La mentalidad del Barroco

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 3,65 KB

 
2.LA MENTALIDAD DEL BARROCO LA ACITUITUD VITALISTA y la confianza en el ser humano, propias del renacimiento, dejan paso a un sentimiento de profunda desconfianza en la naturaleza humana. Durante el barroco se impone una visión escéptica y pesimista de la sociedad.El hombre barroco muestra una actitud de desengaño ante la vida y el mundo. La vida es un breve transito hacia la muerte. El mundo se percibe como un lugar caótico y cambiante en el que la realidad es solo falsa apariencia.El pesimismo barroco da lugar a diferentes reacciones, que se manifiestan en la literatura de la época: angustia persona, critica y sátira de la realidad, evasión mediante el entretenimiento, incluso conformismo o adaptación a las circunstancias.Este ambiente pesimista favorece la búsqueda de respuestas en el ámbito de la religión.EL TEATRO Y SU FUNCIONLa importancia del teatro en la época va más allá de lo literario, ya que es el principal medio de evasión de la sociedad barroca y un instrumento de difusión de los ideales monárquicos y religiosos. El teatro se convierte en un espectáculo de masas donde acude un público de todas las clases sociales.A través del teatro se defiende la estructura social jerárquica y los valores tradicionales en los que se apoya.Se exalta la monarquía y se castiga a los nobles que con su comportamiento desprestigian a su clase.LA LITERATURA BARROCA. CARACTERÍSTICAS.El escritor del barroco se distancia de las normas clásicas del renacimiento y busca por encima de todo la originalidad. El desengaño le hace ver dos caras de la realidad, por lo que su arte esta dominado por el contraste.La visión pesimista de la realidad se advierte también en los temas habituales de la literatura barroca: la preocupación por las normas morales, la fugacidad de la vida, la presencia universal de la muerte, la existencia como motivo de reflexión y el desengaño.La distinta concepción de la lengua literaria que tienen los autores da lugar a dos escuelas: el culteranismo y el conceptismo.El culteranismo, representado por Luis de Góngora, busca la belleza formal mediante el uso de cultismos en la creación de un lenguaje artificioso, con frecuentes hipérbatos.El conceptismo elabora un complejo discurso literario basado en el ingenio, la ironía y el doble sentido. La figura más destacada Quevedo.