Platón - Menón - Análisis

Enviado por Javi y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 7,73 KB

 

En el texto, se puedenapreciar cuatro partes fundamentales.

a.- La primera de ellas dacomienzo con la frase de Menón "¿Y de qué manera buscarás..." yfinaliza con la taxativa frase de Sócrates "A mi no". Sócrates seniega aquí rotundamente a aceptar la tesis de algunos solistas de que elaprender es imposible, ya que no se puede aprender ni lo que se sabe ni lo queno se sabe: puesto que nadie busca saber lo que "ya sabe" y nadiepuede buscar saber si no "sabe lo que ha de buscar". Frente a ello,Platón va a reivindicar la posibilidad del saber. Ante la pregunta de Menónacerca de si Sócrates comparte o no la tesis contenida en el argumento erístico,éste responde taxativamente con un NO rotundo. El aprender es posible, portanto, de acuerdo con Platón. Pero, ¿a qué tipo de saber se está refiriendo Platón cuando indica que puede seraprendido? Debemos tener presente que Platón a lo largo del diálogo remite entodo momento a la virtud. Por tanto, no se trata de un saber sobre lo sensible,que en la filosofía platónica aparece como restringido y vinculado a cosasdeterminadas, lo que equivale a decir que es un saber que carece de meta ysentido; el saber, por el contrario, al que se refiere Platón, es un saberfundamental que ponga de relieve la universalidad frente a la multiplicidad decasos particulares, es decir, un saber permanente, basado en lo necesario, quepermita dar respuesta satisfactoria a las preguntas de tipo práctico planteadaspor Menón.

b.- El punto de partida sobre el que se sustenta la posibilidad delaprender lo sitúa Platón en el carácter inmortal del alma, ya que ésta "noperece jamás". Se expone esta tesis en la segunda parte del texto, que seinicia con la pregunta formulada por Menón, "¿Podrías decir por qué?"y concluye con la afirmación de Sócrates: "es necesario llevar la vida conla máxima santidad". En el texto, Sócrates justifica el carácter inmortal delalma en base a los testimonios "de hombres y mujeres sabios en asuntosdivinos" que ha oído en diversas ocasiones. Sin duda, Platón alude a lospitagóricos, en cuya doctrina se había familiarizado durante su estancia enItalia meridional.

La inmortalidad del alma supone dos cosas:

- el cuerpo pertenece a lo sensible, carece de automovimiento, estásujeto al devenir y se disuelve con la muerte. Su característica es,consiguientemente, la de estar sometido por el alma.

- el alma pertenece a lo suprasensible, se asemeja a lo divino, esinteligencia pura e inmortal. Su característica, en relación con el cuerpo, esla de dirigirlo.

El mito de la inmortalidad del alma supone el rechazo frontal delargumento erístico esgrimido por Menón de que el aprender es imposible, y, por contra, se anima a la investigación.

e.- La tercera parte del texto es capital. En ella aparece la teoría dela reminiscencia. Podríamos situarlaentre las frases "El alma, pues, siendo inmortal..." y "unareminiscencia". El alma es inmortal, ha nacido muchas veces y ha conocidotodas las cosas, sea en este mundo, sea en el mundo de las Hades: no es deextrañar, pues, que pueda recordar lo que ya sabía. Siendo la naturaleza"emparentada consigo misma", es decir, toda en sí congénere, nada impide que el alma,puesto que lo ha aprendido todo, cuando sea estimulada adecuadamente y recuerde una sola cosa, este recuerdole sirva como soporte para encontrar por sí misma el resto de cosas. Como puedeapreciarse, existe una identificación entre investigar y aprender, por un lado,y recordar, por el otro; como afirma Platón "el buscar y el aprender noson otra cosa, en suma, que una reminiscencia". Con el mito de lareminiscencia Platón expresa el principio de la unidad de la naturaleza: lanaturaleza es única, y forma una unidad con la naturaleza del alma; de aquí sedesprende que, tomando una cosa singular aprendida previamente, como punto departida, al ser humano le sea factible aprender las demás cosas, que con ellaestán vinculadas, mediante sucesivos actos de investigación ligados con elprimero. El único requisito es que se sea constante, que no se desfallezca enel camino, que se sea "Valeroso e infatigable en la búsqueda".

 

Platón ha resuelto de este modo el problema planteado al principio.¿Cómo se inicia el aprender? y ¿cómo se desarrolla?, nos preguntábamos. Ahoraya lo sabemos. Basta con estimular adecuadamente al alma para que recuerde unaprimera cosa y, a partir de aquí, se ha de ser constante en la investigación.Esa primera estimulación requiere a los demás, es decir, requiere lacomunicación entre al menos dos personas, ya que un individuo por si sólo noencontrará ninguna verdad; requiere, en definitiva, el diálogo.

Ahora bien, si el aprender es reminiscencia de aquello que el almaposee, ¿cual es la consecuencia para aquel que se dispone a aprender? Laconsecuencia es clara: el aprender transforma a la persona humana. No hay nadamás pernicioso que la ignorancia. Por tanto, el aprender supone la elevación dela propia persona que lo que en realidad está haciendo es ir adquiriendo unsaber que "ya" poseía, y no un saber ajeno al alma. Cuando el alma seune al cuerpo ya lleva el bagaje de conocimiento que podrá o no adquiriese.

d.- La última parte del textocoincide con el último párrafo. Hay aquí, por un lado, una ratificaciónnuevamente en el rechazo de ese argumento erístico, porque alejaría al serhumano del camino de la ciencia, y, por el otro, un deseo expresado porSócrates de que ambos deben indagar en qué consiste la virtud. Platón sugiereaquí un tema asimismo importante en su filosofía: primero debemos averiguar quées la virtud en sí misma, o sea, cuál es su naturaleza y después podremospreguntarnos si se puede o no enseñar la virtud. Con ello, Platón se opone denuevo a los sofistas, puesto que defiende la necesidad de definir un tema,antes de indagar sobre aspectos parciales del mismo. En el texto quecomentamos, esto únicamente se apunta, luego Platón lo abordará de un modoclaro.

Así pues, la línea argumentativa de Platón en el texto es la siguiente:el aprender es posible, ello se debe gracias al carácter inmortal del alma,esta cualidad a su vez provoca que el alma haya adquirido todo el saberfundamental, lo que se precisa entonces es despertar al alma estimulándolaadecuadamente, y, por último, puesto que el aprender es posible mediante lareminiscencia, se debe indagar la naturaleza de la virtud.