Resumen

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 14,04 KB

 

DIMENSION POLITICA DE LA GUERRA CIVIL

Iniciada como conflicto interno, la Guerra Civil española pronto se convirtió en el centro de pasiones y decepciones del mundo. En ella se enfrentaban el fascismo, la democracia y el comunismo. En el mes de noviembre de 1936 fue un motivo de inestabilidad internacional al alinearse diversos países con uno u otro bando. La República contó con el apoyo directo de la Unión Soviética, Francia y las Brigadas Internacionales El bando franquista contó con apoyos más decididos de la Italia de Mussolini y la Alemania de Hitler. Los países católicos tendieron a apoyar a Franco como consecuencia de la política anterreligiosa de los gobiernos republicanos. En Londres se creó un Comité de no intervención que, en teoría, propició la marginación de los países europeos del conflicto, pero sus recomendaciones sólo fueron seguidas por Gran Bretaña. Estados Unidos mantuvo la neutralidad a través del embargo moral y luego efectivo del material de guerra. Sin embargo, la compañía TEXACO proporcionó al general Franco las tres cuartas partes de su petróleo. En el resto del continente americano, México apoyó con entusiasmo a la República, mientras que otros países sudamericanos apoyaron a Franco, aunque no fuera más que diplomáticamente.

 

Apoyos a la República
Sus mayores inconvenientes procedían de su dependencia del gobierno francés (si era de izquierdas colaboraba, si no, ponía obstáculos) y, sobre todo, la exigencia del pago de la ayuda de manera inmediata y poco generosa. La ayuda francesa fue muy intermitente y, por tanto, la República hubo de acudir a otras fuentes de aprovisionamiento, fundamentalmente a la Unión Soviética, que proporcionaron material de guerra moderno como tanques, aviones e instructores para los mismos. A cambio, los rusos exigieron una contrapartida económica inmediata, recibiendo la autorización de Largo Caballero para trasladar a Rusia una parte del oro depositado en el Banco de España. Formando parte de las Brigadas Internacionales llegaron a España unos 40.000 brigadistas, a los que hubo que armar, adiestrar, vestir y alimentar, pero que ayudaron decisivamente a detener el avance franquista sobre Madrid.

 

Apoyo al bando franquista
La ayuda recibida por Franco fue pagada más tarde, una vez alcanzado el poder. La principal procedió de la Italia fascista, que envió material y unos 73.000 hombres, que formaban unidades militares voluntarias. La ayuda alemana también fue importante, pero sensiblemente inferior a la italiana y restringió la aportación humana: la tristemente famosa Legión Cóndor constó de un centenar de aviones y unos 5.000 hombres que se relevaban periódicamente. También llegaron instructores. Como contrapartida, los alemanes crearon compañías industriales cuya misión fue entrar en el capital de sociedades mineras españolas. Además, el general Franco también contó con la ayuda de voluntarios portugueses e irlandeses y de unos 70.000 combatientes marroquíes. La ayuda recibida puede explicar determinados acontecimientos de la guerra, como el paso del Estrecho en aviones Junkers alemanes o la batalla del Ebro propiciada por la llegada de material bélico ruso. En cuanto a su volumen, es posible que fuera semejante en cada bando: el número de aviones recibidos fue casi el mismo, y el valor del oro entregado a Rusia viene a coincidir con el montante de la ayuda italoalemana. Pero, sin duda, la ayuda exterior fue decisiva en los momentos cruciales de la guerra favorable a los sublevados, decantando decisivamente la victoria final del lado franquista.

 

EL EXILIO.
La aplicación de la Ley de Responsabilidades Políticas de 1939 y de la Ley de Represión de la Masonería y el Comunismo de 1940, llevó a la cárcel a más de 270.000 personas, quedando unos 40.000 todavía en 1945.
Para evitar la represión muchos republicanos emigraron (más o menos en torno a medio millón). En Francia fueron internados en campos de concentración, corriendo diversa suerte al producirse la conquista nazi. Muchos regresaron a España, otros ingresaron en la resistencia francesa contra los alemanes (unos 15.000 acabaron en campos de concentración nazis) y un contingente numeroso (en torno a 200.000 emigraron a Sudamérica. En México, el socialista Indalecio Prieto con los recursos que pudo sacar de España, ayudó a muchos refugiados y pudo financiar un gobierno republicano en el exilio. Algo similar hizo el ex-presidente Negrín, desde su exilio en Londres.
Un grupo numeroso de comunistas españolas acabó en Rusia, donde reorganizaron el partido. A la muerte en extrañas circunstancias del secretario general, José Díaz, le sucedió al frente del PCE Dolores Ibarruri, La Pasionaria.
En España, anarquistas y comunistas se organizaron en guerrillas, que recibió el nombre genérico de maquis, que mantuvieron su actividad antifranquista hasta 1955. Sin embargo, ni estos grupos guerrilleros, ni el comunismo clandestino, consiguieron hacer mella en el régimen de Franco



LA CREACIÓN DEL ESTADO FRANQUISTA: FUNDAMENTOS IDEOLÓGICOS Y APOYOS SOCIALES. EVOLUCIÓN POLITICA Y COYUNTURA EXTERIOR. DEL AISLAMIENTO AL RECONOCIMIENTO INTERNACIONAL. EL EXILIO

FUNDAMENTOS IDEOLÓGICOS Y APOYOS SOCIALES.

Fundamentos ideológicos.
El poder dictatorial, personal y vitalicio de Francisco Franco como Jefe del Estado, Presidente del Gobierno, líder del partido único y generalísimo de los ejércitos fue el eje del régimen político surgido tras la Guerra Civil española, basado todo ello en sus propias convicciones personales Disciplina y jerarquía militar extendida a todos los ámbitos sociales. Conservadurismo antidemócrataProvidencialismo católico que le llevó a la idea de ser el salvador de la patria amenazada por los liberales, los masones, los anarquistas, los judíos, los socialistas y los comunistas Concepción histórica de España como nación imperialista, basada en la unidad territorial.
Trasladadas estas convicciones personales a la construcción del Estado franquista que surgió tras la Guerra Civil, estos fueron sus fundamentos ideológicos:  Concentración de todo el poder político en manos de Franco El nacionalsindicalismo como soporte ideológico inspirado en la doctrina falangista. A esto se unió el anticomunismo (que le favoreció durante el desarrollo de la Guerra fría), el antiparlamentarismo, el antiliberalismo y algunos rasgos fascistas como símbolos, uniformes, saludos y la existencia de organizaciones paralelas como la Sección Femenina, el Frente de Juventudes o la Organización Juvenil Española (OJE). La moral y la religión católicas como legitimadoras de la dictadura franquista. El Nacional Catolicismo. La defensa de la unidad de la Patria, inspirada en lo castellano. El tradicionalismo histórico como espejo del régimen: reconquista, imperio, símbolos tomados del pasado glorioso: el águila imperial, el yugo y las flechas.El predominio de lo militar en la sociedad. Militarismo.

Apoyos sociales.
En primer lugar la oligarquía terrateniente y financiera, los grandes beneficiados del régimen, así como las clases medias rurales de Castilla y del norte peninsular profundamente católicas, representantes del orden y el respecto a los valores tradicionales de España. Ni la clase obrera ni las clases medias urbanas se identificaron nunca con la dictadura, aunque el temor a la represión supuso la carencia de una oposición visible.
En segundo lugar, el Ejército constituyó el apoyo más decidido y permanente del régimen franquista, llegando a ocupar altos cargos administrativos.
En tercer lugar, la Iglesia, encargada de legitimar el régimen ante la opinión católica internacional. A cambio, sobre todo después de la firma del Concordato con la Santa Sede en 1953, obtuvo importantes concesiones como la educación o la presencia del estamento eclesiástico en las altas instituciones del régimen. Sin embargo el apoyo de la Iglesia no fue monolítico. Hubo serias discrepancias con el catolicismo catalán y vasco y, a partir del Concilio Vaticano II, una parte de la jerarquía eclesiástica y del clero comenzó a distanciarse progresivamente de Franco.
En cuarto lugar, la Falange, pilar ideológico del régimen junto al carlismo. Muy activa durante los primeros años del régimen se encargó de actividades de propaganda y adoctrinamiento de la población. A partir de 1958 se impuso la denominación Movimiento Nacional que desplazó al anterior de FET y de las JONS.
Todos ellos contribuyeron a la desmovilización política de la sociedad españolaEVOLUCIÓN POLÍTICA Y COYUNTURA EXTERIOR. DEL AISLAMIENTO AL RECONOCIMIENTO INTERNACIONAL
La evolución política del régimen estuvo siempre condicionada por la coyuntura exterior.
Por virtud de la Ley de Administración Central del Estado, de enero de 1938, Franco concentró todo el poder en sus manos: legislativo, ejecutivo (Jefatura del Estado, del gobierno y del partido único), delegando en los jueces la aplicación de las leyes que él mismo había promulgado.En el mismo año de 1938 se promulga el Fuero del Trabajo por el que se prohibían los sindicatos libres y se creaba el Sindicato Único, de carácter vertical, que integraba a patronos y obreros. Las huelgas y las manifestaciones quedaban prohibidas. También se aprueba una Ley de Prensa y de Imprenta que pone los medios de comunicación al servicio del poder y una Ley de Responsabilidades Políticas por la que se perseguía a todo sospechoso de ser adepto a la causa republicana.
Durante la primera etapa del franquismo, la totalitaria o azul, la evolución política del régimen estuvo condicionada por la Segunda Guerra Mundial. Pasando de una inicial neutralidad a una no beligerancia como consecuencia de las victoria iniciales del Eje. Su abierta simpatía por Alemania e Italia le hizo enviar la División Azul para combatir en el frente oriental contra la Unión Soviética entre 1941 y 1945. Cuando comienza el declive del Eje, el franquismo vuelve a declararse neutral, intentando acercarse a los que serían vencedores mediante una serie de leyes que pretendían mostrar una imagen más representativa. En 1942 se promulga la Ley Constitutiva de las Cortes, que establecía la formación de Cortes (se reunirían por primera vez el 17 de marzo de 1943) elegidas en parte por Franco y en parte mediante sufragio indirecto, estando representados de esta manera la familia, el municipio y los sindicatos. Su función era refrendar las propuestas legislativas del dictador. El sistema recibió la denominación de Democracia Orgánica.
En 1945, el Fuero de los Españoles, una teórica declaración de derechos y deberes basados en la moral católica tradicional, que no supuso ningún tipo de garantías democráticas. El mismo año se promulga la Ley de Referendum nacional, que reconocía el derecho a voto de los españoles para consultas sobre asuntos del Estado.
Al término de la Segunda Guerra Mundial, la dictadura franquista queda aislada internacionalmente, tanto diplomática (se marchan los embajadores extranjeros excepto el argentino y España no es admitida en la recién creada ONU en 1946), como económicamente (Francia cierra las fronteras). Para atajar este grave problema, Franco tomó algunas medidas para intentar borrar la imagen fascista de su régimen: suprimió el saludo con el brazo en alto y promulgó la Ley de Sucesión de 1947, por la que España se convertía en reino, pero declaraba a Franco Jefe del Estado a perpetuidad y quedaba perpetuado para designar sucesor a título de rey. Se creaban dos nuevas instituciones que debían regular la transición: El Consejo de Regencia y el Consejo del Reino. En 1948 consiguió que el nieto de Alfonso XIII, el futuro príncipe Juan Carlos, se educara en España bajo su tutela.
El comienzo de la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética dio un valor político importante al anticomunismo del régimen franquista, siendo la posición estratégica de España de alto interés militar. En 1949, la banca estadounidense concedió a España un importante préstamo y en 1950 la ONU anuló el aislamiento diplomático, regresando los embajadores extranjeros. En 1952, España era admitida en la UNESCO y en 1953 Estados Unidos firmaba con el gobierno español el Pacto de Madrid, por el que se creaban bases militares estadounidenses en España a cambio de ayuda militar y económica. Ese mismo año, El Vaticano firmó con el régimen franquista un Concordato. Finalmente, en 1955, España era admitida en la ONU como miembro de pleno derecho, con lo que se rompía definitivamente el aislamiento internacional, a la vez que se consolidaba el poder de Franco.