La chabola de Pedro lezcano

Enviado por Chuletator online y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 5,14 KB

"La chabola"es uno de los cuentos más representativos de la obra Cuentos sin geografía publicada en 1968 por el autor madrileño Pedro Lezcano. En él, da su visión particular sobre una familia que vive en míseras condiciones, mientras el mundo avanza a su alrededor.

Lezcano, considerado uno de los autores "canarios" más importantes de la posguerra, nacíó en Madrid en 1920, aunque a la temprana edad de catorce años se muda con su familia a Las Palmas de Gran Canaria. Sus primeros escritos aparecerán en la revista del instituto Pérez Galdós "Spes", trabando amistad con personas como Agustín Millares. Estudia Filosofía y Letras en La Laguna y en Madrid, donde conoce a numerosos intelectuales de la época. Muy pronto muestra su esencia antimilitarista y pacifista, lo que le acarreará problemas con el franquismo, como el arresto domiciliario sufrido tras la publicación de "Consejo de paz". Su relación con los partidos de izquierda lo lleva a ser activista político en sus últimos años. Muere, finalmente, en la capital grancanaria en 2002. Además de reconocido narrador, Lezcano es valorado por su poesía, con títulos tan célebres como "La maleta" o "Romance del corredera", y por su teatro, con La ruleta del sur. Así como fue merecedor de premios como el Ateneo de Madrid. Pertenece a la generación de autores canarios de la segunda mitad del Siglo XX, junto a Josefina de la Torre o Pedro García Cabrera. Por tanto, bebe de las fuentes literarias de la primera mitad de siglo, como el Modernismo, las vanguardias, el Novecentismo o la Generación del 27.

Lezcano vive un difícil periodo de nuestra historia, la franquista. Desde sus inicios como poeta, las divergencias políticas ya hacen mella en él: la dictadura de Primo de Rivera, la segunda República, la Guerra Civil... En lo que respecta al plano social, España asiste a unas décadas de dictadura que cierran nuestras fronteras al exterior. El atraso industrial y comercial se hace evidente. Bajo esta inhóspita situación surge una generación brillante de autores que reivindican un cambio y ofrecen una crítica ante lo que ellos consideran injusto.

CARACTERIZACIÓN:


Con cierto tono de humor, Lezcano hace una crítica a la desigualdad social existente en aquella época entre las clases medias y las más desfavorecidas. Tal contraste se agrava aún más comparándolo con la innovación técnica de una sociedad que avanza, mientras el mundo de los chabolistas sigue estancado y al margen del progreso.

Aparecen varios personajes; salvo uno, el extranjero, que con extraño acento pide no hacer interferencia apagando los electrodomésticos, pertenecen todos a la misma familia que habita la chabola.
La abuela, Juanita, es una señora enferma y postrada en un colchón forrado, para que no sea manchado por hacerse sus necesidades; el padre de familia, Juan el "chinchorrero" es un hombre con sentido del humor que muestra cierta curiosidad sobre lo que pasa en el mundo, pues tiene la capacidad de leer (los periódicos, principalmente); su esposa, María, está a cargo de la cocina, pues prepara pescado con papas para sus hijos, así como un plato de gofio. Por otro lado están sus cuatro hijos: Pepa será la encargada de poner en cola las latas de agua, Justo tiene que ir a conseguir leche para su hermano menor, Isabela está al cuidado de su abuela y el crío, que no para de llorar.

En lo que respecta al espacio, debemos distinguir entre el interior, la chabola, y el exterior, en el cual se deja entre ver qué nos encontramos en una playa de Las Palmas, debido a la mención del autor de las mareas del Pino, concretamente en Maspalomas, debido a la cercanía que presenta con el Centro Espacial de Canarias. La endeble construcción se sustenta sobre una piedra (muro) en la que se apoyan sus tres paredes hechas con hojalatas de distintos colores (Juan la llama la "ONU"). No tiene puerta principal, sino una cortina corredera. En su interior convergen la cocina de María con el colchón forrado con plástico de invernadero donde duerme la abuela; todo ello bajo un débil techo repleto de goteras. Esta chabola se ubica a ras de la costa, en las arenas de una playa desde donde se divisan las estrellas y se respira el salitre del mar ("La chabola de Juan el chinchorrero está enclavada sobre la arena, en medio de las estrellas").

Entradas relacionadas: