Características de la arquitectura romana

Enviado por Chuletator online y clasificado en Arte y Humanidades

Escrito el en español con un tamaño de 6,74 KB

 

Infraestructuras:Mantener  una  administración  ágil  y  un  ejército  plenamente  operativo  necesita  de  infraestructuras de buena calidad que garanticen la movilidad de las tropas y  faciliten las  comunicaciones y, con ello,  el comercio. Por ello, Roma se dotó de una amplia red de calzadas  (las carreteras romanas) que abarcaban todo el Imperio, construidas muchas veces por el  propio ejército. Además, se crearon fortines, murallas, puentes para atravesar ríos, viaductos  para salvar abismos, etc.
, desarrollando una ingeniería que sería capital a la hora del desarrollo  de la arquitectura civil. Ejemplo de ello es la distribución de las ciudades romanas, que se  basaron (según algunas teorías) en la distribución de los campamentos militares, estructuradas  en damero y vertebradas alrededor de dos ejes  perpendiculares, el cardo y el decumano.

Por otra parte, una se precisa de un gran aparato de propaganda que cohesione al pueblo  alrededor  de  sus  dirigentes.  El  caso  de  Roma,  el  arte  fue  un  medio  idóneo  para  ello,  pudiéndose hablar, incluso, de la existencia de un arte oficial que producía innumerables  retratos de los emperadores, monumentos conmemorativos de victorias y batallas, bellos y  funcionales edificios para el desarrollo de las labores administrativas, etc., todo encaminado a  ensalzar la grandeza del estado.  

La monumentalidad romana y el gusto por el Realismo en el retrato son consecuencia directa  de ello, lo que se plasmó no solo en la creación de grandes espacios urbanos cuajados de  monumentos (como los foros), sino también en una amplia difusión de esculturas por todo el  Imperio.
Las monedas romanas jugaron también un gran papel en la difusión de la imagen del  poder imperial.

La consecuencia más importante del imperialismo romano fue la romanización: la adquisición  del modo de vida romano, desde las costumbres, religión, estructura social, etc., hasta el  derecho y el idioma, el latín, que se convirtió en la lengua franca y administrativa del Imperio.  De hecho, muchas de las lenguas que hoy se hablan en Europa, como el portugués, francés,  catalán, rumano, castellano, etc., son evolución del latín. Además, en la parte occidental del  Imperio el latín se convirtió en la lengua de la Iglesia, que extendíó y perpetuó su uso a la par  que se extendía la cristianización. De hecho, el latín fue la lengua franca de Europa hasta el  Siglo XVI y más allá. Otro legado importantísimo es el derecho romano, base del derecho  occidental, también desarrollado que hoy es la piedra angular de la jurisprudencia.

CarácterÍSTICAS GENERALES DE LA ARQUITECTURA ROMANA

Un Imperio como el romano, con estructuras políticas y sociales que pervivieron durante  siglos, solo pudo consolidarse gracias al pragmatismo, al carácter eminentemente práctico de  todo lo romano. Claro ejemplo de ello es la principal innovación de  Roma en el campo  arquitectónico: el uso masivo del hormigón (opus caementicium) y del ladrillo, que daba  solidez y mayores posibilidades constructivas, que potenciaban con el uso del arco de medio  punto y la bóveda (de cañón, de arista y la cúpula). Los paramentos así construidos se cubrían  de  planchas  de  mármol,  piedra  caliza,  bronce,  mosaico,  etc.,  lo  que  producía  el  general  embellecimiento del edificio a bajo coste. El lema de la arquitectura romana se puede resumir  en una máxima del arquitecto e ingeniero romano Marco Vitruvio: firmitas, venustas et utilitas  (firmeza, belleza y utilidad).  

Arquitectura civil. Es aquella cuyos edificios sirven para uso y disfrute de la población general,  al contrario de la arquitectura religiosa (dedicada al culto de los creyentes de una fe) o la  militar, con edificios destinados a la  defensa.


Entradas relacionadas: