Características del Realismo critico

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 10,78 KB

 

La novela social (años 50)


 Los años cincuenta van a suponer el renacer de la novela española, ya que aparece una nueva generación de escritores que, junto con los de la posguerra, desarrollarán un nuevo tipo de novela, asumiendo un compromiso social siguiendo las ideas de Sartre. Lo peor de la posguerra empieza a remitir, con la guerra fría el régimen franquista sale parcialmente de su aislamiento gracias a E.E. U.U. El fin de la autarquía y la inversión extranjera hacen posible un acierta recuperación económica basada en la industrialización y el turismo. Los intelectuales y universitarios adoptan posiciones cada vez más críticas respecto al régimen y las injusticias sociales. Dos son las grandes tendencias en que se subdivide el Realismo social español: La novela social objetivista, basada en las teorías de la psicología conductista, que considera el comportamiento humano como una serie de respuestas a determinados estímulos externos. Sólo se presta atención a lo externo, lo observable: acciones y palabras. Hay algunas técnicas narrativas muy usadas:  Reducción al mínimo de la presencia del autor, que se limita a narrar lo que ocurre, sin opinar. Adopta el punto de vista de una cámara cinematográfica.  Limitación del protagonismo de los personajes. No hay héroes ni antihéroes. Más que el personaje, predomina la situación, el contexto. Se prefiere el personaje colectivo, como en La colmena o El Jarama, de Rafael Sánchez Ferlosio.
Eliminación de la introspección y del análisis psicológico. No hay presencia de monólogos interiores: no preocupa el mundo interior de los personajes. Se recurre a la caracterización externa de los personajes, como en el cine, los personajes se definen por lo que hacen o dicen. De ahí la gran importancia del diálogo y el uso del lenguaje coloquial.  Disolución del argumento en una serie de anécdotas. No se plantean grandes conflictos morales o existenciales. El argumento es una acumulación de pequeñas situaciones intrascendentes.  Sencillez estilística. Novelas lineales, con descripciones escuetas y un estilo deliberadamente sencillo.  Concentración espacial y temporal. Los argumentos se suelen concentrar en cortos períodos de tiempo y en un marco único y poco variado.


El tema básico es la sociedad española de ese momento que se aborda a través de varios subtemas:  El mundo rural. Tema muy frecuente, dada la gran población española que residía en zonas rurales, míseras y atrasadas. Se trata en obras como Los bravos de Jesús Fernández Santos, La zanja de Alfonso Grosso, Viaje a la Alcarria de Cela, o Campos de Níjar de Juan Goytisolo.

La clase obrera. Denuncia de la situación de los trabajadores, por ejemplo en Central eléctrica de J. López Pacheco.
La burguésía. Retratos de jóvenes abúlicos y alienados de familias acomodadas. En cierta forma se trata de ajuste de cuentas con los ambientes familiares de los propios novelistas. Destacan Juegos de manos de Juan Goytisolo, o Entre visillos de Carmen Martín Gaite.

El Realismo crítico tiene una postura más comprometida, vinculada a su ideología política. Encontramos la mayoría de las carácterísticas citadas para el Realismo objetivo, pero se distinguen algunos matices propios como son la mayor explicitación de la intencionalidad crítica o la utilización de personajes representativos de una clase social (la clase obrera, la burguésía), que sirven de ejemplo de los conflictos de su clase. Mención especial merece La colmena (1951), de Camilo José Cela.
A través de un vasto censo de personajes que pululan como las abejas en la colmena, Cela retrata el Madrid amedrentado y corrupto de posguerra. Mediante el objetivismo y el contrapunto que le permite entrecruzar varias historias, Cela realiza una denuncia que supondrá el inicio de la novela social de la década. Y no podemos dejar de mencionar a Miguel Delibes, enemigo del dogmatismo y la intolerancia, de la injusticia y de la explotación del hombre y de la naturaleza, cuya obra se convirtió en una defensa de la dignidad humana contra la opresión, la reducción materialista y el desarraigo cultural. Su Trilogía del Campo (El camino, Las ratas, Los santos inocentes) sitúa a un personaje inocente en una naturaleza próvida con la que se compenetra armónicamente, todo ello con un estilo sobrio y sencillo con el que pretende plasmar el mundo rural castellano.


La novela de los años 60 y primera mitad de los 70

 Algunos factores sociales, económicos y culturales, como la industrialización o la irrupción en España de la novela Hispanoamericana, hicieron que se produjese una renovación de las tendencias narrativas. Los propios escritores de la generación del medio siglo participan en la transformación del género. La narrativa evoluciona hasta una novela estructural, cuya intención es indagar en la personalidad del individuo a través de su conciencia y de todo su contexto social. La sociedad española continuó siendo el referente de la mayoría de las novelas, pero, a diferencia de lo que ocurría en la etapa anterior, importan más los aspectos formales Carácterísticas de esta narrativa: En general, la principal novedad consiste en la creación de novelas llamadas, según Humberto Eco, abiertas, obras en las que el lector no tiene que asimilar pasivamente el mensaje literario elaborado por el autor, sino que debe asumir un papel activo, haciendo su propia interpretación de la obra. Algunas de las técnicas narrativas más utilizadas son: 

Punto de vista múltiple

La narración es compartida por varios personajes (perspectivismo). Esto conlleva la variedad de personas gramaticales: la 3ª, la más tradicional, coexiste con la 1ª e incluso la 2ª. 

Limitación de la importancia del argumento

Lo importante ya no es la historia que se narra. Muchas veces el argumento apenas existe o se hacen muy variados, sin apenas acción, Realismo mezclado con fantasía, integración o parodia de diversos géneros: novela policial, folletín, mensajes de los medios de comunicación… La historia principal a menudo se ve interrumpida por digresiones, fragmentos de carácter ensayístico, etc. 

Estructura compleja

Es frecuente el desorden cronológico, los santos temporales, retrocesos del presente al pasado (flash-back). La diversidad de puntos de vista narrativos se traduce en el contrapunto (varias historias contadas simultáneamente) o en la estructura caleidoscópica (varias historias cruzadas).La tradicional ordenación en partes o capítulos se sustituye por una organización más flexible, basada en secuencias o fragmentos de extensión variable.


La novela de los años 60 y primera mitad de los 70 (2)

Monólogos interiores


En ellos los personajes expresan libre y desordenadamente sus pensamientos. El estilo indirecto libre también se utiliza para penetrar en el mundo interior del personaje. En cuanto al estilo y lenguaje, uno de los principios de la novela realista era que el estilo debía ser lo más claro, exacto y sencillo, y además, tenía que adecuarse al nivel socio-cultural de los personajes.

La novela que marcó este cambio en la forma de narrar fue Tiempo de silencio de Luis Martín Santos (1962)
. Pese a su estructura tradicional, compuesta de presentación, conflicto y desenlace, la novela introduce muchas de las innovaciones técnicas y verbales anteriormente mencionadas. El narrador, omnisciente, pero sarcástico y entrometido, narra y comenta subjetivamente el fracaso profesional y vital de un joven médico. En 1966 se consolida el cambio con la aparición de tres obras importantes:
Señas de identidad de Juan Goytisolo, Últimas tardes con Teresa de Juan Marsé y Cinco horas con Mario de Miguel Delibes.
Después vendrían otras obras a consolidar esta tendencia:
Volverás a Regíón, de Juan Benet;

San Camilo 1936, de Cela,
Parábola del náufrago, de Miguel Delibes;

Reivindicación del conde don Julián, de Juan Goytisolo;
Y Retahílas, de Carmen Martín Gaite.
Como se ve, coexisten los autores de posguerra (Cela, Delibes), los del Realismo social (Goytisolo, Martín Gaite)
y los nuevos (Benet, Marsé).
No se trata, pues, de un recambio generacional, sino de la adaptación de los narradores a los nuevos rumbos. No se produce tampoco un cambio radical en la temática. La guerra y la posguerra continúan siendo el trasfondo de muchas de estas novelas, y la crítica social sigue presente en muchas de ellas. El verdadero cambio es en la forma, en el estilo, con técnicas que rompen radicalmente con el Realismo tradicional y el Realismo social. Para concluir, merece la pena mencionar la obra de Francisco Umbral, prolífico escritor cuya prosa, trabajada y expresiva, adopta gran variedad de registros. Algunas de sus mejores novelas son Memorias de un niño de derechas o Mortal y rosa.

Entradas relacionadas: