Argumentos de ejemplificación

Enviado por Chuletator online y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 6,91 KB

 

PATHOS – EMOCIONES


▪ Audio ▪ Visual ▪ Audiovisual Pathos se refiere a la capacidad que tienen tus palabras de generar emociones en la audiencia. No es solo por su fantástica interpretación sino por el estudiado textil que es capaz de tocar las fibras más sensibles.  Apelar a las emociones es uno de los recursos más potentes que tiene un orador. Y de los más difíciles de dominar. Tres maneras de construir Pathos. 1. La más importante, mostrar vulnerabilidad. Si se muestra indefenso o vulnerable (que le muestre no como un experto sino como uno más) conduce al corazón de los demás. 2. Estrategia es contar historias. Las historias o anécdotas personales nos hacen parecer más humanos y ayudar conectar con el público. Cuando cuentas los problemas que has tenido que aparcar en Madrid dejar de ser el orador y te conviertes en una persona normal como el resto del público. 3. Usar metáforas. Las metáforas son analogías que explican conceptos complicados a través de historias más simples. “Los cuentos sirven para dormir a los niños y para despertar a los adultos”. 
La credibilidad es multidimensional y depende de distintos atributos. 
LOGOS -  LA RAZÓN  ▪ Orden argumentaciones ▪ Exclusividad del argumento ▪ Conclusiones y expectativas implícitas. Logos se refiere al mundo de la lógica del razonamiento. Es todo aquello que refuerza tu mensaje desde el prisma de la razón. Tres maneras de construir logos. 1. Es incluir gráficos o estadísticas en tu discurso. Cuando alguien ve un gráfico que demuestra una tendencia o una estadística que sustenta una afirmación, su parte izquierda del cerebro se activa y aprueba lo que estás diciendo  2. Investigación, estudios o experimentos: que aborden el tema que tratas dando una visión científica para dar argumentos. 3. Mostrar hechos demostrables y estadísticas o historias que son ineluctables.

ROBERT CIALDINI



1. Ley de la reciprocidad

Cuando alguien nos hace un regalo, un favor, etc. Tendemos a sentirnos obligados a “devolverle el detalle” mediante otro favor u otro regalo, etc. Cuando somos nosotros quienes lo hacemos, esperamos que el otro lo tenga también en cuenta pues tendemos a regular de forma equilibrada nuestras relacione.

2. Ley del compromiso o consistencia

Esta ley establece que es más probable que las personas que acceden a una pequeña o insignificante petición previa, sean posteriormente más accesibles y buscando su coherencia interna es más probable que accedan posteriormente a una petición mayor. A partir de pequeños compromisos, se tenderá a ser coherente con las siguientes ocasiones.

3. Ley de la prueba social o de consenso

Tendencia humana a considerar que un comportamiento es el correcto cuando es tendencia, norma, mayoría, etc., o cuando otras personas piensan igual. En la Espiral del Silencio tendemos a silenciar nuestra opinión cuando percibimos que nuestra opinión puede ser rechazada por el grupo al prever que es contraria al sentir general, pero tendemos a expresarla con facilidad si percibimos que la opinión general es acorde a la nuestra.

4. Ley de la autoridad

A las personas que llegan a un puesto alto en las jerarquías se les atribuye más conocimiento y experiencia que el resto por lo que aquello que recomiendan o aconsejan nos parece bueno. Esto es un síntoma de que para que una idea o servicio sea aceptado por una gran cantidad de personas, sólo es necesario convencer a los expertos y personas de alto estatus.

5. Ley del agrado o el atractivo social

Nos señala que estamos más predispuestos a dejarnos influir por personas que nos agradan, y menos por personas que nos producen rechazo.

6. Ley de la escasez

Por este principio, estamos más dispuestos a acercarnos a algo si notamos que aquello es escaso o difícil de conseguir.


Los signos + y – significan respectivamente “más eficaz” y “menos eficaz” para la persuasión. Para públicos con escasos conocimientos y baja implicación e interés en el tema, es más eficaz usar mensajes simples, directos, impactantes y unilaterales, centrados en el argumento clave, sólo en las ventajas y aspectos positivos (Deseables) del producto y sin mencionar la existencia de otras alternativas o de inconvenientes. Se trata de captar su atención y comunicar la idea de forma rápida, impactante y eficaz. Si se elaboran mensajes más largos y complejos para este público poco formado y con escaso interés en el tema, siempre es mejor colocar los argumentos clave al principio (efectos de primacía) pues nada garantiza que podemos sostener su atención, y es mejor mencionar otras alternativas. Si hay interés, pero bajos conocimientos, suele haber efectos de recencia y el mensaje clave coloca al final (el interés en el tema garantiza que escucharan hasta el final.  Por el contrario, cuando el público tiene alto conocimiento del tema y conoce ya otras alternativas, ocultar información relevante o presentar sólo el punto de vista del comunicador o mencionar sólo las ventajas y no los inconvenientes es poco aconsejable porque puede percibirse como “manipulación”.  

ETHOS -  CREDIBILIDAD


▪ Empatía ▪ Armónía ▪ Identificarse con La importancia de la fuente, del consumidor y su credibilidad.
Ethos se refiere a la credibilidad que tú puedes tener como orador o divulgador. ¿Por qué tu audiencia debería creer lo que dices? Para poder persuadir a tu público lo primero que necesitas es envolverte en un aura de credibilidad. Si ellos no te ven como alguien en quien confiar, poco importa lo bien estructurados que tengas tus argumentos o lo rico que se de tu lenguaje no verbal ya que será muy difícil que consigas convencerlos.  Tres maneras de construir Ethos.
1. Tenerlo ya
– Reputación previa con algún título o reconocimiento del tema. Puede que seas un experto en el tema del que hablas, que tengas algún título académico que te legitime o algún trofeo que demuestra que dominas las disciplinas que explicas.
2. Tomar prestada la reputación
– Puede que tu no seas premio Nobel, pero si te sirves de sus argumentos o sus ideas envuelves lo que dices en un papel de credibilidad.
3. Coherencia como orador
– Tu retórica, tus movimientos y la capacidad de conectar con el público y la capacidad que conecta con el público sus factores que ayudan a reforzar tu ethos. 

Entradas relacionadas: