El asentamiento del régimen franquista

Enviado por Chuletator online y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 5,51 KB

 

España durante el Franquismo (1939-1975)

El Régimen Franquista se mantuvo en el poder adaptándose a unas circunstancias externas cambiantes. La gran dificultad fue estructurar un régimen político que carecía de un claro basamento ideológico.


España se declaró neutral en la Segunda Guerra Mundial, aunque apoyó a las potencias fascistas. Se inició una apertura política exterior en los años 50, con la supresión del bloqueo de la ONU. Hasta 1942 el Régimen adquiríó una apariencia fascista. Sin embargo, el giro de la Guerra Mundial en 1943 a favor de los aliados hizo que el Régimen pasara a denominarse Nacional-Catolicismo. Asimismo adoptó apariencia “democrática” al denominarse Democracia Orgánica y se dotó de unas Leyes Fundamentales que daban la sensación de una constitución.

En 1953 se produjo el Concordato con la Santa Sede y un Tratado con EEUU y en 1955 se admite a España en la ONU.


En 1957 la Era del Nacional–Catolicismo da paso a la Era de los Tecnócratas del Opus Dei (Gobierno Monocolor de 1969). A pesar de que los Tecnócratas dirigieron una profunda transformación económica, el sistema político franquista de los años 60 se negaba a evolucionar hacia la democracia.

Entre 1959 y 1973 se produce la época del Desarrollismo en la que la economía y sociedad españolas sufren una transformación radical.

En 1969 la Ley de Sucesión a la Jefatura del Estado determinó que el Príncipe Juan
Carlos sería el sucesor de Franco, lo que significaba la continuidad del Régimen Franquista tras la muerte del Dictador.

En 1973 ETA asesinó al Presidente del Gobierno Carrero Blanco, el único capaz de mantener la unidad de los franquistas tras la muerte de Franco. La crisis final del Régimen Franquista se produjo en Noviembre de 1975.

La oposición al régimen franquista

Franco había eliminado a la oposición política durante la Guerra Civil, de modo que todos los opositores se vieron obligados a exiliarse.


Algunos republicanos españoles habían luchado en la Resistencia Francesa contra los nazis. En 1944, con la liberación de Francia estos combatientes pasaron a España y formaron el maquis, la lucha guerrillera contra el Franquismo. El maquis pretendía desgastar al Régimen de Franco, y fue muy activa entre 1944-48, pero apenas tuvo consecuencias dado el escaso apoyo popular que suscitó y el respaldo exterior que recibíó el régimen a partir de 1950.


En los años 50 la oposición continuaba desarticulada y sólo el PCE mantuvo  una activa oposición dentro de España (huelgas en Cataluña y País Vasco, protestas universitarias de 1956 en Madrid)


La profunda transformación de la sociedad española en los años 60 reforzó la oposición política al Régimen: El PCE y CCOO fomentaron numerosas huelgas, la agitación universitaria arrecíó en Madrid en 1965 y parte de la iglesia retiraba su apoyo al Franquismo.


Entre los partidos opositores el más importante fue el PCE. El PSOE se reorganizó en España tras el Congreso de Suresnes (1974) y nombró como dirigente a Felipe González. Otros partidos fueron Izquierda Democrática de Joaquín Ruiz Jiménez  y los nacionalistas del PNV, ERC y Convergencia Democrática de Cataluña (CDC) de Jordi Pujol (1974). Junto a esta oposición pacífica surgíó una oposición violenta ya en los años 60 (ETA) y en los 70 (FRAP).


Entradas relacionadas: