Camilo José Cela contexto literario

Enviado por Chuletator online y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 8,32 KB

 

El renacer de la novela en los años cuarenta.


Nada más terminar la guerra abundó la novela de temática bélica y propósito propagandístico. Son novelas de tesis, con finalidad moralizante y que tratan básicamente el tema de la Guerra Civil desde el punto de vista de los vencedores, que cultivan la novela heroica. Novelas con escasa calidad literaria, preocupadas, sobre todo,  en difundir unas ideas.

Obras representativas de esta tendencia son: La vida nueva de Pedrito de Andía y La fiel infantería.


Otro grupo de novelistas utiliza los viejos moldes del Realismo decimonónico para plasmar las formas de vida de la burguésía. Entre estos novelistas destacan, Juan Antonio Zunzunegui y Ignacio Agustí.


En medio de este panorama dominado por un Realismo tradicional, la publicación de La familia de Pascual Duarte, de Camilo José Cela, de Nada, de Carmen Laforet y La sombra del ciprés es alargada, de Miguel Delibes.
Estas novelas ponen de manifiesto el ambiente opresivo y sin horizontes de los primeros años de la posguerra.  En ellas no aparece el narrador omnisciente del Realismo tradicional y se emplea el relato autobiográfico, en el que el protagonista es el narrador de su propia historia.


El tremendismo

En la posguerra será el tremendismo la primera corriente literaria de interés porque aporta renovación de ideas y calidad artística, superando el Realismo tradicional del resto de novelas de la época.

El tremendismo se inicia en 1942 con la novela de Camilo José Cela: La familia de Pascual Duarte.  Se distancia del resto de obras, en la visión gris y angustiada de la realidad del momento, la falta de intención moralizante y la recreación de personajes incomprendidos, solitarios y frustrados; todo ello con una estética cuidada. La obra es una visión, peligrosamente realista (pensando en la censura), de la España del momento.

Los elementos de las novelas “tremendistas” se caracterizan por:


  • Narrador: En primera persona, a veces de un falso sentido autobiográfico.

  • Estilo: Sencillo, adecuado al nivel cultural de los personajes, pero elaborado y con pretensiones artísticas.

  • Espacios: La pequeña ciudad mísera después de la guerra, o el campo. Espacios grises, pequeños, pobres y ruines como era la situación del momento.

  • Personajes: violentos, obligados por las circunstancias a sobrevivir. Aislados, condenados a la incomunicación. El autor solo retrata lo más oscuro y primitivo del alma humana. El supuesto Realismo del tremendismo, se reduce, por tanto, a ver solo una parte de la realidad de la vida y del ser humano; esto es, su parte más animal y primitiva.


Entradas relacionadas: