Suma contra los gentiles

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Otras materias

Escrito el en español con un tamaño de 4,93 KB

 
Santo Tomás de Aquino nace en el año 1225 en Aquino. De niño ingresó en el monasterio de Montecasino y luego ya en la Universidad de Nápoles se inició en la filosofía aristotélica. La vida de Santo Tomás está dedicada íntegramente al estudio, a la redacción de escritos y a la docencia.
Las obras más importantes de Santo Tomás son:
Suma contra los gentiles (discute los problemas filosóficos); Suma teológica (alude a la tradición católica) y Opúsculo filosófico.
El cristianismo entra en contacto con la filosofía en el siglo II. El cristianismo es una religión y la filosofía es un saber que se dirige a la inteligencia diciéndole lo que son las cosas. La religión le habla al hombre de su destino aunque la visión religiosa influirá en el tipo de filosofía.
El cristianismo se basa en la aceptación por fe de las verdades reveladas por Dios; la filosofía al contrario, es un conocimiento natural que se guía por la razón y sólo acepta la demostración. Algunas aportaciones de la religión a la filosofía son:
·El monoteísmo: la principal característica del Dios judeocristiano es su unidad. La revelación nos demuestra que la meta final de la filosofía es el conocimiento de Dios.
·La creación: “En un principio Dios creó los cielos y la tierra”; este enunciado bíblico es el punto de partida de la filosofía medieval.
·La libertad: el cristianismo dice que el hombre libre no está sujeto a su destino. Así aparece el mal en el mundo, porque el hombre libre es capaz de elegir el mal.
Cuando en el año 529 el emperador Justiniano prohibió la filosofía griega en su territorio, los filósofos se exiliaron en Siria y fundaron escuelas de pensamiento.


Durante el siglo VIII la dinastía árabe Abassí se preocupaba por la filosofía y la cultura griega, originándose una interpretación particular de la filosofía. También se interesan por esto los hebreos, originándose así la escolástica hebrea.
Hasta el siglo VIII el pensamiento de Occidente se caracteriza por el predominio al platonismo, pero entonces Aristóteles empieza a aparecer en numerosas traducciones y cobra fuerza una corriente intelectual llamada averroísmo latino. Los pensamientos árabes comienzan a interesarse por el pensamiento de Aristóteles.
En un primer momento surge una filosofía árabe aristotélica y con una mezcla de neoplatonismo, cuyo principal representante fue Avicena. El averroísmo latino se desarrolla en el siglo XIII y sus características principales son la base de la polémica que lo enfrenta con Santo Tomás. Estas tesis son: la eternidad del mundo, la no inmortalidad del alma y la existencia de una doble verdad: teológica y filosófica.
Como ya he mencionado antes este fragmento trata el problema de razón y fe.
Para Santo Tomás la razón y la fe son dos actos del entendimiento distintos, de los que deriva la filosofía y la teología. La razón se refiere al orden natural y alcanza la verdad partiendo de lo sensible; la fe se refiere al orden sobrenatural y alcanza la verdad por revelación divina. Como se menciona en el texto: “Existiendo, pues, dos clases de verdades divinas, una de las cuales puede alcanzar con su esfuerzo la razón y otra que sobrepasa toda su capacidad, ambos se proponen convenientemente al hombre para ser creídos por inspiración divina.”
Fe y razón coinciden en que ambas entrañan una adhesión firme a la verdad. En el caso de la razón se realiza sin la intervención de la voluntad basándose en la comprensión intelectual de su objeto. En el caso de la fe trasciende el conocimiento natural del hombre. Según Santo Tomás la verdad de razón es más clara que la verdad de fe.
Tomás de Aquino distingue dos tipos de verdades divinas, ambas reveladas por Dios:
1. Los artículos de fe: los cuales sobrepasan toda comprensión racional, por ejemplo la reencarnación de la Virgen.
2. Los preámbulos de la fe: pueden ser demostrados por la razón, por ejemplo la demostración de la existencia de Dios.

Santo Tomás rechaza la teoría averroísta de la doble verdad. Para Tomás de Aquino como la verdad es una razón la fe debe coincidir; de no ser así el error sería de la razón ya que la fe es infalible.
En conclusión, para Tomás de Aquino, la fe corrige y guía la razón; la perfección la eleva del orden natural al sobrenatural. Por tanto la filosofía se ordena y está subordinada a la teología.