Tema 4

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 3,17 KB

 



En los ejemplos mencionados, se advierte que definir, no es una operación inocente, sino que la definición supuesta comporta una conducta nueva que termina por confirmarla. Lo que los actores sociales creen, hace modificar sus conductas. Aislado o en grupo el individuo actúa según perciba la realidad.

4. La profecía auto cumplidora de Merton (1948).

Robert Merton en su teoría auto cumplidora, dice que la preferencia que se cumple así misma, es una situación que suscita una conducta nueva, la cual convierte en verdadero el concepto originariamente falso. La espaciosa validez de la profecía que se cumple a sí misma perpetúa el reinado de error: pues el profeta citará el curso real de los acontecimientos como prueba de que tenía razón desde el principio. Tales son las perversidades de la lógica social. Ejemplo de profecía auto cumplidor: se corre el rumor de que un banco está en banca rota cuando es falso, entonces toda la gente saca su dinero del banco, y en efecto el banco va a quebrar por un rumor.

5. Los prejuicios sociales.

Naturalmente interesan realidades sociales mas importantes; las relaciones sociales entre blancos y negros, entre protestantes y católicos, es decir, entre intragrupos dominantes y definidores, por una parte, y extragrupos dominados y definidos por otra. Los intragrupos dominan y definen, es más: preenjuician y enjuician a los miembros de los extragrupos étnicos y raciales.

Cervantes escribió un entremés titulado “Retablo de las maravillas”, en muchos casos este es el título más adecuado para describir una situación social.
Con lamentable frecuencia el intragrupo murcelaginoso pretende dictaminarlo todo y ningunear a quienes se atreven a pensar a parte.

Lo definido como real, sea lo o no, produce consecuencias reales.
Hablando de los perjuicios nadie los ha definido mejor que José Luís Pinillos que dice que “El prejuicio constituye un mecanismo de cobertura de los intereses de quien prejuzga, que consiste en proyectar sobre él otro rasgo inmodificable inhumano.

Pero el prejuicio vinculado al lenguaje, se dice a palabras que pretenden referirse a aspectos accidentales del comportamiento. Esta función reificativa presenta la ventaja para el grupo que la ejerce, los grupos afectados por ella acaban por interiorizar el prejuicio que cae sobre ellos y conforman a la postre su propia imagen de acuerdo con el lenguaje que se les pone por delante. En la medida en que los prejuzgados terminan comportándose mas o menos de acuerdo con su definición, el acontecimiento da pie para confirmar las expectativas del prejuzgador que naturalmente lo explota de todos los modos posibles.
Así se consolida el prejuicio y se avanza por una espiral viciosa donde el prejuicio provoca conductas que sirven para confirmarlo. Un ejemplo de ellos es la manipulación del lenguaje.