1157 el papa y el emperador rompen relaciones

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 5,63 KB

 
El Papa lo único que hacía era reforzar el poder del emperador.
Ahora el papa se consideraba que debía estar por encima del emperador, por ser el representante de Dios en la tierra: ideas teocráticas. Lo contrario, que el poder temporal del emperador ha de estar por encima del Papa, se denomina cesaro-papismo”.
En la práctica los emperadores habían ejercido poder fáctico y físico sobre el Papa, siendo sus protectores. El nombramiento de cargos eclesiásticos por parte del emperador (o cualquier señor feudal), cargos que eran títulos nobiliarios, desde el punto de vista del papado generaba malestar. También la simónía (compraventa de cargos eclesiásticos).
Ello debía ser responsabilidad de la iglesia, según el papado. El emperador además tenía el poder de deponer papas.En 1046    Enrique III depuso a tres papas y, como ninguno le convencía, nombró a un cuarto papa: León IX. Este fue el primer para que intentó adquirir más poder. Se rodéó de órdenes eclesiásticas que buscaron razones bíblicas para justificarlo. Otro papa siguió en esa línea, como Nícolás II, que en el año 1059 llegó a decretar la prohibición de investidura de papas por los emperadores, cosa que los emperadores ignoraron.
La tarea más importante en cuanto al desarrollo de las teorías teocráticas, vinieron de la mano de Gregorio VII, que impuso una idea radical, como la reforma gregoriana, reforzando el poder del papa. Ahora es cuando la figura del Papa, en la Historia, comienza a tener importancia real. “Decretus Papa”: 27 axiomas (1075) que son una plasmación de todo su ideario que trata de limitar la injerencia de los emperadores. Esto, a Enrique IV, no le gustó y dio lugar, en 1075, a la “querella por las investiduras”.
La disputa provocó que Enrique IV intentara atacar Roma. No obstante, el Papaconvocó el concilio de Worms. El Papa invita al emperador al concilio con todo su séquito. Gregorio VII excomulga al emperador, hecho que ocurre por primera vez en la Historia.
Ello implicaba dos efectos: primero una vergüenza y descrédito para el emperador. Y segundo, a nivel político, al ser apartado de la fe cristiana se aparta de la ley. Ello supónía la supresión de las relaciones feudo-vasalláticas del emperador con todos sus súbditos, por lo que los mismos se pueden negar a seguirlo. De hecho, sucedíó así con algunos nobles que le plantaron cara. El emperador debía buscar una solución: “La peregrinación a Canossa”. El papa se fue en navidad a su castillo de Canossa y el emperador va tras él a implorar perdón, donde pasó tres días arrodillado en la nieve ante el balcón del papa.
El papa lo perdónó, levantando la excomunión, a cambio del compromiso del emperador a aceptar los compromisos del Dictatus Papa, o sea, la autonomía del Papa. Pero tan pronto recuperó el poder, invadíó Roma y expulsó a Gregorio VII de Italia (1984) y todo retornó al principio. Todo esto continuó posteriormente y significaron varias guerras hasta el año 1122, en el famoso concordato de Worms.
Se firmó una tregua (acuerdo) entre Enrique V y el papa Calixto II, por lo que del principio fundamental es un reconocimiento mutuo y amistoso. De nuevo papas y emperadores llegan a un acuerdo. En la cristiandad no hay un solo poder, sino dos, el espiritual y terrenal. Los nombramientos de altos cargos eclesiásticos los nombraría el papa, pero el emperador estaría presente en los nombramientos a nivel simbólico. Por su parte la iglesia reconocía el derecho de los emperadores a investir cargos eclesiásticos de rangos menores. Ello se mantuvo unas décadas.
Treinta años después, Federico I Barbarroja (1155-1190) que no es de la casa de Sajonia sino de los Stauffen y el papa Inocencio III se vuelve a la confrontación. Con Barbarroja se recupera el prestigio del emperador frente a sus vasallos, puesto que era un gran guerrero. En una de sus batallasocupó Roma, dejando una delegación imperial con el fin de controlar al papado.
Desarrolló todo un ideario por el que se hacía heredero directo de Carlomagno para lo que llevó a cabo determinadas actitudes (pinturas, etc. Como rey de los lombardos) pero, en una de sus batallas, murió ahogado en un río de la Anatolia. Inocencio III desarrolló de inmediato una política tendente a recuperar la “Plenitudo Potestatis” o ejercicio efectivo del poder. Por ello era el papa el único tenía el derecho divino para ejercer el poder. Ello llevó a recuperar el poder feudo-vasallático por parte del papado, evitando el acoso del feudalismo local.
Además, Inocencio III se erigíó como figura de mediación internacional. También muchos reyes de la cristiandad se declararon vasallos del papa, como los de Inglaterra, Sicilia y Aragón.  
Desde Barbarroja no vuelven haber grandes emperadores. Después de Federico II, en el S XIII, la casa de los Stauffen se extingue, abríéndose un interregno. Ahora el Imperio se empieza a descentralizar, y todos los territorios se van atomizando bajo el mando de sus señores. Aparecen dos grandes bandos entre estos señores: del lado del emperador, se situaron los partidarios de la casa de Suavia (los Gibelinos) y por parte del Papa, la casa de Baviera(los Güelfos).
A partir de este momento se explica la figura del Papa como gran figura por encima de todo lo terrenal, siguiendo como gran mediador de todos los conflictos.

Entradas relacionadas: