Características estilísticas géneros de opinión

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 13,02 KB

 

Tema 5. Artículos y comentarios


Artículos de opinión


El Artículo hace referencia a modelos de opinión no periódicos que son requeridos por el periódico a autores que por su implicación con el mismo tienen algo que decir. /
Los artículos de opinión/tribunas de opinión son textos, generalmente amplios, en el que un autor de reconocido prestigio analiza un tema desde su perspectiva ideológica personal. Su credibilidad y capacidad de influencia dependen, en gran medida, de la autoridad moral que el autor tenga entre los lectores. / Las tribunas de opinión son textos de análisis o artículos de fondo sobre algún tema que publican los medios, firmados por expertos de reconocida valía profesional. Su fin es explicar los antecedentes, emitir juicios y prever las consecuencias de acontecimientos importantes que están sucediendo o por suceder. Por lo general, el amplio conocimiento que tiene el autor del tema es motivo más que suficiente para el convencimiento del lector. / El antepasado directo de las páginas conocidas en España como Tribunas de Opinión o Artículos de Opinión se remonta a 1921 en EEUU. Un año antes, Herbert Byard Swope había asumido el cargo de editor de The New York Evening Mundial, y fue entonces cuando se dio cuenta de que la página opuesta a la de los editoriales, era una cajón de sastre para reséñas de libros, breves artículos de opinión y obiturarios, que se convertía en un espacio repetitivo y poco atractivo para el lector a pesar de estar junto a una de las páginas más nobles del medio. / Swope se puso manos a la obra para darle una utilidad opinativa a esta página e ideo las tribunas de opinión, aunque en la fase inicial solo incluyó las opiniones de los empleados de su periódico. La 1ª Oppsosite Editorial moderna, con firmas procedentes de fuera del periódico tuvo que esperar hasta 1970 con Jhon B. Oakes, como director del New York Times. / En España las tribunas de opinión son un clásico en los medios generalistas. Las firman expertos de reconocido prestigio en los campos sobre los que versan los artículos, pero son autores que suelen tener continuidad, es decir, no son asiduos sino que escriben en un momento determinado porque la actualidad marca un tema vinculado a su área. / Es cierto que algunos nombres se repiten pero no pueden ser considerados articulistas vinculados al medio porque no existe la periodicidad fija que si que existe con los columnistas. / Martínez Albertos considera estos artículos como una información cualificada de un segundo y tercer nivel, documentada y dispuesta al análisis y la formación de opinión. / La extensión y profundidad de estos textos se pueden traducir como actos de representación mental que intentan explicar la realidad de una manera lógico racional. La persuasión en ellos está fundamentada, como en la antigua prensa de opinión, en el prestigio de quien escribe. Explican el argumento de autoridad, garantizado por la sabiduría del experto y rubricado por la influencia del periódico. / En España buenos ejemplos de esto son la Tercera de ABC, La cuarta página de El País y las Tribunas de El Mundo.

Carácterísticas:


Las tribunas o artículos de opinión son, por tanto, un género de opinión porque se escriben desde una postura personal ideológica. Es decir, el firmante explica por qué motivos está a favor o en contra de una determinada decisión o postura, y lo hace desde una posición de autoridad moral basada en su amplio conocimiento del tema. / La credibilidad del articulista hace que se acepten con facilidad sus planteamientos de acuerdo con la idea sostenida por Aristóteles: Por el carácter, cuando el discurso se dice de tal manera que hace digno de fe al que lo dice. / Las tribunas de opinión o artículos de opinión son textos que coinciden con el editorial en que ofrecen valoraciones, opiniones y análisis sobre diversas noticias, pero se diferencian de él en su mayor extensión y en que van firmados y presentan la opinión particular de quien la escribe y no del medio en que se publican. / Las tribunas también se distinguen de las columnas del periódico porque mientras estas son periódicas y de ubicación fija mientras los artículos son esporádicos y están escritos por una colaborador no habitual del periódico en una ubicación variable. / Según Martín Vivaldi un artículo de opinión es un escrito muy diverso y de amplio contenido, de muy diversa forma y que interpreta, valora o explica un hecho o una idea actuales, de especial trascendencia, según la convicción personal del articulista que lo firma. Así pues, el artículo firmado es una modalidad del artículo cuyo autor, que no es un periodista integrante de la plantilla laboral del periódico, escribe de forma esporádica y con absoluta libertad expresiva un texto sin ubicación ni extensión fijas. / Los artículos deben cumplir cuatro principios: -
El decoro,
por medio del cual se exige que el texto tenga la adecuación de todas las partes del escrito de forma equilibrada. -
La corrección,
que se refiere al estricto cumplimiento de las reglas gramaticales del idioma. 


La claridad,
como condición necesaria para lograr que la mayoría de los lectores comprendan el texto, tanto desde el punto de vista de las ideas expuestas como de la forman en que se plasman. -
La estética,
como virtud de la belleza de la expresión, que no debe afectar negativamente a la claridad.
Se trata de un texto literario, por lo que hace uso de recursos creativos, aunque al ser periodístico debe estar dirigido al gran público. / Los articulistas pueden ser políticos, líderes sociales, culturales, económicos, académicos...  / El artículo, curiosamente, suele tener más trascendencia por la firma que por el contenido puesto que en la mayor parte de las ocasiones el autor tiene una trayectoria de implicación tan clara con el asunto expuesto que nadie espera sorpresas. / La búsqueda y selección de articulistas está íntimamente ligada a la parcialidad que se entiende lógica en los autores. Inicialmente parecería lógico que los articulistas aparecieran por la relevancia o afectación personal que tienen con el tema de referencia, sin embargo hay que atender a otras muchas cuestiones.
-Relevancia del articulista. -Articulistas con posición enfrentada. -Disponibilidad de los articulistas (varios medios o negativa directa). -Espacio físico para ese asunto. -Ubicación del artículo dentro del periódico. / Inicialmente el artículo era una forma de vida para muchos autores como Ortega y Gasset, Francisco Umbral… pero con el paso del tiempo la presencia o no de firmas de elevado nivel ha ido perdiendo fuerza y aquellos que eran articulistas o han pasado a convertirse en columnistas o han desaparecido. / El estilo es absolutamente libre pero dado lo delicado de los temas que se suelen abordar el articulista está bajo la presión de convertirse en portavoz de una postura o ideología cuestionada en ese momento por alguna cuestión externa. / No podemos definir el estilo del artículo con cánones homogéneos en ningún caso. De hecho el estilo propio, sorprendente o conservador, es la primera carta de presentación del autor. / Tipos de artículos:
Hay que tener en cuenta que la Firma Invitada o Tribuna Libre es la que más presencia tienen a día de hoy en los periódicos españoles y, en cualquier caso son las que más trascendencia alcanzan de forma sistemática.



El comentario:


 Es el contenido de opinión en el que los periodistas juegan un papel clave. Suele estar redactado por periodistas especializados, va firmado y se inserta en las páginas de las secciones correspondientes -no en opinión-. El comentario va firmado y es la opinión de su autor pero no cabe olvidar que suelen ser periodistas con responsabilidad dentro del Staff del periódico lo cual ya garantiza en cierto modo el posicionamiento ideológico de ese contenido teóricamente personal. / La teoría dice que esto aporta credibilidad al medio puesto que demuestra que dentro de la redacción cuenta con especialistas de suficiente calado como para tener y conformar una opinión de elevado nivel sin tener que recurrir a colaboradores externos.
Esta definición haría pensar que un comentario sería una columna escrita por periodistas pero no es así. La periodicidad no es un criterio único porque hay periodistas que insertan sus comentarios de forma sistemática en los periódicos pero lo que si está claro es que el estilo de la columna y el comentario son o deberían ser distintos. / En el comentario no ha lugar al lucimiento literario ni a la invocación en la presentación. De lo que se trata es de profundizar con argumentos en un contenido desde el punto de vista de un técnico o especialistas capaz de desentrañar un asunto concreto. El efectismo debería estar fuera del comentario y reservarse para los columnistas
. El periodista no puede ni debe ser nunca protagonista en la información de un periódico; en primer lugar por su posicionamiento y posterior puesta en cuestión y en 2º lugar porque la línea editorial del periódico la establece la empresa informativa y no el periodista.
El estilo del editorial viene marcado por una mayor libertad en la expresión que el editorial y se puede hacer uso de expresiones y giros más cercanos al lenguaje coloquial. / En el comentario el planteamiento de base es el impersonal frente al personalismo propio de la columna. El presente mayestático frente a la 1ª persona del singular utilizado por los columnistas. / Una de las definiciones de comentario afirma que: valora e interpreta lo sucedido, prevé lo que puede pasar y dicta lo que debe hacerse para evitar que acontezca algo que no debe suceder. / Para conseguir todo eso utilizamos estructuras más flexibles que en el editorial. En cualquier caso y teniendo en cuenta que el orden puede alterarse deberíamos itulizar las siguientes partes:
-Título valorativo. -Planteamiento general del tema y enjuiciamiento global. -Análisis por partes. Datos representativos. -Fallo o juicio crítico del asunto. -Solución con proyección de futuro. / La modificación en el orden de intervención de las diferentes partes exclusivamente ha de revisarse para lograr una mayor capacidad de captación de la atención de la audiencia. Pese a ser un texto que ha de evitar lo literario no tiene porqué renunciar a las herramientas propias del periodismo y su redacción. / Todo esto es impensable sin una concienzuda y detallada labor de documentación por parte del periodista. La utilización de fuentes fiables, independientemente de su popularidad, es básico para obtener la credibilidad necesaria. El conocimiento previo del periodista sobre el asunto es fundamental y por eso entendemos que los especialistas tienen experiencia por su trabajo en un medio de comunicación, la especialización en el tema o la formación académica externa.


Entradas relacionadas: