Las capas que separan la sangre del filtrado glomerular en la capsula de bowman

Enviado por Chuletator online y clasificado en Biología

Escrito el en español con un tamaño de 8,66 KB

Los Riñones 

Son dos órganos con forma de alubia situados en la parte posterior del abdomen, a ambos lados de la columna vertebral. 

Cada uno consta de una parte externa, llamada corteza renal, otra interna, denominada médula renal (que contiene las nefronas encargadas de filtrar la sangre y formar la orina), y una cavidad, conocida como pelvis renal. Esta última recoge la orina, un líquido formado en la corteza y en la médula que contiene las sustancias de excreciónLas Nefronas 

Las nefronas, pequeños tubos cerrados en un extremo y rodeados de un capilar sanguíneo, son las unidades estructurales y funcionales del riñón. Se encargan de filtrar la sangre y formar la orina, regulando de esta forma el contenido en agua y sales de la sangre. Cada riñón está constituido por más de un millón de nefronas.

En una nefrona se distinguen varias partes: 

Cápsula de Bowman. Es la zona inicial, de forma esférica, que engloba un capilar, plegado como un ovillo, llamado glomérulo

Túbulo. Es un tubo largo y retorcido en el que se distinguen dos tramos: el túbulo proximal y el distal

Asa de Henle. Es la regíón situada entre el túbulo proximal y el distal. Tiene forma de U. 

Las nefronas terminan en unos conductos, denominados conductos o tubos colectores, que a su vez desembocan en la pelvis renal, que va a parar al uréter.

Las vías urinarias 

Las vías urinarias son los conductos de salida de la orina que conectan los riñones con el exterior. Son los uréteres y la uretra.

Uréteres. Se trata de dos tubos estrechos, de unos 28 cm de longitud, que parten cada uno de un riñón, concretamente de la pelvis renal, y desembocan en la vejiga urinaria.
Esta es una bolsa elástica donde se acumula la orina antes de ser expulsada al exterior. Puede almacenar entre 200 y 450 mL de orina. Cuando la vejiga contiene una gran cantidad de orina se produce un estímulo nervioso (reflejo de micción) que provoca su contracción y la consiguiente expulsión de la orina hacia la uretra. El reflejo de micción puede controlarse de forma voluntaria.Uretra. Es el conducto de salida al exterior. En su parte final tiene un esfínter que permanece cerrado mientras no se produce el reflejo de micción. 

Funcionamiento del sistema urinario 

Formación de la orina 

La función de los riñones es formar orina, usando las nefronas, y luego liberarla al exterior. 

La orina es un líquido obtenido de la sangre. Está compuesta por agua, minerales y diversos productos orgánicos de desecho (principalmente urea y ácido úrico). 

El proceso de formación de la orina consta de dos etapas: 

Filtración glomerular. Consiste en el paso de ciertas sustancias desde la sangre contenida en el glomérulo de Malpighi al interior de la cápsula de Bowman. De esta forma se filtran el agua y la mayoría de las moléculas que circulan por el plasma sanguíneo: productos de excreción (urea, ácido úrico...) y sustancias útiles para el organismo (glucosa, vitaminas...). El líquido filtrado a la cápsula de Bowman es semejante al plasma sanguíneo, pero no contiene proteínas. 

Reabsorción tubular. En su recorrido por el túbulo de la nefrona, una gran parte de las sustancias filtradas son reabsorbidas, es decir, retornan a la sangre de los capilares que lo rodean. Entre esas sustancias se encuentran los nutrientes (glucosa, vitaminas, aminoácidos...), el agua y las sales minerales necesarias para que se mantenga constante su concentración en la sangre. Las moléculas de excreción no son reabsorbidas. La reabsorción del agua se realiza en el asa de Henle y la de las demás sustancias, en el túbulo proximal




Entradas relacionadas: