Cervantes y el Quijote

Enviado por Chuletator online y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 20,36 KB

 

4.2 PERSONAJES

El Quijote constituye un documento social de la España de su tiempo, un repertorio de las costumbres y profesiones de los inicios del Siglo XVII: hacendados poderosos, hidalgos, clérigos, estudiantes y licenciados, el pueblo llano, delincuentes…

La profundidad y el dinamismo de los personajes permite afirmar la radical modernidad de la novela. Don Quijote y Sancho son figuras complementarias que reflejan la complejidad del ser humano.


Don Quijote

Su rasgo principal es la ambigüedad: oscila entre la locura y la cordura, esto hace de él un loco cuerdo que suscita a la vez risa y admiración. Al final de la obra don
Quijote oscilará también entre la audacia y la prudencia.

Encarna el idealismo y la lucha por los principios, a pesar de que esto le lleve en la mayoría de las ocasiones a salir mal parado, motivo por el que su escudero le da el sobrenombre de caballero de la Triste Figura.

Sus acciones siempre van encaminadas a la defensa de los más débiles y contra los límites establecidos, hecho que lo convierte en un personaje revolucionario y transgresor
.


Sancho Panza

Sancho cumple la función de sombra burlesca del protagonista: un consejero y ayudante que con humor dice las verdades y resulta listo y necio a la vez. Sancho es además, el personaje que permite al lector conocer los estados de ánimo de Don Quijote a través de su conversación y de contrastar el sueño caballeresco con la realidad tangible. Representa la visión pragmática y la sabiduría popular.


Otros personajes son Sansón Carrasco, Roque Guinart y Ginés de Pasamonte.

Dulcinea: representa el amor, la belleza, el ideal… Es el norte de las hazañas del caballero y su supuesto encantamiento constituye, además, uno de los motores argumentales de las segunda parte:

“En eso hay mucho que decir -respondíó Don Quijote-. Dios sabe si hay Dulcinea o no en el mundo, o si es fantástica o no fantástica; y estas no son de las cosas cuya averiguación se ha de llevar hasta el cabo.”


El cura y el barbero: vecinos de Alonso Quijano, son también lectores habituados al género de la novela de caballerías y utilizarán los resortes de dicho género para conseguir que el hidalgo vuelva a casa.


El bachiller Sansón Carrasco: estudiante que recuerda a los personajes de la novela picaresca, su participación en la segunda parte es esencial. Disfrazado como el caballero de los Espejos cae vencido por Don Quijote, de quien se vengará después en Barcelona, convertido en el caballero de la Blanca Luna.


Los duques: lectores de la primera parte, tras encontrarse con Sancho y Don Quijote en la segunda, deciden burlarse de ambos. La estancia del caballero y su escudero en el palacio ducal constituye uno de los momentos más logrados y crueles del Quijote.

“Las razones de Sancho renovaron en la duquesa la risa y el contento; y enviándole a reposar, ella fue a dar cuenta al duque de lo que con él había pasado, y entre los dos dieron traza y orden de hacer una burla a Don Quijote que fuese famosa y viniese bien con el estilo caballeresco.”

4.3 NARRADOR


Una de las aportaciones más originales del Quijote es el llamado perspectivismo o multiplicación de los puntos de vista: en la obra no existe una única voz narrativa, ni se ofrece un único punto de vista sobre los hechos narrados.


Hasta el final del capítulo VIII habla un primer autor anónimo que se presenta como recopilador de fuentes diversas y que interrumpe su relato en pleno combate entre Quijote y un vizcaíno. Aparece un segundo autor que encuentra la continuación de la historia escrita en árabe y que contrata a un morisco para traducir el texto. Con este hallazgo se introduce la técnica del manuscrito encontrado, y desde ese momento se entrecruzan distintas voces narrativas.


Con esto Cervantes persigue varios objetivos:

  • sugerir que la realidad es múltiple y combatir el dogmatismo.

  • difuminar los límites entre la realidad y la ficción.

  • defender la plena libertad del creador.

Parodia de los libros de caballerías

En la época se consideraba que los libros de caballerías estaban mal escritos, eran enemigos de la verdad, incitaban a la sensualidad y hacían perder el tiempo. Cervantes parodia, imita con intención burlesca, el estilo altisonante de las narraciones caballerescas, así como diversos motivos carácterísticos del género.


4.4 EL Quijote, UNA NOVELA MODERNA

Además de contar con un personaje complejo, el protagonismo otorgado a un antihéroe y la recreación realista del espacio y la sociedad de su tiempo, cuenta con otros rasgos que explican su influencia en la historia.


Carácter metaficcional

La metaficción es la ficción que trata sobre la ficción. En el Quijote hay estos elementos metaliterarios:

  • Cervantes aparece citado como autor de La Galatea, una de las novelas que se salvan en la quema de libros del capítulo VI.

  • Sansón Carrasco, quien ha leído la primera parte de la obra, comenta su contenido y éxito con Don Quijote en la segunda parte.

  • En el capítulo XLVIII se critica duramente el teatro lopesco.

  • En el escrutinio de la biblioteca del hidalgo que llevan a cabo el cura y el barbero, seleccionando qué libros han de quemarse y cuáles deben respetarse.

Realidad y ficción en el Quijote

Se da un emborronamiento de las fronteras entre realidad y ficción, como se aprecia en la introducción del Quijote de Avellaneda y su personaje Álvaro Tarfe.


Multiplicidad de lecturas

Además de parodiar los libros de caballerías, otras posibles interpretaciones de la obra son:

  • idealismo: frente a la vulgaridad y la monotonía de la vida, la literatura ofrece a Alonso Quijano la posibilidad de una existencia más noble, en la que caben el heroísmo, la libertad y la justicia.

  • desengaño: el choque entre las fantasías de Quijote y la realidad provoca una profunda decepción en el protagonista.

TEMAS:


La libertad: la defensa de la libertad es uno de los temas que más se repite a los largo de la novela. No solo está presente en las propias andanzas de Don Quijote y Sancho, que abordan una vida al margen de lo convencional para cumplir sus sueños, sino también en muchos de los personajes que encuentran en su camino, víctimas de algún tipo de opresión de la que desean zafarse.


La identidad personal: Sancho y Don Quijote se construyen como personajes y como personas gracias a las experiencias que comparten y a lo que aprenden el uno del otro. Además, el caballero -escudado en su locura- defiende el derecho del ser humano a elegir quién quiere ser.


La amistad: la relación entre Don Quijote y Sancho está tan llena de contradicciones como cualquier amistad real. Sus diferencias, que hacen de ellos personajes complementarios, acaban por acercarlos.


La justicia: Siempre del lado de los más débiles, Don Quijote se convierte en defensor de un modelo de justicia y convivencia en el que imperan la verdad y la lealtad.


Entradas relacionadas: