas. Las protestas y movilizaciones no fueron atendidas y la tensión fue en aumento sobre todo en Barcelona. Solidaridad  obrera  convocó una huelga general para el 26 d Julio, a la que se sumaron anarquistas, lerrouxistas y  la u.G.T. Las malas noticias que venían d Marruecos (dsastre dl barranco dl lobo), empeoraron aún más la situación. La huelga drivó en una revuelta popular que se extendíó por las ciudads industriales vecinas: sabadll, tarrasa y el gobierno dcretó el estado d guerra. La falta d dirección y d coordinación entre las fuerzas políticas convocantes dscontrolaron la situación. Durante tres días hubo luchas callejeras entre huelguistas, policía y ejército. El balance final fue d 116 muertos, más d 300 heridos y numerosos edificios dstruidos, sobre todo conventos. La represión posterior  fue muy dura: dtenciones, consejos d guerra y penas d muerte aunqe solo se ejecutaron cinco,  entre ellas estaba el pedagogo anarquista  ferrer i guardia. Maura fue sustituido por moret hasta que en 1910 gobernó canalejas. En 1914  estalló la 1ª Guerra Mundial y el gobierno presidido por e. Dato se dclaró neutral. Fueron años  estabilidad política y expansión económica por la venta d productos a los países beligerantes.

4.3 - la crisis d 1917

    a comienzos d 1917 el dscontento era general. El hambre provocada por el alza d precios, la falta d algunos productos básicos y el escándalo por las grands fortunas construidas por la especulación  habían enrarecido el ambiente sobre todo en las zonas campesinas y obreras. Las huelgas eran cada vez más frecuentes y los partidos no oficiales criticaban la inoperancia d los gobiernos y dnunciaban la corrupción. Los intelectuales lamentaban en sus artículos y libros la situación d españa y criticaban el sistema caciquil d la españa oficial, alejada d la españa real. Por otro lado, el contexto internacional influyó. En una Europa en guerra se produjeron importantes revueltas  entre ellas la caída dl zarismo en Rusia.  la situación culminó en tres grands movimientos revolucionarios que estallaron  en Junio d 1917 protagonizados por los militares, los parlamentarios y las organizaciones obreras.1.- la protesta militar.  en el ejército había dsd años cierto malestar dbido a la escasez dl presupuesto, a su precariedad técnica y  a la falta d expectativas d ascenso. Admás, los salarios apenas permitían un nivel d vida digno y la situación empeoró con el alza d precios. Los oficiales formaron juntas d dfensa para dfendr sus intereses económicos y profesionales, especialmente la regulación d los ascensos. El gobierno intentó controlar el movimiento d las juntas y ordnó disolver la junta d Barcelona. El arresto d sus dirigentes provocó un movimiento d solidaridad en todo el ejército.  en el manifiesto d las juntas se criticaba la situación d los cuarteles, la política d ascensos y se daba un ultimátum  al ejecutivo para que se atendieran sus reivindicaciones. Este incapaz d restablecer la disciplina dimitíó y  Alfonso XIII  encargó gobierno a dato que finalmente aceptó las exigencias d los militares y reconocíó las juntas. 2.-asamblea d  parlamentarios.  el movimiento d las juntas animó a los parlamentarios y políticos regionalistas y d izquierda (republicanos, dmócratas y socialistas) para exigir la reapertura d las cortes y reformar la constitución. Ante la negativa d dato, los parlamentarios catalanistas promovieron la convocatoria d una  asamblea nacional d parlamentarios para reformar la vida política. La tensión fue en aumento, mientras los diputados catalanes buscaban apoyos el gobierno censuró la prensa para impedir la difusión d la noticia. Pero el día 19 Julio unos 70 diputados  y senadores se reunieron en Barcelona, en medio d un gran respaldo popular. D la asamblea salíó un acuerdo para exigir un cambio d gobierno, la convocatoria d cortes constituyentes y un amplio programa d reformas. El ejecutivo, presidido por dato, se limitó a disolver la reuníón y a dtener a algunos participantes. Finalmente la habilidad  d dato al  incluir a dos miembros d la lliga en el gobierno apaciguó la situación.              el movimiento d los parlamentarios fracasó por la división entre las fuerzas políticas, porqe las juntas d dfensa no colaboraron y por el temor a un estallido revolucionario. 3.- la  protesta obrera y la huelga general. Pero el principal factor d la crisis dl 17 fue la protesta obrera. La tensión social había ido creciendo; basta señalar que  en 1916 se produjeron en el país más d 237 huelgas. La intransigencia d los gabinetes d dato y garcía prieto exacerbó aún más la agitación en las calles y en las zonas agrarias.  en Marzo d 1917 los sindicatos ugt y cnt  y los partidos d izquierda acordaron organizar una huelga general indfinida para forzar al gobierno a un cambio d rumbo y exigir mejoras salariales y laborales.  el preámbulo lo marcó un conflicto d los ferroviarios  valencianos que se convirtió en una huelga ferroviaria en todo el país y que el 10 d Agosto acabó convirtiéndose en  huelga general. El paro tuvo un seguimiento importante en las zonas mineras  e industriales. Madrid, Bilbao, oviedo y gijón qedaron paralizadas. La respuesta dl gobierno fue durísima, sacó las tropas a la calle y los enfrentamientos se sucedieron. Día a día aumentaban  los muertos, heridos y dtenidos. El día 20 los sindicatos comenzaron a dsconvocar la huelga, y poco a poco se restablecíó la normalidad. En Asturias la huelga se prolongó hasta mediados d Septiembre. El balance fue trágico: 80 muertos según datos oficiales -más d 100, según otras fuentes- y más d 2000 dtenidos. Los miembros dl comité d huelga - Largo Caballero, besteriro, saborit y anguiniano- fueron dtenidos y condnados a pena d muerte, pero se les conmutó por cadna perpetua ante las protestas generalizadas. Pocos meses dspués el gobierno dcretó una  amnistía y los puso en libertad al ser elegidos diputados. Pese al fracaso,  la huelga dmostró la capacidad d movilización que tenían los sindicatos. Por otro lado, tanto los parlamentarios como  las juntas militares cerraron filas con el gobierno  y apoyaron la represión. Dato fue sustituido por un gobierno d coalición en el que participaron los catalanistas d la lliga (cambó) y algunos militares (d la cierva.).

4.4-. La dscomposición dl sistema.   (1918-1923). El dsastre dl annual

  el período que va d 1918-1923 supuso el último acto en el dscrédito dl sistema d la restauración. En estos años la crisis se hizo más profunda y culminó en el golpe d estado d Septiembre d 1923, que suspendíó  el régimen parlamentario.Dsd 1918 se sucedieron diferentes gobiernos. El primero fue d concentración  y contó con los principales lídres (maura, romanones, cambó, dato...). Pero las reformas que se propusieron - dscentralización, reforma dl senado y d la constitución, etc - dividieron a los ministros y provocaron una nueva crisis. A partir 1919 se formaron gobiernos d tendncia conservadora (maura, dato) para hacer frente a  la creciente tensión social. Efectivamente, el triunfo d la revolución en Rusia animó a los obreros. Admás el alza d precios y el aumento dl paro multiplicó la afiliación a los sindicatos que se radicalizaron. La c.N.T. Se dcantó por la “acción directa”, la huelga y el rechazo d la vía política. El p.S.O.E. También se inclínó por  posiciones revolucionarias, aunqe no pudo evitar que su ala más radical fundara el partido comunista d españa (p.C.E.), en 1921. D esta manera, las huelgas y  los conflictos  fueron constantes en estos años (trienio bolcheviqe 1918-1921) y obstaculizaron el normal funcionamiento d los sucesivos gabinetes. Una d  las huelgas más dstacadas fue la d la canadiense,  compañía que abastecía d luz a buena parte d Barcelona. La negativa a admitir a los obreros dspedidos y la intransigencia d las autoridads (martínez anido) provocó la respuesta solidaria y pacífica d los obreros, dirigidos por la c.N.T. Que paralizó la ciudad. Para calmar la situación el gobierno dcretó la jornada laboral d ocho horas. También en el campo los jornaleros andaluces y extremeños se movilizaron reclamando tierras. La conflictividad social endurecíó la posición dl gobierno (maura) y d los empresarios que cerraron  las fábricas (louck-out), dspidiendo a 100.000 trabajadores; admás dcidieron combatir a los anarquistas financiando a pistoleros para que eliminaran a los principales lídres cenetistas (salvador seguí).  a su vez los anarquistas más radicales respondieron a estos atentados - asesinato d dato – con lo que el país entró en una espiral d violencia sin precedntes. Entre 1919 y 1921 hubo más d 300 atentados, con un balance d 150 muertos, la mayoría obreros.  dsd  1921, las autoridads aumentaron la represión contra  los sindicalistas y  aplicaron la ley d fugas  que permitía disparar a los dtenidos en caso d intento d fuga.  a la gravísima situación social y política se añadió entre 1921 y 1923 la guerra d Marruecos. Dsd las primeras décadas dl s. Xx la presencia española en el n. áfrica  fue contestada por las tribus rifeñas organizadas en cabilas y cuyo lídr era abd-el krim. Estas, aprovechando el terreno abrupto, hostigaban al ejército español, mal equipado y compuesto por soldados d remplazo y algunos indígenas. En 1920 se creó la legión, un cuerpo d élite en el que dstacaron algunos militares africanistas como millan astray, sanjurjo y Franco. En el verano d 1921 una acción mal planificada, dirigida por fernándz silvestre, provocó el dsastre dl annual, que causó 12.000 muertos. En los meses siguientes se generalizaron las protestas contra el ejército y el gobierno. La oposición exigíó una investigación d lo sucedido y responsabilidads. El informe Picasso implicaba al gobierno. En este ambiente se preparó el golpe d estado.

5.- la dictadura d primo d rivera y la caída d la monarquía (1923-1931)

los graves problemas por los que pasaba el país, especialmente tras la crisis d 1917, favorecieron el golpe d estado dl general primo d rivera, en 1923. Por otra parte, el establecimiento d la dictadura hay que relacionarlo con la aparición d movimientos totalitarios en la Europa d entreguerras. Durante este periodo españa conocíó una fase  d cierta prosperidad que coincidíó con el auge económico internacional d los años veinte. Sin embargo, la dictadura fue una fase provisional y no consiguió solucionar los viejos problemas que tenía la nacíón y en su caída, arrastró también a la monarquía d Alfonso XIII. Las circunstancias que llevaron a la dictadura fueron d diverso índole:- las consecuencias dl dsastre dl annual, el dscontento d los militares por la humillación y falta d medios y por el expediente Picasso. - el auge dl nacionalismo en cataluña y p. Vasco provocaba el recelo d los grupos más drechistas que veían amenazada “la unidad d la patria”. - la división d los partidos dinásticos y el ascenso d socialistas y   republicanos inquietaba a la oligarquía y a los militares conservadores. Un gobierno autoritario era bien visto por estos sectores para poner freno a la inestabilidad social  y al auge dl movimiento obrero. Las clases medias dsengañadas dl régimen d la restauración y d la inestabilidad social también vieron con buenos ojos un cirujano d hierro dl que hablaba costa.- el consentimiento dl propio rey. - el contexto internacional: el trauma generado por la primera Guerra Mundial, la dura crisis económica d posguerra, y, sobre todo, el establecimiento dl  comunismo en Rusia, alentó a los partidarios d gobiernos autoritarios. El golpe d primo d rivera coincidíó en el tiempo con el ascenso d Mussolini y con el fracasado intento golpista d Hitler. Ante esta situación no es d extrañar los constantes rumores y las especulaciones publicadas en la prensa escrita  sobre la posibilidad d que se produjera un golpe d estado. En Junio, un grupo d generales, entre ellos varios africanistas, prepararon el pronunciamiento y llegaron al acuerdo d que fuera m. Primo d rivera, capitán general d cataluña, quien lo dirigiera. Admirador d Mussolini y populista, primo d rivera se sublevó el 13 d Septiembre, dclaró el estado d guerra y suspendíó la constitución d 1876. Alfonso XIII  le encargó  formar gobierno. En un manifiesto dirigido a la nacíón, primo d rivera justificó el golpe militar criticando “la vieja política”, la conflictividad social y la crítica situación económica y prometía una  regeneración d país.  se suelen diferenciar dos grands etapas en la evolución d la dictadura:

- 1ª directorio militar (1923-25)

durante este periodo primo d rivera se propuso solucionar los problemas que habían hecho fracasar el sistema d la restauración: garantizar el ordn público, frenar las exigencias dl nacionalismo, erradicar el caciquismo y hacer frente a la situación en Marruecos. Para ello, organizó un gobierno centralizado basado en los principios d autoridad, ordn y eficacia, siguiendo la línea regeneracionista d principios d siglo. Admirador d Mussolini, la dictadura d primo d rivera presentó algunos rasgos comunes con el fascismo d moda en Europa: el régimen d partido único, el estado corporativo y el amplio apoyo social d los militares y las élites. Las primeras medidas adoptadas se orientaron a organizar una dictadura férrea en la que los militares controlaron todos los cargos importantes. Primo d rivera fue nombrado ministro único  asistido por un directorio militar, compuesto exclusivamente por los jefes dl ejército. Dclaró el estado d guerra en todo el país, sustituyó a todos los gobernadores civiles por militares, que asumieron todo el podr en las provincias y cambió a los altos cargos d la administración por militares o por funcionarios d segunda fila adictos al régimen. Admás, suspendíó las garantías constitucionales referentes a la dtención, asociación, reuníón y expresión. Otro dcreto disolvíó el congreso y la parte electiva dl senado. Por último, establecíó una rígida censura d prensa que prohibía cualquier alusión crítica a la dictadura. A pesar d las duras medidas, el régimen contó con un gran respaldo popular.Eliminada la actuación d los partidos y suspendidas las cortes, era necesario crear una organización que apoyara al nuevo régimen y que le proporcionara  los cargos que necesitara. La uníón patriótica se convirtió en el partido gubernamental y en el instrumento  para encauzar su política económica y social. Se nutríó d los círculos católicos y d los sectores más conservadores, convirtiéndose en un partido d masas con cerca d 2 mill.  d afiliados.El estado corporativo se basaba en el tutelaje constante dl estado para garantizar la paz y la justicia social, intentando armonizar capital y trabajo. Se formaron comités paritarios d patronos y obreros, presididos por un representante dl  gobierno,  para discutir los problemas laborales. La organización corporativa aunqe  fue ampliamente criticada por unos contó con el apoyo d la ugt y contribuyó a la paz social. Favorecido por un periodo d auge económico, las condiciones d los trabajadores mejoraron. Se creó más  empleo, se reconocieron  drechos laborales, etc. La reforma d la  administración local se concretó con el estatuto municipal d calvo sotelo. Pretendía acabar con el caciquismo y dotar a los municipios d más autonomía económica. Se realizaron numerosas obras públicas: escuelas, hospitales, mejora dl riego y alcantarilladootras medidas se encaminaron a reforzar a las fuerzas d ordn público y a garantizar el “espíritu cívico”. El somatén  fue  un cuerpo armado auxiliar y contrarrevolucionario afín al régimen, inspirado en el modlo d la Italia fascista. El control dl movimiento obrero, especialmente d los anarquistas, fue una prioridad para el dictador. Se prohibieron las asociaciones y cualquier tipo d manifestación. También controló el nacionalismo catalán. Pero, sin duda,  el gran éxito dl directorio militar fue terminar con la guerra d Marruecos. Las incursiones d abd-el-krim por territorios controlados por los franceses originó una acción conjunta d las tropas d ambos países que dsembarcaron en la bahía d alhucemas (1925) y  acabaron con la resistencia d los marroquíes. La victoria en Marruecos colocó a primo d rivera en la cima d la popularidad, le reconcilió con los militares africanistas y le renovó el apoyo d la oligarquía, que podía volver a invertir con tranquilidad en Marruecos. 

2.- directorio civil (1925-1930)

tras el éxito d Marruecos, primo d rivera sustituyó el directorio militar por otro civil. Se apoyó en los sectores católicos y conservadores, prescindiendo d las élites políticas que habían colaborado en la restauración tampoco restablecíó los partidos, ni la constitución. El principal esfuerzo se dirigíó a crear un régimen apoyado en la uníón patriótica y en una asamblea nacional consultiva cuyos miembros no eran elegidos por sufragio sino dsignados entre las grands instituciones dl país. La asamblea  dbería preparar una nueva constitución que consolidara el estado corporativo y el régimen d partido único. Pero el proyecto constitucional realizado no satisfizo a nadie y resultó un rotundo fracaso. Más éxito tuvieron las medidas económicas y sociales favorecidas por la buena coyuntura internacional. Se llevó a cabo una política económica d corte proteccionista y con intervención dl estado. Se crearon monopolios como campsa o telefónica, se renovaron las carreteras, el ferrocarril y se impulsaron las obras hidráulicas y el regadío.En la política social, el código d trabajo d 1926 reguló los contratos, los accidntes laborales, etc. Otras medidas se dstinaron a apoyar a los emigrantes, a las familias numerosas, a proteger la maternidad y  a  mejorar la enseñanza.  a partir  1927 las críticas al régimen aumentaron. Los lídres d los partidos dinásticos exigieron a Alfonso XIII el restablecimiento d la constitución y la convocatoria d elecciones. Ante la negativa dl rey algunos se pasaron a las filas republicanas. También el dscontento crecíó dntro dl ejército por la política d ascensos, incluso provocaron algún conflicto, como la sanjuanada. Igualmente crecíó la oposición entre los universitarios y los intelectuales, algunos como marañón, Ortega y Gasset o Unamuno lo hicieron d manera combativa. En cuanto a la izquierda obrera pasó dl dsconcierto inicial a las movilizaciones, especialmente a partir d 1929, cuando se empezaron a notar los efectos d la crisis económica. La cnt, que había sido perseguida por el régimen, se dividíó entre un sector posibilista (pestaña) y otro más radical que acabó fundando la fai. También el psoe rechazó la dictadura y se inclínó hacia la república.  el movimiento republicano permanecíó inactivo hasta 1926, año en el que se fundó alianza republicana.  el dscontento d los sectores nacionalistas fue mayor en cataluña por las limitaciones al uso dl catalán y la liquidación d la mancomunidad. La burguésía catalana retiró su apoyo a la dictadura y la izquierda catalanista se agrupó  en torno a francesc maciá, en otoño d 1929 se produjo la crisis d wall street que acabó d precipitar el dsplome d la dictadura. A las protestas en las universidads se sumó una oleada d huelgas provocadas por el hundimiento d la peseta, la crisis financiera y la inflación. Primo d rivera, enfermo, presionado por el ejército y la oligarquía- ya sin el apoyo dl rey-, dimitíó el 27 -i- 1930. Alfonso XIII encargó la formación d un nuevo gobierno al general berenguer, que apoyado por parte d los partidos oficiales, restablecíó las libertads constitucionales y llevó a cabo una política económica restrictiva limitando los gastos para hacer frente a la crisis. Pero la oposición aumentaba, especialmente hubo un gran auge d los republicanos. Por todo el país surgían agrupaciones republicanas d drecha o izquierda. Algunos políticos dl régimen – alcalá zamora, Miguel maura- se dclararon “monárquicos sin rey” y otros pasaron a las filas republicanas. Al republicanismo se sumaron también los grupos nacionalistas catalanes y gallegos que veían en la república la posibilidad d conseguir estatutos d autonomía. También el movimiento obrero pasó a dfendrla. Intelectuales y estudiantes se alinearon igualmente contra la monarquía. Por último, el republicanismo comenzó a cuajar incluso en algunos sectores dl ejército (aviación y artillería). En Agosto d 1930 se reunieron los representantes d los principales partidos republicanos, socialistas modrados y regionalistas que firmaron el pacto d san sebastián, un frente unido contra la monarquía. Se organizó un comité revolucionario encabezado por niceto alcalá zamora encargado d contactar con los militares republicanos (qeipo d llano) y con los lídres dl movimiento obrero para organizar el levantamiento y formar un gobierno provisional. Dsd entonces los acontecimientos se precipitaron. El día 12 d Diciembre, los capitanes fermín galán y garcía hernándz se pronunciaron en jaca por la república. Al no conseguir apoyos fueron juzgados y ejecutados. Las movilizaciones en favor d la república continuaron. Otro segundo intento d proclamar la república se produjo en cuatro vientos, el 15 d Diciembre y estuvo protagonizado por qeipo d llano y ramón Franco. Ante esta situación, berenguer que no tenía apoyos y dcidió presentar la dimisión el 14 d Febrero dl 1931.El rey encargó gobierno al almirante aznar que convocó elecciones municipales para el 12 d Abril. Las elecciones se dsarrollaron con normalidad y se veían como un sondo para las legislativas posteriores y como un plebiscito a la monarquía. Los resultados dieron la mayoría a los monárquicos pero los republicanos habían ganado d forma contundnte en casi todas las  ciudads  importantes. Como reconocíó el propio aznar:“ el país se había acostado monárquico y se había levantado republicano  el 14 d Abril el rey djó el país y se proclamó la 2ª república. En resumen, aunqe la dictadura tuvo sus aspectos positivos: consiguió solucionar el problema d Marruecos, garantizó el ordn, impulsó una legislación social y el dsarrollo económico dl país, fracasó por sus propias contradicciones, los efectos d la gran dpresión y por la actuación d una  oposición cada vez más radicalizada e inclinada hacia posiciones republicanas. Sus críticos le acusan d ser el germen dl franquismo, d dividir a los militares y d dsgastar a Alfonso XIII..- la situación económica y social d la españa d principios dl s. Xx- a pesar d los avances dl siglo anterior, la españa d 1900 era aún un país d campesinos y d base agraria. No obstante se produjeron avances:- la agricultura continuó renovándose. Las mejoras técnicas, la utilización d abonos químicos y la expansión dl regadío hicieron aumentar la producción que se orientó al mercado. Especialización: cereales en la meseta, olivar andaluz, y frutales en levante. Pervivían problemas como el d la propiedad. Minifundio –latifundio y numerosos jornaleros. - modrnización en la industria sobre todo en la textil, minería, sidrúrgica y otras, como la electricidad, la alimentación, naval, cementera  y la química, crecieron en estos años. La energía eléctrica experimentó un gran impulso por las obras hidráulicas y  se generalizó su uso como fuente d energía en la industria y en el consumo doméstico. Nacionalización d algunas empresas como en el ferrocarril y la minería. Pero continuaban los dsequilibrios regionales, la dpendncia d capital y tecnología extranjera, la dbilidad dl mercado interior y la poca competitividad exterior. Evolución: expansión dl 1914 -1917 por la neutralidad en la g. Mundial y en los años 20. Crisis a partir d 1929 por los efectos d la gran dpresión. - reducción dl déficit público por el control dl gasto y por  la expansión  d los años d la1ª g. Mundial y d los años 20. Estabilización d la peseta. Expansión bancaria. Situación social. - crecimiento dmográfico lento pero continuo. Se pasó d 18 mll a más  23 en 1930, dbido a la fuerte reducción d la mortalidad. Aún así hubo algunas epidmias como la d gripe d 1918, cólera, viruela o tuberculosis. Fuerte emigración interior a las ciudads y focos industriales d la periferia. Gran expansión urbana. Emigración a américa latina.- estructura social carácterística d una sociedad d clases con fuertes dsigualdads sociales.Oligarquía industrial y financiera, grands terratenientes dl interior que apoyaban a los partidos oficiales, clases medias que votaban a los partidos d la oposición,  peqeños campesinos y jornaleros. La novedad fue la gran expansión dl proletariado urbano que dbido a las duras condiciones d vida y laborales adquiríó conciencia d clase y pasó a engrosar las filas d las organizaciones y partidos obreros. Se consiguieron algunas mejoras como la reducción d la jornada laboral, la regulación dl trabajo infantil y d las mujeres, seguros y protección en el trabajo… fuerte crecimiento d los sindicatos como la recién creada confedración general dl trabajo (1910-cnt), d orientación anarquista y la ugt. Estos protagonizaron a lo largo dl periodo numerosas huelgas y protestas y formaron parte activa en los sucesos d la semana trágica, la crisis dl 1917 y durante los años dl llamado  trienio bolcheviqe.Durante la dictadura los anarquistas fueron duramente reprimidos y la ugt mantuvo una política ambigua. El psoe se consolidó como un partido importante llegando a tener siete diputados en las cortes d 1923, aunqe sufríó la escisión d los sectores más radicales (juventuds socialistas) que acabaron aceptando los consejos d la internacional comunista (iii ait) y fundaron el pce (1921).

INTENTOS DE MODERNIZACIÓN. REGERACIONISMO Y REVISIONISMO.En 1897 Cánovas del Castillo fue asesinado y en 1902 Sagasta decidíó retirarse de la política. Conservadores y liberales van a carecer de líderes indiscutibles que lleven las riendas de sus partidos y marquen la línea política a seguir. La situación se agravaba porque el caciquismo fomentaba las luchas personales dentro de los partidos.Ante esta coyuntura se decidíó reconocer la mayoría de edad de Alfonso XIII que tenía 17 años. La actitud del joven rey, partidario de intervenir en el gobierno y sobre todo en la política de ascensos del ejército, creará mayor inestabilidad. El ejército humillado por las derrotas (1898) se volcará sobre las guerras africanas e intervendrá cada vez más en política apoyado por el monarca. Dentro de él surgirá una ideología reaccionaria, los africanistas, contraria a cualquier cambio y defensora de la unidad y “valores patrios”. Con apoyo del rey, conseguirán que se apruebe la Ley de las Jurisdicciones por la que todo ataque o crítica al ejército, a la bandera, a la unidad de la patria y al rey, será juzgada por un tribunal militar.Desde el punto de vista político, ya los intelectuales más importantes del periodo final del Siglo XIX (Joaquín Costa) protestaron contra el mundo de la Restauración, criticaron el sistema político y, en líneas generales, acertaron al denunciar la situación existente pero no tanto al señalar algunas de sus soluciones. Su actitud puede considerarse como el inicio del protagonismo en la vida española del término “regeneración” que indicó un deseo general de superar el retraso, llevar a cabo una modernización de la vida colectiva y revisar la vida política nacional o encontrar una solución fuera de ella. El regeneracionismo trascendíó el ámbito del pensamiento e impregnó la actividad política de buena parte del Siglo XX. Durante todo el reinado de Alfonso XIII ese término resultó decisivo para explicar la actitud de personas y de grupos políticos y sociales. El ansia de superar el retraso y llevar a cabo una modernización en todos los sentidos de la vida española se convirtió incluso en una obsesión.    Esto se concretó en dos ensayos de gobierno regeneracionista, uno de carácter conservador y otro liberal. El primero fue liderado por el político conservador Maura  entre 1904 y 1909, y el segundo por el liberal Canalejas  entre 1910 y 1914.Maura intentó llevar a cabo “una revolución desde arriba”. Se propuso acabar con el caciquismo (reforma electoral y primando más a las ciudades) e incorporar a la política a la pequeña burguésía y a los nuevos grupos políticos nacionalistas y regeneracionistas surgidos con la crisis de 1898. Para intentar atraerse a los nacionalistas burgueses catalanes (Lliga Catalana liderada por Cambó) preparó la "Ley de las Mancomunidades” que permitiría una autonomía municipal, comarcal y provincial, y que hubiese podido solucionar las demandas de autogobierno de Cataluña, País Vasco y Galicia. No pudo llevarla a cabo por la oposición de la burguésía centralista y fue derrotado en el Senado. Por otra parte, su política social no satisfizo las aspiraciones de la clase obrera. Maura no era ningún revolucionario y su actitud conservadora la mostró al redactar la Ley del Terrorismo contra los movimientos obreros. Esta actitud le valíó la oposición de la izquierda en las Cortes y las organizaciones obreras en la calle. El momento de mayor tensión se vivíó en la “Semana Trágica de Barcelona” en Julio de 1909. El motivo inmediato del movimiento fue el descontento producido por el embarque de tropas destinadas a Melilla, pero en el fondo había un rechazo a la política de Maura. En la Conferencia de Algeciras (1906) se había concedido a España el “protectorado” sobre la zona norte de Marruecos. Al intentar ocupar la zona designada se encontraron con la resistencia de los rifeños. Una serie de desastres militares (Barranco del Lobo -Melilla -1909) obligaron a la movilizaron de los reservistas y el día previsto para su embarque en el puerto de Barcelona se produce una huelga general y un movimiento insurreccional. El ejército ocupa Barcelona y los líderes del movimiento opositor son encarcelados, juzgados por tribunales de guerra y algunos líderes anarquistas fusilados (el pedagogo Ferrer). Estas acciones provocaron la caída del gobierno de Maura.Como consecuencia de la represión ejercida sobre los anarquistas por la Semana Trágica, los distintos sindicatos y grupos anarquistas decidieron integrarse en la Confederación Nacional de Trabajadores (C.N.T.) en 1910. Esta organización tendrá un papel decisivo en la crisis de 1.917 y en las posteriores luchas sociales.Canalejas era un liberal atípico ya que pretendía abrir el sistema a las fuerzas de la izquierda: “Yo solicito el concurso de los republicanos, de los socialistas y de los demócratas españoles”. Además era de un talante reformista y tendente a limitar el poder de los grupos oligárquicos contrarios al cambio. Subíó al poder en 1910 e intentó nuevamente que se aprobase la Ley de las Mancomunidades. Elaboró la Ley sobre Asociaciones Religiosas prohibiendo el establecimiento de nuevas órdenes y la apertura de nuevos conventos (“ley del candado”), intentó democratizar el ejército e imponer el servicio militar obligatorio sin redenciones. El 12 de Noviembre de 1912 Canalejas fue asesinado por un anarquista. Con su muerte se frustró la posibilidad de una regeneración del sistema y se precipitó la desintegración de la monarquía parlamentaria, atacada por la burguésía, el ejército y los obreros.La quiebra del sistema: conflictividad social y crisis de 1909, 1917 y 1921.Con la muerte de Canalejas y la caída en desgracia de Maura, los partidos tradicionales fueron incapaces de intentar nuevas reformas que pudiesen mantener el sistema. Los siguientes gobernantes Romanones (liberal) y Dato (conservador), sin la talla de sus predecesores, trataron de administrar la situación siendo sobrepasados por las circunstancias.La situación social y política se agravó con el estallido de la I Guerra Mundial (1914-1918). En ella se enfrentaron dos grandes alianzas: la Triple Alianza (Alemania, Austro-Hungría, Bulgaria y Turquía) y la Triple Entente (Gran Bretaña, Francia y el Imperio Ruso con el apoyo deEE.UU.) En este choque de grandes imperios era evidente que España no pintaba nada. Porque no tenía Imperio y no era una potencia industrial. España fue neutral y la neutralidad fue un negocio para España. Se consolidó un gran salto hacia la industrialización, contando con los capitales repatriados de las colonias tras el desastre de 1898 y con los conseguidos con la venta de alimentos y material a los beligerantes.Como ya se ha dicho España continuaba siendo un país agrario con cerca de un 70% de la población activa trabajando en el sector primario mientras que la población empleada en la industria era sólo del 16%, concentrada sobre todo en la construcción y el textil. El 6% de la propiedad de la tierra estaba en manos de la nobleza, y las fincas grandes presentaban un 28% del total. No obstante, desde principios de siglo, la agricultura había experimentado ciertas mejoras  como nuevas roturaciones, la producción de olivo para la exportación, la implantación de nuevos cultivos como la naranja y la remolacha azucarera, y al uso de nuevas técnicas (se generalizó el arado de vertedera, comenzó a emplearse maquinaria y abonos, se desarrollaron los regadíos), lo que produjo un aumento de la producción. Por otra parte, España continuó con una agricultura eminentemente cerealista y tradicional  (uso del barbecho) con los bajos rendimientos. Otro problema de la agricultura fue las desigualdades en el reparto de la tierra (latifundismo en el sur y minifundismo en la cornisa cantábrica), lo que provocó conflictividad social.En el plano industrial, España dejará de ser un mero exportador de minerales para convertirse en un productor de acero y constructor de barcos. La zona industrial por excelencia era Cataluña. Allí, la industria más importante, como la textil, sufría una serie de debilidades (materias primas –algodón- y patentes eran importadas del exterior), a lo que habría que sumar la pérdida de las colonias como mercado y proveedor de materias primas. Esa situación obligó al textil catalán a apoyarse en un alto arancel. Desde ahora, el empuje extraordinario de la siderurgia vasca (en 1902 se funda Altos Hornos de Vizcaya) utilizará el carbón de Asturias. Es también el momento en que nacen las primeras industrias eléctricas (la "Canadiense" de Barcelona) o que producen electricidad (en 1901 se funda Hidroeléctrica Ibérica, luego llamada Iberduero; en 1907 se funda Hidroeléctrica Española, que con la anterior constituye hoy Iberdrola), así como químicas (explosivos, fosfatos) y cementeras. Los principales problemas de la industria española consistieron en su desigual distribución espacial (mapa p.292) y que las empresas españolas eran en su mayoría de tipo familiar.La guerra cambió el saldo negativo de la balanza comercial española, gracias a las exportaciones (hierro, carbón, naranjas...) y a los fletes (contratos de transporte para barcos españoles). También aumentó la participación del capital español en la economía nacional y fortalecíó a la banca, sobre todo a la vasca. Por poner alguna cifra, tomando como índice 100 lo que se producía en 1900, en 1918 la producción siderúrgica había llegado a 1072 y la de electricidad a 560.Pero no todo fueron aspectos positivos: aunque se producía más, los precios subieron más de un 15% porque se conseguían beneficios más altos exportando los productos españoles. Los salarios no subieron tanto, con lo que los conflictos sociales se agravaron. Además, gran parte de los beneficios obtenidos por los empresarios no se reinvirtió en la mejora de equipos industriales, con lo que, al acentuarse la competencia con otros países una vez acabada la guerra, la crisis fue peor de lo esperado.Durante la I Guerra Mundial, la conflictividad social producida por la carestía de alimentos no fue solucionada ni por conservadores ni por liberales. El conservador Dato evitó los problemas políticos teniendo cerradas las Cortes. Lo único destacable fue que aprobó por decreto la Ley de Mancomunidades, la primera que permitía cierta autonomía regional.El liberal Romanones gobernó durante 1916 y contó como ministro de Hacienda con Santiago Alba, un liberal de izquierdas que planteó un ambicioso programa de reformas (desarrollo de la industria, instrucción pública, carreteras y regadíos). Todo a costa de un impuesto extraordinario sobre los beneficios obtenidos durante la guerra. Los empresarios y la derecha del país se encargaron de echarlo abajo.LA CRISIS DE 1917.Otro gobierno liberal, el de García Prieto, es el que tuvo que hacer frente a la triple crisis que se originó durante el verano de 1917:1. Crisis militar. El ejército español, un monstruo heredado de las guerras coloniales con seis veces más oficiales que el francés siendo seis veces más pequeño, estaba dividido entre oficiales peninsulares y africanistas, que ascendían por méritos de guerra. La carestía de la vida la sufríó el ejército como otros funcionarios o como la sufrían los obreros. Eso, junto al descontento por los ascensos, llevó a varios coroneles a organizar Juntas de Defensa que, tras las dudas iniciales, el gobierno intentó disolver sin éxito, lo que provocó su caída en Junio. El rey volvíó a llamar a Dato a la presidencia del gobierno.2. Crisis parlamentaria. Dato se negaba de nuevo a abrir las Cortes, lo que llevó al político nacionalista catalán F. Cambó, de Solidaritat Catalana, a organizar en Barcelona una Asamblea de Parlamentarios (unos 70) para exigir unas Cortes Constituyentes. En esta asamblea participaron pocos liberales y conservadores y el gobierno, que al principio la ignoró, al final acabó disolvíéndola sin problemas en Julio.3. Crisis social. Ya en el mes de Marzo, la CNT y la UGT había emplazado conjuntamente al gobierno a solucionar la carestía de alimentos. Las huelgas se sucedieron hasta el verano y en Agosto los ferroviarios de la UGT llamaron a una huelga general que paralizó el país del 10 al 13 de Agosto, con más de 70 muertos en toda España. El gobierno echó mano del ejército y, asustados, Juntas de Defensa y Parlamentarios se pusieron del lado que les correspondía.Las consecuencias de la crisis fueron muy graves. El partido Conservador y el Liberal se fragmentaron en múltiples facciones a las que será imposible poner de acuerdo por el personalismo de sus líderes, lo que producirá "gobiernos de concentración" muy inestables: el Gobierno Nacional de Marzo de 1918, en el que estaban todos (Maura, Dato, Romanones, Cambó, García Prieto...) duró 9 meses.El movimiento obrero se reforzó mucho, coincidiendo con los tres años que siguieron al triunfo de la Revolución Soviética en Rusia, el llamado "Trienio Bolchevique" (1918, 1919 y 1920).La CNT juntaba en 1919 a 700000 afiliados, sobre todo catalanes, destacando entre sus dirigentes Ángel Pestaña y Salvador Seguí. En 1919, mantuvo durante 44 días una huelga en la empresa eléctrica y de tranvías "La Canadiense" de Barcelona y, en Andalucía, hubo una auténtica rebelión campesina pidiendo tierras. El gobierno recurríó al ejército y, los empresarios, a pistoleros.Por su parte, la UGT contaba en 1921 con 240000 afiliados y el PSOE con 45000. Tras el triunfo de la Revolución en Rusia, se va a producir en 1921 una ruptura entre los marxistas españoles: los reformistas (socialdemócratas), mayoritarios y partidarios de llegar a acuerdos con la izquierda burguesa (republicanos y demócratas), no van a integrarse en la III Internacional, organizada por el Partido Comunista de la Uníón Soviética; una parte del PSOE, los revolucionarios (comunistas), se va a separar fundando el Partido Comunista de España. A la muerte de Pablo Iglesias, dirigirá el socialismo español Julián Besteiro.Hasta 1921, la cuestión social siguió empeorando y no ayudó nada a solucionarla que el gobierno de Dato la combatiera a tiro limpio en las calles de Barcelona, a través del gobernador "civil", el general Martínez Anido. De hecho, Dato fue asesinado en Marzo de 1921 por un anarquista.LA PRESENCIA DE ESPAÑA EN Marruecos. 1921 EL DESASTRE DE ANNUAL.Pero ese año fue el de un nuevo desastre colonial en el protectorado marroquí otorgado a España en la Conferencia de Algeciras de 1906: 45000 km2 montañosos y sin agua, de escaso valor económico (sólo minero), habitados por beréberes organizados en clanes y cuyo jefe era Abd-el-Krim. El general Silvestre, jefe militar de Melilla y de la zona oriental del protectorado, llevó a cabo una campaña de conquistas imprudente en un frente muy amplio que acabó en una emboscada en Annual en Julio. La retirada caótica hacia Melilla dejó 12000 muertos sobre el campo de batalla.Las consecuencias políticas fueron demoledoras. De nuevo, militares y gobierno se echaban la culpa del desastre. El propio rey se vio salpicado por el asunto, al apoyar la expansión colonial. En las Cortes se formó una comisión par investigar las responsabilidades del desastre (Informe Picasso). En el informe se criticaba a las altas autoridades del ejército y salpicaba al mismo rey y a grandes políticos de la restauración (Romanones). En esta situación se produjo el pronunciamiento del Capitán General de Cataluña, el general Miguel Primo de Rivera, el 13 de Septiembre de 1923.LA DICTADURA DE Primo de Rivera (1923-1930).Las causas del Golpe de Estado hay que buscarlas en el desastre de Marruecos y en la inestabilidad política. Entre 1917 y 1923 hubo 23 gobiernos diferentes y 30 crisis parciales en las que sólo cambiaron algunos ministros. No es de extrañar que la opinión pública pensara que el Estado estaba en manos de unos incapaces que lo llevaban a la deriva. Los partidos que estaban al margen del sistema (socialistas, republicanos, regionalistas y nacionalistas) no eran una alternativa de poder. Además el movimiento anarquista estaba desarticulado tras la enorme represión que sufrieron desde 1917. Los periódicos, los intelectuales y la opinión pública pedían reformas profundas del sistema por su ineficacia. Así que, a falta de ideas mejores, a falta casi de cualquier idea, la oligarquía en el poder optará por una solución militar, la de la dictadura.El Golpe de Estado no sorprendíó a nadie. Alfonso XIII, que no estaba al corriente del pronunciamiento, reconocíó al golpista, que recibíó el apoyo de gran parte del ejército, los partidos monárquicos y la oligarquía dirigente. Sin embargo, muchos líderes de los partidos tradicionales acusaron al rey de anticonstitucional y se fueron decantando hacia las ideas republicanas.Miguel Primo de Rivera escribíó un Manifiesto, impregnado de un vago espíritu "regeneracionista", en el que afirmaba que su intención era la de detentar el poder político durante un breve período de tiempo, lo justo para llevar a cabo una labor de “saneamiento” del sistema político de la Restauración y la de terminar con los problemas más acuciantes de la sociedad española: la guerra en Marruecos, la conflictividad social y las continuas luchas intestinas entre los partidos tradicionales. Se proclamaba al margen de la actividad de los partidos tradicionales (se definirá como “apolítico”) y partidario de llevar a cabo una reforma en profundidad, una reforma desde “arriba” como habían preconizado Joaquín Costa y Maura.Durante la dictadura de Miguel Primo de Rivera (1923-1930) se distinguen dos etapas: el Directorio Militar (1923-1925) y el Directorio Civil (1925-1930).El directorio militar (1923-1925)El Directorio Militar llevó a cabo su labor desde el 15 de Septiembre de 1923 al 3 de Diciembre de 1925. Este contó con gran prestigio debido, en gran medida, a la labor de saneamiento social y de orden, con el caro coste de la supresión de las libertades garantizadas en la Constitución. Así, las primeras medidas que se tomó fueron la disolución de las Cortes, las diputaciones provinciales y los ayuntamientos,  la prohibición de la huelga, el control de las actividades de reuníón, la supresión de las elecciones, imposición de un orden policial en la calle y las empresas. Además, los tribunales militares sustituyeron a los civiles en las cuestiones de orden público, se gobernaba por reales decretos y los gobernadores civiles fueron sustituidos por militares.Se propuso una lucha contra el caciquismo para sanear la vida pública española. Se nombró gobernadores provinciales e inspectores a militares, con el fin de destruir el poder político, social y económico de los “caciques”. Para asesorar a los militares se formaron juntas con los mayores contribuyentes y los cargos electos más votados, lo que en la práctica supuso la sustitución de los viejos caciques por otros nuevos más afines a la política dictatorial.La organización del Estado. Durante la Restauración se había creado un modelo de estado centralista y uniforme, con la excepción del Concierto Económico del País Vasco y Navarra. La ineficacia mostrada por el centralismo, junto con el caciquismo, originó la aparición de movimientos regionalistas y nacionalistas que pedían una autonomía. Los nacionalistas pensaron que el dictador haría una reforma de la estructura del Estado. Lejos de ello el dictador se decidíó por un sistema ultracentralista a la vez que clausuraba los locales de la Lliga y del P.N.V. Y prohibía el uso del catalán y del euskera en los medios oficiales y en la enseñanza. Los grupos regionalistas, autonomistas y nacionalistas se declararán desde ese momento partidarios de un sistema republicano.La actitud de la Dictadura ante las tensiones sociales y el movimiento obrero tuvo dos vertientes. Por un lado se continuó con una política de acoso contra los anarquistas, clausura de publicaciones y locales, persecución de los líderes más significativos (la C.N.T. Vivíó en la clandestinidad). La dureza de la persecución llevará al radicalismo insurreccional a núcleos del anarquismo (en 1927 se formará la Federación Anarquista Ibérica, F.A.I.).Por otro lado llevará a cabo una política de atracción de los socialistas del P.S.O.E. Y U.G.T. La fama de honestidad del partido y la disciplina mostrada por la central sindical, llevaron a Miguel Primo de Rivera a pedir su colaboración. El partido socialista mantuvo posturas ambiguas e incluso uno de sus principales líderes, Francisco Largo Caballero fue nombrado asesor del Consejo de Estado. Esta actitud de neutralidad y colaboración de los socialistas con la Dictadura se vio refrendada por la legislación laboral que llevó a cabo la Dictadura. La legislación laboral reconocía la seguridad en el trabajo y la creación de la Seguridad Social con seguros de accidentes, enfermedad y jubilación. Además se destinaron partidas para la creación de escuelas de formación profesional, barriadas para obreros y protección al emigrante. Para resolver los conflictos de las negociaciones colectivas se establecieron los comités paritarios a nivel de empresa y municipio, las comisiones mixtas provinciales y los consejos de corporación de sector. Los sindicatos y las organizaciones empresariales tenían el mismo número de representantes. Si persistían las diferencias se resolvían en los consejos de corporación con la presencia de delegados gubernamentales (emitían laudos de obligado cumplimiento).En el exterior, lo más destacado de este periodo fue la resolución del conflicto de la guerra en Marruecos. La guerra en Marruecos era totalmente antipopular y muy costosa. Miguel Primo de Rivera se declaró partidario de entablar negociaciones con Abd-el-Krim para una autonomía muy amplia y abandonar los territorios recientemente conquistados. Esta posición le llevó a enfrentarse con los oficiales africanistas. Ordenó la retirada de Xauen con la esperanza de permitir las negociaciones con los rifeños, pero éstos presionaron sobre las plazas fuertes de Ceuta y Melilla y atacaron los territorios franceses en Marruecos. Tras coordinar las futuras acciones militares con Francia, Primo de Rivera llevó a cabo el desembarco de Alhucemas (8 Septiembre de 1925). En Mayo de 1926 se produjo la rendición de Abd-el-Krim a los franceses. El fin del conflicto le dio gran popularidad, pero dejaba sin resolver el enorme gasto militar y además el problema político originado por una numerosa oficialidad africanista ascendida por méritos de guerra y con ansias de intervención política.En 1924 se fundó la Uníón Patriótica  como partido nacional único, a imitación del fascismo italiano, con la intención de consolidarse en el poder. Este partido carecíó de un programa político desarrollado. Intentaba atraer a las clases medias que no habían participado en la política de la Restauración y se definía como un movimiento nacional por la reforma, lejos de la antigua derecha y de la izquierda. Nunca consiguió convertirse en un partido de masas y fracasó. Los únicos grupos dispuestos a colaborar procedían del antiguo partido conservador (José Calvo Sotelo) y de los sectores confesionales católicos. A partir del Directorio Civil se convirtió en un partido gubernamental.El directorio civil (1925-1930).El 3 de Diciembre de 1925 se constituyó el Directorio Civil que estará en funciones hasta el 28 de Enero de 1930. El fin de la guerra de Marruecos y el restablecimiento de la estabilidad social, habían hecho muy popular a la Dictadura. A partir de 1926 esta popularidad se irá perdiendo por el intento del dictador de perpetuarse en el poder mediante la elaboración de una nueva constitución de tintes fascistas. Tres fueron los principales proyectos del nuevo gobierno:Institucionalizar la Dictadura y crear un nuevo sistema político. En 1926 se convocó una Asamblea Consultiva compuesta por representantes de los viejos partidos, de las corporaciones profesionales y de personalidades designadas por el gobierno con el fin de elaborar una nueva constitución. Esta reuníón se hacía en medio de un estado de excepción, sin libertad de prensa y de asociación. La mayoría de los representantes de los viejos partidos y el mismo rey se opusieron a las pretensiones del dictador. Los socialistas, los progresistas y la mayor parte de los conservadores se negaron a participar. Se trabajaría en comisiones, sólo se podrían tratar los temas que marcase el gobierno y se dibujaba una constitución claramente autoritaria con una asamblea con diputados de representación corporativa (organizaciones patronales, sindicatos y obreros), diputados de elección popular y diputados de derecho propio. La constitución nunca llegó a elaborarse, pero este intento de mantenerse en el poder originó la aparición de una oposición activa a la Dictadura que fue endureciendo sus posiciones a medida que avanzaba el proceso.Modernizar la economía y relanzar la producción. Los políticos que van a estar al frente del Directorio Civil van a proceder de los viejos partidos (José Calvo Sotelo), de los grupos regionalistas y también habrá técnicos independientes.Se llevó a cabo una política económica intervencionista, con un aumento considerable de la inversión pública. Para racionalizar la inversiones públicas y privadas se constituyó un Consejo de Economía Nacional, verdadero centro motor de la expansión (el precedente más inmediato era la Oficina de Planificación Económica que había diseñado los planes quinquenales en la U.R.S.S. Con Stalin). Para conseguir capital se recurríó a la emisión de Deuda Pública, que al no ir acompañada de un aumento de la recaudación fiscal por oposición de la oligarquía, llevó a una situación inflacionista. Para relanzar la capacidad recaudatoria se constituyeron monopolios en sectores claves: petróleo, ferrocarriles, etc. El más importante de ellos fue C.A.M.P.S.A.Pero quizás la realización económica más espectacular fue el de las obras públicas, destinadas a combatir el paro y a dinamizar todos los demás sectores. Se constituyeron entes autónomos con participación de capitales privados para la construcción y explotación de los proyectos, pero respaldados por el Estado. Se crearon las confederaciones hidrográficas destinadas a la construcción de embalses y al aprovechamiento integral de las cuencas fluviales. Este proyecto se debía a Joaquín Costa y los últimos gobiernos de la Restauración fueron incapaces de llevar a cabo.Se llevó a cabo un amplio programa de construcción de carreteras gestionado por el Circuito Nacional de Firmes Especiales. Se construyeron más de 7000 km. Se revitalizó la construcción de nuevos ramales de ferrocarriles. En la concesión de licencias para estas obras públicas hubo continuamente acusaciones de inmoralidad y corrupción.Esta amplia actividad económica originó el crecimiento de la banca privada y oficial. Contó con una situación internacional favorable (reconstrucción europea). En los últimos años de la Dictadura se produjeron desajustes inflacionistas y las repercusiones de la crisis de 1929 hicieron inviable su continuidad.No obstante, salvo por la creación de las confederaciones hidrográficas, el mundo agrario se descuidó, Así, el problema de la distribución de la tierra no se abordó y ésta siguió en manos de los grandes propietarios.Reformar el ejército. El ejército tenía un exceso de oficiales que habían ascendido por méritos de guerra en la última guerra carlista (1872-1876) o en las guerras coloniales de Cuba y África. El presupuesto militar era enorme y la mayor parte se destinaba al pago de los salarios de los oficiales; en estas condiciones es fácil prever las deficiencias de equipamiento de todo tipo. En 1912 se impidió la redención pero seguían existiendo soldados de “cuota” que aportando dinero permanecían en filas unos nueve meses, mientras que el resto debía permanecer 3 años.Los bajos salarios de los oficiales hicieron florecer multitud de irregularidades en el abastecimiento de los regimientos (se inflaba el número de soldados y comidas repartidas, se concedían vacaciones a los soldados, se negociaba con los abastecedores). Sólo unas pocas unidades estaban al completo y con plena capacidad combativa (las unidades que se encontraban en el norte de África y las que exigen una cualificación: artillería, aviación). Para conseguir una oficialidad homogénea fundó la Academia General Militar, con sede en Zaragoza, presidida por Francisco Franco. Se intentó también la disminución del número de oficiales mediante la concesión de otros destinos en la administración y la jubilación anticipada. Estas reformas fracasaron. Pero quizás su mayor fracaso fuese el de alinearse con los oficiales africanistas que defendían la presencia de España en África y el ascenso por méritos de guerra, convirtiéndose estos oficiales en un elemento agresivo en la política interior. Al intentar aplicar los ascensos por méritos de guerra a otras ramas se encontró con una fuerte oposición, ya que estos ascensos estaban abiertos a irregularidades y a la voluntad del mando. El cuerpo que más se enfrentó a la Dictadura fue el de artillería, que tuvo que ser disuelto. La arbitrariedad de esta política, las irregularidades y el favoritismo hacia los africanistas, hicieron surgir una oposición militar a la Dictadura a la vez que cundía el descontento. Muchos oficiales se declaraban republicanos.La oposición y el fin de la dictaduraLa oposición al régimen dictatorial se vertebrará sobre todo en la última etapa de gobierno. El frente opositor era amplio y albergaba a tendencias muy distintas.A) Los líderes de los viejos partidos liberales se opusieron a la política autoritaria y arbitraria. Se negaron a colaborar en la Asamblea Consultiva e incluso participaron en la organización de diferentes conspiraciones.B) Parte de la oficialidad del ejército por su política africanista y por los ascensos por mérito de guerra. A partir de 1926 son numerosos los intentos conspirativos en diferentes unidades militares, que si bien no triunfaron mostraban a las claras que la situación había cambiado.C) Los partidos republicanos mantuvieron su oposición no sólo al dictador, sino a la monarquía que había “aceptado” el Golpe de Estado. A partir de 1928 experimentaron un crecimiento considerable, sobre todo Izquierda Republicana de Manuel Azaña.D) Los sindicatos y partidos obreros. La C.N.T. Se manifestó contraria al golpe militar y fue perseguida con saña, sobre todo por el Ministro de Gobernación Martínez Anido; con la formación de la F.A.I. Y la crítica situación económica a partir de 1929 se convirtió en la principal fuerza sindical de España. El P.S.O.E. Y la U.G.T., que habían mantenido una postura ambigua, cambiaron sus planteamientos a partir de 1927 cuando el dictador intentó perpetuarse.E) Los intelectuales y los estudiantes. Era un grupo dinámico y que tenía gran influencia social. La llegada al poder de Miguel Primo de Rivera fue recibida con esperanza por su programa regeneracionista. Pero pronto esta esperanza se trocó en lucha abierta. En 1924 se expulsó a profesores de la universidad (Miguel de Unamuno fue desterrado a Fuerteventura y después marchó al exilio). En 1928 el Dictador elaboró un estatuto universitario que favorecía claramente a las universidades privadas; en Madrid, Barcelona, Salamanca, Zaragoza...Se produjeron manifestaciones estudiantiles. El Dictador cerró las universidades de Madrid y Barcelona. Muchos catedráticos abandonaron la docencia.La abolición de los derechos de reuníón y prensa originó multitud de protestas. Se clausuraron muchas publicaciones y los panfletos ridiculizando al Dictador y al rey se extendieron por todos los sitios. Se clausuró el Ateneo de Madrid. La mayor parte de la intelectualidad y de los periodistas se declararon contrarios al dictador y partidarios de la república.En 1929 las críticas contra el sistema dictatorial alcanzaron su cénit. En Enero hubo un intento de Golpe de Estado con el apoyo de líderes conservadores y liberales. En Julio las corporaciones (las Universidades, los colegios de Abogados y de Ingenieros) nombraron miembros de la Asamblea Consultiva a declarados enemigos del dictador.En otoño la situación económica entró en crisis. El "crash" de la bolsa de Nueva York afectó a la cotización de la peseta, la inflación no se pudo contener y todos los planes de inversión pública tuvieron que paralizarse. Este cambio de ciclo económico originó un aumento de las huelgas y de los conflictos laborales.Ante esta situación Miguel Primo de Rivera realizó una consulta a los capitanes generales y a los más altos oficiales del ejército. La mayoría de los consultados le negaron su apoyo para continuar su acción de gobierno. El 28 de Enero de 1930 presentó su dimisión al rey. Alfonso XIII contrariado por no haberle consultado a él, la aceptó y nombró nuevo gobierno presidido por el general Berenguer, que fue conocido como la “Dictablanda”. Primo de Rivera se exilió en Francia y murió poco después.Berenguer trató de volver al sistema anterior. Intenta convocar elecciones generales, pero los monárquicos se opusieron pidiendo antes las municipales. En Agosto de 1930, toda la oposición (republicanos, nacionalistas y socialistas) firmó el "Pacto de San Sebastián", donde se decide no colaborar con el sistema monárquico y preconizar la instauración de la república. Berenguer dimite en Febrero de 1931 y es sustituido por el almirante Aznar, que convoca las elecciones municipales para el 12 de Abril de 1931.Balance de la dictadura de primo de riveraPor una parte que fue una época de prosperidad económica y paz social; sin embargo, su incapacidad para  reconstruir la política del país, acabar con el caciquismo y los favoritismos en el ejército y, sobre todo, la falta de libertades, favorecieron la unidad de la oposición (Pacto de San Sebastián) para acabar no sólo con el sistema de la Restauración, sino también con la monarquía e instaurar la II República.

Entradas relacionadas: