Contenidos de la Psicología de la Educación

Enviado por Javi y clasificado en Magisterio

Escrito el en español con un tamaño de 6,01 KB

Def. De contenido


En la enseñanza, el contenido es lo comunicado o enseñado, que en el modelo tradicional se lleva a cabo del profesor al alumno.

Debemos diferenciar entre “contenido a enseñar” y “contenido de la enseñanza”. El contenido a enseñar es aquello que las autoridades educativas consideran necesario transmitir o enseñar a los alumnos; el contenido de la enseñanza es lo que los docentes transmiten a los estudiantes.

Teoría de elaboración de los contenidos


Esta teoría pretende prescribir la mejor forma de seleccionar, estructurar y organizar los contenidos de instrucción.

Según Coll, es una teoría de la instrucción en sentido amplio que integra algunas de las principales aportaciones de la psicología cognitiva actual y de la psicología del procesamiento de la información.

Trata de explicar cómo se almacenan los conocimientos, cómo se codifican y cómo pueden ser transferidos, con el fin de prescribir un conjunto de estrategias instruccionales dirigidas a optimizar el aprendizaje de los alumnos.

Número de niveles en la teoría de la elaboración de contenidos. ¿Cuántos niveles deben aparecer en el desarrollo de un contenido?

En cuanto a los niveles de elaboración de complejidad creciente, tenemos:

-Nivel 1, que consiste en proporcionar informaciones más detalladas sobre los elementos que aparecen en el epítome (panorámica global que constituye el primer paso de la secuencia elaborativa de los contenidos). En este nivel, no se incluye la totalidad de informaciones.

-Nivel 2, idéntico al nivel 1 excepto por el hecho de que se elabora uno de los elementos del nivel 1 en vez de uno de los elementos del epítome.

-Nivel 3, que proporciona mayores detalles e informaciones respecto a uno de los elementos del nivel 2; y así sucesivamente para las elaboraciones siguientes. En todos los casos, la elaboración que resulta en un determinado nivel se convierte a su vez en epítome par la elaboración siguiente. El número de niveles que aparezcan dependerá de cuánto queramos profundizar en el tema explicado; a más niveles, mayor profundización y más detalles ofreceremos.

Concepto de epítome



La panorámica global que constituye el primer paso de la secuencia elaborativa recibe el nombre de epítome. Un epítome integra los componentes esenciales del contenido en vez de resumirlos o sintetizarlos.

Su función es transmitir los elementos fundamentales del contenido. El epítome es general, pero incluye ejemplos prácticos de aplicación e ilustraciones empíricas.

Las propiedades que caracterizan al epítome son las siguientes:

-Sólo incluye los elementos más fundamentales y representativos.

-Sus elementos se eligen de manera que el resto de elementos del contenido aporten mayores detalles.

-El epítome es objeto de enseñanza (suele ser el primer tema del programa).

-Se enseña a un nivel de aplicación, mediante ejercicios prácticos, con el fin de hacerlo significativo para el alumno.

-Tiene una orientación básica de contenido: según el tipo de contenido elegido, puede ser conceptual, teórico o procedimental.

-Los elementos del contenido que no responden a la orientación elegida se incluyen sólo en la medida en que son relevantes para la comprensión de los que sí responden a ella.

Enfoque de los contenidos


Partiendo de la idea de que existen distintas concepciones sobre los contenidos, Schiro analiza este problema y establece cuatro enfoques diferentes de los contenidos y su relación con la enseñanza:

-Centrado en la estructura de las disciplinas y en los aprendizajes formales: Se refiere a la estructura interna de los contenidos; propone abordar cada materia siguiendo la estructura lógica de cada disciplina y centrándose en las exigencias del programa. Se hace hincapié en el tipo de conocimientos a adquirir, se organizan los espacios y actividades en función de tales conocimientos y se buscan resultados que puedan ser evaluados objetivamente.

-Centrado en el alumno: Se centra en el alumno como sujeto individual, con carácterísticas, necesidades y ritmo de aprendizaje propio. Es el componente principal que se ha de tener en cuenta para organizar los contenidos de la enseñanza. Esta perspectiva (llamada también “humanista”) hizo dar a la escuela un giro importante al querer romper con las formas anteriores de elaborar currículos académicos.

-Enfoque científico: Surge del cruce de las dos dimensiones anteriores; por un lado la realidad subjetiva, y por otro, el uso del conocimiento. El sentido de los contenidos se hace instrumental y a la vez, propio. Los datos o acontecimientos estudiados contribuyen a la formación personal, pero a la vez, tratan de desarrollar una auténtica conciencia social.

-Enfoque tecnológico y funcional: Se busca, ante todo, una educación eficaz, capaz de hacer y lograr aquello que se le exige. Este planteamiento está hoy muy arraigado entre los profesionales de la educación. Se pide mayor calidad educativa, mayor competencia de los docentes. La preocupación principal de la escuela al abordar el tema de los contenidos desde esta perspectiva no se reduce sólo al “qué enseñar”, sino al “cómo enseñar”.

Entradas relacionadas: