Autarquía y racionamiento

Enviado por Chuletator online y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 12,78 KB

 
  1. Autarquía y Estancamiento

La Guerra Civil dejó España arruinada. Además del gran número de muertes, la economía se encontraba en muy mal estado: sin producción agraria e industrial, las reservas de oro y divisas habían desaparecido, el bando franquista estaba endeudado con alemanes e italianos y hubo destrucciones moderadas de edificios.

La victoria de Franco tuvo repercusiones económicas muy negativas. A corto plazo implicó hambre y miseria (39-42 fueron años de hambre y miseria generalizada, lo cual provocó un movimiento de ruralización). A largo plazo significó una economía muy poco competitiva, en la cual el tráfico de influencias y la corrupción estaban a la orden del día.

La lentitud de la recuperación económica estuvo relacionada con la puesta en marcha de la vía autárquica: se pretendía alcanzar la autosuficiencia económica a partir del aislamiento del exterior y la sustitución del mercado por la intervención generalizada de la administración.

El régimen franquista apostó por la autarquía tanto por razones doctrinales como por el aislamiento internacional en que se encontraba. El resultado de la política autárquica fue el bloqueo del crecimiento económico (estancamiento
) y la reducción de la competitividad.

La sustitución del funcionamiento de los mercados por la fijación arbitraria de los precios condujo al desabastecimiento de alimentos, obligando a mantener el racionamiento. Los productores estaban obligados a vender toda su producción a la Administración; esta última era la única que podía vender los productos a los consumidores.

Surgieron los estraperlistas y el mercado negro, en el cual las transacciones se realizaban al margen de la ley. Así, se propagó una red comercial basada en el estraperlo.

La autarquía tuvo dos grandes líneas de actuación:

  • Las importaciones y exportaciones pasaron a estar completamente intervenidas, siendo necesaria la autorización administrativa para estas operaciones.

  • Fomento industrial, orientado en un principio hacia actividades de interés militar y, más tarde, a impulsar las industrias de bienes de equipo, que recibieron una importante y continua ayuda pública del Estado.

Debido a la intervención directa del Estado, se generalizó en España la empresa pública, en la que el Estado actuaba como empresario (RENFE, Telefónica…). Se fundó el Instituto Nacional de Industria (INI), concebido como un holding estatal y con el fin de dirigir el sector público.

El Estado impulsó las obras públicas (pantanos, saltos de agua, ferrocarriles). La producción industrial tuvo resultados mediocres, pero los bajos salarios de los obreros permitieron sacar un beneficio a los empresarios. La apuesta del régimen por la industria la pagó la agricultura.

El balance económico de los 40 fue de signo negativo. La renta no había superado todavía en 1955 el nivel que había alcanzado en 1935 (estancamiento). La larga duración de la autarquía dejó su huella en el sistema productivo.

  1. Oposición: exilio, represión y resistencia

Tras la guerra, había una gran cantidad de presos políticos. Otra parte de los vencidos pasó al exilio o a la clandestinidad (topos, en algunos casos).

  1. Exilio

Al exilio partieron muchas personas comprometidas con la República. Muchos regresaron cuando la situación se hizo difícil en Europa (II GM).

Hubo una notable emigración a América, fundamentalmente a Méjico. Intelectuales y políticos republicanos emigraron a Méjico, reanudándose en 1945 la actividad de la República en el exilio: se celebraron Cortes y se formó un gobierno republicano en el exilio que duraría hasta 1977.

En Francia, especialmente en el sur, se establecíó una importante colonia. Pasaron grandes penalidades, incorporándose en muchos casos a la resistencia francesa contra los nazis.

Entradas relacionadas: