Constituir en mora al deudor

Enviado por Chuletator online y clasificado en Derecho

Escrito el en español con un tamaño de 17,44 KB

 

: INCUMPLIMIENTO DE LAS OBLIGACIONES

I.EL INCUMPLIMIENTO DE LAS OBLIGACIONES

   Se incumple la obligación cuando el deudor No realiza la prestación debida, o la realiza de modo defectuoso, o de modo o Parcial, o tardíamente.

   Nos referimos en primer lugar al incumplimiento Propio, que consiste, según el art.
1101 CC, en contravenir el tenor de la obligación o en Infringir de cualquier modo el derecho de cr
édito. 

   Las consecuencias que derivan del Incumplimiento son distintas según que se deba a causa imputable al deudor, o no imputable a éste. Como regla general, el incumplimiento imputable al deudor impone al incumplidor la Obligación de indemnizar al acreedor los daños y perjuicios que se le hayan Originado como consecuencia del incumplimiento, mientras que si el Incumplimiento se ha producido por causa no imputable al deudor, éste queda exento de Responsabilidad y la obligación se extingue.

II.INCUMPLIMIENTO NO IMPUTABLE AL DEUDOR. CASO FORTUITO Y FUERZA MAYOR Y SUS EFECTOS

   El incumplimiento no imputable al deudor es Aquel que tiene lugar por causas totalmente ajenas a su voluntad (caso fortuito O fuerza mayor), cuya concurrencia, por lo general, exime al deudor de Responsabilidad. Dice el art.1105 CC que fuera de los casos expresamente mencionados En la ley, y de los en que así lo declare la obligación, nadie responderá de aquellos sucesos que no hubieran podido Preverse, o que previstos, fueran inevitables”.

   Algunos autores señalán que en el caso Fortuito del hecho impeditivo es imprevisible, mientras que la fuerza mayor es Que el hecho que impide el cumplimiento sea, además de imprevisible, inevitable. Aunque sea Como sea, si el incumplimiento de la obligación se produce por causa no Imputable al deudor, por regla general, éste no incurre en responsabilidad.

   Cuando se trata de obligación de dar cosa Específica, si la cosa se Pierde o se destruye sin culpa del deudor, y antes de haberse constituido éste en mora, la Obligación quedará extinguida. (art.1182 CC). Por tanto, esta es una excepción de la regla general de irresponsabilidad Por el incumplimiento no imputable al deudor, pues si el hecho determinante de La imposibilidad de entregar ocurre estando ya el deudor incurso en mora, es Decir, después del momento en que debíó cumplir, el incumplimiento no extingue la Obligación, aunque ocurra sin culpa del deudor, sino que produce el efecto Normal de indemnizar daños y perjuicios.

   No se extinguen tampoco por caso fortuito ni Fuerza mayor las obligaciones de entregar cosas genéricas.

   En cuanto a las obligaciones de hacer, Establece el art.1184 CC que también quedará liberado el deudor en las obligaciones de Hacer cuando la prestación resultare legal o físicamente imposible. Pero semejante precepto no debe entenderse Con la generalidad con que está concebido, pues tal liberación solo se producirá cuando la imposibilidad de cumplir se Origine sin culpa del deudor y antes de estar éste incurso en mora. Por el contrario, si la prestación se hace imposible, legal o físicamente, por causa imputable al deudor o Después de haber éste incurrido en mora, Rige la regla general del art.1105 CC, y la deuda se traducirá en la correspondiente indemnización de daños y perjuicios.

III.INCUMPLIMIENTO IMPUTABLE AL DEUDOR Y SUS EFECTOS

   El principio general viene formulado por el Art.1101 CC al decir que quedan sujetos a la indemnización de los Daños y perjuicios causados los que en el cumplimiento de sus obligaciones Incurren en dolo, negligencia o morosidad, y los que de cualquier modo Contravinieren al tenor de aquélla”.

   Entre los casos de incumplimiento imputable Al deudor, hay que distinguir entre el incumplimiento por dolo y el Incumplimiento por simple culpa, ya que los efectos que en uno y otro caso se Producen no son exactamente los mismos, aunque la consecuencia general sea la De imponer al deudor la responsabilidad derivada del incumplimiento. El Art.1101 CC sólo se refiere a la consecuencia última a que el incumplimiento imputable da Lugar: resarcimiento de daños y perjuicios.

   Para que surja esta obligación de Resarcimiento, es necesario que el cumplimiento se deba a dolo o culpa del Deudor, que son las dos formas de imputabilidad a que se refiere el art.1101 CC. Puede decirse que se incumple una obligación dolosamente cuando el deudor Actúa de forma deliberada, Sabiendo que al no realizar la prestación debida, lleva a cabo un acto Contrario a derecho y lesivo para el acreedor; se trata de una conducta Intencionada en cuanto al incumplimiento, aunque no lo sea en cuanto a los Resultados perjudiciales para el acreedor. En cambio la culpa supone Simplemente una falta de diligencia (negligencia), y se caracteriza por no Observar el deudor en el cumplimiento de las obligaciones el cuidado y las Diligencias debidas, realizando sin malicia un acto o una omisión determinante Del incumplimiento; la culpa la define el art.1104 CC, diciendo que consiste en la omisión De aquella diligencia que exija la naturaleza de la obligación y responda a las Circunstancias de las personas, del tiempo y del lugar”.

   En cuanto a las consecuencias perjudiciales Que el incumplimiento es susceptible de producir al acreedor, pueden ser idénticas, tanto si se ha Originado por dolo o por culpa; por una parte, los daños y perjuicios de que Responde el deudor de buena fe (por simple culpa), son los previstos o que se Hayan podido prever al tiempo de constituirse la obligación y que sean Consecuencia necesaria de su falta de cumplimiento, según señala el art.1107 CC. Por otra parte, cuando Se trata de un deudor que ha incumplido dolosamente, de mala fe, su Responsabilidad alcanza a todos los daños que conocidamente se deriven de la Falta de cumplimiento, sin distinguirse en que pudieran ser o no previsibles al Constituirse la obligación.  

   El art.1103 CC establece que los Tribunales Podrán moderar, según los casos, la responsabilidad que proceda De negligencia (culpa).

IV.LA MORA DEL DEUROR

   Constituye la mora el retraso en el Cumplimiento de la prestación debida, y en principio determina la obligación de Indemnizar al acreedor los daños y perjuicios causados por tal retraso. Debe Tenerse en cuenta que en algunos casos el retraso equivale al incumplimiento Total, cuando la fecha o término señalado para el Cumplimiento es esencial, de tal modo que la prestación sólo satisface el interés del acreedor si se Realiza en el momento pactado. Pero por lo general, la mora sólo representa una Forma defectuosa de cumplimiento, de tal modo que lo que no se cumplíó en el Momento debido puede cumplirse después. Pero como de todos modos el mero retraso Puede ya haber causado un daño al acreedor, ese daño también es indemnizable.

   Sólo son susceptibles de mora las Obligaciones de dar y de hacer, pero no las negativas (de no hacer o de dejar De hacer). Si una persona se ha obligado a no hacer una cosa, y la hace, Incumple la obligación pura y simplemente. Por eso el CC cuando regula la mora Se refiere siempre a las obligaciones positivas.

   Es esencial precisar que no basta por regla General con que llegue el momento señalado para cumplir sin que se haya Cumplido para incurrir en mora; es decir, que ésta no se produce automáticamente, por el mero hecho de que el Deudor no cumpla en el momento del vencimiento; se exige además un acto de reclamación del acreedor para Que la mora empiece a producir sus efectos, y así lo señala el art.1100 CC.

   Sin embargo, esta regla general tiene dos Excepciones en las que el acreedor no es necesario que reclame el Incumplimiento de la obligación:

  1. Cuando la obligación o la ley lo declaren Así expresamente. Esto ocurre Cuando se haya pactado al contraer la obligación que el deudor incurrirá en mora sin necesidad de reclamación; pacto Lícito y obligatorio a Tenor del art.1255 CC, en virtud del principio de la autonomía de la voluntad.

  2. Aquellas obligaciones de cuya naturaleza y Circunstancias resulte que la designación de la época en que había de entregarse la cosa o hacerse el Servicio, fue motivo determinante para establecer la obligación”.

   Tampoco es necesaria la reclamación en las Obligaciones recíprocas, que son Aquellas en las que ambas partes son a la vez deudor y acreedor, en virtud de Un mismo nexo contractual.

V.LA IMPUTABILIDAD DEL INCUMPLIMIENTO AL ACREEDOR. LA MORA ACCIPIENDI

   La mora que hemos tratado hasta ahora es la Mora típica, o sea aquella en Que incurre el deudor. Pero la doctrina ha transportado el concepto de mora a La negativa injustificada por parte del acreedor a aceptar el cumplimiento, y Se habla entonces de mora accipiendi o creditoris. Esta mora del acreedor sólo Puede tener lugar en aquellas obligaciones en que el deudor no puede cumplir Sin la colaboración del acreedor. En la mayor parte de las obligaciones de Hacer, el deudor puede cumplir sin necesidad de que se preste su conformidad o Aceptación del acreedor, y en tales obligaciones no puede darse la figura de la Mora accipiendi. Esta mora del acreedor puede originar perjuicios al deudor, a Quien interese liberarse de la obligación que pese sobre él, p. Ej. Para no seguir Pagando intereses.

   La doctrina ha señalado los siguientes Requisitos para que se produzca este tipo de mora:

    1. El deudor debe encontrarse en Condiciones objetivas de cumplir la prestación; o sea, que habiendo realizado Ya cuantas actividades fueren necesarias para lograr dicho cumplimiento y Estando el pago a disposición del acreedor, dependa tan solo de la voluntad de Este último su realización.

    2. La prestación cuyo cumplimiento se Pretenda debe coincidir objetivamente con la debida, además de que el tiempo y lugar en que se ofrece Se ajusten a lo prevenido para el instante de dicho cumplimiento.

    3. A diferencia de la mora típica, la cual requiere la reclamación del Acreedor, en la mora accipiendi resulta innecesario, bastando la concurrencia De los requisitos anteriores para entenderse que el acreedor incurre en ella. Por lo general, cuando se habla simplemente de mora sin más adjetivo, se hace referencia a la mora típica, o sea, a la mora del deudor

Entradas relacionadas: