Aspectos económicos agrario autárquico

Enviado por Chuletator online y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 5,27 KB

 
EL CRECIMIENTO Económico DE LOS AÑOS 60 
La economía de la autarquía y el casi monolitismo político de inspiración fascista se fueron agotando en los años cincuenta. En tan difíciles circunstancias, los tecnócratas del Opus Dei lograron convencer a Carrero 
Blanco y a Franco de la necesidad de sustituir la política intervencionista y autárquica de los últimos veinte años por otra de tipo liberal. Lo que abriría el camino hacia un importante cambio que dio paso a la época de la tecnocracia y del desarrollismo, ambos con una dosis mucho mayor de pragmatismo, lo que significó un cambio en la política del régimen en casi todos los aspectos. 
Los espectaculares resultados de esta apertura económica hicieron que España conociera en los años sesenta el mayor desarrollo económico de toda su historia. Los propagandistas del régimen no dudaron en bautizarlo como el milagro español y les permitió disimular los tremendos errores económicos de las décadas anteriores y justificar los abusos de poder y la ausencia de libertades políticas y sindicales. 
La era de la tecnocracia 
En 1958, España se había incorporado al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial, con la esperanza de lograr créditos que remediaran la desesperada situación financiera. Estas instituciones exigieron, como contrapartida, la liberalización de la economía española y recomendaron a las autoridades una serie de medidas que se recogieron en el Plan de Estabilización de 1959. 
 Las medidas económicas adoptadas fueron el control del gasto público, el ajuste del cambio de la peseta, el impulso a las exportaciones para intentar paliar el gran desequilibrio de la balanza comercial con el exterior, los incentivos a las inversiones extranjeras y la congelación de los salarios. Las consecuencias fueron inmediatas y, aunque los costes sociales fueron considerables, se logró sanear la economía y sentar las bases del crecimiento económico de la década 
posterior.
El cambio de gabinete de finales de los años 50, al que siguió la puesta en marcha de un "Plan de estabilización" en la economía, inauguró el gobierno de los tecnócratas. La tecnocracia fue una forma de entender la política que daba mucha más importancia al progreso económico y a la mejora de la administración, que al mantenimiento de determinados principios políticos. Los tecnócratas no eran ideólogos sino "técnicos" que 
nunca discutirían los contenidos más represivos y antidemocráticos del régimen. 
Desde 1957 hasta el comienzo de los años setenta, los ministerios clave en la economía se entregaron a hombres procedentes, por lo general, del Opus Dei, una asociación religiosa muy influyente en la España de los años 60. Su objetivo fue liberalizar la economía española, integrar a España en el mercado capitalista occidental y justificar el régimen por sus “obras", por sus resultados económicos. 
Durante la década de los 60 la economía española comenzaba a experimentar un espectacular y acelerado crecimiento, se completaba la modernización y la industrialización plena del país y aumentaron los niveles sociales de bienestar y consumo. 
El gobierno intentó coordinar y orientar este proceso expansivo mediante los llamados “Planes de Desarrollo”. Se trataba de unos proyectos donde se fijaban objetivos y procedimientos para estimular la producción a través inversiones públicas y ayudas a las empresas privadas. El I Plan de desarrollo se inició en 1964. 
Entre os muchos factores distinguimos los siguientes: 
a) La favorable coyuntura económica internacional. 
b) Las masivas inversiones de capital extranjero y la creciente actividad de grandes empresas multinacionales atraídas por la mano de obra barata.
c) Los ingresos procedentes del turismo. 
d) Las remesas de los emigrantes. 
e) Los reducidos costes laborales. 
f) Las enormes inversiones estatales en obras públicas. 
A pesar del triunfalismo de las autoridades, la expansión económica del desarrollismo, no estuvo exento de numerosas contradicciones y  deficiencias. 
a) Desigual crecimiento de los sectores productivos. La industria y el sector terciario experimentaron un fuerte impulso. Sin embargo el desarrollo del sector agrícola resultó insuficiente y vacilante. 
b) Éxodo rural masivo y emigración a trabajadores a Europa. Los movimientos migratorios internos afectaron a unas 3.500.000 personas, que en la década de los sesenta abandonaron sus pueblos de origen y se desplazaron hacia las regiones industriales y los grandes núcleos urbanos. 
c) Aumento de los desequilibrios regionales.
d) Mantenimiento de un sistema fiscal regresivo e injusto. 
Con este panorama económico las consecuencias que tuvo sobre el país la crisis del petróleo de 1973 fueron de especial gravedad y duración acentuadas aún más por los años de incertidumbre política a causa de la crisis final del régimen franquista. 

Entradas relacionadas: