La etica platonica

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 2,9 KB

 
LA ÉTICA PLATÓNICA
La ética de Platón es eudemonista: afirma que el fin de todo ser humano es la felicidad, tanto individual como colectiva.

La felicidad (eudaimonía)
Para Platón la felicidad es el fin del ser humano, siendo la virtud un elemento muy vinculado a la felicidad. Rechaza la identificación de la felicidad con el placer. Frente a esta postura llamada Hedonismo, dice Platón que una vida centrada en el placer termina por no ser placentera.

Platón adopta una postura intermedia, fruto de su análisis del ser humano, que es razón, pero también afectos e impulsos corporales. Por ser corporal y tener su alma la dimensión concupiscible no rechaza los placeres como complemento de felicidad siempre que se vivan de un modo moderado. El ser humano se siente llamado a ascender del mundo sensible al inteligible. La ética de Platón tiene por objeto el estudio de cómo el hombre puede acercarse al bien absoluto, siendo cuatro los caminos para poder hacerlo: la muerte, la dialéctica, el amor y la vida virtuosa.



La virtud (areté)
Areté designa un tipo de habilidad natural o adquirida. Quien posee esa capacidad puede actuar de acuerdo con su naturaleza. Platón entiende la virtud como capacidad humana para desarrollar una función o tarea propia desde el punto de vista ético. Platón habla de cuatro virtudes: templanza, fortaleza y prudencia, todas ellas gobernadas por la justicia.

Sin embargo no basta con conocer la virtud, sino que hay que hacer algo de manera voluntaria: purificarse de lo corporal (cátharsis) y luego habituarse a un cierto tipo de lucha y entrenamiento interior (áscesis). La salud del cuerpo, como la del alma, consiste en la armonía y proporción de los diversos elementos que la forman. Si la parte racional es prudente, la irascible fuerte y la concupiscible templada, el alma en su conjunto es justa y, por tanto, sana.
Las virtudes son:
Justicia: es entendida por Platón como orden y equilibrio entre partes. Tiene primacía sobre las demás porque es la que las ordena.
Prudencia: (phrónesis) consiste en la capacidad de deliberar racional y correctamente para mostrar cuál es la opción y actuación más conveniente para cada momento.
Fortaleza (andreía): estriba en la recta opinión sobre lo que se debe y no se debe temer, unida a la capacidad de mantener el ánimo alto en las dificultades
Templanza: (sophrosyne): radica en la capacidad del ser humano de ordenar racionalmente sus impulsos.