1.- Carlismo

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 2,69 KB

 

1.- Carlismo
En el carlismo se dirimía quien debía reinar en España (Isabel o Carlos), que sistema político debía prevalecer; si el absolutismo o el liberalismo y que organización territorial debía de asistir, sí centralismo o foralismo. El carlismo se puede caracterizar por:
- Defiende el legitimismo, es decir, los derechos al trono de España del infante Carlos de Borbón.
- Defiende el tradicionalismo político, religioso y social.
- Defiende el foralismo, es decir, el mantenimiento de la organización administrativa tradicional que implicaba el respeto a los privilegios forales de las provincias vascas y navarras. Estos principios quedaban recogidas en el lema:
Dios, Patria, Rey, Fueros.
2.- El Estatuto de 1834
El Estatuto real se promulgó en 1834, la presión de los liberales obligó a María Cristina a nombrar jefe de gobierno a Martínez de la Rosa. El nuevo gobierno promulgó el Estatuto real. Este Estatuto se puede considerar como una Carta Otorgada, la corona renuncia a mantener en exclusiva el poder, admirando la participación política en beneficio de la clase poseedora, sin embargo el sistema establecido era extremadamente moderado: la soberanía seguía siendo del rey, las cortes de tipo bicameral estaban supeditadas a la corona y la participación política quedaba restringida a una minoría muy pequeña, los derechos de los ciudadanos no aparecían recogidos, la separación de poderes ni se mencionaba la mayor parte de los liberales lo consideraban insuficiente y empleaban todos los medios para substituirlo.
7.- Moderada unionista (1856-1868)
En líneas generales entre 1856 y 1866 se alternaron en el poder los moderados presididos por Narváez y los miembros de la unión liberal que tiene una fundación política fundada y dirigida por ODonell.
La legislación y la constitución moderada de 1845 fueron restaurada, lográndose una estabilidad política sólo alterada por las revueltas campesinas.
A partir de 1866 las discrepancias entre la reina y el jefe del gobierno ODonell, terminaron con una profunda crisis política. Narváez asume la presidencia y gobierna de forma dictatorial.
En el exilio, los progresistas y demócratas dirigidos por Prim acuerda unir sus fuerzas para derrocar a Isabel II (pacto de Ostende, 1866).
En septiembre de 1868 unionistas, progresistas y demócratas asociadas en la revolución y contando con el apoyo del ejército destronaron a Isabel II.




Entradas relacionadas: