La chabola comentario de texto

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 3,61 KB

 
Juanona, Juana, Juanita, Juanitita. Aparece un paralelismo coloquial a través del cual la madre da instrucciones a sus hijos: Que Pepa … Que Justo … Que Isabela…, y otros paralelismos como el que indica los rasgos del volador (ni hace chispas ni mete ruido) o el que clausura la cena y el cuento (Cañazo al niño, soplo al carburo). Hay otros recursos como la metonimia al citar solo la marca del tabaco que fuma Juan (su virginio), o al hacer referencia a las pisadas o a la mano desconocida que aparta las cortinas cuando entra en escena el americano.
En el nivel léxico semántico, observamos como el mar, constante en nuestra literatura, reaparece en un extraño primer plano en este texto. Numerosos vocablos relacionados con él decoran la escena dando lugar a su campo semántico (“playa, arena, estrellas marinas, chinchorrero, agua, pescado) Todos adquieren un valor connotativo puesto que reflejan la humildad y necesidad de quienes aún viven de él. Encontramos también el campo semántico del parentesco (“abuela, madre, hijo
”) Aparecen también antónimos como “noche”/”mañana”, pero es significativo el que se establece entre “arena”/”estrellas” que actúa como coordenadas en la ubicación de la chabola de Juan. La presencia de ciertos sinónimos colabora igualmente a darle la necesaria cohesión semántica al texto (“berrea”/”llorón”, “cohete”/”volador”)• En el nivel morfosintáctico, abundan los adjetivos especificativos: “órdenes monótonas”, “rezongo azul”, “humedad perpetua”, que seleccionan y restringen el significado del sustantivo al que acompañan. Son más numerosos los sustantivos concretos puesto que se trata de retratarnos un mundo precario abalado por la necesidad y la falta de medios (“red, hojalatas, tablas, humedad) frente a otro donde no falta de nada (“televisión, nevera y electrodomésticos”),. La forma verbal predominante es el presente habitual: “anochece”, “quedan”, “anima”, “convoca”, “abre”, “oye”, que supone la reiteración de las acciones. Solo los verbos correspondientes a la llegada del americano: “ladran”, “llegan”, “aparta”, “encorva”, “dice” parecen estar en presente actual. Es importante también el uso del presente de subjuntivo con valor de mandato: “Vaya”, “olvide”… Aparece también alguna perífrasis modal de obligación (“deberías pasarte, ha de ser”), así como modal de probabilidad (“pueden leerse”). La modalidad oracional utilizada es la enunciativa, si bien aparece la modalidad exhortativa a través de las órdenes que le da María a sus hijos y la interrogativa directa. Se pueden señalar diversos tipos de oraciones; simples: “La chabola de Juan el Chinchorro está enclavada sobre la arena, en medio de las estrellas.”, “Una luz de carburo zumba en el techo” y compuestas: “Hoy los americanos han echado otro cohete, y dicen que nos pasará por arriba esta noche” (coordinada copulativa); “Bajo el dintel se encorva un señor rubio y elegante, que con extraño acento, dice a la familia: - Rogamos desconecten televisión, nevera y electrodomésticos hasta mañana, para no interferencia al paso del satélite.”(La primera proposición es subordinada adjetiva; la segunda y la tercera son subordinadas sustantivas de CD y la tercera es adverbial final).

Entradas relacionadas: