Al-Ándalus 2 bachillerato

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 4,75 KB

 


4


La organización del Estado Andalusí

En el año 711, un ejército formado por bereberes del norte de África que estaban bajo el mando de Tariq, cruzó el estrecho de Gibraltar, vencíó al último rey visigodo y se inició la conquista de la Península.

Hacia el 718 casi todo el territorio había sido ocupado de forma casi pacífica, ya que la nobleza visigoda pactó la sumisión y el pago de tributos a los invasores a cambio de conservar sus tierras.

Las diferentes etapas

Entre el 714 y el 756, Al-Ándalus fue un emirato dependiente de Damasco,  bajo el gobierno de un valí (una especie de primer ministro) y sumido en un clima de constantes tensiones. El inicio de una época de estabilidad comenzó con la llegada de Abd al-Rahmán I (de la dinastía Omeya), que convirtió el territorio en un Emirato Independiente (756-929).
Más adelante, Abd al-Rahmán III declaró la independencia religiosa y proclamó el Califato de Córdoba (929-1013), que constituye el período más esplendoroso de Al-Ándalus.

Pero en los inicios del S.XI, la aristocracia (funcionarios y propietarios de las tierras), el ejército y las ciudades enriquecidas con el comercio empezaron a actuar como fuerzas disgregadoras.

En el 1031 el Califato fue descomponiéndose y se dividíó en más de 25 reinos de taifas.
Esto benefició a los cristianos del norte, que acabaron por conquistando todas las taifas. En el S.XIII la presencia islámica sólo se mantuvo en el Reino de Granada (hasta el año 142).

4.2El desarrollo agrícola y urbano

El nuevo estado musulmán trajo consigo un notable desarrollo en la agricultura, en el comercio y en las ciudades.

La producción agrícola mejoró gracias al regadío (recuperación de las técnicas romanas e implantación de norias) y a la introducción de nuevas prácticas agrícolas:
Se introdujeron nuevos productos (frutales, hortícolas y plantas industriales como el lino o el algodón) a la típica trilogía mediterránea de trigo, olivo y viña y se crearon nuevos métodos intensivos de cultivo. Por tanto, se creó una agricultura tan productiva que generó excedentes orientados al mercado urbano.

Las ciudades fueron el centro de vida económica, social y cultural. Su número aumentó y se desarrolló una floreciente artesanía que vertebró un importante comercio exterior.
Se importaban esclavos de Oriente, de África y de Europa, así como primeras materias y se exportaban productos manufacturados de lujo.

La circulación de la moneda fue abundante, ya que la Península era un centro de convergencia de las rutas comerciales asíáticas, africanas y europeas.

La ciudad de Córdoba, núcleo económico y cultural más importante de Al-Ándalus, llegó a superar los 100000 habitantes en el S.X.

4.3Pluralidad étnica y esplendor cultural

La mayoría islámica se hallaba dividida en diferentes etnias que, aunque iguales ante la ley, ocupaban distintas posiciones sociales. Los baladíes (los que tenían antepasados árabes) eran el grupo privilegiado, que se adueñaron de la mayoría del territorio. Por debajo de estos se hallaban los bereberes y los muladíes (hispanos convertidos al Islam). Pese a la islamización de muchos hispanos, continuaron existiendo dos minorías no musulmanas: los mozárabes (hispanos que conservaban la religión cristiana) y los judíos.

La España musulmana tuvo un elevado desarrollo cultural y científico. Se creó una importante red de escuelas y universidades, que contribuyó a reforzar la atracción que la cultura andalusí ejercía sobre los reinos cristianos. También se desarrollo el estudio orientado hacia las ciencias prácticas (medicina, astronomía, matemáticas y agronomía) y se cultivó también la historia, la música, la filosofía, la geografía y la literatura. Además, la lengua árabe dejo su huella en la cristiana.

En el arte (sobre todo en la arquitectura)
El Islam dejó su marca más carácterística, dos buenos ejemplos son la mezquita de Córdoba y la Alhambra de Granada.

Surgíó así un arte hispanoárabe que añadió elementos a la arquitectura islámica: los arcos policromados, los mosaicos, el arco de herradura, los mosaicos y la ornamentación.

Entradas relacionadas: