Historia de nuestra lengua

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Otras materias

Escrito el en español con un tamaño de 7,45 KB

 

Tema 17: Historia de Nuestra Lengua.
En el año 218 a.C., la península Ibérica fue invadida por los romanos, quienes la conquistaron e impusieron su cultura y su lengua (el latín).
La península Ibérica, antes de la llegada de los romanos, estuvo poblada por diversos pueblos: los iberos; luego, los celtas, quienes se mezclaron con los iberos y dieron origen a los celtiberos. Tiempo después, en diferentes épocas, penetraron en la península Ibérica los fenicios, los griegos y los cartagineses. Estos últimos intentaron la conquista de la península Ibérica, pero al declararse la Segunda Guerra Púnica, las tropas de los romanos invadieron los dominios de los cartagineses en la Península y se apoderaron de ella.
Guerras Púnicas: así se les denomina a los tres conflictos bélicos que enfrentaron a Roma y Cartago en los siglos III y II a.C. La causa de las guerras fue el dominio del Mar Mediterráneo y Roma fue la vencedora en las tres.
- Romanización.
Los romanos bautizaron la península Ibérica con el nombre de Hispania Romana. Sus habitantes se fueron acostumbrando al modo de vida romano, asimilando su civilización, su cultura, sus costumbres, etc. Este proceso de asimilación de la civilización romana en la península Ibérica se denomina romanización. En cuanto a la lengua del Imperio Romano, esta logro imponerse por varias causas: por su superioridad cultural y por ser el idioma oficial del Imperio Romano.

- El castellano como Evolución del Latín hablado en la Península Ibérica.
El latín fue uno de los elementos de la romanización que dejó más profunda huella en la vida cultural, política y social de los hispanos. En aquel entonces, había tres clases de latín:
·El Clásico: era el que se enseñaba en las escuelas, pero más adelante sería solo utilizado por los grandes letrados para escribir, y en la oratoria. Este latín permaneció fijo en la escritura, por lo cual no sufrió cambios.
·El Urbano: era el hablado por los patricios y ciudadanos en las conversaciones, por eso se dice que este latín proviene de las ciudades.
·El Vulgar: era el que se hablaba en el pueblo, el cual se distinguió por su bajo nivel cultural, por tanto, estaba sometido a constantes transformaciones. Este latín fue el que se impuso en la Península Ibérica. Lentamente, debido a la caída del Imperio Romano, ese latín fue evolucionando, y, con el tiempo, se convirtieron en otras lenguas que por su origen se conocen como Lenguas Romances; tales como el italiano, el francés y el catalán.
Los patricios eran los descendientes de los primeros senadores romanos establecidos por Rómulo, que formaban la clase social privilegiada, opuesta a los plebeyos.
Las lenguas romances también se conocen como Lenguas Románicas o Lenguas Neolatinas.
Las palabras más antiguas escritas en castellano se encuentran en un manuscrito conocido como las Glosas de San Millán, descubierto en el año 1913. Según los expertos, estas palabras fueron escritas en el año 980.
- La Dominación Visigoda.
En el siglo IV el Imperio Romano se encontraba tan debilitado que los pueblos barbaros empezaron a amenazar sus fronteras. La mayoría de los barbaros pertenecían a razas germánicas, eslavas o góticas (francos, suevos, alanos, visigodos, vándalos…). Los más poderosos eran los visigodos. Estos cruzaron el Danubio y en el año 414 entraron en España. La cultura de los visigodos era inferior a la de los hispano romanos y su dominación no produjo cambios radicales, de manera que España seguía siendo tan romana como antes.

- Influencia Árabe en España.
Los árabes invadieron España en el año 711, donde permanecieron hasta el año 1492. La prolongada permanencia de los árabes en España y el contacto estrecho entre ambos pueblos, generaron una cultura nueva que abarcó, no solo lo lingüístico, sino también la literatura, el arte y las costumbres. Entre los vocablos de origen árabe se encuentran: alcalde, aduana, barco, aceite, cero, entre otros.
- Desarrollo y Hegemonía del Castellano.
Cuando se inicia la invasión árabe en España (711), los árabes no pudieron llegar a las partes escarpadas. Por ello, los hispanos que no quisieron someterse a los invasores se refugiaron en las montañas de Asturias y en el año 718, derrotaron por primera vez a los árabes. Los hispanos se fueron organizando en núcleos de resistencia que llegaron a convertirse en reinos independientes: Asturias, León, Castilla, Navarra y Aragón; cada uno de estos reinos tenía su dialecto. El del reino de Castilla se transformo en la lengua española, por su dominio político que tenia ejercido sobre los demás reinos. A finales del siglo XV se logra la unión peninsular con el matrimonio de Isabel y Fernando, los Reyes Católicos, quienes decretaron el castellano como lengua oficial de España. En 1492 ocurren dos grandes acontecimientos en la península Ibérica: la conquista del reino de Granada; que duró dos siglos y medio, y el Descubrimiento de América, lo cual ayudó a consolidar la unidad política de España y la expansión de su lengua.
Los Godos eran los miembros de un antiguo pueblo de Germania. A partir del siglo III se enfrentaron con el Imperio Romano. Formaron un imperio que comprendía dos grandes grupos: ostrogodos y visigodos.
El primer texto literario escrito íntegramente en castellano fue el poema épico titulado el Cantar de mío Cid, cuya versión original data del siglo XII (1140 aproximadamente).
- Los Préstamos Lingüísticos.
El castellano, al igual que otros idiomas, se ha nutrido de palabras procedentes de otras lenguas, a través del préstamo lingüístico. El préstamo lingüístico es un proceso mediante el cual una lengua toma de otra un vocablo que no poseía antes. Según la lengua de procedencia de los prestamos, estos se clasifican en:
·Helenismos (del griego): televisión, antídoto, monarquía, psicología, tragedia, entre otros.
·Galicismos (del francés): homenaje, mensaje, debut, doncella, restaurante, entre otros.
·Anglicismos (del inglés): yate, cheque, okey, turista, coctel, entre otros.
·Germanismos (del alemán): kínder, guerra, kepis, burgos, heraldo, entre otros.
·Arabismos (del árabe): algodón, aceituna, aceite, albañil, alcohol, entre otros.
·Italianismos (del italiano): diseño, chao, novela, charla, pasarela, entre otros.
·Americanismos (de lenguas indígenas americanas): maíz, tomate, cacao, cóndor, tabaco, entre otros.