Teoría evolucionista

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 4,32 KB

 
Biológica(teoría evolucionista) Darwin y Wallace formularon su teoría de evolución de las especies. Según esta teoría, todas las especies, animales o vegetales, han evolucionado a partir de otras anteriores siguiente procesos de selección natural. Sobrevivirán los individuos de una determinada especie que se adapten mejor a los cambios del hábitat. Desde este punto de vista, se rompen dos principios básicos de la explicación trascendentalista o religiosa. La especie humana no ha aparecido en la Tierra espontáneamente o por mediación de una divinidad. No es una especie inmutable, si no que es fruto de la evolución de especies animales anteriores. No cabe, pues, la creencia en la separación radical entre los seres humanos y el resto de los seres animales.Sociológica(marxismo) Marx parte de la indefensión natural del hombre. De ahí surge la necesidad humana de vivir en sociedad. Marx atribuye esa sociabilidad no a la razón dialógica y ética, sino a la necesidad común para transformar la naturaleza a través del trabajo y asegurar así la supervivencia. Marx considera que, así como existen leyes en la Naturaleza, también existen leyes que explicarían la evolución histórica de las sociedades. Desde este punto de vista, los seres humanos, al trabajar por imperiosa necesidad dentro de este sistema capitalista, acaban conviertiéndose en meras mercancías de mercado, quedando cosificada su propia naturaleza y sus relaciones con los demás. Psicológica(Nietsche) Nietzsche rompe de forma drástica con las posiciones teóricas y las implicaciones prácticas sobre el ser humano de la tradición filosófica anterior y, por añadidura, sobre los otros dos temas cruciales de la filosofía: Dios y el mundo. Su punto de partido supone reconocer, en primer lugar, la inexistencia de una realidad objetiva: no existen hechos, solo interpretaciones. Según él, el dualismo trascendentalista platónico y cristiano son aspectos que han invertido los verdaderos valores humanos. La otra gran corriente intelectual del siglo XIX, el darwinismo, critica a la visión dualista a través de la imagen del hombre pegado a la tierra y su propuesta de superación ética de la humanidad apuntada en la idea de superhombre. El superhombre supera las convenciones sociales y las ataduras del sentimiento de culpa: es el sentido de la vida. Las utopías: La república de Platón El modelo del estado ideal que describe Platón en la República estaría dentro de este marco. En su teoría de la sociedad, esbozó la imagen de un estado aristocrático ideal, en el que los filósofos gobernarían el estado y en el que no existiría familia ni propiedad privada para ellos, para evitar así la posibilidad de aprovecharse de su cargo público para beneficio personal o familiar. La ciudad de Dios de Agustín de Hipona Agustín de Hipona, compara la ciudad terrena con la celestial, donde se viviría en un estado ideal, no faltaría ningún bien ni habría mal alguno, el día se dedicaría a alabar la grandeza del creador para así conseguir la armonía entre cuerpo y alma. Utopía de Tomás Moro Tomás Moro nos presenta una sociedad ideal, basada en estos principios: supresión de la propiedad privada, igualdad, desarrollo integral de la persona a través de la educación y democracia representativa. La ciudad del sol de Tomás Campanella Las propuestas de Campanella se pueden resumir en: eliminación de la propiedad privada, elección del gobernante más sabio, sistema totalizador de saberes, teocracia jerárquica y desarrollo del ocio. Walden dos de Skinner Se trata de una utopía psicólogica sobre el control del comportamiento para ser feliz y que tendría repercuciones en el trabajo, el ocio, el tiempo libre, la educación o la libertad. La nueva atlántida de Francis Bacon Escribe la Nueva Atlántida como un canto a las transformaciones tecnológicas con el fin de descubrir a través de la ciencia los secretos de la naturaleza, reorganizar el saber y mostrar el autoritarismo tecnicista. En ella se describe una isla que está situada más allá de América: Bensalem. Esta isla está gobernada por intelectuales y científicos. Al vivir obsesionados por la ciencia, los habitantes no se preocupan apenas por el pueblo.