Como se clasifican los juicios en filosofía

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 7,12 KB

 
El objetivo fundamental del pensamiento de Kant es responder a la pregunta de qué es el hombre. Para lo cual, va a considerar que existen dos hechos de los cuales no se puede dudar: -El cielo estrellado sobre mi cabeza: para Kant existe un conocimiento que es verdadero, que es la física de Newton. -La ley moral en mi pecho Su pensamiento se va a organizar en tres preguntas:

¿Qué puedo conocer?

Esta pregunta la contesta en un libro llamado crítica a la razón pura.
Según la filosofía moderna hay cuatro tipos de juicios:
• Juicios sintéticos: son juicios cuyo predicado no esta contenido en la definición del sujeto. Estos juicios se basan en la experiencia, y nos permiten ampliar nuestros conocimientos. Por ejemplo, es un juicio sintético decir “los cuerpos son pesados”, ya que da información nueva. • Juicios analíticos: son juicios cuyo predicado esta implicado en la definición del sujeto. Estos juicios no aportan conocimiento, son meramente aclaratorios. Por ejemplo, la afirmación “el triángulo tiene tres lados”. • Juicios a priori: se basan en el ejercicio de la razón pura. Son universales y necesarios. Por ejemplo, una línea recta es la distancia más corta entre dos puntos, y eso no necesita de la experiencia, ya que siempre será así, por lo que lo sabemos con anterioridad. • Juicios a posteriori: se basan en la experiencia, ya que se producen con posterioridad. Nos dan información nueva. Por ejemplo, la afirmación “no todos los cisnes son blancos” es un caso de conocimiento a posteriori, pues requirió de la observación de cisnes negros para afirmar lo establecido. Kant sostiene que Newton ha conseguido elaborar juicios sintéticos y a priori, los cuales son considerados como un “hierro de madera”. Para saber como son posibles estos juicios, es necesario realizar el giro copernicano. Para Kant, el conocimiento se produce gracias al siguiente proceso: -Primera síntesis: El sujeto vuelca sobre el objeto las formas a priori de la sensibilidad, que son el espacio y el tiempo, gracias a lo cual se producen las sensaciones. -Segunda síntesis: A partir de esa sensación, y con ayuda de la imaginación se forma el fenómeno. -Tercera síntesis: A partir del fenómeno, el sujeto vuelca sobre este las categorías del entendimiento, que son de cuatro tipos: de cantidad, cualidad, modalidad y relación. Fruto de esta síntesis surgen los juicios. Kant afirma que es el sujeto el que racionaliza el mundo, y que al mismo tiempo solo tenemos acceso a una verdad fenoménica. Por lo tanto, Kant sostiene que los juicios sintéticos y a priori son posibles gracias a que el sujeto trascendental racionaliza el mundo a partir de sus categorías. Kant va a llegar a la conclusión de la existencia de unos límites para la razón. Según Kant solo podemos conocer los fenómenos de aquellos objetos que sean categorizables y experimentables. Esto supone que la realidad en sí (noúmeno) es inalcanzable para el hombre, sin embargo Kant afirma su existencia. Kant se va a plantear qué ocurre con los tres grandes problemas de la metafísica: Dios, alma y mundo, llegando a la conclusión de que son antinomias de la razón pura, es decir, podemos demostrar sobre ellos una cosa y su contraria. Esto no significa que no exista, sino que la razón pura no es una herramienta válida para hablar de estos temas. ¿Qué debo hacer?
Esta pregunta la contesta en un libro llamado crítica a la razón práctica. Kant parte de un hecho indubitable: la existencia de la ley moral en mi pecho. Según Kant, todo hombre, por el mero hecho de ser hombre, siente de antemano atracción por el bien, y repulsa el mal. Kant va a plantear que lo que hace que mi acto sea bueno o malo, únicamente estará relacionado con la motivación de mi acto. Según Kant, para que un acto sea bueno debe ser racional y estar indeterminado, es decir no puede depender más que de la propia motivación. Por lo tanto, para Kant la carácterística esencial de un acto bueno será que cualquier persona pudiera tomar la misma decisión. Kant va a plantear una moral racional que se base en lo incondicionado, y que por lo tanto sea universal. Para encontrar esa moralidad, Kant va a buscar un imperativo, es decir una ley que sea la que regula mis actos. Este imperativo puede ser de dos tipos: -Hipotético: es aquel que manda solo si se cumplen algunas hipótesis. -Categórico: es aquel que manda sin depender de las circunstancias o las condiciones. Según Kant este imperativo es el debe regir nuestros actos. Kant va a encontrar el fundamento de este imperativo en el deber distinguiendo el deber por el deber del mero cumplimiento del deber. Kant va a realizar una formulación del imperativo categórico, la cual nos va a permitir evaluar todos nuestros actos para saber lo que debemos hacer. “Obra de tal modo que puedas desear que la máxima de tu acción pueda tornarse en máxima de acción universal”. Kant va a llegar a la conclusión de que la libertad en su más alta expresión no es otra cosa más que autonomía, es decir, imposición de una ley por uno mismo. De esta manera sostiene que actuaremos de manera racional porque esta es la única manera de ser incondicionado cumpliendo el imperativo categórico. Kant va a plantear una segunda formulación del imperativo categórico: “Obra de tal modo que trates al otro siempre como fin y nunca como medio de tu acción”. Kant descubre que los seres racionales nunca pueden ser utilizados para lograr un determinado beneficio, ya que ellos son fines en sí mismos. Esto acarrea que la sociedad se convierta en el reino de los fines, donde cada uno de los humanos sería tratado como un soberano y no como un mero súbdito. Por lo tanto, Kant realiza una ética racional, formal, aplicable, y deontológica. Kant se percata de la existencia de un posible error en su teoría. No es posible que un acto realizado conforme a la razón dé unos resultados peores que un acto irracional, y sin embargo en la ética esto ocurre. Parece que los malvados obtienen mejores resultados que los justos. Kant va a resolver este problema por medio de la tercera pregunta.

¿Qué me cabe esperar?

Esta pregunta la contesta en un libro llamado crítica del juicio. Según Kant, me cabe esperar que haya un Dios bueno que premie o castigue a las almas conforme a los actos realizados libremente. Con lo cual, Kant ha convertido las antinomias de la razón pura (Dios, alma y mundo) en postulados de la razón práctica conforme a los cuales se confirma la razón estética. Estas tres preguntas se pueden resumir en una: ¿Qué es el hombre? Para Kant el hombre será la uníón entre una razón pura que me permite conocer, una razón práctica que me ayuda a obrar bien, y una razón estética que me ayuda a creer.  Con:¿Q puedo conocer?; H: TODO (empezando con ult frase) . POL: q debo hacer, Ét: q debo hacer, Dios:Para Kant, Dios, alma, y mundo son antinomias de la razón pura, postulados de la razón práctica, y responden a la razón estética. Y 3 pregs

Entradas relacionadas: