Renovable

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 2,54 KB

 

4.- CONQUISTA, GOBIERNO Y ADMINISTRACIÓN DE AMÉRICA.4.1.- LA CONQUISTA.El proceso de conquista de América (siglos XVI-XVIII) por los españoles desarrolló en tres etapas:1- Las conquistas antillanas (1502-1519). Comenzaron con el sometimiento de La Española y continuaron por Cuba y el resto de las Antillas. Más tarde, los españoles decidieron adentrarse en el continente para buscar recursos y esclavos que suplieran a los indios fallecidos. En esta etapa se fundó la ciudad de Panamá (1519).2- Las conquistas continentales (1519-1549). Destacaron la conquista del Imperio azteca de México (1519-1521), por el extremeño Hernán Cortés, y la del Imperio incaico del Perú (1531-1535), por Francisco Pizarro. Ambas sirvieron de modelo para otras conquistas (como la de Chiles, por Pedro de Valdivia).3- Las conquistas interiores (1550- siglo XVIII). En este período se completó la conquista de América: Nuevo México, Florida, Texas, California, la cuenca del río Orinoco y el interior de Argentina. Desde México se exploró el Pacífico: y las Islas Filipinas fueron conquistadas (entre 1565-1571) por Miguel López de Legazpi, que fundó Manila.En las conquistas continentales se sometieron grandes imperios con una población numerosa, generalmente dócil y sedentaria, que fue empleada como mano de obra para explotar las tierras y las minas de plata; México y Perú fueron los dos núcleos principales del dominio español en América.En la conquista colaboraron importantes contingentes de indígenas; el factor sorpresa fue decisivo. Los españoles eran aventureros, expertos en emboscadas; los indígenas los veneraban como dioses. Se puedo capturar con facilidad a los emperadores Moctezuma y Atahualpa.La superioridad tecnológica de los conquistadores suplió su escaso número, ya que los indígenas no conocían la rueda, el caballo, el hierro ni la pólvora. Los procesos de conquista fueron promovidos por iniciativas particulares de hombres ambiciosos. Fueron frecuentes los enfrentamientos sangrientos entre los propios conquistadores.