Características del derecho objetivo

Enviado por Chuletator online y clasificado en Ciencias sociales

Escrito el en español con un tamaño de 7,09 KB

 
1. EL CONCEPTO DE DERECHO 
A) Cualquier estudiante universitario que estudia una determinada materia tiene que conocer ante todo el concepto de esa materia, qué es lo que va a estudiar, qué es, por ejemplo, la medicina, la ingeniería o la filosofía. Esto también ha de ser así en el caso de quien estudia Derecho, si bien en este caso es algo más complejo, pues no es fácil encontrar una definición pacífica de Derecho.  En este sentido, H.L.A. Hart comienza su obra El concepto de Derecho con estas palabras: “Pocas preguntas referentes a la sociedad humana han sido formuladas con tanta persistencia y respondidas por pensadores serios de maneras tan diversas, extrañas y aun paradójicas como la pregunta “¿Qué es Derecho?”. Aunque limitemos nuestra atención a la teoría jurídica de los últimos ciento cincuenta años y dejemos a un lado la especulación clásica o medieval acerca de la “naturaleza” del Derecho, nos daremos con una situación que no encuentra paralelo en ningún otro tema estudiado en forma sistemática como disciplina autónoma. No hay una vasta literatura consagrada a contestar las preguntas “¿Qué es química?” o “¿Qué es medicina?”, como la hay para responder a la pregunta “¿Qué es Derecho?”.  
B) En efecto, no hay un acuerdo generalizado sobre cuál sea el concepto más adecuado de Derecho. Por ello, antes de intentar dar una definición de Derecho, veremos algunos de sus caracteres o rasgos básicos que nos ayudarán a encontrar esa definición. En primer lugar debemos señalar que, aunque a veces no seamos muy conscientes de ello, el Derecho está presente continuamente en nuestra vida, desde el nacimiento hasta la muerte, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos (y mientras dormimos) el Derecho regula los momentos o actividades más importantes de nuestras vidas (y algunos no tan relevantes). Esto es así porque el Derecho es un instrumento específico (uno de ellos) para organizar la sociedad de un modo determinado y por eso interviene, a través del establecimiento de pautas de conducta, en todos aquellos aspectos de la vida humana   1 
que se consideran imprescindibles para la efectiva realización de ese modo determinado de organización social.   En efecto, el Derecho cobra sentido en la sociedad. No tendría sentido imaginar un sistema jurídico en una situación en la que existiera una sola persona y en la que, por tanto, no existieran relaciones intersubjetivas. Robinsón Crusoe no actúa de acuerdo con normas jurídicas; cuando aparece Viernes y se hace patente la necesidad de regular las relaciones sociales entre los dos es cuando adquiere sentido comenzar a pensar en algo parecido al Derecho. 
C) Por otro lado, es necesario ser conscientes de que el Derecho tiene un carácter histórico, esto es, el Derecho es producido por personas en un tiempo y lugar determinados y bajo unas circunstancias concretas. El Derecho es el resultado de esos contextos, de las ideologías, de los intereses, de los valores y de los conflictos predominantes en los mismos. Por eso varía en sus contenidos en función de las circunstancias históricas y refleja los caracteres de esas circunstancias. Por ello se puede afirmar que ningún sistema jurídico es neutro desde el punto de vista axiológico. Detrás del cualquier ordenamiento jurídico existen unos determinados valores que son los que precisamente pretenden materializarse a través de las normas jurídicas.   En relación con lo anterior hay que señalar que detrás del Derecho se encuentra una determinada voluntad que pretende que los individuos se comporten de una manera determinada acorde con esos valores. Evidentemente, los caracteres y consecuencias de la imposición y del ejercicio de esa voluntad variarán profundamente en función de que nos hallemos ante un Derecho de origen democrático o no, por ejemplo, pero en cualquier caso, detrás de cualquier Derecho siempre está una voluntad. Precisamente del hecho de que detrás del Derecho existe una voluntad que pretende que los individuos se comporten de una manera determinada, se deriva una de las características esenciales de cualquier sistema jurídico: su carácter coactivo. Todo ordenamiento jurídico incluye sistemas de coacción destinado a asegurar el cumplimiento de los modelos de conducta que prescribe.  Por eso señalaba Kelsen en su Teoría pura del Derecho: “Una nota común de los sistemas sociales designados como “Derecho” es que son órdenes coactivos en el sentido de que reaccionan con un acto coactivo (esto es, con un mal), como la privación de la vida, de la salud, de la libertad, de bienes económicos y otros, ante ciertas circunstancias consideradas indeseables, en cuanto socialmente perjudiciales, en   2 
especial ante conducta humana de ese tipo; un mal que debe infligirse contra la voluntad del que lo padece inclusive, de ser necesario, recurriendo a la fuerza, es decir, coactivamente”.  
D) En otro orden de cosas, se puede decir que el Derecho es tridimensional, es decir, el Derecho se manifiesta a través de tres dimensiones básicas: como norma (dimensión normativa), como hecho (dimensión fáctica) y como valor (dimensión axiológica o valorativa). Hace falta tener en cuenta las tres dimensiones para obtener una visión completa del Derecho. Cuando se señala que el Derecho es normativo se está aludiendo a que está compuesto por normas, esto es, por expresiones del deber ser a través de la cuales se consideran determinadas conductas como obligatorias, prohibidas o permitidas. Al subrayar la dimensión fáctica del Derecho, afirmando que el Derecho es un hecho, se hace referencia a la existencia en la sociedad del fenómeno jurídico. El Derecho existe en la sociedad (en todas las sociedades humanas), es un hecho social como la economía o la política, por ejemplo. Derecho y sociedad, además, se influyen y condicionan mutuamente.   En tercer lugar, el Derecho presenta una dimensión valorativa, pues es el resultado de determinadas ideologías, concepciones, etc., en definitiva, de determinadas opciones axiológicas. Pero al mismo tiempo las normas jurídicas actúan como criterios de valoración aplicables a las acciones de los individuos, pues a partir de las normas jurídicas se pueden evaluar positiva o negativamente las acciones de los individuos sometidas a ellas.  Por tanto, norma, hecho y valor son las tres dimensiones básicas del Derecho. Cada uno de estos elementos es tenido en cuenta de manera principal por tres aproximaciones al Derecho: la Teoría del Derecho centra su atención en la consideración del Derecho como norma o como conjunto de normas, analizando los rasgos estructurales y de funcionamiento del mismo; la Sociología del Derecho estudia el Derecho como hecho y sus relaciones con la sociedad y la Axiología Jurídica o Teoría de la Justicia reflexiona sobre la dimensión valorativa del Derecho

Entradas relacionadas: